Roc­ket (Wo)man.

Las co­lec­cio­nes Fall/win­ter 2017 tu­vie­ron co­mo pro­ta­go­nis­ta al es­pa­cio. Las ca­sas de mo­da mi­ran fue­ra de la at­mós­fe­ra en tiem­pos en que el pla­ne­ta ne­ce­si­ta op­ti­mis­mo.

Glamour (Spain) - - AGOSTO GLAMOUR - Tex­to: Ne­rea Do­la­ra

El es­pa­cio es la fron­te­ra fi­nal.” Así se le oye de­cir a los su­ce­si­vos ca­pi­ta­nes del USS En­ter­pri­se y no es­tán equi­vo­ca­dos. Tras las res­tric­cio­nes del pla­ne­ta Tie­rra hay un lu­gar in­men­so –in­fi­ni­to– inex­plo­ra­do y lleno de po­si­bi­li­da­des. Y aun­que el es­pa­cio no ge­ne­re la mis­ma se­duc­ción pú­bli­ca en la ac­tua­li­dad que en los 60 –cuan­do se ini­ció la ca­rre­ra es­pa­cial que ter­mi­na­ría con la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na en 1969–, sig ue sien­do fuen­te de ins­pi­ra­ción y de ima­gi­na­ción, ade­más de ser aún una as­pi­ra­ción de la hu­ma­ni­dad. Una prue­ba cla­ra de ello es es­ta tem­po­ra­da Fall/win­ter 2017. El uni­ver­so, mo­ti­vos de la NASA, pla­ne­tas, ga­la­xias y has­ta ov­nis han pro­ta­go­ni­za­do va­rios

pa­seos por la pa­sa­re­la, cul­mi­nan­do con el des­plieg ue de Cha­nel que ter­mi­nó con el lan­za­mien­to de un enor­me cohe­te en el Grand Pa­lais acom­pa­ña­do por los so­ni­dos de Roc­ket Man de El­ton John.

El cos­mos y la ca­rre­ra es­pa­cial han ali­men­ta­do la tem­po­ra­da. En el ca­so de la co­lec­ción de Cha­nel no só­lo se tra­ta de la pa­le­ta de co­lor –ne­gros, gri­ses, pla­tas, blan­cos– y los es­tam­pa­dos de as­tro­nau­tas y pla­ne­tas, sino del cor­te de las pie­zas, con cue­llos bar­co y bo­tas go go, que re­cuer­da a los tiem­pos en que la NASA y los ru­sos com­pe­tían por con­quis­tar el es­pa­cio. Pe­ro Karl La­ger­feld no es­tu­vo so­lo en su bús­que­da de ins­pi­ra­ción más allá de la at­mós­fe­ra. Dior mos­tró va­rios ves­ti­dos ador­na­dos con las fa­ses de la lu­na, ex­tra­te­rres­tres y pla­ne­tas apa­re­cie­ron en los di­se­ños de Guc­ci y Ch­ris­top­her Ka­ne. Mos­chino pro­yec­tó un es­pí­ri­tu in­ter­ga­lác­ti­co con es­tam­pa­dos co­lo­ri­dos y fu­tu­ris­tas. Y Coach es­tre­nó una co­lec­ción cáp­su­la lla­ma­da Spa­ce, re­ple­ta de lo­gos, tan­to nue­vos co­mo an­ti­guos, de la agencia es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se.

El in­te­rés por el uni­ver­so ha ron­da­do las pa­sa­re­las tam­bién pre­via­men­te. Vi­vien­ne Tam in­clu­yó los lo­gos (fue la primera diseñadora en ha­cer­lo) de la NASA en su co­lec­ción Spring/ Sum­mer 2017. En 2015, Ni­co­las Ghes­quiè­re pro­yec­tó co­mo fon­do en uno de sus des­fi­les reac­to­res de vue­lo es­pa­cia­les y Do­na­te­lla Ver­sa­ce se cen­tró en las ga­la­xias pa­ra su co­lec­ción mas­cu­li­na de Fall/win­ter 2016. “La ma­yor ex­pre­sión del fu­tu­ro es el es­pa­cio”, le di­jo a The Guar­dian. Y el fast fas­hion no se perdió las se­ña­les y mar­cas co­mo Tops­hop o Ur­ban Out­fit­ters lan­zan hoy ca­mi­se­tas y su­da­de­ras con el lo­go de mí­ti­ca agencia.

