Pa­re­des que son arte

Tu ca­sa ne­ce­si­ta una se­sión ex­tra de buen ro­llo. Eli­ge es­tam­pa­do, des­plie­ga me­tros y des­cu­bre el po­der de la pa­pel­te­ra­pia. Así es la úl­ti­ma (y pe­ga­di­za) ten­den­cia de­co. Tex­to: Ele­na R. Ba­llano

Glamour (Spain) - - AGOSTO GLAMOUR -

Si las pa­re­des ha­bla­sen... pe­di­rían a gri­tos ¡más pa­pel! Clá­si­cos, geo­mé­tri­cos, li­sos, psi­co­dé­li­cos... Cual­quier op­ción es bue­na a la ho­ra de cam­biar go­te­lé por un bo­ni­to ro­llo pin­ta­do. Una pe­ti­ción que no de­be­ría sor­pren­der­nos si echa­mos la vis­ta atrás y re­pa­sa­mos las ten­den­cias que pre­sen­ta­ron, es­te año, las ci­tas de de­co­ra­ción más in­flu­yen­tes del mun­do. Mai­son & Ob­jet, Sa­lo­ne del Mo­bi­le y Ca­sa De­cor con­fir­ma­ron lo que mu­chos sos­pe­cha­ban: des­pués de dé­ca­das en la som­bra, el pa­pel re­gre­sa a nues­tros ho­ga­res por la puer­ta gran­de. Un boom de tin­tes se­ño­ria­les y eti­que­tas de Al­ta Cos­tu­ra que se ha pro­pues­to fo­rrar de fan­ta­sía nues­tros es­pa­cios fa­vo­ri­tos.

Fi­ja­ción es­té­ti­ca. Con­si­de­ra­do du­ran­te dé­ca­das un ele­men­to de­co­ra­ti­vo de tin­tes kitsch –por las ex­tra­va­gan­cias es­ti­lís­ti­cas co­me­ti­das por nues­tros abue­los–, el pa­pel pin­ta­do aban­do­na la lis­ta ne­gra de las in­sen­sa­te­ces or­na­men­ta­les pa­ra con­ver­tir­se en in­dis­pen­sa­ble de ho­ga­res, ho­te­les y res­tau­ran­tes. ¿Sus pun­tos fuer­tes ? En­no­ble­ce las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.