“Sin li­ber­tad EL MUNDO NO EXIS­TE”

Eli­sa­beth Moss ha pro­ta­go­ni­za­do la se­rie más rompe­dora del año y se pre­pa­ra pa­ra es­tre­nar la pe­lí­cu­la The Squa­re. To­do ello, sin de­jar de la­do su de­fen­sa de los de­re­chos de la mu­jer.

Glamour (Spain) - - Glam Magazine - Tex­to: Ma­ría Es­té­vez

Su­per­so­na­je de Of­fred en la se­rie The Hand­maid´s Ta­le ha ter­mi­na­do de su­bir­la a los al­ta­res de la te­le­vi­sión. Y eso que Eli­sa­beth Moss ya rei­na­ba gra­cias a su Pegg y Ol­son en la mí­ti­ca Mad Men o co­mo la de­tec­ti­ve Ro­bin Grif­fin en Top of the la­ke. Pe­ro ha si­do sin du­da en la adap­ta­ción de la cé­le­bre no­ve­la de Mar­ga­ret At­wood don­de ha da­do lo me­jor de sí mis­ma. Ocho ve­ces no­mi­na­da a los pre­mios Emmy (la úl­ti­ma, es­te año, por The Hand­maid ´s Ta­le), la ac­triz no de­ja de la­do el ci­ne y el pró­xi­mo mes es­tre­na la pe­lí­cu­la The Squa­re, que ga­nó la Pal­ma de Oro en el pa­sa­do Fes­ti­val de Can­nes y don­de Moss in­ter­pre­ta a una pe­rio­dis­ta que se mue­ve en el po­lé­mi­co mundo del ar­te mo­der­mo.

GLA­MOUR: ¿Có­mo te sien­tes al dar vi­da a una pe­rio­dis­ta?

ELI­SA­BETH: Cual­quie­ra que ha si­do en­tre­vis­ta­da tan­tas ve­ces co­mo yo de­be re­fle­xio­nar y ana­li­zar las res­pues­tas, por­que te de­jas lle­var y te das cuen­ta de que no tie­nes ni idea de lo que es­tás di­cien­do. Lo peor es cuan­do te pre­gun­tan algo ge­ne­ral ti­po ¿có­mo te en­fren­tas a la vi­da? Y no sa­bes qué res­pon­der. He te­ni­do la ex­pe­rien­cia un par de ve­ces de en­tre­vis­tar a otros ar­tis­tas, lo hi­ce con Mi­che­lle Doc­kery y con Mar­ga­ret At­wood, y fue muy di­fí­cil. Sien­to un gran res­pe­to por la pro­fe­sión de pe­rio­dis­ta.

GLA­MOUR: ¿En­tre­vis­tas­te a Mar­ga­ret At­wood?

ELI­SA­BETH: Bá­si­ca­men­te me que­dé es­cu­chán­do­la. Te­nía que pen­sar pre­gun­tas in­te­li­gen­tes, pa­re­cer que sa­bía de lo que ha­bla­ba y, aun­que gra­cias a Dios me die­ron las pre­gun­tas, de­bía es­cu­char lo que de­cía pa­ra man­te­ner una con­ver­sa­ción flui­da.

GLA­MOUR: ¿Có­mo lo­gras­te el pa­pel en The Squa­re?

ELI­SA­BETH: Lu­chan­do por él. Me di­je­ron que el di­rec­tor bus­ca­ba un ac­tor o una ac­triz pa­ra un pa­pel, y sin ha­blar sue­co me pre­sen­té al cas­ting. Yo co­no­cía al di­rec­tor por­que me en­can­tó su pe­lí­cu­la an­te­rior, Tu­rist, y cuan­do me di­je­ron que que­ría re­unir­se con­mi­go, no lo du­dé. Soy una gran ad­mi­ra­do­ra del ci­ne in­ter­na­cio­nal y co­mo ar­tis­ta me gus­ta tra­ba­jar en otros paí­ses.

GLA­MOUR: En es­ta pe­lí­cu­la se ha­bla de los mo­men­tos com­pli­ca­dos de la vi­da. ¿Tú tam­bién los tie­nes?

ELI­SA­BETH: Mu­chas ve­ces. Soy una mu­jer bas­tan­te ra­ra, es­pe­cial­men­te cuan­do ten­go que pre­ten­der dar una ima­gen fren­te al pú­bli­co. Por ejem­plo, las en­tre­vis­tas de te­le­vi­sión me po­nen muy ner vio­sa.

GLA­MOUR: ¿Mie­do a pe­dir ayu­da?

