Bien­ve­ni­da a mi tri­bu

El éxi­to de ac­ti­vi­da­des de ocio en gru­po co­mo el ka­rao­ke, en el que ca­da uno en­cuen­tra su mo­men­to de pro­ta­go­nis­mo, o el de re­des so­cia­les in­di­vi­dua­lis­tas, pe­ro en las que el nú­me­ro de se­gui­do­res es cru­cial, re­ve­la la im­por­tan­cia que tie­ne la co­mu­ni­dad en

Glamour (Spain) - - Septiembre Glamour -

oge el man­do de la te­le. Haz zap­ping y echa un vis­ta­zo a las se­ries del mo­men­to : Jue­go de tro­nos, Nar­cos, Oran­ge Is the New Black... ¿Qué tie­nen en co­mún to­das ellas, ade­más de millones de seg ui­do­res en to­do el mun­do? Un men­sa­je so­cial cla­ro : per­te­ne­cer a un gru­po, su­ma. Tan­to que no te tem­bla­rán las pier­nas a la ho­ra de sa­lir a per­seg uir ca­mi­nan­tes blan­cos, te sen­ti­rás pro­te­gi­do por tus “her­ma­nos” del Car­tel de Ca­li y na­die te ha­rá fren­te en la Pe­ni­ten­cia­ría Fe­de­ral de L itch­field.

Si en 1985 el fran­cés Mi­chel Maf­fe­so­li nos ha­bló por pri­me­ra vez de la im­por­tan­cia de las tri­bus ur­ba­nas, tres décadas des­pués, los gru­pos vuel­ven a co­brar un pa­pel pro­tag onis­ta en nues­tras vi­das. To­ca apar­car nues­tro eg o pa­ra con­ju­gar en plu­ral. ¿En­tre los ac­ti­vis­tas más po­pu­la­res del nue­vo co­lec­ti­vis­mo so­cial ? El periodista ame­ri­cano Se­bas­tian Jun­ger. “Los se­res hu­ma­nos ne­ce­si­tan tres co - sas bá­si­cas pa­ra es­tar con­ten­tos : ne­ce­si­tan sen­tir­se com­pe­ten­tes en lo que ha­cen ; ne­ce­si­tan sen­tir­se au­tén­ti­cos en sus vi­das, y ne­ce­si­tan sen­tir­se co­nec­ta­dos con los de­más. Es­tos va­lo­res se con­si­de­ran in­trín­se­cos a la fe­li­ci­dad hu­ma­na y su­pe­ran con mu­cho los va­lo­res ex­trín­se­cos co­mo la be­lle­za , el di­ne­ro y el es­ta­tus”, ex­pli­ca és­te en su en­sa­yo Tri­bu. Sobre vuel­ta a ca­sa y per­te­nen­cia ( Editorial Capitán Swing ).

Pien­sa en gru­po. Exis­ten tri­bus ur­ba­nas pa­ra to­dos l os g us­tos, en­tre ellas : hips­ters, emos, ra­pe­ros, fri­kies, prep­pies, hea­vies. Una lar­ga lis­ta de es­ti­los, g us­tos e in­quie­tu­des co­mu­nes que de­ja al des­cu­bier­to los be­ne­fi­cios de vi­vir en ma­na­da. Acu­di­mos en ma­sa a fes­ti­va­les de mú­si­ca, apos­ta­mos por los via­jes con eti­que­ta #sha­ring y nos apun­ta­mos a mee­tings pa­ra co­no­cer gen­te con quie­nes com­par­tir in­tere­ses. ¿El mo­ti­vo? Jun­tos pen­sa­mos y ac­tua­mos me­jor. “Com­par­tir pro­mue­ve la co­la­bo­ra­ción, la jus­ti­cia , la to­le­ran­cia , la ig ual­dad, la so­li­da­ri­dad y el al­truis­mo. To­do ello nos con­du­ce a sen­tir­nos bien con no­so­tros mis­mos y con los de­más y me­jo­rar la au­to­es­ti­ma y las re­la­cio­nes con los otros. Pa­ra cre­cer en la vi­da , pa­ra te­ner éxi­to y pa­ra que el mun­do avan­ce, hay que de­jar de com­pe­tir y po­ner­nos a com­par­tir ideas, con­cep­tos, sa­bi­du­ría, f uer­zas y bie­nes ma­te­ria­les”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ma­ri­sa Na­va­rro en su l ibro El efec­to tar­ta : pien­sa bien, sién­te­te me­jor (Ed. Cú­pu-

