Las eda­des de la mo­da

Mi­rar atrás con el pre­tex­to de la evo­lu­ción es una ex­cu­sa vá­li­da pa­ra crear ten­den­cia. Va­rias fir­mas en­tran en el túnel del tiem­po ex­plo­ran­do un oto­ño pla­ga­do de dé­jà vu es­té­ti­cos. Ex­plo­ra otras dé­ca­das. Tex­to: Sa­ra True­ba

Glamour (Spain) - - AGOSTO GLAMOUR -

40 So­brie­dad REVISITADA

Ales­san­dro Dell’ac­qua no sue­le arran­car una co­lec­ción pen­san­do en una dé­ca­da con­cre­ta ; son otros ele­men­tos lo que le lle­van a si­tuar su trabajo en un mo­men­to his­tó­ri­co. “El pun­to de par­ti­da sue­le ser una at­mós­fe­ra, una sen­sa­ción, una mu­jer real y su ac­ti­tud”, co­men­ta pa­ra GLAMOUR. Es­te oto­ño, la ac­triz An­na Mag­na­ni, pa­ra­dig­ma de la fe­mi­ni­dad ita­lia­na de los años cua­ren­ta, es pro­ta­go­nis­ta de sus looks pa­ra Nº21. Dell’ac­qua re­co­no­ce que es su ac­triz fa­vo­ri­ta y así, a mo­do de ho­me­na­je, cons­tru­ye to­da su co­lec­ción F/W17. “Fí­si­ca­men­te, tie­ne una sen­sua­li­dad dra­má­ti­ca y gla­mou­ro­sa, pe­ro no es ar­ti­fi­cial, eso es lo que me g us­ta.” En su apuesta por una lí­nea arg umen­tal que no se des­vía ni un ápi­ce de ella , la ac­triz se ve re­fle­ja­da en ca­da lí­nea, ves­ti­do y es­co­te. Es fá­cil ima­gi­nár­se­la den­tro de esas pie­zas es­tam­pa­das, lle­van­do con ac­ti­tud des­ca­ra­da y sen­sual sus fal­das lá­piz o lu­cien­do esos es­co­tes des­bo­ca­dos, apa­ren­te­men­te, por ac­ci­den­te. Aun­que pa­ra el di­se­ña­dor hay un look que de­fi­ne esos años, “un ves­ti­do de cre­pe ne­gro con apli­ca­cio­nes de cris­tal”, no du­da en dar un con­se­jo de es­ti­lo pa­ra adap­tar, a ba­se pe­que­ños to­ques, el es­ti­lo for­ties en 2017: “Bas­ta con lle­var una fal­da tu­bo con un sué­ter un po­co an­cho pa­ra apor­tar es­te al­ma sin per­der iden­ti­dad”, co­men­ta.

“MAG­NA­NI TIE­NE UNA SEN­SUA­LI­DAD DRA­MÁ­TI­CA, PE­RO NO ES AR­TI­FI­CIAL”

70 Cul­tu­ra UR­BA­NA

Hip hop, pan­te­ras ne­gras, un po­co de la es­té­ti­ca que Ja­mel Sha­bazz re­tra­ta­ba en las ca­lles de Nue­va York y mu­cho ca­sual­wear re­in­ter­pre­ta­do en looks más es­tu­dia­dos. Agi­ta la coc­te­le­ra y voi­lá, Marc Ja­cobs. El neo­yor­quino ela­bo­ra su pro­pio dis­cur­so de tem­po­ra­da aden­trán­do­se en los su­bur­bios del Bronx y reivin­di­can­do el mo­vi­mien­to so­cial que trans­for­mó la cul­tu­ra ame­ri­ca­na. El po­der de la ca­lle –el des­fi­le se reali­zó en la fa­cha­da del Park Ave­nue Ar­mony, un es­pa­cio cul­tu­ral del Up­per East Si­de–, la di­ver­si­dad ra­cial del cás­ting y el he­cho de que tan só­lo unos gran­des al­ta­vo­ces fue­ran los pro­ta­go­nis­tas del set, pe­ro sin mú­si­ca acom­pa­ñan­do el pa­so de las mo­de­los, ayu­dó a que la aten­ción se cen­tra­ra en una co­lec­ción re­ple­ta de es­té­ti­ca vin­cu­la­da a la dé­ca­da de los se­ten­ta. Pla­ta­for­mas, pa­na, track pants pa­ra cual­quier si­tua­ción y pren­das im­po­nen­tes (abrig os vo­lu­mi­no­sos, cue­llos de pe­lo y som­bre­ros exa­ge­ra­dos) re­cu­pe­ran el atractivo de la cul­tu­ra ur­ba­na de aque­llos años que, bajo la mirada de Ja­cobs, se con­vier­te, ip­so fac­to, en algo mu­cho más sofisticado.

