Edi­to­rial

Glamour (Spain) - - Editorial -

don­de las edi­to­ras y las mo­de­los tu­vi­mos oca­sión de ha­cer­nos sel­fies y com­par­tir la ale­gría de ver rea­li­za­do el pro­yec­to.

Com­par­tir se ha con­ver­ti­do en uno de los hi­tos de la co­mu­ni­ca­ción que ha traí­do la re­vo­lu­ción di­gi­tal. Se ha ter­mi­na­do el ca­nal mo­no­di­rec­cio­nal. Re­cuer­do que en la pre­sen­ta­ción de GLA­MOUR, en 2002, Jo­sé María Pé­rez Dies­tro, hoy pre­si­den­te del gru­po Shi­sei­do, en­ten­dió que des­de nues­tras pá­gi­nas po­día­mos ayu­dar a las mu­je­res jó­ve­nes to­mar de­ci­sio­nes. Sí, y tam­bién que­ría­mos ins­pi­rar. En­ton­ces hi­ci­mos so­ñar con un re­vo­lu­cio­na­rio for­ma­to poc­ket que me­ti­mos en su bol­so y en su vi­da. Pe­ro aho­ra ce­le­bra­mos aniver­sa­rio con una es­tra­te­gia edi­to­rial que com­bi­na la ex­ce­len­cia en la re­vis­ta im­pre­sa –en for­ma­to gran­de y poc­ket– y en to­das las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y re­des so­cia­les. Pre­sen­ta­mos nue­vos con­te­ni­dos con vo­ca­ción au­dio­vi­sual y, ¡sor­pre­sa!, con­ver­sa­mos con la lec­to­ra. Nues­tra co­mu­ni­dad es la ge­ne­ra­ción de mu­je­res más co­nec­ta­da de la his­to­ria.

Es­tos años han des­pe­ga­do con no­so­tros las ca­rre­ras de mo­de­los co­mo Ma­ri­na Pé­rez, La­ra Sto­ne e Iri­na Shayk. Tam­bién de ac­tri­ces es­pa­ño­las co­mo Blan­ca Suá­rez, María Val­ver­de, El­sa Pa­taky o Paz Ve­ga. Pe­ro si ha­bla­mos de vi­vir la mo­da, he­mos si­do tes­ti­go de la irrup­ción del street sty­le y, de ahí, a los blog­gers, pri­me­ro, e in­fluen­cers, des­pués; una ge­ne­ra­ción de mu­je­res y hom­bres que ex­pre­sa­ban su pro­pia vi­sión de la mo­da ha­cien­do re­fle­xio­nar a las pa­sa­re­las, las mar­cas y las re­vis­tas. Co­mo Chia­ra Fe­rrag­ni, Paula Eche­va­rría, y aho­ra las mi­ni in­fluen­cers, que, sin al­can­zar el mi­llón de se­gui­do­res, tie­nen gran afi­ni­dad con su co­mu­ni­dad y las fir­mas que re­pre­sen­tan. Lo que di­cen im­por­ta. “Los in­fluen­cers ma­ne­jan ven­tas en to­das las ca­te­go­rías”, de­cía Ian Ro­gers, Di­gi­tal Chief Of­fi­cer de LVMH, en la char­la del Círcu­lo For­tuny.

En es­tos días me lle­ga tam­bién la no­ti­cia de que Cha­nel abre su site de ven­ta on­li­ne en Es­pa­ña. El co­mer­cio elec­tró­ni­co ha si­do otra de las re­vo­lu­cio­nes de es­tos úl­ti­mos 15 años. Otras no vie­nen de la mano de la tec­no­lo­gía, aun­que ga­nan al­can­ce pues és­ta ha­ce de al­ta­voz. Las mo­de­los trans­gé­ne­ro, Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, co­mo la pri­me­ra mu­jer en di­ri­gir la ca­sa Dior, mo­de­los ma­ra­vi­llo­sas y con cur­vas co­mo Bar­bie Fe­rrei­ra, que en es­ta re­vis­ta se que­ja­ba de que se ha­bla­ra de ella pre­ci­sa­men­te así. “¿Por qué no de­cir mo­de­lo sim­ple­men­te?”, nos ex­pli­ca­ba. En es­tos úl­ti­mos años, las mo­de­los han rein­ven­ta­do su rol y, tam­bién, han ayu­da­do a em­po­de­rar­se a mi­llo­nes de mu­je­res que se ven arro­pa­das pa­ra re­cla­mar más li­ber­tad, más vi­si­bi­li­dad.

