Glam ma­ga­zi­ne Ge­ne­ra­ción CAL­MA

Una vi­da ru­ti­na­ria, en­fren­tar­te al día a día o car­gar­te de res­pon­sa­bi­li­da­des sue­le ge­ne­rar an­sie­dad. Pe­ro exis­te to­do un mo­vi­mien­to so­cial que tie­ne cla­ros sus lí­mi­tes y la res­pon­sa­bi­li­dad que pue­den ¡y quie­ren! asu­mir. Y son más fe­li­ces.

Glamour (Spain) - - Glam Magazine - Tex­to: Ele­na Man­da­cen

oy me he le­van­ta­do de la ca­ma con la sen­sa­ción de que las 24 ho­ras del día no se­rían su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer to­do lo que ten­go en mi agen­da. Reunión a pri­me­ra ho­ra en la ofi­ci­na; co­mi­da con un clien­te; su­per­mer­ca­do; que­dar con una ami­ga que lo es­tá pa­san­do mal, y lle­gar a ca­sa a tiem­po pa­ra po­ner una la­va­do­ra an­tes de ir­me a la ca­ma. Mien­tras lo pen­sa­ba, he em­pe­za­do a ex­pe­ri­men­tar una sen­sa­ción de aho­go, as­fi­xia, pal­pi­ta­cio - nes, su­do­ra­ción... ¿qué me pa­sa?”. És­te es só­lo uno de los mu­chos tes­ti­mo­nios de las per­so­nas que su­fren an­sie­dad. “Es ne­ce­sa­ria una mi­ra­da al in­te­rior que nos ayu­de a en­con­trar el equi­li­brio emo­cio­nal que ne­ce­si­ta­mos. Que sea­mos ca­pa­ces de dis­tin­guir si lo que sen­ti­mos es pre­sión o cul­pa­bi­li­dad; res­pon­sa­bi­li­dad o im­po­si­ción”, ex­pli­ca Ma­ría Díaz, psi­có­lo­ga de Blua Sa­ni­tas. Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en Es­pa­ña 1.911.186 per­so­nas se vie­ron afec­ta­das por es­te tras­torno en 2015, lo que su­po­ne el 4,1 por cien­to de la po­bla­ción. Al igual que en el ca­so de la de­pre­sión, es­ta do­len­cia es tam­bién más co­mún en­tre las mu­je­res que en­tre los hom­bres (un 4,6 por cien­to fren­te a un 2,6 por cien­to a ni­vel mun­dial). ¿Por qué ocu­rre? ¿Por qué no so­mos ca­pa­ces de po­ner­nos un lí­mi­te que me­jo­re nues­tra ca­li­dad de vi­da? Un ex­ce­so de res­pon­sa­bi­li­dad, de per­fec­cio­nis­mo o que­rer te­ner­lo to­do ba­jo con­trol ha­cen que seas in­ca­paz de en­con­trar tu equi­li­brio.

“Me preo­cu­po de­ma­sia­do, ¿qué ha­go?”

Se­gún ex­pli­ca Ma­ría Díaz, los mo­ti­vos que lle­van a una per­so­na a su­frir an­sie­dad son la di­fi­cul­tad pa­ra en­fren­tar­se a los pro­ble­mas, una ma­la ges­tión del tiem­po y, có­mo no, una ba­ja au­to­es­ti­ma. Tam­bién fac­to­res de per­so­na­li­dad con ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo

“HA­CER TO­DO PER­FEC­TO NO SUE­LE SER LO NOR­MAL”

la in­tro­ver­sión, es­que­mas de pen­sa­mien­to ob­se­si­vo con ex­ce­si­va preo­cu­pa­ción y con­trol de cual­quier mí­ni­mo de­ta­lle. “A pe­sar de ello, pue­den dar­se sín­to­mas an­ti­ci­pa­to­rios de la an­sie­dad sin desa­rro­llar­se los cua­dros más co­mu­nes, lo cual es muy im­por­tan­te de ca­ra a la pre­ven­ción.” Y es que, si bus­cas lo que sig­ni­fi­ca an­sie­dad en Goo­gle, te sal­drán más de 49 mi­llo­nes de re­fe­ren­cias... me­jor di­cho, de mo­ti­vos por los que apa­re­ce. La ma­yo­ría coin­ci­den en có­mo la so­cie­dad nos pre­sio­na pa­ra que sea­mos ca­pa­ces de ha­cer mu­chas co­sas al mis­mo tiem­po (el te­mi­do mul­ti­tas

king), lo que pro­vo­ca un efec­to re­bo­te in­me­dia­to en nues­tra ca­be­za. Qui­zá por eso es tan im­por­tan­te es­ta­ble­cer tus pro­pios lí­mi­tes y apren­der a de­cir que no de for­ma aser­ti­va. Te sen­ti­rás ali­via­da y esa sen­sa­ción de aho­go y ner vio­sis­mo que te in­va­de irá des­apa­re­cien­do po­co a po­co. “Una per­so­na­li­dad exi­gen­te desa­rro­lla más fá­cil­men­te cua­dros de an­sie­dad. El que­rer y no po­der ge­ne­ra al­ta frus­tra­ción y mie­do al fra­ca­so. La co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va es un re­cur­so va­lio­so que se en­tre­na ac­tual­men­te en em­pre­sas, ta­lle­res y terapia in­di­vi­dual, que nos en­se­ña a desa­rro­llar es­tra­te­gias re­la­cio­na­das con las ha­bi­li­da­des so­cia­les y la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal : pe­ti­ción de ayu­da, de­cir no, de­fen­der nues­tros de­re­chos, ex­pre­sar las emo­cio­nes negativas y po­si­ti­vas de for­ma ade­cua­da o rea­li­zar crí­ti­cas cons­truc­ti­vas”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Ma­ría Díaz.

“Lo quie­ro to­do, aho­ra.” Pe­ro si hay un sec­tor de la so­cie­dad al que le cues­ta lo­grar el equi­li­brio y ha­cer fren­te a la an­sie­dad es la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial, esos jó­ve­nes que se en­fren­tan a un fu­tu­ro di­fí­cil por­que tie­nen más in­cer­ti­dum­bres que cer­te­zas. Ha­ce 40 o 50 años, una per­so­na sa­bía que si se es­for­za­ba, un día lle­ga­ría a te­ner una fa­mi­lia, un tra­ba­jo, una ca­sa e in­clu­so una ju­bi­la­ción acep­ta­ble. Hoy, esa cer­te­za no exis­te y la tie­ne que afron­tar to­da una ge­ne­ra­ción que no es­tá pre­pa­ra pa­ra la frus­tra­ción que ge­ne­ra no ob­te­ner pla­cer de ma­ne­ra in­me­dia­ta. “Los mi­llen­nial tien­den a ser más in­cré­du­los, in­de­pen­dien­tes y exi­gen­tes con ellos mis­mos, eso afec­ta a los fac­to­res de per­so­na­li­dad ya co­men­ta­dos y a la pre­dis­po­si­ción a desa­rro­llar es­tos sín­to­mas”, afir­ma nues­tra psi­có­lo­ga. Ma­ría Díaz in­sis­te en la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer una agen­da en la que pri­men tus prio­ri­da­des y desa­rro­llar un es­ta­do de áni­mo en el que, si un día no te da tiem­po a ha­cer to­do lo que te has pro­pues­to, no sea un pro­ble­ma.

“EX­PRE­SA TUS EMO­CIO­NES: PO­SI­TI­VAS Y NEGATIVAS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.