LA PLU­MA YA NO ES UN EX­CE­SO

Glamour (Spain) - - Hot Topic -

iuc­cia Pra­da con­se­guía, una vez más, emo­cio­nar al pú­bli­co con una co­lec­ción F/W17 que re­cu­pe­ra­ba el op­ti­mis­mo de tem­po­ra­das an­te­rio­res y pro­yec­ta­ba una luz tan pro­ta­go­nis­ta co­mo ca­da una de las cua­ren­ta y ocho sa­li­das que com­po­nían su pro­pues­ta pa­ra Pra­da. Des­de los mi­núscu­los bra­let­tes de la aper­tu­ra, has­ta los tos­cos pan­ta­lo­nes de pana de cor­te mas­cu­lino y las mon­ta­ñas de plu­mas que flo­ta­ban en ca­da uno de los looks, la se­ño­ra Pra­da –así se di­ri­ge a ella su equi­po– ela­bo­ra­ba un nue­vo con­cep­to de iden­ti­dad fe­me­ni­na que ju­gue­tea­ba con la se­duc­ción. “Es­ta ton­te­ría de la se­duc­ción... ¿Es bue­na o ma­la?”, plan­tea­ba la di­se­ña­do­ra ita­lia­na en el backs­ta­ge tras el des­fi­le.

Y pre­ci­sa­men­te fue­ron las plu­mas, sua­ves y li­ge­ras co­mo las del marabú, un ele­men­to de­ci­si­vo a la ho­ra de plan­tear ese cons­truc­to sub­ver­si­vo de nue­va fe­mi­ni­dad. Re­fle­jo de un de­ter­mi­na­do es­ta­tus so­cial du­ran­te la Edad Me­dia, no fue has­ta me­dia­dos del si­glo XIX, so­bre to­do du­ran­te los años de la Be­lle Épo­que, cuan­do em­pe­za­ron a in­cor­po­rar­se de for­ma re­gu­lar al ves­tua­rio fe­me­nino. En los años 20 del pa­sa­do si­glo, las plu­mas vol­vie­ron a

Plu­mas avant-gar­de. Por su par­te, J.W. An­der­son des­ple­gó un enor­me aba­ni­co de com­ple­jas ideas in­clu­yen­do plu­mas de aves­truz. Lo que se vio en el show de Ale­xan­der Mcqueen po­co te­nía que ver con la mi­ra­da re­cia y mas­cu­li­na del fun­da­dor y más con una emo­ción con­te­ni­da y pla­ga­da de re­fe­ren­cias, que con­fluían en un ma­jes­tuo­so ves­ti­do con­fec­cio­na­do con hi­los de pla­ta y plu­mas de marabú. El re­sur­gir de las plu­mas so­bre la pa­sa­re­la abre otro de­ba­te no me­nos po­lé­mi­co que cues­tio­na la éti­ca de em­plear es­te ma­te­rial pa­ra con­fec­cio­nar pren­das. En la ac­tua­li­dad, mu­chas plu­mas pro­ce­den­tes de las de­no­mi­na­das aves del pa­raí­so tie­nen prohi­bi­do su uso a tra­vés de la Con­ven­ción de Was­hing­ton, que en­tró en vi­gor en 1995. Sin em­bar­go, las plu­mas de otras es­pe­cies de aves co­mo fai­sa­nes, aves­tru­ces, ga­llos o pa­vos reales –con­si­de­ra­das de con­su­mo– se uti­li­zan sin res­tric­ción. Así las co­sas, la pa­sa­re­la recupera es­te ele­men­to y es ca­paz de des­per­tar pa­sio­nes y he­rir sen­si­bi­li­da­des.

Quie­res dis­fru­tar de tus me­jo­res com­pras de mo­da y ten­den­cias, con mag­ní­fi­cos des­cuen­tos y ofer­tas men­sua­les, y sin ne­ce­si­dad de cam­biar de ban­co? Aho­ra pue­des ha­cer­lo con la nue­va tar­je­ta BBVA Vi­sa De Com­pras. Ya pue­des vol­ver­te lo­ca el pró­xi­mo Black Fri­day, en Na­vi­dad..., por­que ten­drás to­das tus com­pras con un 5% de des­cuen­to en mo­da y pa­ra to­das las for­mas de pa­go ¡has­ta fi­nal de año! Es gra­tui­ta, y el des­cuen­to so­bre las com­pras del mes an­te­rior -ese 5% de cash­back- se abo­na­rá di­rec­ta­men­te en tu tar­je­ta. Pa­ra con­se­guir­la en­tra en la web www.vi­sa­de­com­pras.com. ¡Dis­fru­ta del me­jor shop­ping con tus ami­gas y tu tar­je­ta BBVA Vi­sa De Com­pras!

