Alaa Mu­ra­bit: “El li­de­raz­go de las mu­je­res no es ne­go­cia­ble”

Su nom­bre sue­na con fuer­za en los círcu­los más in­flu­yen­tes del mun­do; un pri­vi­le­gio que la con­vier­te en nuevo ros­tro del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino.

Glamour (Spain) - - AGOSTO GLAMOUR - Tex­to: Ele­na R. Ba­llano. Fo­tos: Tho­mas Mat­til

Ape­nas lle­ga al 1,60 m de es­ta­tu­ra ; un ras­go fí­si­co que pa­re­ce no im­pe­dir­le con­ver­tir­se en una líder de al­tu­ra. Alaa Mu­ra­bit (Ca­na­dá, 1989) en­car­na la fuer­za, el co­ra­je y la ener­gía de esas per­so­nas ex­tra­or­di­na­rias que, pe­se a no lle­var ma­llas y an­ti­faz, no du­dan en de­fen­der a ca­pa y es­pa­da los de­re­chos de los de­más. Una for­ma de ser que la lle­vó, con só­lo 21 años, a fun­dar en Li­bia ( país de ori­gen de sus pa­dres y don­de ini­ció sus es­tu­dios de Me­di­ci­na) The Voi­ce of Lib­yan Wo­men, una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a la in­clu­sión y el li­de­raz­go de las mu­je­res.

Seis años des­pués de aquel va­lien­te pa­so ade­lan­te, y coin­ci­dien­do con la ce­le­bra­ción en

Bru­se­las de los European De­ve­lop­ment Days (EDD), vo­la­mos has­ta la ca­pi­tal eu­ro­pea pa­ra ver en acción a una de las jó­ve­nes lí­de­res más in­flu­yen­tes del mo­men­to. Pa­la­bra de Oprah Win­frey.

GLAMOUR: En más de una oca­sión te has des­cri­to co­mo una crea­do­ra de paz. Sue­na ca­si co­mo un trabajo de su­per­hé­roe. ¿En qué con­sis­te exac­ta­men­te?

ALAA: Me gusta de­cir que soy una cons­truc­to­ra de paz por los di­fe­ren­tes pues­tos que ocu­po. Soy mé­di­co, fun­da­do­ra de la or­ga­ni­za­ción The Voi­ce of Lib­yan Wo­men ( VLW), miem­bro de la Co­mi­sión de Al­to Ni­vel so­bre Em­pleo en el Ám­bi­to de la Sa­lud y el Cre­ci­mien­to Eco­nó­mi­co de las Na­cio­nes Uni­das, de­fen­so­ra de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) de es­te mis­mo or­ga­nis­mo, miem­bro del MIT Me­dia Lab y co­fun­da­do­ra del Ins­ti­tu­to Om­nis. To­dos es­tos pues­tos me per­mi­ten tra­ba­jar pa­ra que la gen­te ten­ga ac­ce­so a la edu­ca­ción, a cui­da­dos bá­si­cos, a un em­pleo se­gu­ro, que pue­da ali­men­tar a sus fa­mi­lias y que no se preo­cu­pe cuan­do sus hi­jos van al co­le­gio. Trabajo pa­ra que las mu­je­res pue­dan vi­vir sin res­tric­cio­nes.

GLAMOUR: ¿Cuál es la me­jor for­ma de lo­grar­lo?

ALAA: Hoy en día, ha­bla­mos cons­tan­te­men­te de se­gu­ri­dad. To­do son ame­na­zas. Sin em­bar­go, creo que te­ne­mos que ser más ho­nes­tos. De­be­ría­mos es­tar ha­blan­do de la paz y de có­mo cons­truir­la. Cuan­do nos cen­tra­mos en la se­gu­ri­dad, lo que ha­ce­mos es de­cir: “Có­mo po­de­mos man­te­ner el sta­tus quo”, in­clu­so si el sta­tus quo es de­sigual o in­jus­to. Lo que de­be­ría­mos es­tar pre­gun­tán­do­nos es: “¿Có­mo po­de­mos ase­gu­rar la pros­pe­ri­dad y la paz pa­ra to­dos?”. Ahí es don­de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble son cla­ve. Se tra­ta de un pro­gra­ma cen­tra­do en la crea­ción de na­cio­nes pa­cí­fi­cas y de un pla­ne­ta pro­te­gi­do, en lu­gar de cons­truir un en­torno de se­gu­ri­dad.

GLAMOUR: ¿Pen­sas­te al­gu­na vez que ter­mi­na­rías tra­ba­jan­do en Nue­va York pa­ra las Na­cio­nes Uni­das?