80 Fies­ta y EX­CE­SOS

El pre­sen­te es lo úni­co que im­por­ta. Y si la ge­ne­ra­ción Z no sabe lo esen­cial que fue­ron los 80 pa­ra la his­to­ria de la mo­da y las dé­ca­das pos­te­rio­res, ya es­tá Saint Lau­rent pa­ra re­cor­dar­lo. “Me gusta el mo­do en que Mon­sieur Saint Lau­rent se apro­xi­ma­ba a la ropa: ro­man­ti­cis­mo os­cu­ro con un ha­lo de per­ver­sión”, Ant­hony Vac­ca­re­llo di­xit. Es­ta idea, uni­da a la re­la­ción que él siem­pre ha en­con­tra­do en­tre la mai­son y la noche, ayu­da a com­pren­der su apro­xi­ma­ción de ca­ra a la co­lec­ción de oto­ño. Su idea era mez­clar la ropa de to­dos los días (el cue­ro, el sher­ling , la cha­que­ta de­nim) con un ha­lo de fuer­za en cla­ve fe­me­ni­na. De ahí los hom­bros es­truc­tu­ra­dos, el cor­te del cue­ro a lá­ser y las bo­tas al­tas que apor­tan una se­gu­ri­dad sin es­fuer­zo du­ran­te el día. Vac­ca­re­llo to­ma cla­ras re­fe­ren­cias eigh­ties pa­ra dar­les una nue­va lec­tu­ra, rom­pien­do es­que­mas y po­nien­do su se­llo sin trai­cio­nar­se (y sin se­guir a na­die más que a Yves y a sí mis­mo). Re­cu­pe­ra el allure mi­ran­do a tra­vés de có­di­gos que ha­blan de noche y ex­ce­sos.

“SIEM­PRE HE ASO­CIA­DO YSL CON EL ALLURE DE LA NOCHE”

GA­LLIANO JUE­GA CON LA EMO­CIÓN Y LA MA­GIA

2049 Neo FU­TU­RO

Im­bui­dos por la lle­ga­da de Bla­de Run­ner 2049, en GLAMOUR ima­gi­na­mos hoy có­mo se­rá la nue­va ge­ne­ra­ción de re­pli­can­tes si vis­tie­ran con la tem­po­ra­da en­tran­te. Y si te­ne­mos que ele­gir una co­lec­ción ca­paz de con­den­sar el es­pí­ri­tu de Pris, ésa es la de Mar­gie­la. Su len­gua­je no li­neal, su ca­pa­ci­dad pa­ra crear de la na­da y sa­car ele­men­tos de con­tex­to la ha­cen bue­na me­re­ce­do­ra de es­ta con­si­de­ra­ción. Es po­si­ble no en­ten­der de­ma­sia­do una co­lec­ción tan apa­ren­te­men­te in­co­ne­xa a primera vis­ta. Pe­ro Ga­lliano siem­pre ha ju­ga­do con el sueño, las emo­cio­nes y la ex­pe­ri­men­ta­ción, en de­tri­men­to qui­zá de la fun­cio­na­li­dad y la be­lle­za clá­si­ca. Só­lo hay que abrir un po­co los ojos (y la men­te) pa­ra mi­rar a tra­vés de las pren­das, aden­trar­se en los cut outs y des­cu­brir una at­mós­fe­ra qui­zá más es­pa­cial, in­clu­so ex­tra­te­rres­tre, en la que es po­si­ble ver un bol­so con­ver­ti­do en to­ca­do o un ves­ti­do más pa­re­ci­do a un tra­je es­pa­cial. “He vis­to co­sas que vo­so­tros no cree­ríais...”, de­cía Roy Batty. El fu­tu­ro po­si­ble ya es­tá aquí.

ALES­SAN­DRO DELL’AC­QUA Nº21 Tan pron­to ex­plo­ra una dé­ca­da pa­sa­da be­bien­do de la ins­pi­ra­ción de un icono co­mo de­mues­tra su ca­pa­ci­dad pa­ra fun­dir gé­ne­ros, lo­gran­do un mun­do pro­pio y fe­me­nino en gra­do su­per­la­ti­vo. El pró­xi­mo oto­ño, Nº21 es­cul­pe a la mu­jer ita­lia­ní­si­ma.

MARC JA­COBS Marc Ja­cobs El neo­yor­quino ase­gu­ra que fue en su eta­pa de es­tu­dian­te de di­se­ño cuan­do fue cons­cien­te de la in­fluen­cia del hip hop en otros gé­ne­ros mu­si­ca­les, en el arte y tam­bién en la mo­da. Es­te F/W ex­plo­ra los se­ten­ta des­de ese án­gu­lo co­mo sím­bo­lo cul­tu­ral.

Po­cas dé­ca­das han da­do fru­tos tan cla­ros a ni­vel es­té­ti­co. Los ico­nos sa­len a bor­bo­to­nes cuan­do pen­sa­mos en los ochen­ta, aun­que la mú­si­ca es la gran ba­za pa­ra re­cor­dar el ima­gi­na­rio de es­tre­llas que con­den­sa el look eigh­ties, es­ta dé­ca­da tie­ne iden­ti­dad p

El ita­liano fi­ja los nue­vos pi­la­res de la mai­son sien­do fiel a la ca­sa y a sí mis­mo. La noche y la ju­ven­tud bri­llan –y nos vis­ten– más que nun­ca.

JOHN GA­LLIANO Mai­son Mar­gie­la Des­de que se pu­sie­ra la ba­ta blan­ca ca­rac­te­rís­ti­ca de la mai­son, Ga­lliano cons­tru­ye un fu­tu­ro úni­co ci­men­ta­do en la li­ber­tad y la ex­pe­ri­men­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.