Per­te­gaz. Hoy, igual que ayer

Uno de los gran­des nom­bres de la Mo­da Es­pa­ño­la vuelve a Ma­drid en una gran ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va. Jun­to a Lu­lu Fi­gue­roa y Jai­me de los San­tos, re­cor­da­mos su per­fil más hu­mano.

Glamour (Spain) - - Septiembre Glamour - Fo­tos: Chus Antón. Es­ti­lis­mo: Mó­ni­ca Oli­ver. Tex­to: Carmen Ga­ri­jo

Con só­lo 24 años, abrió su pri­mer ta­ller de cos­tu­ra, en la Ciu­dad Con­dal, y ya lle­va­ba des­de los 13 apren­dien­do el ofi­cio en la bar­ce­lo­ne­sa sas­tre­ría An­gu­lo. Más de 80 años –mu­rió en 2014 a los 97– de­di­ca­do a la mo­da fe­me­ni­na, que nos han de­ja­do alg unos de los hi­tos más im­por­tan­tes de lo que co­no­ce­mos co­mo Mo­da Es­pa­ño­la : el pri­mer ves­ti­do de no­via-abri­go, crea­do pa­ra Bi­bi Sa­li­sachs en diciembre de 1955; el mono me­ta­li­za­do cu­bier­to de fle­cos con el que Sa­lo­mé ga­nó Eu­ro­vi­sión en 1969; o el broche de oro de su ca­rre­ra, en 2004, el tra­je de no­via de la reina Le­ti­zia. Pe­ro su ca­rre­ra no ha es­ta­do cen­tra­da en las no­vias. Du­ran­te décadas, Ma­nuel Per­te­gaz ha ves­ti­do a las más im­por­tan­tes mu­je­res de la es­ce­na in­ter­na­cio­nal, co­mo Ava Gard­ner, Jac­kie Ken­nedy o Au­drey Hep­burn. Ma­nuel Per­te­gaz vis­tió, en­tre los años 40 y los pri­me­ros 2000, a las mu­je­res más im­por­tan­tes de la so­cie­dad y la es­ce­na es­pa­ño­las, con la reina Sofía al a cabeza.

It girls del si­glo XX y del XXI. Una de sus clien­tas y ami­gas más fie­les fue la con­de­sa de Ro­ma­no­nes, Ali­ne Grif­fith, pre­ci­sa­men­te abue­la de Lu­lu Fi­gue­roa, a quien he­mos pe­di­do que re­ca­te al­gu­nos de los mo­de­los que la aris­tó­cra­ta con­ser va en per­fec­to es­ta­do y con los que ha po­sa­do pa­ra es­ta se­sión de fo­tos. Con ella he­mos com­par­ti­do al­gu­nos de los re­cuer­dos de su in­fan­cia jun­to a su abue­la. Ma­nuel Per­te­gaz, o Ma­nu co­mo le lla­ma­ban sus íntimos, de­cía de ella que era : “Una de las mu­je­res con más cla­se que he co­no­ci­do. La que me pre­sen­tó a Jac­que­li­ne Ken­nedy y Au­drey Hep­burn. Ali­ne, jun­to con Bi­bis Sa­li­sach han si­do mu­je­res muy fá­ci­les de ves­tir. To­do les sen­ta­ba bien”. Al res­pec­to del mo­dis­to, Lu­lu des­ve­la : “La ver­dad es que yo era muy pe­que­ña y no lo re­cuer­do, pe­ro sí he oí­do a mi abue­la ha­blar de él. Siem­pre de­cía que era uno de los me­jo­res mo­dis­tos de Es­pa­ña, y mi ma­dre me con­tó que ve­nía a vi­si­tar­la muy a me­nu­do y co­mían jun­tos, eran muy bue­nos ami­gos. Ella era –y es– la más ele­gan­te. Creo que en su épo­ca arries­ga­ba con co­lo­res y ves­ti­dos y lla­ma­ba la aten­ción por­que te­nía una ma­ne­ra es­pe­cial de lle­var­los. Su co­lor fa­vo­ri­to siem­pre ha si­do el ne­gro, pe­ro a ve­ces la po­días ver con co­lo­res muy vi­vos y es­pe­cia­les co­mo azul klein o el ver­de”. La pa­sión de Lu­lu Fi­gue­roa sien­te por la mo­da, de hecho, es una he­ren­cia fa­mi­liar que ella ha con­ver­ti­do en un pro­yec­to pro­fe­sio­nal de fu­tu­ro. “Aho­ra mis­mo es­toy muy cen­tra­da con mi blog , lu­lu­mai.com, y con se­guir pin­tan­do. Me gus­ta­ría ha­cer otra ex­po­si­ción an­tes de que aca­be el año, el te­ma se­rían só­lo las flo­res. Y a me­dio pla­zo se­guir com­pa­gi­nan­do la pin­tu­ra, que es mi pa­sión, con la mo­da que tam­bién me en­can­ta. Me gus­ta­ría en al­gún mo­men­to com­bi­nar am­bas pa­ra ha­cer al­go es­pe­cial.”