ALAA: Nun­ca. Mi sueño era ser mé­di­co, des­de siem­pre. Mi pa­dre lo es y mi her­ma­na ma­yor es una repu­tada ci­ru­ja­na plás­ti­ca. Los hos­pi­ta­les son si­tios úni­cos. Nun­ca me he sen­ti­do tan có­mo­da. En ellos he vis­to al­gu­nos de los ma­yo­res ac­tos de hu­ma­ni­dad. Es un en­torno di­fe­ren­te. Por eso, nun­ca pen­sé en en­fo­car mi ca­rre­ra ha­cia los de­re­chos de las mu­je­res. Pe­ro la re­vo­lu­ción li­bia mo­di­fi­có mis pla­nes. Vi la ne­ce­si­dad de un cam­bio y a los 21 años fundé mi or­ga­ni­za­ción.

GLAMOUR: En un pri­mer mo­men­to, tu ac­ti­vis­mo fue aplau­di­do por unos y muy cri­ti­ca­do por otros. ¿Có­mo re­cuer­das los ini­cios de VLW?

ALAA: Ten­go una cos­tum­bre. Cuan­do me pro­pon­go ha­cer algo, pon­go to­do mi em­pe­ño en que sal­ga ade­lan­te. Y eso es lo que hi­ce. No tu­ve mie­do. Que­ría in­vo­lu­crar a to­das las mu­je­res a tra­vés de mi or­ga­ni­za­ción. Pa­ra ello, lo pri­me­ro que hi­ce fue bus­car en Goo­gle có­mo po­día lo­grar­lo. Igual no fue la bús­que­da más ex­haus­ti­va, pe­ro me fa­mi­lia­ri­ce con el em­po­de­ra­mien­to po­lí­ti­co. Así em­pe­zó to­do. Des­pués de un año de trabajo, nos cen­tra­mos en los cam­bios so­cia­les que que­ría­mos lle­var a ca­bo.

Sen­ta­dos en una pe­que­ña sa­la, pro­por­cio­na­da por los or­ga­ni­za­do­res de los EDD, to­das las mi­ra­das se cen­tran en Alaa Mu­ra­bit. Una mu­jer que, pe­se a su ju­ven­tud, ya ha ofre­ci­do dis­cur­sos an­te la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das o an­te el pú­bli­co de las cé­le­bres (e in­flu­yen­tes) char­las TED.

GLAMOUR: ¿Có­mo reac­cio­nó tu fa­mi­lia cuan­do les di­jis­te que ibas a crear tu pro­pia or­ga­ni­za­ción?

ALAA: Siem­pre me han ayu­da­do. Ten­go unos pa­dres muy fe­mi­nis­tas que creen en el li­de­raz­go de las mu­je­res y su in­clu­sión. Es algo in­ne­go­cia­ble. Des­de pe­que­ños fue­ron in­creí­bles con­mi­go y mis her­ma­nos. Nos es­ti­mu­la­ron de la me­jor for­ma po­si­ble, ani­mán­do­nos a pro­bar ex­pe­rien­cias nue­vas. De ahí que mi edu­ca­ción ju­ga­ra un pa­pel cru­cial du­ran­te mi cre­ci­mien­to. Siem­pre que­ría te­ner las me­jo­res no­tas y ha­cer las co­sas lo me­jor po­si­ble. Hoy no estaría aquí de no ser por ellos. To­da­vía re­cuer­do el día que le ha­blé por primera vez a mi pa­dre de la

“La re­vo­lu­ción li­bia MO­DI­FI­CÓ MIS PLA­NES. VI LA NE­CE­SI­DAD DE UN CAM­BIO Y FUNDÉ MI OR­GA­NI­ZA­CIÓN”

fun­da­ción. Me di­jo : “¿Có­mo po­de­mos ayu­dar­te?”.

GLAMOUR: Una de tus prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas pa­ra em­po­de­rar a las mu­je­res es la re­li­gión.

ALAA: En Li­bia, la re­li­gión ha si­do usa­da co­mo una ex­cu­sa pa­ra no in­vo­lu­crar a la mu­jer en la vida del país. Los lí­de­res se es­fuer­zan en ex­pli­car que des­de un pun­to de vis­ta po­lí­ti­co y re­li­gio­so es­te sec­tor de la po­bla­ción no pue­de ocu­par sus pues­tos. Y no es ver­dad. Cuan­do fun­da­mos la or­ga­ni­za­ción, que­ría­mos cam­biar es­ta si­tua­ción.

GLAMOUR: ¿Có­mo lu­chas con­tra un dis­cur­so que tie­ne tan­tos si­glos a sus es­pal­das?

