PIE EN TIE­RRA por Son­so­les Óne­ga. Có­mo que­re­mos ser

Glamour (Spain) - - AGOSTO GLAMOUR -

Las ni­ñas ya no quie­ren ser prin­ce­sas, c an­ta­ba Joa­quín Sa­bi­na. Pe­ro... ¿es tan real co­mo cree­mos? Son­so­les Óne­ga, au­to­ra de la no­ve­la Des­pués del amor, úl­ti­mo Pre­mio Fernando La­ra, se pre­gun­ta si to­das que­re­mos ser del­ga­das, be­llas y lis tas... y por qué. Es­te año 2017, la dul­ce Blan­ca­nie­ves y sus sie­te enani­tos cum­plen no­ven­ta años. ¡No­ven­ta años! Re­bus­ca en la bi­blio­te­ca de hi­jos o so­bri­nos. ¡Eu­re­ka! Blan­ca­nie­ves sig ue ahí. Se­gu­ra­men­te sea el cuen­to más ren­ta­ble de la his­to­ria. Y la pe­li. Y el dis­fraz. Se­ría un de­ta­lle me­nor si no fue­ra por­que, a mi jui­cio, Blan­ca­nie­ves aún no ha per­di­do su vi­gen­cia. No nos lle­ve­mos a en­ga­ño: las ni­ñas to­da­vía no quie­ren ser Vaia­na, la úl­ti­ma he­roí­na de Dis­ney y la primera fe­mi­nis­ta, se­gún sus pro­duc­to­res ( ya era ho­ra). Qui­zá sea más pre­ci­so de­cir que las ni­ñas aún no han in­terio­ri­za­do que pue­den ser Vaia­na y por eso nos pone los pe­los de punta la es­ta­dís­ti­ca que re­fle­ja la vio­len­cia –a ve­ces só­lo ver­bal, pe­ro vio­len­cia en de­fi­ni­ti­va– con­tra las ni­ñas de die­ci­séis o die­ci­sie­te años.

Los da­tos fríos y asép­ti­cos, y el he­cho de que los ro­les trans­mi­ti­dos de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción no ha­yan cam­bia­do, me su­gie­ren una se­rie de pre­gun­tas an­te las que con­fie­so el te­mor de no ati­nar. ¿Ser vi­rá de algo el re­pun­te fe­mi­nis­ta? ¿O se­rá me­ra cos­mé­ti­ca? ¿Es­tán las so­cie­da­des pre­pa­ra­das pa­ra asu­mir que des­pués de si­glos ya lle­ga el mo­men­to? ¿El mo­men­to de qué? ¿De­be­ría­mos em­pe­zar a sen­tir­nos có- mo­das in­terio­ri­zan­do que que­re­mos po­der? ¿Acep­ta­ría­mos que las mu­je­res a las que con­si­de­ra­mos re­fe­ren­tes fue­ran dis­fra­za­das de hom­bres? ¿O que­re­mos ver­las con ta­co­nes, fal­das tu­bo y ca­mi­sas va­po­ro­sas que in­si­núen be­lle­za?

Sea­mos cla­ras. La so­cie­dad y las ni­ñas que la ha­bi­ta­rán den­tro de unos años nos quie­ren se­gún “el re­fle­jo del ojo del hom­bre”. El en­tre­co­mi­lla­do es el título de un en­sa­yo de la ca­na­dien­se Nancy Hus­ton. El tex­to pone la lu­pa so­bre el alam­bi­ca­do uni­ver­so fe­me­nino y al­gu­nas de sus con­tra­dic­cio­nes: “Nos em­pe­ña­mos en bo­rrar las di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res y lue­go las exa­cer­ba­mos a tra­vés de las in­dus­trias de la be­lle­za”.

Sí, ne­ce­si­ta­mos otros no­ven­ta años pa­ra que la Be­lla de la Bes­tia, con su cin­tu­ra de avis­pa, se di­fu­mi­ne de la re­ti­na de las cien ni­ñas que la vie­ron bai­lar en el ci­ne con su ves­ti­do de en­sue­ño y su ges­to enamo­ra­do. De las cien, no­ven­ta y nue­ve, con suer­te, se bus­ca­rán la vida co­mo pue­dan. Al­gu­na tra­ba­ja­rá en la plan­cha de una ca­fe­te­ría del cen­tro, ha­cien­do sánd­wi­ches a las sie­te de la ma­ña­na y pre­gun­tán­do­se por qué la vida la lle­vó ahí; qui­zá otra aca­be di­ri­gien­do uno de los cin­co ban­cos más im­por­tan­tes del pla­ne­ta ; otra se­rá maes­tra y se apun­ta­rá a una coo­pe­ra­ti­va con su no­vio. Les da­rán el pi­so en cua­tro años. Hay una jue­za, es­pa­bi­la­da, brillante y fe­cun­da. Y una abo­ga­da que siem­pre se jun­ta con hom­bres im­po­si­bles. Hay de to­do. Pe­ro to­das, no nos su­me­mos a la pos­ver­dad, to­das, desean ser del­ga­das, be­llas y lis­tas. Lo cual es­tá muy bien si no fue­ra por­que en la vida real, en la ca­lle que pi­sa­mos ca­da día, ca­si na­die na­ce del­ga­da, be­lla y lis­ta. Y, por tan­to, se­gún va­mos su­man­do años gas­ta­mos mu­cho tiem­po y di­ne­ro en in­ten­tar ser del­ga­das y be­llas, y nos qui­ta tiem­po de ser lis­tas, que es lo que nos que­da­rá cuan­do ten­ga­mos cin­cuen­ta y es­te­mos can­sa­das. Pe­se a que ne­ce­si­te­mos que Vaia­na so­bre­vi­va a sí mis­ma no­ven­ta años, ha­ce me­ses que ob­ser­vo que la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, al me­nos cuan­do acu­de a los in­ter­mi­na­bles de­ba­tes par­la­men­ta­rios en el Con­gre­so de los Dipu­tados, lle­va ta­co­nes ba­jos, con­cre­ta­men­te de cua­tro cen­tí­me­tros. No de­be ser fá­cil man­dar des­de la ata­la­ya de un al­fi­ler. Ahí em­pie­za la ver­dad en­tre tan­ta pos­ver­dad (lean men­ti­ra).

So­ra­ya Sáez de San­ta­ma­ría, vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, ya no lle­va ta­co­nes al­tos, al me­nos al Con­gre­so, co­mo so­lía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.