¿Por qué ama­mos a Ki­ki?

Glamour (Spain) - - AGOSTO GLAMOUR -

“Yo no he ve­ni­do a es­te mun­do pa­ra agra­dar a Tom Crui­se.” Kirs­ten Dunst te­nía 12 años y pro­mo­cio­na­ba su primera pe­lí­cu­la, En­tre­vis­ta con el vam­pi­ro. Ya en­ton­ces pa­re­cía des­ti­na­da a con­ver­tir­se en una es­tre­lla de Holly­wood y so­bre­vi­vir pro­fe­sio­nal­men­te a una ge­ne­ra­ción de ac­tri­ces que em­pe­zó a tra­ba­jar cuan­do eran só­lo unas ni­ñas –Ch­ris­ti­na Ric­ci, Tho­ra Birch, An­na Ch­lumsky–. La úl­ti­ma vez que la vi­mos en pú­bli­co fue en el Festival de Can­nes, du­ran­te la pre­miè­re de su fil­me The Be­gui­led, cuan­do rom­pió a llo­rar sin pu­dor de­lan­te de las cá­ma­ras en­fun­da­da en un ves­ti­do la­van­da de Schia­pa­re­lli. Una vez más, la ac­triz, a la que mu­chos acon­se­ja­ron que co­rri­gie­se sus dien­tes, de­mos­tró que le im­por­ta­ba muy po­co lo que la so­cie­dad pen­sa­se de ella. Pe­ro no to­do ha si­do fá­cil a lo lar­go de es­tos 20 años de ca­rre­ra. En 2008, Kirs­ten fue in­gre­sa­da en rehab y la crónica ro­sa de Holly­wood qui­so ha­cer de ella otro ju­gue­te ro­to. La de­pre­sión que pa­de­cía se so­bre­di­men­sio­nó, pe­ro en lu­gar de es­con­der­se, pre­fi­rió ha­blar de ella ho­nes­ta­men­te y de­mos­trar por qué, dos dé­ca­das des­pués, con­ti­núa sien­do un icono.

Kirs­ten es hoy uno de los nom­bres im­pres­cin­di­bles del ci­ne mo­derno

Icono de es­ti­lo Sen­ci­lla y ele­gan­te, nun­ca ha se­gui­do las ten­den­cias a pies jun­ti­llas y es ca­paz de ves­tir­se per­fec­ta en ca­da oca­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.