aren Ma­za­rra­ga es­tá con­ten­ta. Es­ta no­che se que­da en ca­sa con una ami­ga, co­mien­do piz­za y ha­blan­do de qué po­si­bles ci­tas ten­drá la se­ma­na que vie­ne. Es­tá sol­te­ra des­de ha­ce seis me­ses, y, a sus trein­ta y dos años, di­ce que se sien­te me­jor que nun­ca. “Sien­to que parto el ba­ca­lao”, ríe. Bea­triz Lobo es­tá igual. “Des­de la úl­ti­ma vez de mi sol­te­ría, és­ta es la me­jor”, ana­li­za. “Y ni me ape­te­ce pen­sar en es­tar con al­guien ni en li­gar. Bueno, si ligo, bien. Y si no, tam­bién.” ¿Per­dón? ¿Ha da­do un gi­ro el mun­do mien­tras dor­mía­mos? ¿Dón­de es­tá la ima­gen de la sol­te­ra de­ses­pe­ra­da, co­mien­do he­la­do de cho­co­la­te por las no­ches –la sol­te­ra no sa­be acer­car­se a la co­ci­na, es­tá de­ma­sia­do de­pri­mi­da–, mien­tras con­tem­pla su os­cu­ro fu­tu­ro en unas cartas del ta­rot que le ti­ra su com­pa­ñe­ra de pi­so, y congela a la vez sus óvu­los por si se le ocu­rre ser ma­dre ¿en so­le­dad? Sí, el mun­do ha da­do un gi­ro. Y no ha si­do en es­ta úl­ti­ma se­ma­na: se­gún las úl­ti­mas ci­fras del INE, el nú­me­ro de sol­te­ros ma­yo­res de 20 años su­pera en Es­pa­ña los 16 mi­llo­nes: 7,5 hom­bres, 8,6 mu­je­res, una cifra que de­be­ría di­na­mi­tar nues­tras pre­con­cep­cio­nes so­bre “las mu­je­res sol­te­ras de­ses­pe­ra­das” que pu­lu­lan en nues­tros ima­gi­na­rios cul­tu­ra­les des­de que exis­te, al me­nos, El dia­rio de Brid­get Jo­nes y su in­ce­san­te de­seo de ca­sar­se. ¿Aca­so no nos pa­re­ce an­ti­gua es­ta ima­gen? Sin du­da, a los guio­nis­tas de to­do el mun­do sí, por­que ellos es­tán de­mos­tran­do que no só­lo de las ci­fras vi­ve la sol­te­ría: des­de la te­le­vi­sión, el ci­ne y la li­te­ra­tu­ra, se es­tá dan­do un cam­bio en la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se de los per­so­na­jes. Li­bros co­mo Sol­te­ro­na, de Ka­te Bo­lick, o se­ries co­mo Flea­bag, que re­la­ta la sol­te­ría des­de un es­pa­cio más li­bre pa­ra la mu­jer, son éxi­tos de pú­bli­co y crí­ti­ca. Me­jor... sol­te­ras o Girls pue­blan las fic­cio­nes au­dio­vi­sua­les del mains­tream pa­ra de­mos­trar­nos que hay pú­bli­co y pro­pues­tas pa­ra chi­cas sin no­vio ni ga­nas de te­ner­lo. Pe­ro ¿es oro to­do lo que re­lu­ce? Es tal la can­ti­dad de nue­vos re­la­tos so­bre es­tar sol­te­ra que ca­si po­de­mos en­ten­der­lo co­mo un nue­vo es­te­reo­ti­po: chi­ca co­no­ce chi­co. Chi­ca pa­sa de to­do. Chi­ca sa­le con sus ami­gas y se pi­lla una bo­rra­che­ra de ór­da­go. Chi­ca no ne­ce­si­ta a chi­co, sino a sus ami­gas. Fi­nal fe­liz.

El mi­to de la nue­va sol­te­ra. La in­ves­ti­ga­do­ra y es­pe­cia­lis­ta en te­mas de gé­ne­ro y amor ro­mán­ti­co le ve las orejas al lobo del mi­to de la sol­te­ra fe­liz: “La ma­yor par­te de las chi­cas tie­nen cla­ro que el amor no es la so­lu­ción ni la sal­va­ción pa­ra en­ten­der la fe­li­ci­dad, pe­ro si­guen an­he­lan­do un com­pa­ñe­ro con el que com­par­tir la vi­da. Por un la­do es un an­he­lo cul­tu­ral, po­lí­ti­co y so­cial, por­que vi­vi­mos en un mun­do he­cho por y pa­ra las pa­re­jas, son las que for­man las fa­mi­lias nu­clea­res”. El fi­nal fe­liz se tra­du­ce, pues, en una pa­re­ja y una fa­mi­lia, y no se com­pren­de la sol­te­ría a lar­go pla­zo. To­mar­te unos chu­pi­tos con las ami­gas los sá­ba­dos es una co­sa, pe­ro ha­cer de eso tu mo­do de vi­da, no es acep­ta­ble. “Yo es­tu­ve cin­co años sin pa­re­ja y ex­pe­ri­men­té to­das las pre­sio­nes de las mu­je­res sin pa­re­ja. Te­nía una be­ca doc­to­ral, mi co­che, mi tra­ba­jo y una vi­da so­cial apa­sio­nan­te, y no de­ja­ban de pre­gun­tar­me por qué no te­nía pa­re­ja”, na­rra He­rre­ra en pri­me­ra per­so­na.

