...isa­nat­ti­tu­de

Han lu­cha­do por ha­cer­se un hue­co en la in­dus­tria más im­por­tan­te del mun­do y lo han con­se­gui­do. ¿Quién di­jo que no ha­bía vida más allá de Ban­de­ras, Bar­dem o Pe­né­lo­pe?

Glamour (Spain) - - GLAM MAGAZINE - Tex­to: Ele­na Man­da­cen. Fo­tos: Pa­blo Cur­to y Adriá Ca­ña­me­ras. Es­ti­lis­mo: Lo­re­to Quin­ta­ni­lla, Lei­re Pe­ña y Mí­riam Arru­ga

No to­do son his­to­rias con fi­nal fe­liz ni sue­ños cum­pli­dos. Quie­nes tra­tan de lle­gar a Holly­wood coin­ci­den en que es algo más que la ciu­dad de las es­tre­llas, que re­tra­ta­ba ma­ra­vi­llo­sa­men­te la pe­lí­cu­la La La Land. Ha­bla­mos de la in­dus­tria más im­por­tan­te del ci­ne, don­de mi­les de per­so­nas ate­rri­zan a dia­rio en bus­ca de ese di­rec­tor de cás­ting que les ofrez­ca un pro­yec­to que les cam­bie su vida pa­ra siem­pre. Y ahí jue­gan un pa­pel esen­cial to­dos los es­pa­ño­les que han de­ci­di­do cru­zar el char­co y pro­bar suer­te en la tie­rra de las opor­tu­ni­da­des. Co­mo en su día hi­cie­ron An­to­nio Ban­de­ras, Pe­né­lo­pe Cruz o Ja­vier Bar­dem, na­die du­da que en Holly­wood es­tá de mo­da lo es­pa­ñol, tal y co­mo nos han con­ta­do es­tos cua­tro ac­to­res que sa­ben que ca­da día es co­mo em­pe­zar de ce­ro.

Lu­cía Gue­rre­ro

“PRI­ME­RO SIEMBRAS Y TERMINAS RE­CO­GIEN­DO”

Su ros­tro te so­na­rá por­que pro­ta­go­ni­za una de las se­ries es­pa­ño­las del ve­rano, Per­dó­na­me se­ñor, que emi­te Te­le­cin­co. Pe­ro Lu­cía Gue­rre­ro ya sabe lo que es tra­ba­jar en Holly­wood. “Yo ha­bía pasado tem­po­ra­das en Los Ángeles y gra­cias a un con­tac­to de cás­ting que hi­ce me sa­lió la po­si­bi­li­dad de ro­dar la pe­lí­cu­la Mo­ney. ¡Ima­gí­na­te mi ale­gría cuan­do me lo di­je­ron! Es­tu­ve cua­tro se­ma­nas ro­dan­do a las afue­ras de Nue­va York, con un po­co de ner­vios, ya que era mi primera pe­lí­cu­la en in­glés y, aun­que lo do­mino, tra­ba­jar en otro idio­ma siem­pre es com­pli­ca­do, te cues­ta más im­pro­vi­sar, pe­ro co­mo mi per­so­na­je era el de una chi­ca es­pa­ño­la es­ta­ba jus­ti­fi­ca­do”, ex­pli­ca Lu­cía. Por si es­to no fue­se su­fi­cien­te, tu­vo la suer­te de coin­ci­dir en el ro­da­je con ac­to­res tan fa­mo­sos co­mo Ke­llan Lutz, de la sa­ga Cre­púscu­lo, o Jes­se Wi­lliams, el atractivo doc­tor Avery de la se­rie Ana­to­mía de Grey, con los que con­ge­nió des­de el prin­ci­pio. “In­de­pen­dien­te­men­te

