De qué y có­mo ha­bla­mos de se­xo

Atrás que­da­ron los si­len­cios y las ver­güen­zas, la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial al­za la voz, ha­bla cla­ro y nos contagia a to­das las ga­nas de con­quis­tar, por fin, el uni­ver­so se­xual, tam­bién con la pa­la­bra.

Glamour (Spain) - - AGOSTO GLAMOUR - Tex­to: Ge­ma Hos­pi­do

No, you don’t ha­ve to say you lo­ve me. Baby it’s al­right ‘Cos ho­ney, I don’t ca­re”, ya lo can­ta­ba a los cua­tro vien­tos Wendy Ja­mes (Trans­vi­sion Vamp) en 1989, las mu­je­res no siem­pre que­re­mos amor o pa­la­bras dul­ces. A las mu­je­res les gusta el se­xo y ha­blan de ello. “Sí, es cier­to que hay un com­po­nen­te ge­ne­ra­cio­nal que ha­ce que va­ríe bas­tan­te la for­ma de co­mu­ni­car­se y de ha­blar del se­xo. Hay que te­ner en cuen­ta que his­tó­ri­ca­men­te nues­tro país pasó por una dic­ta­du­ra de 40 años y los años de li­be­ra­ción se­xual de los 60-70 no se vi­vie­ron de la mis­ma ma­ne­ra aquí que en el res­to del mun­do ”, ma­ti­za Fran­cis­ca Mo­le­ro, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Se­xo­lo­gía de Bar­ce­lo­na. “Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes han da­do un pa­so ha­cia de­lan­te y son mu­cho más abier­tas y des­in­hi­bi­das a la ho­ra de ha­blar en­tre ellas y con sus pa­re­jas.” Opi­nión que com­par­te al cien por cien, Eva Roy, se­xó­lo­ga y pe­rio­dis­ta: “De­pen­dien­do de la edad (20-30, 30-40, 40-50…), sí hay di­fe­ren­cia res­pec­to de có­mo pien­san las mu­je­res y los hom­bres acer­ca del se­xo. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, hom­bres y mu­je­res, dis­po­nen de mu­cha más in­for­ma­ción se­xual, han vis­to in­fi­ni­dad de imá­ge­nes eró­ti­cas en ci­ne y ci­ne X, en in­ter­net, en te­le­vi­sión, des­de muy ex­plí­ci­tas y por­no­grá­fi­cas a ar­tís­ti­cas e in­si­nuan­tes”. La co­mu­ni­ca­do­ra, que es­tá tra­ba­jan­do en su cuarto li­bro, En un bar de du­das, tam­bién ex­po­ne un pun­to im­por­tan­te so­bre quié­nes son nues­tra me­jor au­dien­cia. “No se ex­pre­san con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con los he­te­ros, es­pe­cial­men­te si exis­te cier­ta atrac­ción, por ti­mi­dez o por mie­do a ser eti­que­ta­das y pre­juz­ga­das, pe­ro sí lo ha­cen con los gais, nues­tros gran­des con­fi­den­tes y cóm­pli­ces.”

Sin ta­búes, pe­ro aún con es­tig­mas.

Aun­que ca­da vez son más vo­ces fe­me­ni­nas las que a tra­vés de los me­dios o el hu­mor, in­su­pe­ra­ble el mo­nó­lo­go de Ali Wong de Baby Co­bra, in­ten­tan nor­ma­li­zar y ha­blar so­bre se­xo de for­ma ex­plí­ci­ta y sin ta­pu­jos, sig ue ha­bien­do ba­rre­ras so­cia­les. “La so­cie­dad es tan ma­chis­ta que sig ue til­dan­do de li­ge­ras a las mu­je­res que ha­blan abier­ta­men­te de se­xo, por­que creen que su pa­pel se li­mi­ta a sa­tis­fa­cer al hom­bre y que ha­cer alu­sión al­gu­na al ac­to se­xual es­tá fue­ra de lu­gar. Des­de aquí les di­go que se pre­pa­ren, por­que no nos va­mos a ca­llar”, re­fle­xio­na Ma­ri­ta Alonso, pe­rio­dis­ta y au­to­ra del li­bro An­ti­ma­nual de au­to­des­truc­ción amo­ro­sa. “Hemos apren­di­do que so­mos se­res se­xua­dos y nos hemos ga­na­do nues­tra li­ber­tad se­xual. Y en es­te es­ce­na­rio de li­ber­tad, hay quien de­ci­de prac­ti­car se­xo de­sen­fre­na­do y quien pre­fie­re abs­te­ner­se o ha­cer­lo en con­ta­das y muy ele­gi­das oca­sio­nes. El pro­ble­ma (de­ma­sia­do fre­cuen­te por des­gra­cia) vie­ne cuan­do nos ro­dean ma­chis­tas e hi­pó­cri­tas que, apli­can­do la ley del em­bu­do, ha­cen lo que les pla­ce pe­ro a ti co­mo mu­jer te en­su­cian con ca­li­fi­ca­ti­vos y co­men­ta­rios in­sul­tan­tes, de­gra­dan­tes y muy da­ñi­nos. Por en­vi­dia, es muy ha­bi­tual

