FASHIONLEAKS

@Lu­cio _Chi­ne inau­gu­ra su co­la­bo­ra­ción con GLA­MOUR con una com­ple­ta re­vi­sión de las pa­sa­re­las, ha­cien­do ga­la de s u vi­vaz y áci­da plu­ma y de su pa­sión por la mo­da. ¡Bien­ve­ni­do!

Glamour (Spain) - - Septiembre Glamour -

Lle­ga la vuel­ta al co­le y el es­pe­cial co­lec­cio­nes de in­vierno que nos traen las re­vis­tas, co­lec­cio­nes que lle­gan que­ma­das al pa­pel gra­cias a la in­me­dia­tez que in­ter­net nos ofre­ce. An­tes es­pe­ra­bas seis me­ses pa­ra ver los des­fi­les y aho­ra se ven en di­rec­to en Ins­ta­gram. Pa­re­ce que las ten­den­cias han des­apa­re­ci­do y los di­se­ña­do­res es­tán más cen­tra­dos en bus­car nue­vos clien­tes en­tre los más jó­ve­nes que en la pro­pia crea­ción. Ol­ví­den­se de ten­den­cias, de lar­gos de fal­das o de de­ba­tes ab­sur­dos sobre las hom­bre­ras, aho­ra lo im­por­tan­te es có­mo, cuán­do y con quién lo lle­vas. Lo ves, lo com­pras, lo usas, te abu­rres de ello y lo ven­des en Wa­lla­pop. Pren­das vi­ra­li­za­das, bo­fe­to­nes me­diá­ti­cos. Or­das de fas­hio­nis­tas des­em­bar­can en las se­ma­nas de la mo­da pa­ra de­jar­se ver con sus dis­fra­ces pre­pa­ra­dos pa­ra in­ten­tar cap­tar la aten­ción de al­gún fo­tó­gra­fo de street sty­le. En Mi­lán, N.Y, Pa­rís o Lon­dres les es­pe­ra to­da la in­dus­tria ita­lia­na con una ma­ra­to­nia­na se­ma­na de des­fi­les en los que ca­si no hay tiempo pa­ra co­mer pe­ro sí pa­ra cam­biar­se de ro­pa en­tre des­fi­le y des­fi­le. Has­ta ha­ce po­co, Miuc­cia era la pres­crip­to­ra de las ten­den­cias pe­ro al des­apa­re­cer és­tas ha per­di­do su tan fa­mo­so ti­rón, la má­qui­na de la mo­da es así, cí­cli­ca. Sus in­ver­so­res le pi­den a Miuc­cia re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos in­me­dia­tos por­que lo del cal­ce­tín con san­da­lias y el pe­lo la­mi­do por una va­ca es­tá muy bien, pe­ro ya no con­quis­ta a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Miuc­cia, icono de lo mo­derno y de una mu­jer más in­te­lec­tual, ha per­di­do fue­lle en fa­vor de otros por­que las ten­den­cias, al igual que las tem­po­ra­das, han muer­to. El des­fi­le de Va­len­tino eje­cu­ta­do por Pier Pao­lo Pic­cio­li es uno de los más es­pe­ra­dos. Él se in­ven­tó jun­to con Ma­ria Gra­zia Chiu­ri un nue­vo Va­len­tino que na­da tie­ne que ver con el de su fun­da­dor. En es­te nue­vo Va­len­tino no hay gran­des se­ño­ro­nas em­per­la­das sino nin­fas del bos­que bu­có­li­cas que ca­mi­nan des­pa­ci­to. Pier Pao­lo y Ma­ria Gra­zia con­quis­ta­ron jun­tos a la crí­ti­ca y al pú­bli­co y crea­ron esa nue­va ola que to­dos co­pian, tan naíf que triun­fa y si­gue triun­fan­do, una co­sa muy sim­ple, ves­ti­dos bo­ni­tos que to­das quie­ren po­ner­se. A ella la ten­tó el to­do po­de­ro­so gru­po LVMH y se la lle­vó a Dior. El Guc­ci de Ales­san­dro Mi­che­le es muy mi­llen­nial y na­da mi­ni­mal. Es­tá to­do muy re­car­ga­do, hay ga­fas ex­tra­gran­des y en una ca­mi­se­ta es ca­paz de me­ter lo­go, len­te­jue­las, ro­tos, un im­per­di­ble y un tro­zo de piz­za. Las re­vis­tas se­ña­lan el in­di­vi­dua­lis­mo que pro­mul­ga más allá de ten­den­cias, por­que en Guc­ci no hay un hi­lo con­duc­tor que una la co­lec­ción sino looks in­co­ne­xos a los que lo úni­co que les une es el uso y abu­so del fa­mo­so lo­go. Guc­ci gus­ta y ven­de mo­go­llón, en par­te por­que tie­ne una pro­duc­ción bru­tal. Mi­che­le tie­ne ta­len­to y ol­fa­to pa­ra co­nec­tar