ALAA: De­ci­di­mos usar esos mis­mos ar­gu­men­tos, pe­ro en su con­tra. Pue­de que nues­tra for­ma de trabajo no sir va en paí­ses co­mo Bél­gi­ca o Es­pa­ña. En es­tos casos, ha­bría que re­cu­rrir a va­lo­res eu­ro­peos; usar­los pa­ra pro­mo­ver pro­yec­tos di­fe­ren­tes. La cla­ve es­tá en ini­ciar una con­ver­sa­ción a tra­vés de una te­má­ti­ca con la que la po­bla­ción se sien­ta fa­mi­lia­ri­za­da.

GLAMOUR: ¿Qué crees que es más com­pli­ca­do, cam­biar la opi­nión de hom­bres o mu­je­res?

ALAA: Res­pon­der a esa pre­gun­ta va a su­po­ner que me me­ta en un pro­ble­ma (ri­sas). Cuan­do ha­blas de transformar a una so­cie­dad, no ha­blas de ir a al­guien, ya sea hom­bre o mu­jer, y de­cir­le: “La for­ma en la que es­tás edu­can­do a tu hi­ja no es la co­rrec­ta. Por tu cul­pa ten­drá li­mi­ta­cio­nes pa­ra ac­ce­der a un pues­to de trabajo o pro­ble­mas eco­nó­mi­cos”. Se sen­ti­rán ata­ca­dos. La úni­ca for­ma de in­vo­lu­crar a la gen­te es es­cu­char­les. Ver por qué no es­tán de acuer­do contigo. Por qué se opo­nen a la igual­dad de gé­ne­ro. Cuan­do es­cu­chas sus pun­tos de vis­ta, es mu­cho más fá­cil de­cir­les: “En­tien­do de dón­de vie­nes, pe­ro…”. Y en­ton­ces, ex­pli­cas tu ar­gu­men­to. Se tra­ta de cons­truir una co­mu­ni­ca­ción no pres­crip­ti­va.

GLAMOUR: ¿El he­cho de ser una jo­ven líder ha­ce que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes te pres­ten más aten­ción?

ALAA: Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar pa­ra la ONU, he de de­cir que era una or­ga­ni­za­ción abru­ma­do­ra­men- te po­co jo­ven. Por eso, en 2016, de­ci­di­mos crear el Men­tors­hip Pro­gram­me con el ob­je­ti­vo de dar ma­yor pro­ta­go­nis­mo a jó­ve­nes lí­de­res mun­dia­les. Si te­ne­mos que ha­blar del cam­bio cli­má­ti­co, quién me­jor que una mu­jer de Fi­yi o de las is­las Mars­hall pa­ra ha­cer­lo. Lo im­por­tan­te es in­vo­lu­crar tan­to a las per­so­nas afec­ta­das por un pro­ble­ma co­mo a las que bus­ca­mos cons­truir so­lu­cio­nes. La in­clu­sión es cla­ve. La gen­te pien­sa que no hay jó­ve­nes lí­de­res por­que no es­tán pre­pa­ra­dos. Pe­ro no es así. Es mi res­pon­sa­bi­li­dad con­tar con ellas y ha­cer que se in­vo­lu­cren con las ins­ti­tu­cio­nes. Si no re­pre­sen­ta­mos me­jor la voz de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no po­dre­mos me­jo­rar su si­tua­ción ac­tual. Te­ne­mos que ser más in­clu­si­vos y re­pre­sen­ta­ti­vos.

Con­ver­ti­da hoy en par­te ac­ti­va de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) fi­ja­dos por las Na­cio­nes Uni­das en su Agen­da 2030, Alaa Mu­ra­bit via­ja por el mun­do con una mi­sión: de­fen­der el ta­len­to de las mu­je­res, dar­las vi­si­bi­li­dad y con­ver­tir­las en lí­de­res capaces de cam­biar vie­jos es­te­reo­ti­pos; tres ideas que desa­rro­lló an­te el res­to de par­ti­ci­pan­tes del even­to or­ga­ni­za­do en Bru­se­las por el Par­la­men­to eu­ro­peo. ¿En­tre ellos ? Su Al­te­za Real, la rei­na Ma­til­de de Bél­gi­ca, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni (res­pon­sa­ble de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea) o Su­san Mbo­ya ( pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Co­ca Co­la, en África). Un gru­po de mu­je­res que, al igual que Alaa, son cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de un cam­bio de rum­bo... y ti­món.

GLAMOUR: ¿Por qué, en tu opi­nión, hay más hom­bres lí­de­res que mu­je­res?