de que te sal­gan o no pro­yec­tos, me pa­re­ce que es una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra, bru­tal, po­der desen­vol­ver­te con el idio­ma, mo­du­lar la voz, apren­der a tra­ba­jar con el cuer­po, bai­lar, can­tar... aun­que só­lo sea co­mo pro­ce­so de for­ma­ción me pa­re­ce una gran op­ción.” Mien­tras prepara las ma­le­tas pa­ra pa­sar el ve­rano en Los Ángeles ro­dan­do una pe­lí­cu­la in­die, “no pue­do es­tar más con­ten­ta, ten­go un pa­pel muy chu­lo”, Lu­cía cree que una de las me­jo­res co­sas que te ofre­ce Holly­wood es que siembras y, des­pués, vas re­co­gien­do. So­bre si su com­pa­ñe­ra en la se­rie Per­dó­na­me se­ñor, Paz Ve­ga, le ha da­do al­gún con­se­jo

pro­fe­sio­nal, Lu­cía nos con­fie­sa que sí. “La primera vez que fui a Es­ta­dos Uni­dos es­tu­ve en Nue­va York, que es la ciu­dad que más me gusta. La se­gun­da vez, me to­có ir a Los Ángeles y Paz me dio con­se­jos muy bue­nos. Me di­jo que era una ca­rre­ra de fon­do, que es una ex­pe­rien­cia apa­sio­nan­te y de­cep­cio­nan­te a la vez, que ten­drás que li­diar con que a ve­ces te di­gan que no a prue­bas que te ha­cen es­pe­cial ilu­sión, que no ten­drás el mis­mo ac­ce­so que en Es­pa­ña a de­ter­mi­na­dos pro­yec­tos y que la com­pe­ten­cia es fe­roz.” Al igual que Paz Ve­ga, que ha ter­mi­na­do vol­vien­do a Es­pa­ña, Lu­cía afir­ma que es algo ló­gi­co: “Yo des­de el pri­mer mo­men­to lo su­pe, a mí Es­ta­dos Uni­dos me en­can­ta, tie­ne una ener­gía es­pe­cial e im­pa­ra­ble que se contagia, te ha­ce adic­ta, pe­ro ja­más he pen­sa­do en no vol­ver. Allí vi­ven pa­ra tra­ba­jar y aquí tra­ba­ja­mos pa­ra vi­vir”.

Ser­gio Pe­ris-men­che­ta

“HOLLY­WOOD MOLA, PE­RO EXI­GE MU­CHO”

Pa­ra su pri­mer trabajo en Es­ta­dos Uni­dos, la pe­lí­cu­la Lo­ve Ranch, Ser­gio tu­vo la suer­te de te­ner de com­pa­ñe­ros de re­par­to a He­len Mi­rren y Tay­lor Hack­ford. “Lo re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción. Lo pien­so y me sien­to or­gu­llo­so de ha­ber ‘aguan­ta­do’ el ti­rón. Man­ten­go amis­tad con am­bos y creo que es una pe­lí­cu­la que me­re­ció más, co­mo el 95 por cien­to del ci­ne que se ha­ce (ri­sas), ha­cer­lo es un pu­to mi­la­gro. Y en Es­pa­ña ya ni te cuen­to, la pa­la­bra ci­ne aquí es ca­si cas­te­llano an­ti­guo.” Han pasado sie­te años des­de en­ton­ces y Ser­gio Pe­ris-men­che­ta ha sa­bi­do com­pa­gi­nar sus trabajos tan­to en Es­pa­ña co­mo en Holly­wood. Aho­ra, el ac­tor de 42 años es­tá de en­ho­ra­bue­na por­que aca­ba de

es­tre­nar en HBO una de las se­ries más es­pe­ra­das del año, Snow­fall, que na­rra la lle­ga­da del crack a las ca­lles de Es­ta­dos Uni­dos en los 80 y don­de él in­ter­pre­ta a Gus­ta­vo Za­pa­ta, un ex­lu­cha­dor me­xi­cano re­con­ver­ti­do en gáns­ter. “Man­dé una