“EL ME­JOR CÓM­PLI­CE DE LA MU­JER ES UN GAY” Eva Roy

que cier­tas fé­mi­nas ata­quen a otra pre­di­can­do de ella que es ‘pro­mis­cua’, ‘muy suel­ta’, ‘fá­cil’ o ‘una gua­rra’. Así la eli­mi­nan co­mo com­pe­ten­cia en su lu­cha des­afo­ra­da por con­quis­tar ese ma­cho pro­vee­dor de re­cur­sos”, ex­pli­ca Eva. “A pe­sar de la in­for­ma­ción se­xual dis­po­ni­ble y la idea de que se pue­de ha­blar li­bre­men­te, mu­chas per­so­nas to­da­vía tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra co­men­tar sus pro­ble­mas en las re­la­cio­nes”, ex­po­ne Fran­cis­ca. “En la ca­ma te pue­den pe­dir que di­gas fra­ses dig­nas de pe­lí­cu­la porno, pe­ro en la ca­lle tie­nes que ser una se­ño­ri­ta. Por

eso veo esen­cial que los me­dios den voz a las mu­je­res a la ho­ra de ha­blar de se­xo”, re­ma­ta Alonso. To­dos mien­ten. Ya l o de­cía el doc­tor House, y es cier­to, en el cam­po de ba­ta­lla del se­xo men­ti­mos, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res. “To­das estas apps de ci­tas y de con­tac­tos son el pa­raí­so pa­ra los de­ser­to­res post­coi­ta­les he­te­ro­se­xua­les ur­ba­ni­tas (es mi pro­pia ter­mi­no­log ía , no es­tá en la Wi­ki­pe­dia). Uti­li­zan la men­ti­ra de que bus­can pa­re­ja pa­ra que­dar con una y otra , lo que les per­mi­te te­ner se­xo a dia­rio con dis­tin­tas mu­je­res”, ad­vier­te Roy, que con­ti­núa ha­cien­do re­fe­ren­cia a la ac­ti­tud que to­man alg unas mu­je­res: “Pues ellas, por más que en un pri­mer mo­men­to se ha­cen las du­ras y las mo­der­nas, re­sul­ta que es­tán to­das desean­do te­ner un no­vio -pa­re­ja , desean­do que ése que se las ti­ró ano­che (sal­vo que ha­ya ido fa­tal ) las vuel­va a l la­mar. A ba­se de de­cep­cio­nes se van cur­tien­do, apren­den a no ma­ni­fes­tar que es­pe­ran ‘alg o bo­ni­to’, aseg uran que con un pol­vo es­po­rá­di­co se apa­ñan, que la in­de­pen­den­cia es su es­ta­do per­fec­to… Mien­ten. Pura po­se. Ocul­tan que desea­rían una es­ta­bi­li­dad afec­ti­va , im­por­tar­le a alg uien, te­ner un com­pa­ñe­ro digno de ellas, alg uien ho­nes­to, fiel y to­das esas co­sas. Só­lo se au­to­en­ga­ñan y pre­ten­den en­ga­ñar al mun­do”.

Bo­rra­chas de oxi­to­ci­na. A pe­sar de que el de­seo se­xual es el mis­mo en­tre hom­bres y mu­je­res, y aun­que re­pi­ta­mos has­ta la sa­cie­dad que las fé­mi­nas tam­bién que­re­mos prac­ti­car se­xo sin com­pro­mi­so, sim­ple­men­te por el he­cho de que­rer dis­fru­tar, hay una reali­dad fí­si­ca que nos pone a prue­ba, sin que que­ra­mos: “Las hor­mo­nas nos con­di­cio­nan com­ple­ta­men­te. Lo má­gi­co es que, a su vez, nues­tras hor­mo­nas ter­mi­nan por do­mi­nar­los a ellos. Las fe­ro­mo­nas tie­nen un ni­vel de atrac­ción tal que, por ejem­plo, ha­ce que los hom­bres den pro­pi­nas mu­cho más cuan­tio­sas a las strip­pers cuan­do es­tán en fa­se de ovu­la­ción”, ex­pli­ca Alonso. Pre­ci­sa­men­te, la oxi­to­ci­na es la cau­san­te de que tras una noche de pa­sión, sin más ob­je­ti­vo que pa­sar un ra­to, la mu­jer ten­ga sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos a la ma­ña­na si­guien­te, mien­tras que ellos se que­dan tan tran­qui­los y sa­tis­fe­chos. “Hay que pres­tar aten­ción a la oxi­to­ci­na, que se se­gre­ga du­ran­te el par­to pe­ro tam­bién con las con­trac­cio­nes que el or­gas­mo pro­vo­ca en el úte­ro y con la suc­ción de los pe­zo­nes. Es la hor­mo­na del ape­go, del ca­ri­ño, de la em­pa­tía y de los com­por­ta­mien­tos so­cia­les y ma­ter­na­les. Mu­cho cui­da­do por­que per­ma­ne­ce en el to­rren­te san­guí­neo mu­cho más tiem­po del que desea­ría­mos, has­ta 48/72h. Por ella nos en­va­len­to­na­mos, nos atre­ve­mos a asu­mir ries­gos que en si­tua­cio­nes nor­ma­les des­es­ti­ma­ría­mos. Se ha des­cu­bier­to en es­tu­dios cien­tí­fi­cos que tie­ne efec­tos si­mi­la­res a los del al­cohol. Por ello, no­so­tras, al es­tar “bo­rra­chas” de oxi­to­ci­na, ex­pe­ri­men­ta­mos al­te­ra­cio­nes en el com­por­ta­mien­to. Tra­du­ci­do: an­da­mos co­mo al­ma en pe­na col­ga­das de un tío que ya no nos re­cuer­da, sin­tién­do­nos va­cías, uti­li­za­das, arre­pen­ti­das… pe­ro mi­ran­do la pan­ta­lla del mó­vil re­zan­do pa­ra que nos es­cri­ba un What­sapp y de­ses­pe­ra­das de ver que es­tá co­nec­ta­do. Mien­tras él re­co­ge sus co­sas y se mar­cha. El or­gas­mo es­tá so­bre­va­lo­ra­do; la oxi­to­ci­na, no”, nos re­ve­la Eva Roy.

“LA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN NO TIE­NE TA­BÚES” Fran­cis­ca Mo­le­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.