ALAA: Des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, siem­pre han do­mi­na­do to­dos los cam­pos, ya sea en paí­ses mu­sul­ma­nes, ca­tó­li­cos o ju­díos. Las in­ter­pre­ta­cio­nes re­lig io­sas han co­rri­do a car­go de ellos. Las ma­ni­pu­la­cio­nes han si­do a su favor y pa­ra me­jo­rar sus pro­pios in­tere­ses. Nues­tras ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas han si­do cons­trui­das por ellos y bajo es­tos prin­ci­pios. Ade­más, exis­ten nu­me­ro­sas ba­rre­ras cul­tu­ra­les. Las mu­je­res tie­nen me­nos di­ne­ro y me­nos apo­yos eco­nó­mi­cos pa­ra en­trar en po­lí­ti­ca . Por eso, su es­fe­ra de in­fluen­cia no es tan fuerte co­mo la de los hom­bres. Se po­dría de­cir que es una com­bi­na­ción de mo­ti­vos so­cia­les e his­tó­ri­cos.

GLAMOUR: ¿Qué po­de­mos ha­cer?

ALAA: El pro­ble­ma es que las ins­ti­tu­cio­nes han ne­ga­do a las mu­je­res su en­tra­da. En Li­bia, por ejem­plo, el 75% de los es­tu­dian­tes que se gra­dúa en me­di­ci­na son mu­je­res, un ni­vel mu­cho más al­to que en Amé­ri­ca. El re­to no es­tá en au­men­tar el nú­me­ro de gra­dua­das,

“La gen­te pien­sa que NO HAY JÓ­VE­NES LÍ­DE­RES POR­QUE NO ES­TÁN PRE­PA­RA­DOS, PE­RO NO ES ASÍ”

sino en su ac­ce­so a un trabajo. Si ha­bla­mos de trabajo, ha­bla­mos tam­bién de se­gu­ri­dad en el trans­por­te, se­gu­ri­dad en los hos­pi­ta­les, etc. 300 millones de ni­ñas en to­do el mun­do no pue­den ir al co­le­gio por cul­pa de la re­gla, bien por fal­ta de ser vi­cios en los co­le­gios, bien es­tig­mas so­cia­les. Te­ne­mos que lu­char con­tras estas des­ven­ta­jas.

GLAMOUR: ¿Tu idea po­dría re­su­mir­se en cam­biar pe­que­ñas co­sas pa­ra cam­biar gran­des co­sas?

ALAA: Ésa es la reali­dad, co­ger pe­que­ñas co­sas y ha­cer que ten­gan un gran im­pac­to. Es un pro­ce­so que exi­ge estrategia, pre­vi­sión y pa­cien­cia. To­do el mun­do ha­bla de es­tra­te­gias de in­no­va­ción y de nue­vas tec­no­lo­gías. Pe­ro en reali­dad, la inversión más efec­ti­va a día de hoy es la edu­ca­ción de las ni­ñas y la mejora de sus de­re­chos. Si edu­cas al 10 por cien­to de las po­bla­ción fe­me­ni­na de un país, su PNB au­men­ta en­tre un 2 y 3 por cien­to. Si em­pleas a mu­je­res, és­tas apor­ta­rán el 90 por cien­to de sus in­gre­sos a su co­mu­ni­dad; mien­tras que los hom­bres só­lo rein­vier­ten el 30 o 40. És­te es un da­to muy im­por­tan­te pa­ra me­jo­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

GLAMOUR: ¿Cuá­les son los re­tos a los que nos en­fren­ta­mos las mu­je­res del s. XXI?

ALAA: Por des­gra­cia, exis­ten mu­chos to­da­vía. Pe­ro uno de los ma­yo­res y más alar­man­tes es el de las re­fu­gia­das e in­mi­gran­tes. Te­ne­mos una gran po­bla­ción de ni­ñas y mu­je­res que no tie­ne un lu­gar al que lla­mar “ho­gar”. Son si­tua­cio­nes que pro­vo­can ex­plo­ta­ción se­xual, es­cla­vi­tud, trá­fi­co de per­so­nas... Te­ne­mos que prio­ri­zar los de­re­chos hu­ma­nos so­bre los po­lí­ti­cos. Le pre­gun­to a mi her­ma­na qué quiere ser cuan­do sea ma­yor y siem­pre me da res­pues­tas ri­dí­cu­las: “Quie­ro ser as­tro­nau­ta, po­li­cía de Nue­va York...”. Cual­quier co­sa que vea en te­le­vi­sión. Pe­ro un día di­jo algo que me pa­re­ció muy pro­fun­do: “Só­lo quie­ro que me to­men en se­rio”. Me pa­re­ció la me­jor res­pues­ta que me po­día dar. Las mu­je­res del si­glo XXI que­re­mos que nos to­men en se­rio.

“Si edu­cas al 10% DE LA PO­BLA­CIÓN FE­ME­NI­NA DE UN PAÍS, SU PNB AU­MEN­TA UN 2 O UN 3%”

Alaa Mu­ra­bit, du­ran­te su pa­so por los EDD or­ga­ni­za­dos por el Par­la­men­to Eu­ro­peo, en Bru­se­las.

ALIA SHARRIEF

NURA AFIA

AMANI AL-KHATAHTBEH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.