¿De dón­de ha sa­li­do tal pre­di­lec­ción

por el es­pa­cio ex­te­rior ? La NASA ha es­ta­do ha­cien­do cam­pa­ña des­de ha­ce unos años pa­ra re­cu­pe­rar la aten­ción y con ella los pre­su­pues­tos que le per­mi­tan es­ta­ble­cer mi­sio­nes pa­ra lle­gar a Mar­te, así co­mo otras ex­plo­ra­cio­nes frus­tra­das por los al­tos cos­tos y las mí­ni­mas asig­na­cio­nes del Es­ta­do. En el ci­ne es­te nuevo im­pul­so de la agencia es­pa­cial ha ge­ne­ra­do estrenos co­mo The Mar­tian (2015), Gra­vity (2013) o Fi­gu­ras ocul­tas (2016), pe­ro no se tra­ta só­lo de que la NASA es­té in­ten­tan­do vol­ver a la ac­tua­li­dad. La era es­pa­cial es­tá lle­na de nos­tal­gia por algo que nun­ca re­sul­tó ver­da­de­ra­men­te tan­gi­ble, una es­pe­cie de co­mu­nión hu­ma­na que ven­dría de la con­quis­ta del cos­mos en con­jun­to, de for­ma co­la­bo­ra­ti­va. “Por el mo­men­to, no exis­te nin­gún ti­po de con­tien­da, nin­gún pre­jui­cio, nin­gún con­flic­to na­cio­nal en el es­pa­cio ex­te­rior. Sus pe­li­gros son hos­ti­les pa­ra to­dos no­so­tros. Su con­quis­ta se me­re­ce lo me­jor de to­da la hu­ma­ni­dad y la opor­tu­ni­dad que nos ofre­ce de coope­rar pa­cí­fi­ca­men­te po­dría no vol­ver a pre­sen­tar­se”, di­jo John F. Ken­nedy cuan­do lan­zó la ca­rre­ra es­pa­cial. Y la co­la­bo­ra­ción ha exis­ti­do –la es­ta­ción es­pa­cial es mul­ti­na­cio­nal–, pe­ro ese es­pí­ri­tu de unión idí­li­co no apa­re­ció, tam­po­co la fas­ci­na­ción se man­tu­vo... por lo me­nos has­ta ha­ce po­co: en la úl­ti­ma aper­tu­ra de pues­tos pa­ra for­mar­se co­mo as­tro­nau­ta de la NASA ba­tió un ré­cord de 18.000 so­li­ci­tu­des pa­ra só­lo 12 pla­zas.

En un mo­men­to en que la pro­pia agencia ame­ri­ca­na anun­ció ha­ber en­con­tra­do zo­nas ha­bi­ta­bles en un pla­ne­ta cer­cano si­mi­lar a la Tie­rra y tie­ne pla­nes de via­jar a Mar­te en 2030; en un tiem­po en que Elon Musk es­tá ca­da vez más cer­ca de es­ta­ble­cer via­jes de ocio fue­ra de la at­mós­fe­ra ( pa­ra mi­llo­na­rios, ob­via­men­te) con sus cohe­tes re­uti­li­za­bles, y en un pre­sen­te pla­ga­do de aler­tas de ca­len­ta­mien­to glo­bal y del re­na­ci­mien­to de po­pu­lis­mos y fa­na­tis­mos que pro­du­cen pre­si­den­tes, que ge­ne­ran ata­ques de pá­ni­co, y or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas ca­si in­con­tro­la­bles... el es­pa­cio ex­te­rior, y esa co­mu­nión de la que ha­bla­ba Ken­nedy, pa­re­ce una bue­na op­ción, una ne­ce­sa­ria do­sis de op­ti­mis­mo. Pue­de que la lle­ga­da a la Lu­na fue­se “un pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre pe­ro un gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad”, pe­ro la con­quis­ta del es­pa­cio si­gue sien­do el ma­ra­tón pendiente. Lo di­jo Da­vid Bo­wie: “El pla­ne­ta Tie­rra es­tá tris­te y no hay na­da que pue­da ha­cer”. Tal vez sí lo ha­ya.

LA NASA TIE­NE PLA­NES DE VIA­JAR A MAR­TE EN EL AÑO 2030

EL ES­PA­CIO ES FUEN­TE DE INS­PI­RA­CIÓN

PA­RA LA CA­LLE Y LA PA­SA­RE­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.