ta­pe (una gra­ba­ción ca­se­ra) des­de Es­pa­ña en ju­nio de 2015, en ju­lio me pidieron otra y a los po­cos días tu­ve que vo­lar a Los Ángeles, don­de hi­ce otra prue­ba. A los tres me­ses (oc­tu­bre de 2015) ro­da­mos un pri­mer pi­lo­to. En ju­nio de 2016, el ca­nal FX de­ci­de reha­cer el pi­lo­to, los guio­nes, el re­par­to, di­rec­tor, etc. Vuel­vo a ha­cer un cás­ting y sue­na la flau­ta de nuevo. Ro­da­mos el nuevo pi­lo­to y has­ta hoy : co­mo ves, to­da una pe­ri­pe­cia, con mu­cha frus­tra­ción, su­fri­mien­to, pe­ro con fi­nal fe­liz.” So­bre si cree que ha cam­bia­do la per­cep­ción que se tie­ne de los ac­to­res es­pa­ño­les en Holly­wood, Pe­ris-men­che­ta lo tie­ne cla­ro. “Lo que hi­zo Ban­de­ras ha­ce 25 años fue mi­la­gro­so. Ade­más de po­ner una lu­pa so­bre los in­tér­pre­tes es­pa­ño­les. Bar­dem y Cruz han con­fir­ma­do que te­ne­mos mu­cho ta­len­to y po­de­mos ser com­pe­ti­ti­vos a pe­sar de la com­pe­ten­cia, la ba­rre­ra del idio­ma… Lo la­tino es­tá de mo­da allí y bue­na cul­pa de

ello la tie­ne la ar­ma­da es­pa­ño­la.” ¿Con­se­jos a los que quie­ren in­ten­tar­lo? “Es­ta res­pues­ta no se con­tes­ta en cin­co mi­nu­tos. Po­dría es­cri­bir una te­sis, que pro­ba­ble­men­te se que­da­ría an­ti­cua­da ma­ña­na. De­pen­de de la per­so­na a la que hu­bie­ra que dar­le el con­se­jo, del ti­po de ac­triz o ac­tor, de su edad. En cual­quier ca­so, si tie­ne 20 años, le di­ría que se fue­se, so­bre to­do, por­que aquí las co­sas no es­tán na­da fáciles, pues­tos a pe­lear, pelea allí don­de más op­cio­nes tie­nes. A los de mi edad, les di­ría que man­den ta­pes des­de aquí, que se lo to­men co­mo una prác­ti­ca, y si sue­na la flau­ta, ¡a por ello! Cuan­do yo em­pe­cé me acon­se­ja­ron va­rias co­sas: que na­da era de­fi­ni­ti­vo, que cui­da­se mi ali­men­ta­ción, que me lle­va­se bien con to­dos y que fue­se pun­tual.” Mien­tras sa­bo­rea el éxi­to de Snow­fall, Ser­gio es­tre­na­rá en 2018 la pe­lí­cu­la Li­fe It­self con Oli­via Wil­de, Os­car Isaac y An­to­nio Ban­de­ras. “He te­ni­do la suer­te de com­par­tir plano con gran­des in­tér­pre­tes y me­jo­res per­so­nas. Y co­no­cer y con­ver­sar con Ban­de­ras ha si­do un re­ga­la­zo de la vida.”

Iva­na Ba­que­ro

“SI LES GUSTA TU TRABAJO TE APO­YAN TO­TAL­MEN­TE”

Con só­lo 12 años ga­na­ba su pri­mer Go­ya co­mo me­jor ac­triz re­ve­la­ción por El la­be­rin­to del fauno, pe­ro su gran opor­tu­ni­dad lle­gó cuan­do le ofre­cie­ron tra­ba­jar en Es­ta-

