READY TO READ

Con más de 40 bi­llo­nes de fo­tos com­par­ti­das en sus es­ca­sos 7 años de vida, Ins­ta­gram es la red más in­flu­yen­te en el mun­do de la mo­da y, es­pe­cial­men­te, en el sec­tor del lu­jo. @la­ga­ri­jo ana­li­za el có­mo y el por­qué de es­te éxi­to im­pa­ra­ble.

Glamour (Spain) - - AGOSTO GLAMOUR -

El 6 de oc­tu­bre de 2010, Ke­vin Sys­trom y Mi­ke Krie­ger lan­za­ron una apli­ca­ción en la que los usua­rios po­dían su­bir sus fo­tos, con o sin tex­to. Aún no ha­ce 7 años de aque­llo y ya Ins­ta­gram acu­mu­la 40 bi­llo­nes de fo­tos y 400 millones de usua­rios en to­do el mun­do... perdón 400 millones uno... dos... ¿Qué tie­ne es­ta apli­ca­ción de smartp­ho­ne pa­ra que Fa­ce­book la com­pra­ra en 2012 por 1 bi­llón de dólares y que pre­vé, pa­ra finales del 17, un be­ne­fi­cio de 2,81 bi­llo­nes de dólares en pu­bli­ci­dad?

Su for­ta­le­za ha enamo­ra­do a

los mi­llen­nials y las mar­cas desean a es­te gru­po de con­su­mi­do­res más que a nin­gún otro. Las ca­rac­te­rís­ti­cas in­he­ren­tes al fun­cio­na­mien­to de la apli­ca­ción –in­me­dia­tez, cul­to al yo, pre­pon­de­ran­cia de la ima­gen so­bre el tex­to, fa­ci­li­dad de uso, mo­vi­li­dad 100%– han con­seg ui­do que el gru­po so­cial hoy más in­flu­yen­te y ac­ti­vo ac­ce­da a ella pa­ra com­pro­bar la pro­gre­sión de sus pro­pios con­te­ni­dos o com­pro­bar los de otros, al me­nos 10 ve­ces al día. El do­ble, 20 ve­ces al día, pa­ra los con­su­mi­do­res de lu­jo y mar­cas pre­mium, seg ún re­ve­lan es­tu­dios di­ri­gi­dos a los pro­fe­sio­na­les del már­ke­ting , re­co­gi­dos por Inc. Ma­ga­zi­ne. Y es­to es lo que ha­ce que las mar­cas de mo­da es­tén pre­sen­tes en Ins­ta­gram en un por­cen­ta­je ya cer­cano al 70% es­ti­ma­do pa­ra finales del 17.

Las ci­fras son ma­rean­tes en cual­quie­ra de los as­pec­tos en los que se ana­li­ce, es­pe­cial­men­te atrac­ti­vas pa­ra las mar­cas de mo­da, que ven en Ins­ta­gram la me­jor ma­ne­ra de acer­car­se de for­ma di­rec­ta y cer­ca­na a sus po­ten­cia­les con­su­mi­do­res. Y es en es­ta po­de­ro­sí­si­ma ca­pa­ci­dad de en­ga­ge­ment, con ca­da per­so­na a ni­vel in­di­vi­dual y en la in­ti­mi­dad de su pro­pio smartp­ho­ne, don­de las mar­cas de lu­jo en­cuen­tran un lu­gar ideal pa­ra re­la­cio­nar­se con sus con­su­mi­do­res. José Ne­ves, CEO de la web bri­tá­ni­ca de mo­da de lu­jo Far­fetch, par­ti­ci­pó en la úl­ti­ma Con­fe­ren­cia del Lu­jo Con­dé Nast y en es­te fo­ro afir­mó que la tec­no­lo­gía de Ins­ta­gram, bien uti­li­za­da , es per­fec­ta pa­ra ge­ne­rar de­seo por los ar­tícu­los de lu­jo. Y las mar­cas de mo­da es­tán de­mos­tran­do que son úni­cas a la ho­ra de ges­tio­nar y co­mu­ni­car sus ac­ti­vos en las re­des: des­de su his­to­ria, la ca­li­dad, el pro­ce­so ar­te­sa­nal de mu­chas de ellas... has­ta el im­por­tan­tí­si­mo as­pec­to ar­tís­ti­co. Ca­da uno de los fac­to­res que ro­dea la ex­pe­rien­cia de com­pra se mues­tra de mil ma­ne­ras en con­ti­nua evo­lu­ción. Ade­más de re­cu­rrir a los per­fi­les de in­fluen­cers pa­ra que mues­tren sus pro­duc­tos... In­cor­po­rar ins­ta­gra­mers en su front row pa­ra que co­mu­ni­quen el even­to en streaming , co­mo hi­zo el pio­ne­ro Tommy Hil­fi­ger con su Ins­ta-pit. En el des­fi­le pa­ra hom­bre de Dol­ce&gab­ba­na A/W 18, los más in­flu­yen­tes ins­ta­gra­mers de to­do el mun­do fue­ron unos mo­de­los de lo más va­rio­pin­to. O la ini­cia­ti­va que desa­rro­lló LVMH ha­ce muy po­cos me­ses, en el pasado ma­yo, cuan­do el gi­gan­te del lu­jo abrió ate­liers y tien­das de sus mar­cas en to­do el mun­do a un ejér­ci­to de ins­ta­gra­mers pa­ra ha­cer­les par­tí­ci­pes de sus pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción, su fi­lo­so­fía y su uni­ver­so de pro­duc­tos ex­clu­si­vos.

Las her­ma­nas Ha­did, Gi­gi (iz­da. y cen­tro, jun­to a Karl La­ger­feld) y Be­lla (dcha.), son dos de las in­fluen­cers más desea­das en el sec­tor de la mo­da. Lo que ellas mues­tran se con­vier­te en ten­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.