Isa­bel Mu­ñoz y Yolanda Vi­lla­luen­ga. La mi­ra­da ge­ne­ro­sa

Glamour (Spain) - - Septiembre Glamour -

Mu­je­res del Con­go, De­re­cho a amar..., con su­ce­si­vas mues­tras y la en­tre­ga el 13 de sep­tiem­bre en Cuen­ca del Pre­mio Na­cio­nal de Fo­to­gra­fía, 2017 es­tá sien­do el año de Isa­bel Mu­ñoz. En es­te ar­tícu­lo, char­la­mos con ella y con la di­rec­to­ra Yolanda Vi­lla­luen­ga, que fil­mó el do­cu­men­tal An­ga­lía Mzun­gu sobre la ar­tis­ta. En él, las he­roí­nas son las mu­je­res del Con­go, y co­mo sub­te­ma la amis­tad que na­ce de la ob­se­sión por el tra­ba­jo bien hecho. Tex­to: Ali­cia Pa­rro. Fo­tos de Mu­je­res en el Con­go: Isa­bel Mu­ñoz. Re­tra­to de Isa­bel y Yolanda Vi­lla­luen­ga: Aa­rón Serrano. Es­ti­lis­mo: Lo­re­to Quin­ta­ni­lla

Es­te ar­tícu­lo ver­sa sobre fo­to - gra­fías, un viaje, una pe­lí­cu­la, mu­je­res, una amis­tad. Es­te mes, Isa­bel Mu­ñoz re­co­ge el Pre­mio Na­cio­nal de Fo­to­gra­fía po­co des­pués de que char­la­ra con ella y con Yolanda Vi­lla­luen­ga, di­rec­to­ra de un do­cu­men­tal sobre la fo­tó­gra­fa, sobre el viaje que hi­cie­ron jun­tas al Con­go y el do­cu­men­tal bio­grá­fi­co que se ro­dó allí. Ver­lo es una for­ma de acer­car­te a ella , pe­ro tam­bién de co­no­cer la du­ra reali­dad de las mu­je­res afri­ca­nas. Es­te pro­yec­to cam­bió la vi­da de am­bas y ten­drá más re­co­rri­do si te in­vo­lu­cras en él, con­tem­plan­do la obra de Isa­bel, las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la de Yolanda, An­ga­lía Mzun­gu (Mi­ra a la blan­ca), y preg un­tán­do­te : “¿Qué puedes ha­cer tú?”. ISA­BEL: Fui al Con­go pa­ra fo­to­gra­fiar pri­ma­tes que es­ta­ban en pe­li­gro de ex­tin­ción. Que­ría cap­tar el ori­gen del hom­bre, quié­nes somos o có­mo sen­ti­mos, más allá de las nor­mas que im­po­ne ca­da cul­tu­ra. Al lle­gar a Kin­sa­sa, en unas de las ce­nas, a las que no sue­lo asis­tir, co­no­cí a Caddy Ad­zu­ba (una periodista que es pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias). Me ha­bló de las sal­va­jes vio­la­cio­nes con­tra las mu­je­res en la fron­te­ra en­tre el Con­go y Ruan­da. Es una zo­na muy ri­ca en mi­ne­ra­les va­lio­sí­si­mos, co­mo el col­tán o el oro, y don­de la po­bla­ción su­fre por la co­di­cia de las mul­ti­na­cio­na­les. De­ci­dí via­jar a esa zo­na, a Bu­ka­vu, pa­ra fo­to­gra­fiar­las. YOLANDA: Ha­blar úni­ca­men­te de la vio­la­ción pue­de co­si­fi­car a la mu­jer. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver a la mu­jer afri­ca­na co­mo una víc­ti­ma y eso va mar­can­do una per­cep­ción que no es real. ¿Por­qué siem­pre ha­bla­mos de los desas­tres de Áfri­ca? ¿Por qué no se mues­tran reali­da­des de éxi­to? ISA­BEL: Ade­más, no son víc­ti­mas, al re­vés, son he- roí­nas. Son mu­je­res que de la muer­te, ante el ho­rror que les to­ca vi­vir, op­tan por lu­char. Eli­gen vi­vir. Has­ta que no es­tás allí, no te das cuen­ta de lo que vi­ven, de lo que ocu­rre. A ve­ces ne­ce­si­ta­mos te­ner pa­cien­cia pa­ra po­der mi­rar al des­tino, es­cu­char la in­tui­ción, acep­tan­do el mie­do por­que en mu­chas oca­sio­nes no te­ne­mos más re­me­dio que ti­rar­nos al va­cío, sin pa­ra­caí­das. Y a pe­sar del mie­do. YOLANDA: ¿Qué te da mie­do? ISA­BEL: Mu­chí­si­mas cosas, pe­ro siem­pre he in­ten­ta­do no de­mos­trar­lo. No puedes de­mos­trar el mie­do por­que en ese mo­men­to eres dé­bil y vul­ne­ra­ble. Y de­pen­dien­do de se­gún qué mie­dos, los tie­nes que ven­cer, por lo me­nos en mi ca­so los pro­cu­ro ven­cer. YOLANDA: ¿Cuán­do has te­ni­do la in­tui­ción de que no de­bías ha­cer al­go? ISA­BEL: Aho­ra, con res­pec­to al Con­go. Aho­ra no pue­do ir. Co­mo en to­dos los paí­ses que es­tán do - mi­na­dos por ISIS. Aho­ra es arries­gar­se pa­ra mo­rir. ALI­CIA: Isa­bel, has hecho fo­to­gra­fías con una es­té­ti­ca cui­da­dí­si­ma sobre la dan­za, el mo­vi­mien­to. ¿Qué te lle­va a fo­to­gra­fiar paí­ses en con­flic­to? ISA­BEL: Sien­to que ten­go que ha­cer­lo y que es lo que quie­ro. Te pon­go un ejem­plo, cuan­do se inaug uró la pri­me­ra ex­po­si­ción de Mu­je­res del Con­go ha­cia la es­pe­ran­za en Kin­sa­sa, la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y el Go­bierno, que es­ta­ban in­vi­ta­dos, ya no pu­die­ron de­cir que no te­nían co­no­ci­mien­tos de las vio­la­cio­nes a niñas y ni­ños que se es­ta­ban per­pe­tran­do en un pue­blo lla­ma­do Ka­vu­mu. Un año des­pués de la ex­po­si­ción, cuan­do fui­mos a gra­bar el do­cu­men­tal, só­lo se con­ta­bi­li­za­ba un ca­so de es­te ho­rror. Qui­zá, pa­ra aca­bar con es­ta si­tua­ción, pu­do in­fluir la ex­po­si­ción y una su­ma de ini­cia­ti­vas que iban en es­te sen­ti­do. En cual­quier ca­so, en un año

