EL PO­DER DEL SE­XO CO­TI­ZA AL AL­ZA

Uti­li­zar la se­duc­ción, el jue­go del ero­tis­mo siem­pre ha si­do un ins­tru­men­to pa­ra ad­qui­rir in­fluen­cia eco­nó­mi­ca y so­cial. Sí, son más sexy de lo que te ima­gi­nas.

Glamour (Spain) - - Glam Magazine - Tex­to: Ge­ma Hos­pi­do

han cre­ci­do si­guien­do a per­so­na­jes co­mo la fa­mi­lia Kar­das­hian, con un gran pe­so so­cial gra­cias a su di­ne­ro, y de ellos apren­den có­mo usar ese po­der”, ex­pli­ca Eli­za­beth Lom­bar­do, psi­có­lo­ga y au­to­ra del

li­bro Bet­ter Than Per­fect: 7 Stra­te­gies to Crush Your In­ner Cri­tic and Crea

te a Li­fe You Lo­ve. “Le dan mu­cha im­por­tan­cia al di­ne­ro y el pro­ble­ma es que lo ex­tra­po­lan a las re­la­cio­nes, cre­yen­do que el que más ga­na en una pa­re­ja es el que tie­ne la au­to­ri­dad en la mis­ma”, apun­ta la psi­có­lo­ga, “con­vir­tién­do­se el di­ne­ro o el po­der en un re­qui­si­to de re­cla­mo”. Por su par­te Ma­rián Frías se­xó­lo­ga, psi­có­lo­ga y coach (quea­si­sea. es) nos ex­pli­ca có­mo “el po­der crea ero­tis­mo y de­seo por un la­do y por otro la­do tam­bién lo que nos ge­ne­ra es se­gu­ri­dad y con­fian­za. El se­xo no lo po­de­mos ex­traer de to­das las fa­ce­tas del ser hu­mano. Las per­so­nas ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos se­gu­ras, sen­tir­nos li­bres y sen­tir­nos ama­das. Ne­ce­si­ta­mos esas tres co­sas. Esa se­gu­ri­dad, de al­gu­na ma­ne­ra, la in­tui­mos de­trás de pues­tos al­tos. La úl­ti­ma en­cues­ta rea­li­za­da por Bu­si­ness

In­si­der sobre há­bi­tos se­xua­les en la ofi­ci­na con­fir­ma­ba es­te pun­to: un 29% de los en­cues­ta­dos que ha man­te­ni­do una re­la­ción sue­le ha­ber­la te­ni­do con al­guien con un pues­to su­pe­rior. En es­te ca­so, las mu­je­res son más pro­pen­sas a en­ta­blar un en­cuen­tro se­xual con per­so­nas de car­gos más re­le­van­tes en un 33%, ver­sus los hom­bres, con un 25%; de to­dos ellos, un 15% era con el je­fe di­rec­to. Co­mo ase­ve­ra Ma­rián, al fi­nal es una idea­li­za­ción: “Voy a idea­li­zar a mi je­fe o voy a idea­li­zar a un can­tan­te. ¿Qué sue­le pa­sar de­trás de esa idea­li­za­ción? Que cuan­do es­ta­mos des­nu­dos en una ca­ma al fi­nal no es el je­fe, es una per­so­na”. Sin em­bar­go, la eró­ti­ca del po­der im­pli­ca otros in­tere­ses que na­da o po­co tie­nen que ver con el ac­to se­xual: “Ha­ce unos años, el si­te new­wo­man.com.uk sa­có es­te te­ma al ta­pe­te y se lan­zó con una en­cues­ta di­ri­gi­da a las mu­je­res bri­tá­ni­cas (2.000 en­tre los 18 y 35 años), en la que un 20% de las mu­je­res di­jo es­tar pre­pa­ra­da pa­ra

EL PO­DER CREA DE­SEO, ES PAR­TE DEL SER HU­MANO

EN EL TRA­BA­JO, SE SE­DU­CE LEN­TA­MEN­TE

man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con su je­fe, ‘sin im­por­tar­les si les atraía o no, si es­to re­pre­sen­ta­ba un as­cen­so en su ca­rre­ra’. De­ci­di­das”, nos in­for­ma Ka­ren Uri­ba­rri, psi­có­lo­ga y au­to­ra del li­bro In­te­li­gen­cia se­xual. La ofi­ci­na, ¿el si­tio per­fec­to pa­ra nues­tras re­la­cio­nes?

“El pues­to de tra­ba­jo es el lu­gar pro­pi­cio pa­ra desa­rro­llar las fan­ta­sías [un 85%], más cuan­do con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo se pue­de li­be­rar el es­trés acu­mu­la­do, ju­gar sim­ple­men­te o qui­zás usar­lo co­mo ven­gan­za de un mal mo­men­to que se vi­va en la pa­re­ja. Algo que no re­co­mien­do, pe­ro que se da mu­cho”, ana­li­za Uri­ba­rri. “Pa­ra mí, es el me­jor si­tio pa­ra li­gar por­que yo no he si­do nun­ca de sa­lir a li­gar a ba­res. El tra­ba­jo es un lu­gar de se­duc­ción len­ta y ga­ran­ti­za el jue­go –por­que lo que más te po­ne en la vi­da, más que cual­quier co­sa, es la ri­sa, la com­pli­ci­dad–. No ha­ce fal­ta que sea una per­so­na que te gus­te mu­cho, sim­ple­men­te con al­guien que ten­ga buen hu­mor. Siem­pre me ha da­do mor­bo”, nos con­fie­sa Ve­nus O’ha­ra, con­sul­to­ra se­xual.

