Es­pe­cial mu­jer. Tu tra­ba­jo ya es 4.0. Mu­je­res en la ci­ma de las em­pre­sas

Pa­ra el año 2020, mu­chas de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del mer­ca­do la­bo­ral ac­tual ha­brán cam­bia­do. Los avan­ces di­gi­ta­les han si­tua­do a las mu­je­res a la cabeza del cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial. Tex­to: Eva Pa­rís

Glamour (Spain) - - Septiembre Glamour -

Una de las me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra la igual­dad de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral ha si­do la di­gi­ta­li­za­ción, al mis­mo tiempo que una ayuda im­pres­cin­di­ble pa­ra fre­nar la bre­cha sa­la­rial. Có­mo tra­ba­jan, có­mo se re­la­cio­nan con sus com­pa­ñe­ros o có­mo ges­tio­nan las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les pa­ra es­tar más in­for­ma­das, co­nec­ta­das y ser más efec­ti­vas es un va­lor en al­za que mu­chas em­pre­sas no quie­ren perderse. En un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la con­sul­to­ra Ac­cen­tu­re ti­tu­la­do Avan­zan­do ha­cia la igual­dad : có­mo el mun­do di­gi­tal es­tá ayu­dan­do a ce­rrar la bre­cha de gé­ne­ro se ex­pli­ca muy bien có­mo las mu­je­res han in­cor­po­ra­do los avan­ces di­gi­ta­les a su día a día pa­ra ser más ren­ta­bles y efec­ti­vas. De to­das las ten­den­cias que im­pe­ran en el mer­ca­do la­bo­ral, no po­de- mos de­jar pa­sar la im­por­tan­cia que se le es­tá dan­do a fa­ci­li­tar la co­mu­ni­ca­ción on­li­ne y en tiempo real de las per­so­nas y los equi­pos de tra­ba­jo en em­pre­sas de to­do ti­po. Y es ahí don­de han en­tra­do con fuer­za he­rra­mien­tas di­se­ña­das pa­ra ello, co­mo es el ca­so de Slack, un sis­te­ma de men­sa­je­ría en tiempo real pa­ra la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na de una em­pre­sa que in­te­gra gran can­ti­dad de he­rra­mien­tas (Drop­box, Goo­gle Dri­ve, Twit­ter, Mail­chimp, Sky­pe…). De es­ta for­ma, to­dos los em­plea­dos es­ta­rán per­fec­ta­men­te al día de nues­tras va­ca­cio­nes, dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra te­ner una reunión, in­clu­so, po­si­bles men­cio­nes en re­des so­cia­les. Y to­da la in­for­ma­ción cor­po­ra­ti­va al­ma­ce­na­da en la ya fa­mo­sa nu­be, a la que ac­ce­der des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo.

In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Y es que, lo quie­ras o no, la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­te con los de­más en el tra­ba­jo es­tá cam­bian­do con fuer­za. In­te­rac­tua­mos con ro­bots, rea­li­za­mos reunio­nes des­de nues­tro pues­to de tra­ba­jo con

com­pa­ñe­ros que vi­ven a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y con­sul­ta­mos va­rias fuen­tes an­tes de to­mar una de­ci­sión... rá­pi­da­men­te. De hecho, se es­ti­ma que pa­ra 2030 nues­tro con­cep­to de los ro­bots se­rá dis­tin­to, has­ta el pun­to de ver­les co­mo al­go co­ti­diano en am­bien­tes la­bo­ra­les, co­mo lo es cual­quier or­de­na­dor. Pe­ro co­mo no hay fu­tu­ro sin ta­len­to, la me­to­do­lo­gía del De­sign Thin­king se im­po­ne tam­bién pa­ra op­ti­mi­zar la ex­pe­rien­cia de los em­plea­dos en la em­pre­sa. ¿En qué con­sis­te ? Pues en in­ten­tar re­te­ner a los me­jo­res ta­len­tos ha­cien­do que se sien­tan fe­li­ces de tra­ba­jar allí. El au­ge del smart wor­king. O lo que es lo mis­mo: una fór­mu­la que fa­ci­li­ta la con­ci­lia­ción de la vi­da la­bo­ral y per­so­nal y per­mi­te a las em­pre­sas un nue­vo en­fo­que orien­ta­do a ob­je­ti­vos. Es ha­bi­tual en­con­trar­se con co­la­bo­ra­do­res que tra­ba­jan en ae­ro­puer­tos, ho­te­les, ca­fe­te­rías... lo que aho­rra cos­tes a la em­pre­sa, fo­men­ta que los pro­fe­sio­na­les cum­plan ob­je­ti­vos en tiempo y les ofre­ce ma­yor li­ber­tad de mo­vi­mien­tos y la po­si­bi­li­dad de ade­cuar su jor­na­da la­bo­ral a su vi­da per­so­nal. Sin em­bar­go, no to­do es de co­lor de ro­sa y las re­ti­cen­cias si­guen ahí. En el in­for­me Glo­bal Adec­co: Bús­que­da de em­pleo y repu­tación di­gi­tal en la era 3.0 se de­nun­cia la es­ca­sa pe­ne­tra­ción que es­ta fór­mu­la es­tá te­nien­do, qui­zá por el mie­do que exis­te en­tre las em­pre­sas es­pa­ño­las a te­ner a la plan­ti­lla muy dis­per­sa, lo que po­dría ge­ne­rar una fal­ta de cohe­sión y del con­trol del tra­ba­jo. En es­te sen­ti­do, no po­de­mos de­jar de re­la­cio­nar el