só­lo hu­bo un ca­so. Yo pien­so que “reali­dad que no se cuen­ta, reali­dad que no exis te”. ALI­CIA: A la ho­ra de fo­to­gra­fiar una si­tua­ción tan du­ra, ca­da fo­tó­gra­fo tie­ne su pers­pec­ti­va, ¿cuál es la tu­ya? ISA­BEL: A mí me g us­ta con­tar las cosas con una es­pe­ran­za, por­que la es­pe­ran­za exis­te. En el tra­ba­jo del Con­go, nos só­lo fo­to­gra­fié a mu­je­res y ni­ños uti­li­za­dos co­mo ar­ma de g ue­rra o acu­sa­das de bru­je­ría . Tam­bién a mu­je­res lí­de­res, que tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de te­ner éxi­to en la vi­da . Pa­ra que hu­bie­ra di­ver­si­dad. La vi­da es a sí. ALI­CIA: Es­to se mues­tra en el do­cu­men­tal, pe­ro ocu­rrió al­go que ge­ne­ró con­flic­to. ¿Qué ocu­rrió?

ISA­BEL: Bueno, no to­do sa­le co­mo uno quie­re, o se en­tien­de co­mo uno desea . Cuan­do lleg aron a Bu­ka­vu, una de las se­cuen­cias que Yolanda que­ría gra­bar era la inaug ura­ción de Mu­je­res en el Con­go en es­ta ciu­dad. Fui­mos a la sa­la del Ins­ti­tu­to Fran­cés y nos en­con­tra­mos con que no ha­bían pues­to el tí­tu­lo de la ex­po­si­ción, los ví­deos de los tes­ti­mo­nios de las mu­je­res no exis­tían... Sin esa in­for­ma­ción, la ex­po­si­ción de­nun­cia se con­ver­tía en una ex­po­si­ción de mu­je­res, más o me­nos be­llas. Así, no po­día en­ten­der­se. Las pro­ta­go­nis­tas de la ex­po­si­ción se que­ja­ron y yo t am­bién por l a ma­ni­pu­la­ción. YOLANDA: En el viaje co­no­ci­mos reali­da­des que nor­mal­men­te no ve­mos. Nun­ca había vis­to la re­dac­ción de un pe­rió­di­co afri­cano di­ri­gi­do por una mu­jer. Me gus­tó que So­lan­ge Lu­si­ko, di­rec­to­ra de Le sou­ve­ra­ge, tu­vie­ra un pa­pel im­por­tan­te en el do­cu­men­tal. [So­lan­ge es una de las f un­da­do­ras de Afem, una aso­cia­ción de mu­je­res pe­rio­dis­tas que con­sig uió vein­te mi­nu­tos en las ra­dios lo­ca­les. Esa gra­ba­ción lleg ó a Ra­dio Oka­pi, la emi­so­ra de Na­cio­nes Uni­das. Ahí co­men­za­ron a di­fun­dir his­to­rias de mu­je­res.]

ISA­BEL: Co­mo la his­to­ria de la pro­pia So­lan­ge. Ma­ta­ron a su her­mano por ac­ti­vis­ta y ella se hi­zo carg o de sus nue­ve hi­jos. Vi­ven con ella a par­te de sus sie­te hi­jos y su ma­ri­do en una ca­sa fa­mi­liar, sien­do la di­rec­to­ra de un pe­rió­di­co, con una gran dig­ni­dad, ge­ne­ro­si­dad y ale­gría . El Con­go es de esos paí­ses don­de ves lo me­jor y lo peor del ser hu­mano. ALI­CIA: Yolanda, te­nías cla­ro lo que ibas a gra­bar, ¿lo co­men­ta­bas con Isa­bel o la sor­pren­días con si­tua­cio­nes que no es­pe­ra­bas? YOLANDA: Lo ha­blá­ba­mos ca­da día. Yo había pre­pa-

Cuan­do es­tán tra­ba­jan­do no tie­nen ho­ra­rios, no des­co­nec­tan. “Somos in­so­por­ta­bles –di­ce Isa­bel–. Es la for­ma de que las cosas sal­gan. Cuan­do de re­pen­te ves que no eres la úni­ca –re­fi­rién­do­se a Yolanda–, te plan­teas que a lo me­jor no es­tás ha­cien­do tan mal

Pa­ra Isa­bel, cuan­do al­guien po­sa ante la cámara “son mo­men­tos en los que te lo es­tán dan­do to­do”.

En la ma­ter­ni­dad con­vi­ven mu­chas mu­je­res y una de las cosas que Yolanda ad­vir­tió es la gran so­li­da­ri­dad en­tre ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.