ELI­SA­BETH: No, no ten­go nin­gún mie­do a pe­dir ayu­da. He es­ta­do en si­tua­cio­nes en las que he te­ni­do que ayu­dar a otra per­so­na y he aca­ba­do ne­ce­si­tán­do­la yo. Soy bas­tan­te no­ble y cuan­do al­guien es gro­se­ro con­mi­go, me hie­re. Soy de­ma­sia­do sen­si­ble, has­ta el pun­to que cuan­do con­duz­co y quie­ro cam­biar de un ca­rril a otro y alg uien me gri­ta, ter­mino llo­ran­do en el co­che. Me

to­mo to­do de­ma­sia­do a pe­cho.

GLA­MOUR: Co­mo mu­jer, ¿te sien­tes res­pon­sa­ble de los per­so­na­jes que in­ter­pre­tas? Pa­re­ces es­tar en el lu­gar ade­cua­do en el mo­men­to co­rrec­to en ca­da tra­ba­jo...

ELI­SA­BETH: Gra­cias. Sí, creo que he te­ni­do mu­cha suer­te. Sien­to que es un pri­vi­le­gio que una mu­jer pue­da ex­pre­sar­se a tra­vés de sus per­so­na­jes. No eli­jo mis pa­pe­les ba­sán­do­me en ese as­pec­to, pe­ro me gus­ta cuan­do se ali­nean con mi idea de mostrar mu­je­res fuer­tes. Los me­jo­res pa­pe­les pa­ra mí son aque­llos que mues­tran mu­je­res tal y co­mo real­men­te son: se­res hu­ma­nos fuer­tes y vul­ne­ra­bles, in­te­li­gen­tes e in­ge­nuos, com­pli­ca­dos. Eso es real­men­te lo que quie­ro re­pre­sen­tar. Por eso ha si­do un pri­vi­le­gio in­ter­pre­tar un pa­pel co­mo el de Of­fred en The Hand­maid´s Ta­le

“LOS ME­JO­RES PA­PE­LES SON LOS QUE MUESTR AN MU­JE­RES FUER­TES Y HU­MA­NAS”

por­que es un gran ale­ga­to sobre el fe­mi­nis­mo y las mu­je­res. GLA­MOUR: En Mad Men tu per­so­na­jes se en­fren­ta­ba tam­bién di­rec­ta­men­te con el ego mas­cu­lino.

ELI­SA­BETH: No es algo que ne­ce­sa­ria­men­te bus­co en los per­so­na­jes que in­ter­pre­to, pe­ro sé que su­ce­de algo cuan­do in­ter­pre­tas a una mu­jer fuer­te den­tro de un pa­triar­ca­do, ya sea en los se­sen­ta, en el mundo mas­cu­lino de los anun­cios y el már­ke­ting o en un pa­triar­ca­do que ha to­ma­do el po­der de un país. Sé que siem­pre ge­ne­ra una con­ver­sa­ción en­con­trar a una mu­jer cues­tio­nan­do in­te­li­gen­te­men­te el pa­triar­ca­do. GLA­MOUR: El mundo ha re­ci­bi­do a The Hand­maid´s Ta­le co­mo una sa­cu­di­da. ¿A qué crees que se de­be? ELI­SA­BETH: No lo es­pe­ra­ba, la ver­dad. Que­ría­mos ofre­cer la me­jor se­rie posible y es­tar a la al­tu­ra del li­bro. El éxi­to nos

ha so­bre­pa­sa­do, sa­bía­mos que te­nía­mos una gran his­to­ria en­tre ma­nos y nues­tra me­ta era con­se­guir una se­gun­da tem­po­ra­da. ¡Y lo he­mos con­se­gui­do! Co­mo de­cías an­tes, creo que lo que ha ocu­rri­do con The Hand­maid´s Ta­le es muy si­mi­lar a lo que pa­só con Mad Men.

GLA­MOUR: ¿Es­tá la ca­li­dad de vi­da de las mu­je­res en Amé­ri­ca en pe­li­gro con Do­nald Trump?

ELI­SA­BETH: Sí, día a día va em­peo­ran­do, creo que el pro­ble­ma ra­di­ca en la nor­ma­li­za­ción de la si­tua­ción. Hay una fra­se en The Hand­maid´s

Ta­le que di­ce: “Es­to al­gún día se­rá algo or­di­na­rio pa­ra ti” y no de­be­mos con­sen­tir que ocu­rra, es una si­tua­ción ri­dí­cu­la lo que pa­sa con mi país, Trump no de­be­ría ha­ber­se con­ver­ti­do en pre­si­den­te. Te­ne­mos que lu­char pa­ra con­se­guir que es­ta si­tua­ción no se vuel­va algo nor­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.