smart wor­king con la ne­ce­si­dad de lo­grar una ma­yor con­ci­lia­ción en el tra­ba­jo, y que, co­mo se­ña­lan des­de mu­chas con­sul­to­ras de re­cur­sos hu­ma­nos, “cuan­do pre­gun­ta­mos a mu­je­res cuál es el

La in­for­ma­ción de la em­pre­sa ya no se en­vía sino que se COM­PAR­TE. What­sapp, Slack y Drop­box son las tres he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les Las em­pre­sas que con­tra­tan a mu­je­res son UN 30% MÁS REN­TA­BLES se­gún ci­fras de la Co­mi­sión Eu­ro­pea 2018 En el sec­tor di­gi­tal po­dría ge­ne­rar 130.000 pues­tos de tra­ba­jo La hi­per­co­nec­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res es UNA AU­TÉN­TI­CA RE­VO­LU­CIÓN Las mu­je­res mi­llen­nial ten­drán UN 67% de po­si­bi­li­da­des de ac­ce­der a pues­tos de li­de­raz­go en sus ca­rre­ras

prin­ci­pal freno que en­cuen­tran pa­ra su as­cen­so a pues­tos de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad, la ma­yo­ría coin­ci­de en se­ña­lar la cul­tu­ra pre­sen­cia­lis­ta, en la que cuen­tan más las ho­ras en la ofi­ci­na que los re­sul­ta­dos”.

Des­co­ne­xión di­gi­tal.

Por­que no to­do tie­ne que ser tra­ba­jo, tra­ba­jo y tra­ba­jo. Un 33 por cien­to de los es­pa­ño­les su­fre tecno-es­trés por es­tar co­nec­ta­dos a su móvil, ta­blet u or­de­na­dor en to­do mo­men­to. Fran­cia ha si­do el pri­mer país de la UE en apro­bar la ley de des­co­ne­xión di­gi­tal, es de­cir, la que obli­ga a las com­pa­ñías con más de 50 em­plea­dos a ne­go­ciar el de­re­cho a la des­co­ne­xión: no res­pon­der a los mails o a los men­sa­jes pro­fe­sio­na­les fue­ra del ho­ra­rio de tra­ba­jo. ¿Reali­dad o fic­ción? De mo­men­to en Es­pa­ña el go­bierno ad­mi­te que ana­li­za vías pa­ra fi­jar­la cuan­do el em­plea­do aca­be la jor­na­da la­bo­ral.

Em­pren­der en fe­me­nino.

Seg ún se­ña­la el ma­pa del em­pren­di­mien­to ela­bo­ra­do por Spain Star­tup, el 17 por cien­to de quie­nes fun­dan star­tups en Es­pa­ña son mu­je­res. Y la ma­yo­ría op­ta por es­te desafío bus­can­do cam­biar su ca­rre­ra pro­fe­sio - nal. ¿Qué se pue­de ha­cer pa­ra cam­biar es­ta si­tua­ción? Se­gún es­te mis­mo es­tu­dio : alen­tar a las mu­je­res a que se for­men en ca­rre­ras tec­no­ló­gi­cas; im­pul­sar­las pa­ra que creen sus pro­pios negocios sin te­mor (sus ta­sas de éxi­to son ma­yo­res que las de los hom­bres); me­jo­rar la con­fian­za de los in­ver­so­res en las mu­je­res em­pren­de­do­ras pa­ra que les per­mi­tan ac­ce­der a las mis­mas opor­tu­ni­da­des de fi­nan­cia­ción que a sus co­le­gas del gé­ne­ro mas­cu­lino, y con­tri­buir a la iden­ti­fi­ca­ción de re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos en el área.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.