El re­la­to de He­rre­ra no es ca­sual, to­das las en­tre­vis­ta­das tie­nen una si­tua­ción com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a las de sus ma­dres y abue­las. “Uy, mi ma­dre es­ta­ba ca­sa­da a los vein­ti­cin­co”, di­ce la

Las apps pa­ra li­gar lle­gan y se re­pro­du­cen –Tin­der, Ok­cu­pid, Happn, Ba­doo– y su cre­ci­mien­to y ren­di­mien­to se va­lo­ra en de­ce­nas de mi­llo­nes en nues­tro país. Sin du­da, el sol­te­ro y la sol­te­ra se vis­lum­bran co­mo mer­ca­do, pe­ro ¿cam­bian real­men­te las nue­vas apps co­mo per­ci­bi­mos la sol­te­ría pa­ra las mu­je­res he­te­ro­se­xua­les? “Las re­des pue­den ser de­ses­pe­ran­tes”, se que­ja la ar­tis­ta Bea­triz Lobo. “Te sien­tes desea­da al prin­ci­pio, pe­ro mu­chas ve­ces so­la­men­te sir ven pa­ra eso, pa­ra sen­tir­te así. Ca­da vez me en­cuen­tro con un fe­nó­meno más co­mún: cuan­do le di­ces a un hom­bre que no quie­res que­dar, in­sis­te sin pa­rar. Mu­chos no acep­tan un no y creen que es por­que no les com­pren­des. Con­fun­den sen­si­bi­li­dad con vic­ti­mis­mo.” La ex­pli­ca­ción po­dría ser que fren­te a esa nue­va sol­te­ra, no hay un nue­vo sol­te­ro que va­ya a la par. “La cul­tu­ra pe­sa mu­cho, y los hom­bres no es­tán si­guien­do el mis­mo pro­ce­so de des­mi­ti­fi­car las re­la­cio­nes o ha­cer au­to­crí­ti­ca amo­ro­sa. Las mu­je­res, he­mos he­cho nues­tro el re­frán de me­jor sol­te­ra que mal acom­pa­ña­da”, ex­pli­ca He­rre­ra. Ka­ren Ma­za­rra­ga, que es op­ti­mis­ta pe­ro ma­ti­za. “Des­de que ligo por app veo las contradicciones: los hom­bres de cua­ren­ta y pi­co pue­den es­tar sol­te­ros, pe­ro bus­can mu­je­res más jó­ve­nes. Tam­bién no­to que hay al­go de con­su­mo, un cier­to mer­ca­do de la car­ne. De re­pen­te, ¡es co­mo si la sol­te­ría fue­ra un vi­deo­jue­go!”, ríe.

El amor en la era Tin­der.

de Kar­lie. “Que­ría sa­tis­fa­cer mi cu­rio­si­dad so­bre qué era el có­di­go. No te­nía ni idea de cuán­to iba a g us­tar­me apren­der es­te leng ua­je se­cre­to o có­mo me ins­pi­ra­ría pa­ra com­pro­me­ter­me a que las ni­ñas pu­die­ran es­tu­diar­lo y pu­die­ran l leg ar a ser l íde­res tec­no­lóg icas”, re­fle­xio­na Kloss. En cuan­to a la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da en es­ta pri­me­ra in­cur­sión la es­ta­dou­ni­den­se re­cuer­da : “Tu­ve mu­cha suer­te de en­trar en una cla­se don­de apren­dí lo f un­da­men­tal del leng ua­je Ruby y de otros leng ua­jes in­for­má­ti­cos. Mis com­pa­ñe­ros de cla­se y yo cons­trui­mos di­ver­sas apli­ca­cio­nes y tam­bién pro­gra­ma­mos un dron pa­ra que vo­la­ra por la cla­se. Es­ta­ba com­ple­ta­men­te en­gan­cha­da.”

