Pie a TIERR A

Si Hi­llary fue­ra hom­bre, ¿ha­bría ren­di­do cuen­tas an­te el mun­do? ¿Ha­bría asu­mi­do su de­rro­ta de for­ma tan pú­blic a? Son­so­les Ónega, pe­rio­dis­ta par­la­men­ta­ria y úl­ti­mo Pre­mio Fer­nan­do La­ra, ahon­da en la fi­gu­ra de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se y en su nue­vo li­bro

Glamour (Spain) - - Hot Topic -

Las de­rro­tas siem­pre tie­nen una ex­pli­ca­ción, pe­ro no to­dos se atre­ven si­quie­ra a bus­car­la. Me­nos a re­co­no­cer­la . Po­cos a es­cri­bir­la . Hi­llar y Clin­ton lo ha he­cho. Lle­va tiem­po ref ug ia­da en su g ua­ri­da , en­ce­rra­da dan­do for­ma a su nue­vo ros­tro. La ima­gino sin ma­qui­lla­je co­mo en aquel la apa­ri­ción pú­bli­ca , me­dia­do no­viem­bre de su ho­rri­ble 2016, en la que re­co­no­ció que le ha­bía cos­ta­do sa­lir de ca­sa . Pe­se a to­do, lo hi­zo. Y sin ma­qui­lla­je. Un ma­tiz que le va­lió la crí­ti­ca mun­dial por su as­pec­to “de­ma­cra­do”. El ca­li­fi­ca­ti­vo que uti­li­zó la pren­sa en mo­do alg uno ti­ñó el men­sa­je. Su men­sa­je : “Ja­más se rin­dan”. (Re­pi­to : “Ja­más se rin­dan”).

Ella es el cla­ro ejem­plo del re­sur­gir de las ce­ni­zas. Una es­pe­cie de Ave Fé­nix que, aun­que pa­re­ce que no vol­ve­rá a em­pren­der el vue­lo, ha sa­li­do del nido con su nue­vo li­bro lan­za con­tra Ber­nie San­ders, su ri­val den­tro del par­ti­do y al que Hi­llar y tor­ció el bra­zo. Los de­mó­cra­tas di­cen que no de­be­ría re­abrir he­ri­das. Así que pien­so que Hi­llar y pue­de con­ver­tir­se en una es­pe­cie de Az­nar, que siem­pre apa­re­ce pa­ra to­car los mim­bres de la sen­si­bi­li­dad de su pro­pio par­ti­do. Sin em­bar­go en­tre sus adep­tos, las pa­la­bras sig uen obran­do el mi­la­gro del an­sio­lí­ti­co. “Que­re­mos sa­ber qué pa­só –me di­ce una jo­ven que tra­ba­jó pa­ra ella–. Por fin tie­ne una opor­tu­ni­dad de to be her­self. Ima­gí­na­te que fue­ra Oba­ma quien es­cri­bie­ra ese li­bro. ¿La cri­ti­ca­rían tan­to?” Ahí es­tá la ma­dre del ver­da­de­ro cor­de­ro. ¿Ha­bría he­cho un hom­bre es­ta ren­di­ción de cuen­tas que, en par­tes del li­bro, ex­ce­de lo pú­bli­co? No lo creo. ¿Ha­bría un hom­bre so­por­ta­do la des­hon­ra de un be­ca­rio? Tam­po­co lo creo, pe­ro la his­to­ria es­tá pla­ga­da de la­gu­nas cuan­do tra­ta­mos de in­ver­tir el gé­ne­ro pa­ra ca­li­brar en su jus­ta me­di­da lo que ha­cen las mu­je­res. Hi­llar y es una mu­jer acos­tum­bra­da a re­co - no­cer to­do lo que al co­mún de los mor­ta­les nos ha­bría aver­gon­za­do has­ta la náu­sea. O nos ha­bría des­tro­za­do. La infidelidad de un ma­ri­do. La de­rro­ta en unas pri­ma­rias (an­te Oba­ma). El fra­ca­so en unas pre­si­den­cia­les (an­te Trump).

Hi­llar y sig ue sien­do un icono pa­ra mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses que es­cru­tan su pen­sa­mien­to o que ha­cen co­las in­ter­mi­na­bles pa­ra l le var­se un l ibro fir­ma­do por su pu­ño y l etra . Man­tie­ne una leg ión de hom­bres y mu­je­res a los que les in­tere­sa sa­ber en qué ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes in­vier­te o có­mo res­pon­de a las sa­li­das de tono del hom­bre que l a hun­dió en l as ur­nas.

Les con­fie­so que f ui de Hi­llar y an­tes que de Oba­ma. Fue mu­cho más f ácil apos­tar por ella que por Trump. Las pri­me­ras ve­ces que es­cri­be una mu­jer sig uen sien­do un ex­ci­tan­te pun­to de par­ti­da . Con to­das las som­bras que pro­yec­ta la fig ura de Hi­llar y Clin­ton, con to­das las contradicciones que en­tra - ña su pa­sa­do, con la re­nun­cia que im­pli­ca con­ce­der per­dón a la hu­mi­lla­ción pla­ne­ta­ria de re­co­no­cer que sí, que los ma­tri­mo­nios tie­nen ups and downs (que to­dos pa­de­ce­mos). Aquí en Es­pa­ña ten­dre­mos que leer What Hap­pe­ned tra­du­ci­do por­que no te­ne­mos una Hi­llar y.

Hi­llary Clin­ton en la gi­ra de pre­sen­ta­ción de su li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.