Una ex­po­si­ción que reivin­di­ca su fi­gu­ra. Del 9 de sep­tiem­bre al 12 de noviembre, en la ma­dri­le­ña sa­la Ca­nal de Isa­bel II ten­drá lu­gar una gran ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va, en la que ba­jo el aus­pi­cio de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, se po­drá rea­li­zar un re­co­rri­do por los hi­tos más in­tere­san­tes del in­gen­te tra­ba­jo del maes­tro a lo lar­go de to­da su ca­rre­ra. Con el es­cue­to tí­tu­lo, Ma­nuel Per­te­gaz,

la Di­rec­ción de la Ofi­ci­na de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, que os­ten­ta Jai­me M. de los San­tos, desea, en pa­la­bras del mis­mo di­rec­tor, reivin­di­car la fi­gu­ra de un crea­dor que “es im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der lo que re­pre­sen­ta la Mo­da Es­pa­ño­la. Ma­nuel Per­te­gaz con­tri­bu­yó a me­jo­rar la ima­gen de una Es­pa­ña las­tra­da por el blo­queo eco­nó­mi­co du­ran­te al­gu­nos años –por la fal­ta de li­ber­ta­des y por un her­me­tis­mo re­sul­ta­do de la dic­ta­du­ra– con su mi­ra­da mo­der­na, con su buen ha­cer, con su par­ti­cu­lar mo­do de en­ten­der la crea­ción. Un maes­tro de la for­ma que nun­ca per­de­ría de vis­ta el cuer­po de la mu­jer, con un con­cep­to de be­lle­za en el que pri­ma­ba la fe­mi­ni­dad, con una idea cla­ra de lo que era y no ele­gan­te. Que cons­tru­yó un en­tra­ma­do em­pre­sa­rial que ven­día en me­dio mun­do y dio tra­ba­jo a cien­tos de per­so­nas a lo lar­go de más de me­dio sig lo”. La ex­po­si­ción rea­li­za­rá un re­co­rri­do por to­da la tra­yec­to­ria del mo­dis­to, des­de sus pri­me­ros mo­de­los has­ta el fi­nal de su ca­rre­ra, con la ex­po­si­ción en ma­ni­quíes de alg unos de sus mo­de­los más em­ble­má­ti­cos, com­ple­men­ta­dos con un ví­deo en el que una mo­de­lo les da vi­da. Co­mi­sa­ria­da por Ama­lia Des­cal­zo y Raúl Ma­ri­na quie­nes, en pa­la­bras de De los San­tos, “han crea­do un tán­dem per­fec­to en el que la re­fle­xión his­tó­ri­ca y la ex­pe­rien­cia mu­seo­grá­fi­ca de la pri­me­ra se com­bi­nan con la vi­sión ac­tual, el per­fec­cio­nis­mo y el pro­fun­do co­no­ci­mien­to de la cos­tu­ra del seg un­do”. Pe­ro tam­bién su desa­rro­llo ha si­do seg ui­do muy de cer­ca por el pro­pio Di­rec­tor Ge­ne­ral : “He via­ja­do con ellos a Bar­ce­lo­na, he dis­fru­ta­do vi­si­tan­do los ar­chi­vos de Per­te­gaz y cla­ro que es­toy pen­dien­te del ca­tá­lo­go, una pie­za im­pres­cin­di­ble den­tro del dis­cur­so de es­ta ex­po­si­ción – ese cor pus que per­ma­ne­ce­rá en el tiempo cuan­do la ex­po­si­ción se ha­ya des­mon­ta­do– don­de he­mos con­ta­do con Eu­ge­nio Re­cuen­co co­mo fo­tó­gra­fo, Na­ta­lia Troi­ti­ño, de N2 Es­tu­dio, co­mo di­se­ña­do­ra y gran­des es­pe­cia­lis­tas en Mo­da co­mo Pa­me­la Gol­bin, del Mu­sée des Arts Dé­co­ra­tifs de Pa­rís, y Juan Gu­tié­rrez del Museo del Tra­je de Ma­drid. Ellos nos han da­do su par­ti­cu­lar mi­ra­da sobre Ma­nuel Per­te­gaz y su tiempo”.

La Mo­da Es­pa­ño­la se po­si­cio­na a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Una de las cosas que hi­zo la ac­tual pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid cuan­do re­or­ga­ni­zó las com­pe­ten­cias de su Go­bierno fue se­pa­rar el as­pec­to in­dus­trial de la Mo­da de su ca­rác­ter crea­ti­vo, que pa­só a la Ofi­ci­na de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo. “Era ne­ce­sa­ria esa dis­tin­ción pa­ra po­der de­di­car tiempo y re­cur­sos a una dis­ci­pli­na crea­ti­va en la que Es­pa­ña tan­to ha con­tri­bui­do. Hay gran­des crea­do­res es­pa­ño­les que tie­nen mu­cho que de­cir. Des­de los con­so­li­da­dos, los que lle­van años ha­cien­do apor­ta­cio­nes al idea­rio co­lec­ti­vo co­mo Mo­des­to Lom­ba, Juan Du­yos o Ana Loc­king , con otros más jó­ve­nes que han ve­ni­do a en­ri­que­cer nues­tro pa­no­ra­ma, a dar otras miradas. Es im­por­tan­te que de­fen­da­mos lo nues­tro, que de­mos el va­lor que me­re­cen crea­do­res co­mo Moi­sés Nie­to, Juan Vidal o Pepa Sa­la­zar; pe­ro hay mu­chos más y to­dos ejem­plos del buen ha­cer de la Mo­da es­pa­ño­la, de la enor­me crea­ti­vi­dad de es­te país”, con­clu­ye De los San­tos.

Al­gu­nas ins­tan­tá­neas de Ali­ne Grif­fith, con­de­sa de Ro­ma­no­nes y abue­la de nues­tra mo­de­lo, acom­pa­ña­da por el mo­dis­to, de quien era clien­ta, ami­ga y mu­sa, y po­san­do con un trench fir­ma­do por Per­te­gaz.

Arri­ba, Jai­me de los San­tos, di­rec­tor de la Ofi­ci­na de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Aba­jo, el mo­dis­to en el backstage; una de sus crea­cio­nes y el ves­ti­do de no­via de la ac­tual reina de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.