PRIO­RI­DAD: QUE NOS EN­TIEN­DA Y QUE NO SEA NA­DA CE­LO­SO

Glamour (Spain) - - Hot Topic -

di­ce la pu­bli­cis­ta Ana Pas­cua, sol­te­ra de trein­ta y cua­tro años. “Y di­ce que yo a t odos les pon­go pe­gas.”

¿Se­rán las ci­fras tan al­tas en lo que a sol­te­ría se re­fie­re un te­ma de ma­yo­res es­tán­da­res ? “Con los años y el apren­di­za­je te vuel­ves más exi­gen­te. Un amor im­pli­ca una in­ver­sión de ener­gía for­tí­si­ma y no nos va­mos con el pri­me­ro que pa­sa. Que­re­mos que no sea ce­lo­so, ni po­se­si­vo, que nos en­tien­da, ¿son exi­gen­cias de­ma­sia­do al­tas ? Igual sí.” Exi­gen­tes o no, hay un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal. “An­tes, a las ma­dres y a las abue­las se les en­se­ña­ba a aguan­tar en con­vi­ven­cias que po­dían no ser bue­nas pa­ra ellas, eso ha cam­bia­do”, di­ce He­rre­ra.

Las ci­fras man­dan: en Es­pa­ña, las mu­je­res se em­pa­re­jan más tar­de y ya no es pa­ra to­da la vi­da. En los úl­ti­mos vein­te años, los di­vor­cios han au­men­ta­do un 59%. Los ma­tri­mo­nios du­ran me­nos y los cam­bios en la ma­ne­ra de con­ce­bir el amor y la pa­re­ja tie­nen, ade­más, un fac­tor aña­di­do: la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. El mi­to del amor ro­mán­ti­co pi­sa fuer­te, pe­ro ya no es vi­tal, lo pri­me­ro es rea­li­zar­se. “El amor es im­por­tan­te, pe­ro es más im­por­tan­te ser fe­liz y pa­ra eso ne­ce­si­tas ser in­de­pen­dien­te”, di­ce Ana. “Tra­ba­jar. No sa­cri­fi­ca­ría na­da por mi pro­fe­sión, ni si­quie­ra si fue­ra ma­dre, aun­que eso aho­ra mis­mo me re­sul­ta mar­ciano, por la pre­ca­rie­dad que hay”, se plan­tea. La pre­ca­rie­dad no es un te­ma me­nor: con ta­sas de pa­ro ju­ve­nil del 51%, las mu­je­res jó­ve­nes es­tán pro­lon­gan­do la ju­ven­tud has­ta bien en­tra­dos los trein­ta. “An­tes, una mu­jer de trein­ta años era una se­ño­ra”, apun­ta Ka­ren. “Aho­ra, es una chi­ca que si­gue ba­ra­jan­do cuá­les son sus op­cio­nes. Yo no me sien­to una adul­ta.” La ma­yor po­bla­ción de sol­te­ros a ni­vel mun­dial ha crea­do un mer­ca­do idó­neo pa­ra nue­vas ma­ne­ras de en­ri­que­ci­mien­to to­man­do co­mo mo­de­lo Es­ta­dos Uni­dos: ya son 42 mi­llo­nes de per­so­nas sol­te­ras, un da­to que ha au­men­ta­do un 30% en los úl­ti­mos trein­ta años.

Alar­ga tus pier­nas, es­ti­li­za tu fi­gu­ra y sus pe­que­ños bol­si­llos tra­se­ros dan a tus pi­ti­llo pre­fe­ri­dos, los Scar­lett de Lee®, una car­ga sexy aún más elec­tri­zan­te. Pa­ra la nue­va tem­po­ra­da in­cor­po­ra la ten­den­cia que mar­can las rei­nas del street sty­le, el cor­te to­bi­lle­ro, que te per­mi­te lu­cir tu cal­za­do más es­pe­cial. Y tres al­tos de cin­tu­ra : ti­ro re­tro -al­to-, me­dio y ba­jo. Cre­ma­lle­ras, ba­jos des­co­si­dos y mil y un la­va­dos, to­nos y aca­ba­dos da­rán el to­que de es­ti­lo de­fi­ni­ti­vo a tus out­fits dia­rios.

Una ilu­sión con­ta­gio­sa . En 2016, Kar­lie lan­za l os cam­pa­men­tos de ve­rano gra­tui­tos de Ko­de With Klossy, los pro­gra­mas bu­que in­sig­nia de la or­ga­ni­za­ción. Du­ran­te las dos se­ma­nas que du­ran, los es­tu­dian­tes ex­plo­ran los con­cep­tos más f un­da­men­ta­les del mun­do sof t wa­re, as­pec­tos más téc­ni­cos, apren­den las ba­ses del leng ua­je Ruby, y al fi­nal del cur­so, cons­tru­yen su pro­pia apli­ca­ción web. Las cla­ses de los cam­pa­men­tos son im­par­ti­das por los ins­truc­to­res de la or­ga­ni­za­ción y tie­nen al­re­de­dor de 25 alum­nos, con el fin de que sea un nú­me­ro lo su­fi­cien­te­men­te pe­que­ño pa­ra que el ac­ce­so a los equi­pos y la en­se­ñan­za sean los más ex­ten­sos y pro­fun­dos po­si­bles. Es­te año el nú­me­ro de cam­pa­men­tos f ue de tres re­par­ti­dos en Los Án­ge­les, Nue­va York y la ciu­dad que la vio cre­cer, Saint Louis.

Es­te ve­rano los cam­pa­men­tos Ko­de With Klossy lle­ga­ron has­ta 15 ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, con­si­guien­do in­vo­lu­crar a cer­ca de 400 es­tu­dian­tes. El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre abrie­ron su pri­me­ra ofi­ci­na fi­ja en Nue­va York, di­se­ña­da por Ti­na Rich de Ho­me­po­lish

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.