la). Ac­tuar en equi­po re­sul­ta la for­ma más efi­caz de avan­zar y cre­cer co­mo per­so­na . Tan­to que en mu­chas tri­bus, gru­pos so­cia­les o ma­na­das de ani­ma­les se ex­pul­sa al miem­bro egoís­ta , in­clu­so si es el lí­der. “Somos lo que somos gra­cias a que he­mos coope­ra­do a lo larg o de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y, tris­te­men­te, las con­duc­tas egoís­tas no han pro­vo­ca­do más que g ue­rras, te­rror, ham­bre, ex­plo­ta­ción, ma­ni­pu­la­ción o lu­cha de in­tere­ses”, co­men­ta el psi­có­lo­go To­más Na­va­rro, au­tor de For­ta­le­za emo­cio­nal ( Editorial Ze­nith).

Pien­sa en ellos. Si el hecho de sen­tir­nos in­teg ra­dos en un gru­po desa­rro­lla nues­tro la­do más g enero­so, l le var un mo­do de vi­da er­mi­ta­ño e in­di­vi­dua­lis­ta pue­de desem­bo­car en ac­ti­tu­des po­co po­si­ti­vas co­mo la co­di­cia , la ava­ri­cia , la in­to­le­ran­cia y la en­vi­dia . E irre­me­dia­ble­men­te pue­de aca­bar en de­pre­sión, an­sie­dad o cual­quier otra al­te­ra­ción psi­co­lóg ica , emo­cio­nal y, por s upues­to, fí­sic a .

Ac­tuar co­mo un en­te in­de­pen­dien­te no es la me­jor op­ción. Qui­zá por eso, los gran­des lo­gros de nues­tra his­to­ria re­cien­te se han al­can­za­do gra­cias al tra­ba­jo en equi­po : la ig ual­dad en­tre gé­ne­ros, el fi­nal de la ex­plo­ta­ción la­bo­ral, la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud, la de­mo­cra­cia. “To­das es­tas vic­to­rias so­cia­les han na­ci­do de la so­li­da­ri­dad, la em­pa­tía y la com­pa­sión por lo que sen­tía el pró­ji­mo”, co­men­ta el psic ólo­go To­más Na­va­rro. Y por qué no... pien­sa en ti. Cam­bia el ver­bo com­pe­tir por

com­par­tir. Sa­ca la ener­gía ne­ga­ti­va que lle­vas den­tro y pien­sa que la gen­te que te ro­dea (ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o fa­mi­lia) son los me­jo­res com­pa­ñe­ros de viaje que puedes te­ner. Si deseas y fo­men­tas el bien, in­di­rec­ta­men­te es­ta­rás tra­ba­jan­do en tu pro­pio be­ne­fi­cio y vi­ce­ver­sa . Y es que, pe­se a que el egoís­mo no es acon­se­ja­ble, el egoís­mo po­si­ti­vo pue­de lleg ar a ser una he­rra­mien­ta in­tere­san­te pa­ra al­can­zar el bien de tu tri­bu. “To­dos te­ne­mos que cui­dar­nos y pro­veer­nos de lo que ne­ce­si­ta­mos, y si lo ha­ce­mos va­mos a ser más fe­li­ces, ade­más, ha­re­mos más fe­li­ces a los que nos ro­dean, por­que va­mos a te­ner mu­cho pa­ra dar. No po­dre­mos dar aque­llo que no te­ne­mos, por lo que no po­dre­mos dar ale­gría si no la te­ne­mos, no po­dre­mos dar fe­li­ci­dad si no la te­ne­mos y en de­fi­ni­ti­va, no po­dre­mos dar na­da que no ten­ga­mos no­so­tros an­tes co­mo es ló­gi­co”, re­cuer­da la doc­to­ra Ma­ri­sa Na­va­rro. Pen­sar en ti es to­tal­men­te com­pa­ti­ble con que­rer a tu gru­po y tra­ba­jar en su be­ne­fi­cio. ¿Có­mo po­drías ha­cer­lo si tú no es tás bien?

CAM­BIA COM­PE­TIR POR COM­PAR­TIR Y PIEN­SA EN LA GEN­TE QUE TE RO­DEA

A la de­re­cha, fo­to­gra­ma de The Get Down (Net­flix), una serie que na­rra el na­ci­mien­to del hip-hop a fi­na­les de los años 70 en Nue­va York. Aba­jo, pú­bli­co del fes­ti­val Lo­lla­pa­loo­za Ber­lin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.