dos Uni­dos en la pe­lí­cu­la The New Daugh­ter, jun­to a Ke­vin Cost­ner. “Re­co­noz­co que sa­ber ha­blar in­glés jun­to al éxi­to de El La­be­rin­to del fauno fue­ron las cla­ves que me per­mi­tie­ron con­so­li­dar mi ca­rre­ra co­mo ac­triz. Gra­cias a am­bos, ob­tu­ve un agen­te en Los Ángeles. Re­cuer­do que hu­bo una épo­ca es­pe­cial­men­te com­pli­ca­da, la ado­les­cen­cia, por­que que­ría tra­ba­jar en pro­yec­tos ame­ri­ca­nos pe­ro se­guía yen­do a la es­cue­la en Bar­ce­lo­na. Te­nía que gra­bar los cás­ting des­de aquí y com­pe­tía con ni­ñas que ya eran ame­ri­ca­nas y vi­vían en Los Ángeles, así que no fue un ca­mino de ro­sas. De he­cho, mis pa­dres me gra­ba­ban en ca­sa y des­pués man­da­ban a Es­ta­dos Uni­dos los DVD por UPS. Hoy en día es más fá­cil con el en­vío de ar­chi­vos por in­ter­net”, ex­pli­ca Iva­na, que re­co­no­ce que tra­ba­jar en una in­dus­tria tan im­por­tan­te y tan po­ten­te te per­mi­te co­no­cer a mu­cha gen­te. “Si el pro­duc­to es bueno, no du­dan en pro­mo­cio­nar­lo e in­vier­ten mu­cho en él, con lo cual la hue­lla y la ex­po­si­ción del pro­yec­to sue­le ser ma­yor. Aun­que si el pro­duc­to no tie­ne éxi­to, cae en el ol­vi­do y a ve­ces tú tam­bién. El éxi­to lla­ma al éxi­to y en Holly­wood eso lo tie­nen muy cla­ro.” Otro de los mo­men­tos cla­ve de Iva­na fue cuan­do la lla­ma­ron pa­ra pro­ta­go­ni­zar la se­rie del ca­nal TNT Las Cró­ni­cas de Shan­na­ra, don­de in­ter­pre­ta a una va­lien­te he­roí­na, lo que le ha lle­va­do a vi­vir en­tre Nue­va Ze­lan­da, don­de se rue­da, y Los Ángeles. So­bre qué con­se­jos da­ría a esas ac­tri­ces que lo quie­ren in­ten­tar co­mo ella, Iva­na les di­ría que sin un buen agen­te o má­na­ger es di­fí­cil con­se­guir prue­bas, que si pue­den, que se for­men con un

coach y, so­bre to­do, que no se des­ani­men “por­que hay que ha­cer mu­chos cás­ting an­tes de con­se­guir un trabajo”.

Jor­di Mo­llà

“EL AU­TÉN­TI­CO EM­BA­JA­DOR ES AN­TO­NIO BAN­DE­RAS”