con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, aun­que al ritmo que va la mo­da ac­tual, en cua­tro años es­tá o re­ti­ra­do o en otra fir­ma. En el si­glo pa­sa­do un crea­ti­vo po­día desa­rro­llar su dis­cur­so du­ran­te años, pe­ro en la ac­tua­li­dad los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos in­me­dia­tos son los que cuen­tan. Gior­gio Ar­ma­ni sig ue vi­vo y si­gue ha­cien­do lo mis­mo de siem­pre una y otra vez. Los gran­des siem­pre tie­nen un dis­cur­so que re­pi­ten con pe­que­ñí­si­mas va­ria­cio­nes, pe­ro él ahí sig ue, inal­te­ra­ble. Los mi­llen­nials di­rán que Ar­ma­ni es abu­rri­do y que hay mu­chas cosas de su des­fi­le Pre­fall 2007 pa­re­ci­das a su co­lec­ción Cru­ce­ro del 2010 y que a su vez ya había sa­ca­do en su co­lec­ción Re­sort del 1999 y en su des­fi­le de Cos­tu­ra del 2011, pe­ro a sus clien­tas eso no les im­por­ta por­que sig uen com­pran­do sus ca­mi­sas, sus cha­que­tas, sus bol­sos, sus per­fu­mes, si­guen yen­do a su ho­tel, a su flo­ris­te­ría, a su pas­te­le­ría o a su tea­tro. Tú en Ita­lia lla­mas al ce­rra­je­ro y apa­re­cen Gior­gio y Ro­ber­ta Ar­ma­ni y te res­ca­tan a la abue­la en­ce­rra­da en ca­sa. Ar­ma­ni no per­te­ne­ce a nin­gún gru­po y eso se no­ta. Dol­ce&gab­ba­na di­rec­ta­men­te se ha cen­tra­do en los más jó­ve­nes en sus úl­ti­mas co­lec­cio­nes, y no só­lo les ha sen­ta­do en pri­me­ra fi­la de su des­fi­le, tam­bién les ha hecho des­fi­lar. Chi­cos, chi­cas, in­fluen­cers, you­tu­bers, ins­ta­gra­mers, to­dos re­vuel­tos en un mis­mo lu­gar por­que

en es­ta mo­da de es­te si­glo no hay tem­po­ra­das ni gé­ne­ros. Do­me­ni­co y Ste­fano se han hecho ma­yo­res y se han da­do cuen­ta el día que se les pre­sen­tó el hi­jo de Cindy Craw­ford en el cás­ting , ellos que cu­brie­ron de en­ca­jes y ro­pas in­te­rio­res a Cindy cuan­do era mo­ci­ta ha­cen lo pro­pio con el hi­jo pe­ro le po­nen co­ro­na y un tra­je ne­gro y za­pa­tos sin cal­ce­ti­nes. Mu­cha ti­ri­ta tras el des­fi­le de los Dol­ces. D&G quie­re co­nec­tar con su pú­bli­co más jo­ven a tra­vés de los mi­llen­nials, por­que son el fu­tu­ro y sus pa­dres les pa­gan la ro­pa. No hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre lo que sa­ca­ban en pa­sa­re­la cuan­do em­pe­za­ron y lo que pro­po­nen aho­ra. Dis­cur­so re­pe­ti­do pe­ro efi­caz. En los des­fi­les de Pa­rís si­guen las mis­mas mar­cas de siem­pre y han re­su­ci­ta­do a otras. Cha­nel y Dior si­guen cor­tan­do la pa­na por­que son los que más di­ne­ro tie­nen pa­ra mon­tar des­fi­les y los más po­de­ro­sos a la ho­ra de arras­trar ce­le­bri­da­des a las que les pres­tan la ro­pa. En Dior y en Cha­nel tie­nen la ta­lla de Nic­ki Mi­naj pe­ro tam­bién la de Tay­lor Swift. Ma­ria Gra­zia Chiu­ri es aho­ra la je­fa­za de Dior. Ma­ria Gra­zia de­jó a su com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas en Va­len­tino, am­bos for­ma­ban par­te del equi­po de di­se­ño, pa­ra ga­nar más y vi­vir me­jor en LVMH, el con­glo­me­ra­do del lu­jo más gran­de de la tie­rra. Se lle­vó a sus ha­di­tas bu­có­li­cas a la mai­son y, en un gi­ro ines­pe­ra­do de los acon­te­ci­mien­tos, las con­vir­tió en ac­ti­vis­tas de los de­re­chos de las mu­je­res, en neo fe­mi­nis­tas, o fe­mi­na­zis. No hay que ol­vi­dar que Ma­ria Gra­zia es la pri­me­ra mu­jer que es­tá en la di­rec­ción crea­ti­va de Dior, y ese da­to que pa­re­ce ton­to es sú­per im­por­tan­te. En Cha­nel si­gue Karl La­ger­feld. Lle­gó en 1981 a la