HA­LEY

EL CO­ME­TA Pe­cas a la vis­ta, cor­te pi­xie, amor por los ga­tos... Ha­ley Ben­nett es adic­ta a la na­tu­ra­li­dad. Y en la fic­ción, la ac­triz per­si­gue sus sue­ños al vo­lan­te de un des­ca­po­ta­ble vin­ta­ge co­mo ima­gen del nue­vo per­fu­me de Ch­loé. Tex­to: Ca­rol Ló­pez

Glamour (Spain) - - Hot Topic -

re­ció en el Ohio ru­ral, aun­que su es­ti­lo pa­re­ce la­bra­do a gol­pe de pic­nics a ori­llas del Se­na, pa­seos en bi­ci­cle­ta, crois­sants y vin rouge en el mis­mí­si­mo Ma­rais. Pe­ro ella nie­ga cual­quier sos­pe­cha de po­se en su do­mi­nio del chic pa­ri­sino. “Mi en­fo­que de la mo­da y la belleza siem­pre ha si­do muy na­tu­ral, muy ex­pe­ri­men­tal. En lo que a mi as­pec­to se re­fie­re, nun­ca he si­do na­da es­can­da­lo­sa.” Y voi­lá. In­clu­so tras cor­tar­se su dul­ce me­le­na co­lor miel, la ac­triz Ha­ley Ben­nett (Flo­ri­da, 1988) si­gue en­car­nan­do el ideal de eso que en­ten­de­mos por french chic. Tie­ne ese je ne sais quoi an­he­la­do por mu­chas, pe­ro con­quis­ta­do por muy, muy po­cas, que le ha per­mi­ti­do to­mar el tes­ti­go co­mo ima­gen de Ch­loé de esa es­ti­lo­sa le­gión de ru­bias de cul­to que son An­ja Ru­bik, Ch­loë S evigny y Dree He­ming way.

Mi­cró­fo­nos y ce­lu­loi­de. Lo su­yo en Holly­wood ha si­do una dis­cre­ta ca­rre­ra de fon­do. A los 16, se mu­dó de Ohio a Los Án­ge­les, don­de se cur­tió te­naz de cás­ting en cás­ting . De­bu­tó ha­ce una dé­ca­da en Tú la le­tra, yo la mú­si­ca, una co­me­dia mu­si­cal en la que com­par­tía re­par­to con Hugh Grant y Drew Barr ymo­re, don­de tu­vo opor­tu­ni­dad de de­mos­trar su ta­len­to co­mo can­tan­te. Sig uie­ron tí­tu­los jun­to a Owen Wil­son, Jen­ni­fer Anis­ton o Te­ri Po­lo. Y, de re­pen­te, en 2016, lle­ga­ba el gran año pa­ra es­ta chi­ca a ve­ces ru­bia y a ve­ces pe­li­rro­ja que se da un ai­re a Jen­ni­fer Law­ren­ce : ta­qui­lla­zos co­mo Los sie­te mag­ní­fi­cos y La chi­ca del tren, ro­da­jes a las ór­de­nes de Wa­rren Beatty y Ja­son Hall, por­ta­das, al­fom­bras ro­jas...

Por su Ins­ta­gram sa­be­mos que Ha­ley ado­ra los ga­tos, la na­tu­ra­le­za y la vi­da tran­qui­la. “Tam­bién, dar­me un ba­ño con sa­les de ep­som al fi­nal de un día du­ro y ma­sa­jear mis múscu­los con bál­sa­mo de ti­gre cuan­do me sien­to ago­ta­da. Y dor­mir. Dor­mir mu­cho.”

Pró­xi­ma­men­te, po­dre­mos ver­la en Thank You For Your Ser­vi­ce, la his­to­ria de un ba­ta­llón de sol­da­dos que re­gre­sa de la g ue­rra de Irak y tra­ta de readap­tar­se a la vi­da de siem­pre.