Po­cos ac­to­res pue­den po­ner en su cu­rrí­cu­lum que han tra­ba­ja­do con un di­rec­tor de la ta­lla de Terry Gi­lliam. Jor­di Mo­llà sí. El ac­tor ca­ta­lán aca­ba de ro­dar con él su úl­ti­ma y es­pe­ra­dí­si­ma pe­lí­cu­la, The Man Who Ki­lled Don Qui­xo­te que se es­tre­na­rá fi­nal­men­te en 2018. “Le co­noz­co des­de ha­ce 17 años. Re­cuer­do que Terry es­tu­vo en el ro­da­je de Blow, mi primera pe­lí­cu­la en Es­ta­dos Uni­dos, y me di­jo: ‘Oye, me caes bien, en­con­tra­re­mos algo pa­ra tra­ba­jar jun­tos y mi­ra’. Mi ad­mi­ra­ción ha­cia él es po­ten­te, no tan­to por sus pe­lí­cu­las sino por­que es un tío de otra ga­la­xia, el amor y la pa­sión por lo que ha­ce no tie­ne li­mi­tes, ¡y tie­ne 76 años! Ade­más te­ne­mos el mis­mo sen­ti­do del hu­mor, y re­fe­ren­cias y ami­gos en co­mún co­mo Johnny Depp, que tam­bién tie­ne ese hu­mor cir­cen­se y ex­tra­ño.” Cuan­do le pre­gun­ta­mos a Jor­di por qué en Es­pa­ña no se apre­cia tan­to su po­ten­te ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal con­tes­ta con iro­nía que si es­tu­vie­se lia­do con una fa­mo­sa se sa­bría más de él, pe­ro co­mo no es el ca­so pa­re­ce que no exis­te. Y nos cuen­ta una anéc­do­ta: Cuan­do es­tre­nó en 2010 la pe­lí­cu­la Noche y día con Ca­me­ron Diaz y Tom Crui­se, fue a Se­vi­lla a ha­cer to­da la pro­mo­ción que te­nía que ha­cer. Al día si­guien­te se le­van­tó pron­to pa­ra ver las no­ti­cias y na­die ha­bló de él, ni un me­dio. “En­tien­do que los pro­ta­go­nis­tas eran ellos dos y la du­que­sa de Al­ba… pe­ro me sor­pren­dió y me di­je a mí mis­mo: ‘¡Es­to es lo que hay!’. Yo quie­ro que se me va­lo­re por mi trabajo, ¡ya tie­nes un ti­tu­lar! ¿Ver­dad?, pe­ro a ve­ces en la vida de un ac­tor pa­re­ce que tie­ne que ha­ber un com­po­nen­te per­so­nal. Es­toy abier­to a co­no­cer a una fa­mo­sa (ri­sas) pe­ro no se ha da­do.” ¿A lo me­jor es ne­ce­sa­ria una ma­yor vi­si­bi­li­dad me­diá­ti­ca? “Lo in­ten­to, de he­cho te­nía que ir a Mas­ter­chef pe­ro no pue­do por­que voy a tra­ba­jar con John Tra­vol­ta..., creo que no ten­go que dar más ex­pli­ca­cio­nes.” Mo­llà tam­bién cree que ha cam­bia­do mu­cho la per­cep­ción que se tie­ne en Holly­wood de los ac­to­res es­pa­ño­les des­de que él ate­rri­zó por primera vez ha­ce ya 17 años. “Aquí el em­ba­ja­dor es An­to­nio Ban­de­ras, fue el que abrió el char­co, dio tal con­fian­za a los ame­ri­ca­nos que di­je­ron va­mos a ver quién más hay por Es­pa­ña... y lue­go lle­ga­ron Bar­dem y Pe­né­lo­pe, cla­ro. Y lue­go lle­ga­mos los de­más, pe­ro la bre­cha la abrió Ban­de­ras.” ¿Con­se­jos? “Yo les di­ría, in­ten­tad­lo con to­das vues­tras fuer­zas pe­ro si veis que no fun­cio­na, de­jad­lo. Hay otros mer­ca­dos, otros paí­ses, y si te va bien y sue­na la campana, tie­nes que se­guir con los pies en el sue­lo, ser cons­cien­te de ello.” Otra de las pa­sio­nes de Jor­di es la pin­tu­ra. “No quie­ro es­tar ha­cien­do pe­lí­cu­las una tras otra, al fi­nal no sa­bes ni lo que es­tás ha­cien­do, hay ac­to­res que pue­den ha­cer­lo, yo no. Pa­ra mí, la pin­tu­ra es co­mo un ba­lón de oxí­geno que ten­go y que me co­nec­ta con la creatividad, que me ha­ce más fá­cil la es­pe­ra en­tre pe­lí­cu­la y pe­lí­cu­la. Pin­to a la ho­ra que quie­ro, y en­ci­ma me pue­do echar la sies­ta, en un ro­da­je ni de co­ña.”

SER­GIO PERISMENCHETA El pro­ta­go­nis­ta de la nue­va se­rie de HBO, Snow­fall, lle­va po­lo, de Fred Perry; y pan­ta­lón, de Raf Sim­mons.

De arri­ba aba­jo, Jor­di Mo­llà, en Cri­mi­nal; Lu­cía Gue­rre­ro, en Mo­ney; Iva­na Ba­que­ro, en Las Cró­ni­cas de Shan­na­ra; y Ser­gio PerisMencheta, en Snow­fall.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.