A es­con­di­das, sí; pa­ra siem­pre, no.

Pe­ro no es só­lo el he­cho de la con­fian­za que se tie­ne por tan­tas ho­ras jun­tos, sino el pun­to de mor­bo que aña­de el que ten­gan que ser re­la­cio­nes se­cre­tas, al me­nos en el co­mien­zo. “El que sea ocul­to es par­te de la ex­ci­ta­ción de lo prohi­bi­do que sue­na te­ner se­xo en el tra­ba­jo. Pe­ro el que bus­ca o quie­re algo se­rio, ¿por qué ra­zón se es­con­de­ría? Los com­pa­ñe­ros que van en bus­ca de se­xo ge­ne­ral­men­te ac­túan de otra ma­ne­ra que el que bus­ca algo se­rio. El cor­te­jo es dis­tin­to, aun­que no mu­chas se den cuen­ta de ello o tien­dan a con­fun­dir las ac­cio­nes. Pe­ro en adul­tos, es de es­pe­rar que el que va en bus­ca só­lo de se­xo sea cla­ro des­de un prin­ci­pio”, desa­rro­lla Ka­ren pa­ra pro­se­guir: “Es muy fá­cil que la si­tua­ción se com­pli­que da­do que se es­tán mez­clan­do dos pla­nos di­fe­ren­tes de la vi­da. Por pri­va­ci­dad y por cla­ri­dad, me­jor man­te­ner la ca­sa en la ca­sa y la ofi­ci­na en la ofi­ci­na. Mu­chas ve­ces, lo peor de te­ner una aven­tu­ra en el tra­ba­jo es la in­dis­cre­ción de los com­pa­ñe­ros. És­tos no­ta­rán sin du­da el cam­bio en el com­por­ta­mien­to de las dos per­so­nas. Co­mo el te­ma de las re­la­cio­nes de pa­re­ja en am­bien­tes la­bo­ra­les se es­tá ha­cien­do tan co­mún, las em­pre­sas han co­men­za­do a es­ta­ble­cer reglamentos al res­pec­to”. “Sí, es cier­to que mu­chas ve­ces, sobre to­do en per­so­nas que tie­nen pa­re­ja, no se pa­sa del ton­teo, de te­ner esa ilu­sión, del yo qué sé, co­mo cuan­do eres un ado­les­cen­te, ve­nir y que te gus­te al­guien”, ex­pli­ca Frías, aun­que el por­cen­ta­je de in­fie­les, se­gún Bu­si­ness

In­si­der, se ele­va al 19%.

La mas­tur­ba­ción y una ho­ra por la em­pre­sa.

Sin du­da, el pla­cer he­do­nis­ta es una de las prác­ti­cas más sa­nas y be­ne­fi­cio­sas que pue­dan exis­tir y al pa­re­cer el 39% lo prac­ti­ca en su mis­ma ofi­ci­na: “Es ló­gi­co pen­sar que es­to se da en to­das las ofi­ci­nas, sobre to­do cuan­do los ni­ve­les de es­trés en paí­ses co­mo Es­pa­ña, por ejem­plo, al­can­zan el 59%. La ne­ce­si­dad de li­be­rar tensiones y ener­gía es al­ta y hay al­gu­nos que no pue­den es­pe­rar a lle­gar a sus ca­sas pa­ra sol­tar­lo. Son los me­nos, pe­ro exis­ten. Así co­mo tam­bién hay unos po­cos que les ex­ci­ta es­tar en un lu­gar prohi­bi­do au­to­com­pla­cién­do­se. Se da mu­cho más en hom­bres que en mu­je­res, sobre to­do por la fa­ci­li­dad de la lo­gís­ti­ca que im­pli­ca”, nos ase­so­ra Ka­ren. “Cuan­do he te­ni­do blo­queos men­ta­les me voy a mi ha­bi­ta­ción, me lle­vo el mó­vil y me mas­tur­bo; ten­go mi or­gas­mo y lue­go… a se­guir tra­ba­jan­do. Ese or­gas­mo pa­ra mí es muy te­ra­péu­ti­co en ese sen­ti­do. El se­xo can­sa más, mu­cho más que mas­tur­bar­se. Me va muy bien cuan­do es­toy un po­co dis­traí­da o me cues­ta con­cen­trar­me”, nos acon­se­ja Ve­nus. La ne­ce­si­dad de buen se­xo pa­ra ren­dir me­jor en el tra­ba­jo y en la vi­da en ge­ne­ral es un te­ma que ha lle­ga­do has­ta los go­bier­nos, al me­nos en el ca­so del sue­co: Per-erik Mus­kos, un con­ce­jal de la pe­que­ña lo­ca­li­dad (2.000 ha­bi­tan­tes) sue­ca de Över­tor­neå, ha pe­di­do que se ha­ga un break de una ho­ra dia­ria pa­ra prac­ti­car el se­xo en horario de ofi­ci­na, por­que el se­xo es fuen­te de sa­lud y fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.