Un f utu­ro pa­ra to­das. Las pro­pias es­ta­dís­ti­cas lo di­cen, la pro­gra­ma­ción o el desa­rro­llo de soft­wa­re son las pro­fe­sio­nes con más g aran­tías de tra­ba­jo y más de­man­da­das por las em­pre­sas. Las l la­ma­das dis­ci­pli­nas STEM (cien­cias, tec­no­log ía , ing enie­ría y ma­te­má­ti­cas) co­pan l os pri­me­ros pues­tos del rán­king de las 20 pro­fe­sio­nes con más f utu­ro, ela­bo­ra­do por el De­par­ta­men­to de Tra­ba­jo de Es­ta­dos Uni­dos: 3º pues­to, desa­rro­lla­dor de apli­ca­cio­nes de soft­wa­re ; 7º pues­to, ana­lis­ta de sis­te­mas y programadores; 12º desa­rro­lla­do­res de sis­te­mas de sof t wa­re.

Sin em­bar­go las cien­cias pa­re­cen ser to­da­vía un área más pro­pia de los hom­bres que de las mu­je­res. Co­mo ex­pli­ca muy bien Kar­lie en uno de sus ví­deos : hay un 74% de ni­ñas que es­tán muy in­tere­sa­das en las cien­cias cuan­do cur­san el ins­ti­tu­to ; sin em­bar­go, só­lo el 18% de las li­cen­cia­tu­ras en in­for­má­ti­ca o cien­cias per­te­ne­ce a mu­je­res; en el mun­do la­bo­ral, só­lo el 3% de las per­so­nas que tra­ba­jan en es­ta área son afro­ame­ri­ca­nas y tan só­lo el 1%, la­ti­nas. ¿ No son ci­fras lo su­fi­cien­te­men­te im­pac­tan­tes co­mo pa­ra to­mar cartas en el asun­to ? Ini­cia­ti­vas en to­do el mun­do, co­mo las re­des MUIN (Mu­je­res en in­for­má­ti­ca) a ni­vel na­cio­nal o Cs4­wo­men (Com­pu­ter Scien­ce for Wo­men) a ni­vel in­ter­na­cio­nal, es­tu­dian las ra­zo­nes por las cua­les las mu­je­res no tie­nen pre­sen­cia en la Ing enie­ría In­for­má­ti­ca . Una ca­ren­cia que la mo­de­lo quie­re sol­ven­tar y con­ver­tir­la en su lu­cha per­so­nal y tam­bién vi­tal.

El ini­cio del sue­ño. La ni­ña de Saint Louis que so­ña­ba con seg uir los pa­sos de su pa­dre mé­di­co, o al me­nos di­rig ir su ca­rre­ra por el mun­do de la cien­cia , vol­vió a re­na­cer del in­te­rior de la top in­ter­na­cio­nal. “Siem­pre he si­do una en­tu­sias­ta de las ma­te­má­ti­cas y de las cien­cias. Des­de que es­ta­ba en pri­me­ro de pri­ma­ria que­ría con­ver­tir­me con to­do mi co­ra­zón en doc­tor, cien­tí­fi­ca o pro­fe­so­ra . Pe­ro tras ser des­cu­bier­ta ha­ce diez años en un des­fi­le en un cen­tro co­mer­cial mi vi­da dio un g iro y co­men­cé des­de los 15 años a dedicarme full ti­me a mi ca­rre­ra co­mo mo­de­lo.” Pron­to de­ci­dió que aque­llos co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des, que ha­bía ad­qui­ri­do en la es­cue­la de Fla­ti­ron, eran una po­de­ro­sa ar­ma pa­ra que las mu­je­res y so­bre to­do pa­ra que las ni­ñas pu­die­ran la­brar­se un f utu­ro

Es­ta tem­po­ra­da, la pa­sa­re­la se des­pi­de del re­fi­na­mien­to de años pa­sa­dos y apuesta por el uso de las plu­mas co­mo de­co­ra­ción de out­fits diur­nos.

Ves­ti­do glit­ter, de Mi­chael Kors Co­llec­tion; boas de plu­mas, de Hou­se of La Rue; y bra­za­le­te do­ra­do, de J.W. An­der­son.

Bu­fan­da de la­na y plu­mas, de Pra­da (850 €); slip­pers, de Simone Ro­cha (440 €); slip dress, de Ca­ri­ne Gil­son (950 €); pen­dien­tes, de Os­car de la Ren­ta (470 €).

Ves­ti­do de se­da con de­ta­lles de len­te­jue­las, de Mi­ra Mi­ka­ti.

La mo­de­lo se to­ma muy en se­rio su la­bor en Ko­de With Klossy, por ello acu­de per­so­nal­men­te a los cur­sos y cam­pa­men­tos que or­ga­ni­zan. El con­tac­to con las chi­cas es fun­da­men­tal pa­ra ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.