ca­sa y al­gún ge­nio le hi­zo un con­tra­to vi­ta­li­cio. Karl es igual de lis­to o más que Gior­gio Ar­ma­ni y se las sa­be to­das. Des­pués de de­cons­truir to­das las pie­zas icó­ni­cas que Co­co Cha­nel creó ha­ce un si­glo y de po­ner­le su lo­go do­ble C a to­dos los pro­duc­tos que uno pue­da ima­gi­nar, se ha cen­tra­do en pro­du­cir unos des­fi­les es­pec­tácu­lo que de­jan a to­dos con la bo­ca abier­ta y así de­mos­trar el po­de­río que le ofre­cen los Wert­hei­mer due­ños de Cha­nel, des­de la muer­te de su fun­da­do­ra. Ant­hony Vac­ca­re­llo te­nía su pro­pia fir­ma pe­ro lo de­jó to­do por ir­se a crear a ca­sa de Yves Saint Lau­rent sus­ti­tu­yen­do a He­di Sli­ma­ne. He­di lle­vó el es­pí­ri­tu rock a la mai­son y el grun­ge. El estilo es­tre­lla de la mú­si­ca nos hi­zo mu­cha gra­cia la pri­me­ra vez pe­ro se ha alar­ga­do de­ma­sia­do en el tiempo. Mi­ni­ves­ti­dos de cue­ro con bo­tas, bri­llos, asi­me­trías. Un abu­rri­mien­to mor­tal que Vac­ca­re­llo es­tá dis­pues­to a alar­gar en tiempo y es­pa­cio co­mo Oli­vier Rous­teing , el ni­ño Bal­main. Oli­vier lle­gó a la di­rec­ción crea­ti­va des­de el ta­ller de di­se­ño des­púes de que a su pre­de­ce­sor le die­ra un co­lap­so ner vio­so. Vis­te a sus chi­cas co­mo gla­ma­zo­nas ur­ba­nas de cueros y len­te­jue­las que echan de me­nos Stu­dio 54, los glo­rio­sos años de la mú­si­ca dis­co, un te­ma muy po­co ma­ni­do en el mun­do de la mo­da. O P Ba­len­cia­ga aho­ra lo di­se­ñan unos chi­cos geor­gia­nos que tie­nen su pro­pia mar­ca de ro­pa que se lla­ma Ve­te­ments. Ve­te­ments, en fran­cés sig­ni­fi­ca ro­pa. Ha­cen unas cosas ho­rri­bles, de muy mal gus­to, pa­ra lla­mar la aten­ción de la pren­sa y del pú­bli­co. Lo han con­se­gui­do. Pa­sa­ron de ser una mar­ca des­co­no­ci­da ges­tio­na­da por los her­ma­nos Gva­sa­lia y por la in­quie­tan­te es­ti­lis­ta Lot­ta Vol­ko­va a ocu­par la di­rec­ción crea­ti­va de una de las ca­sas de más pres­ti­gio de la his­to­ria de la mo­da. Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, que era vas­co emi­gran­te en Fran­cia, dig­ni­fi­có el ofi­cio de mo­dis­to tra­ba­jan­do mu­cho, sien­do muy mis­te­rio­so con su vi­da pri­va­da y avan­zan­do en la ex­pe­ri­men­ta­ción de nue­vos pa­tro­nes, te­ji­dos, cor­tes y si­lue­tas. Es­tos chi­cos geor­gia­nos no ex­pe­ri­men­tan con na­da pe­ro tam­po­co en­ga­ñan a na­die, le ven­den a los mi­llen­nials ca­mi­se­tas de 500 € con el lo­go de DHL y bo­ti­nes que el ta­cón es un me­che­ro o un sub­ra­ya­dor. Tie­nen una co­sa muy bue­na que lo que sa­can en pa­sa­re­la no se pa­re­ce a na­da ni a na­die por­que tie­nen un dis­cur­so pro­pio y eso es bas­tan­te ins­pi­ra­dor. Ve­te­ments te re­vuel­ve las tri­pas por­que sube a la pa­sa­re­la una reali­dad que es­tá en la calle y que la mo­da no es­tá acos­tum­bra­da a vi­sua­li­zar. Lo su­bur­bial, lo feo y lo in­có­mo­do es aho­ra lo trans­gre­sor en el mun­do de la mo­da, o por lo me­nos lo se­rán du­ran­te unos me­ses, por­que la api­so­na­do­ra de la mo­da con­ti­nua su viaje, mien­tras us­ted lee es­to ya se es­tán pre­sen­tan­do las co­lec­cio­nes pa­ra el ve­rano 2018 y pue­de que las rock stars, las nin­fas del bos­que, las gla­ma­zo­nas ur­ba­nas y las post­fe­mi­nis­tas va­yan a ser arrin­co­na­das por otras mu­je­res que aún es­tán por des­cu­brir. Lo ve­re­mos en seis me­ses o pa­sa­do ma­ña­na en di­rec­to en Ins­ta­gram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.