Co­mo re­vis­ta im­pre­sa, GLA­MOUR es el re­fe­ren­te fí­si­co y de lo que se di­ce con au­to­ri­dad en mo­da y en cul­tu­ra. Siem­pre es­tá en nues­tra men­te el pe­so de la ven­ta de la re­vis­ta, me­di­do en la de­ci­sión de por­ta­das y ti­tu­la­res, pe­ro hay mar­gen pa­ra aven­tu­rar­se con con­te­ni­dos desafian­tes. Así, han en­con­tra­do hue­co te­mas de ar­te, con An­to­nio Ló­pez o So­le­dad Lo­ren­zo. Cien­tí­fi­cos co­mo María Blas­co, es­cri­to­res co­mo Neil Gai­man o bai­la­ri­nes co­mo Ro­ber­to Bo­lle. Y, so­bre to­do, los gran­des di­se­ña­do­res co­mo Gi­venchy, que re­cor­dó pa­ra no­so­tros su amis­tad con Au­drey Hep­burn. Son gran­des nom­bres que han he­cho gran­des co­sas en GLA­MOUR.

Lo ha­bla­ba ha­ce unas se­ma­nas con Car­men Ga­ri­jo, sub­di­rec­to­ra de la re­vis­ta, y Eloy de la Pe­ra, co­mi­sa­rio de ar­te, en la te­rra­za del Tea­tro Real. To­do lo ha­cen las per­so­nas, de­cía Eloy elo­gian­do la fies­ta. Opino lo mis­mo. En es­te 15 aniver­sa­rio, esas per­so­nas con nom­bre y ape­lli­dos son to­do el equi­po de GLA­MOUR, des­de el de­par­ta­men­to de mo­da al de ad­mi­nis­tra­ción, des­de el pla­tó al equi­po de pu­bli­ci­dad y re­la­cio­nes pú­bli­cas. Por su­pues­to, ¡tam­bién hay hom­bres! Ja­vi, Je­sús, Juan, Gon­za­lo, Ni­co y más. Lo pa­sa­mos bien por­que com­par­ti­mos un sue­ño, emo­cio­nar a tra­vés de la mo­da.

Creía en ello S.I. New­hou­se, gran im­pul­sor de Con­dé Nast, que nos ha de­ja­do ha­ce unas se­ma­nas. Pu­so a Vo­gue en la ci­ma, res­ca­tó Va­nity Fair y New Yor­ker... Su le­ga­do son más de 140 re­vis­tas y 100 webs por to­do el mun­do. Siem­pre re­cor­da­ré sus vi­si­tas, ves­ti­do de for­ma sen­ci­lla y dis­pues­to a es­cu­char­te con una son­ri­sa.

GLA­MOUR al­can­za hoy a más de 4 mi­llo­nes de lec­to­res, con­si­de­ran­do la re­vis­ta y to­das las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. De la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial lle­ga­re­mos a la ge­ne­ra­ción Z, que ya se con­si­de­ra se­rá la más pre­pa­ra­da y la más exi­gen­te. Les in­tere­san la cul­tu­ra y la mo­da con va­lo­res, la so­li­da­ri­dad y el me­dioam­bien­te. Li­via Firth, fun­da­do­ra de la pla­ta­for­ma por la mo­da sos­te­ni­ble Eco Age, me pro­po­nía en Ita­lia com­prar me­nos y me­jor, y “es­cu­char siem­pre a los jó­ve­nes”.

GLA­MOUR tie­ne por de­lan­te aven­tu­ras que hoy no co­no­ce­mos, pe­ro sue­ño con pá­gi­nas que apor­ten fe­li­ci­dad a tra­vés de la mo­da. Es con­tem­plar, leer, pen­sar so­ñar... ves­ti­dos de for­ma ma­ra­vi­llo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.