LA VA­LEN­TÍA DE LILY

La ac­triz se aven­tu­ra con nue­vos per­so­na­jes que de­jan atrás su ima­gen más dul­ce y la eri­gen co­mo la in­tér­pre­te del mo­men­to.

Glamour (Spain) - - Diva - Tex­to: Ele­na Man­da­cen. Fo­tos: Ra­chell Smith

uun año im­pa­ra­ble. Tras sor­pren­der­nos a to­dos con la pe­lí­cu­la Ok­ja, don­de in­ter­pre­ta­ba a una ac­ti­vis­ta de­fen­so­ra de los de­re­chos ani­ma­les, Lily Co­llins ha cau­ti­va­do a la crí­ti­ca y al pú­bli­co gra­cias a su personaje de Ellen en la pe­lí­cu­la To The Bo­ne (que puedes ver tam­bién en Net­flix) don­de da vi­da a una jo­ven que su­fre anore­xia y que de­be en­fren­tar­se a las te­rri­bles con­se­cuen­cias de es­ta en­fer­me­dad. Un pa­pel com­pli­ca­do pa­ra el que Lily Co­llins tu­vo que adel­ga­zar bas­tan­tes ki­los ba­jo la tu­te­la de una nu­tri­cio­nis­ta que la ayu­dó a do­tar al personaje de la cre­di­bi­li­dad ne­ce­sa­ria. “Ten­go mu­chas anéc­do­tas sobre el ro­da­je. Re­cuer­do sa­lir de ca­sa y en­con­trar­me a al­guien que co­noz­co des­de ha­ce mu­cho tiempo y que me di­jo: ‘¡Oh, wow, mí­ra­te!’, Y mien­tras yo tra­ta­ba de ex­pli­car­le que había ba­ja­do de pe­so pa­ra la pe­lí­cu­la, me di­jo: ‘Lo que quie­ro es sa­ber qué hi­cis­te, ¡es­tás es­tu­pen­da!’. Des­pués de eso, me subí al co­che con mi ma­dre y le di­je que por cosas co­mo és­ta exis­te la en­fer­me­dad.” Y es que de nue­vo Net­flix ha que­ri­do apos­tar por pro­yec­tos con los que con­cien­ciar a la so­cie­dad sobre pro­ble­mas que afec­tan a los más jó­ve­nes, tal y co­mo hi­zo con 13 Rea­sons Why. “Es­pe­ro que es­ta pe­lí­cu­la ha­ga por no­so­tros lo que hi­zo 13 Rea­sons Why con los ado­les­cen­tes sui­ci­das, ge­ne­ró un de­ba­te ne­ce­sa­rio y que no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do pa­ra na­die.”

Y es que, a sus 28 años, la ac­triz, ima­gen de Lan­cô­me, ha de­mos­tra­do ser una de las es­tre­llas más pro­me­te­do­ras del pa­no­ra­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­co mun­dial, sin mie­do a co­rrer nin­gún ries­go y con la sen­si­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra ele­gir qué quie­re ha­cer en ca­da mo­men­to. Tras par­ti­ci­par en pe­lí­cu­las co­mo Un in­vierno en la playa, Ca­za­do­res de sombras o La ex­cep­ción a la re­gla, en 2017 po­dre­mos ver­la en otro de sus es­tre­nos más es­pe­ra­dos, la serie The Last Ty­coon, que emi­te ac­tual­men­te Ama­zon y que es la adap­ta­ción de la no­ve­la de F. Scott Fitz­ge­rald. Am­bien­ta­da en el Holly­wood de los años 30, nos cuen­ta la his­to­ria de un mag­na­te de un gran es­tu­dio de Holly­wood ( pa­pel que in­ter­pre­ta Matt Bo­mer) en­fren­ta­do con su je­fe, ob­se­sio­na­do con su es­po­sa fa­lle­ci­da y que tie­ne que lu­char con­tras las da­gas amo­ro­sas que le lan­zan las mu­je­res de su en­torno sin im­por­tar edad o re­la­ción la­bo­ral. Es en­ton­ces cuan­do se cru­za en su ca­mino Ce­lia Brady (Lily Co­llins), con la que vi­vi­rá un jue­go de se­duc­ción don­de na­da ni na­die es lo pa­re­ce. Ade­más de la am­bien­ta­ción, The Last Ty­coon cuen­ta con un ves­tua­rio y una ban­da so­no­ra de lu­jo, así co­mo una quí­mi­ca en­tre sus pro­ta­go­nis­tas que la con­vier­te en una de las apues­tas te­le­vi­si­vas de la tem­po­ra­da.

Du­ran­te su pre­miè­re en Los Án­ge­les, pu­di­mos com­pro­bar có­mo Lily se ha con­ver­ti­do en un icono de mo­da, al­go que ella ma­ne­ja a la per­fec­ción. “Me fas­ci­na co­no­cer a fo­tó­gra­fos y di­se­ña­do­res, ya que ca­da vez me sien­to más atraída por es­te mun­do. Cre­cí con la pa­sión por ves­tir­me de ma­ne­ras diferentes y eso si­gue pre­sen­te en mí.” Con más de sie­te millones de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les, su fu­tu­ro se pre­sen­ta más que ma­yúscu­lo.

“ME SIEN­TO ATRAÍDA POR EL MUN­DO DE LA MO­DA, ME FAS­CI­NA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.