Pe­cas y road mo­vie. Co­mo mu­sa de Ch­loé, Ha­ley per­so­ni­fi­ca to­dos los có­di­gos de la fir­ma: su belleza es fres­ca ; su con­cien­cia del lu­jo es boho; su sen­sua­li­dad es ce­ro ar­ti­fi­cio­sa ; su tem­pe­ra­men­to es slow; su mi­ra­da es ras­ga­da y trans­pa­ren­te. En la cam­pa­ña, una mi­ni road mo­vie en blan­co y ne­gro ro­da­da en Su­dá­fri­ca, Ha­ley pre­su­me de pe­cas li­ge­ra de ma­qui­lla­je y to­ma las rien­das de un pre­cio­so des­ca­po­ta­ble vin­ta­ge pa­ra con­ver­tir­se en due­ña de su des­tino. El pai­sa­je es sal­va­je, pol­vo­rien­to, agres­te... Y su ves­ti­do se con­vier­te en un ta­lis­mán agi­ta­do por el ai­re que le in­di­ca el úni­co ca­mino po­si­ble: el que le dic­te su co­ra­zón. “Pre­ci­sa­men­te, la li­ber­tad es el ras­go de Ch­loé con el que más me iden­ti­fi­co”, re­co­no­ce. “Os­car Wil­de di­jo que la ma­yo­ría de la gen­te no vi­ve, sim­ple­men­te, exis­te. Es­ta re­fle­xión me ha­ce pen­sar. Yo quie­ro vi­vir, quie­ro sa­car­le to­do el ju­go a la vi­da y quie­ro ab­sor­ber to­das las sen­sa­cio­nes que me sea po­si­ble. De­seo leer mu­chos li­bros, via­jar a mu­chos lu­ga­res, ha­blar con mu­chas per­so­nas... Na­dar en el océano, ser li­bre, vo­lar... Y se­guir to­dos mis sue­ños.”

ras do­ce ho­ras de vue­lo has­ta Bom­bay más dos de au­to­bús atra­ve­san­do un pai­sa­je que el mon­zón ha te­ñi­do de mil to­nos de ver­de, lle­go a Sah­ya­dri. Es un va­lle alu­ci­nan­te en lo más re­mo­to de la cor­di­lle­ra de los Ghats Oc­ci­den­ta­les, don­de voy a co­no­cer en vi­vo qué es y có­mo se ex­pe­ri­men­ta el Ayur­ve­da, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal de la In­dia. Mi pri­me­ra to­ma de con­tac­to con el es­ta­do de Maha­rash­tra es un vi­deo­clip. Los fo­to­gra­mas se su­ce­den en­tre­cor­ta­dos a tra­vés de la ven­ta­ni­lla del bus, a 90 km/h: mo­tos, va­cas, ni­ños con uni­for­me es­co­lar, ele­fan­tes, pues­tos am­bu­lan­tes, el la­go Pa­wa­na, mu­je­res car­gan­do cán­ta­ros, más y más mo­tos... En me­dio de es­ta or­gía vi­deo­cli­pe­ra veo a lo le­jos la si­lue­ta de Shi­llim, que los hin­dúes lla­man la Mon­ta­ña Má­gi­ca. En su la­de­ra, un spa-santuario con­sa­gra­do al cui­da­do de cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu se­gún los pre­cep­tos del Ayur­ve­da. Una fi­lo­so­fía ho­lís­ti­ca con 5.000 años de an­ti­güe­dad que ins­pi­ra The Ri­tual of Ayur­ve­da, la lí­nea cos­mé­ti­ca más es­pi­ri­tual de Ri­tuals.

DES­CU­BRO MI

El doc­tor Arun Pi­llai me re­ci­be en su con­sul­ta, una sa­la de pa­re­des de cris­tal ro­dea­da de una fron­do­sa ar­bo­le­da. Nos sen­ta­mos en el sue­lo, so­bre co­ji­nes, y me sir­ve un té. Me to­ma el pul­so, me exa­mi­na el ca­be­llo, la piel de los bra­zos, las pu­pi­las... Me ha­ce un ex­haus­ti­vo cues­tio­na­rio (¿Te con­cen­tras fá­cil­men­te? ¿Sue­les to­mar de­ci­sio­nes de for­ma im­pul­si­va? ¿Te sien­tes más có­mo­da en am­bien­tes cá­li­dos o fríos? ¿Te gus­ta ha­blar o pre­fie­res es­cu­char? ¿Tu sue­ño es li­ge­ro o pro­fun­do? ¿Te irri­ta sal­tar­te co­mi­das?...). Mis res­pues­tas re­ve­lan mi dos­ha. Las dos­has son, se­gún el Ayur­ve­da, las tres bio­ener­gías de la na­tu­ra­le­za: Kap­ha (tie­rra y agua), Pit­ta (fue­go) y Va­ta (es­pa­cio y ai­re). Las tres es­tán pre­sen­tes en to­dos los se­res, pe­ro en ca­da cual pre­va­le­ce una u otra. En mí pre­do­mi­na Pit­ta. Los pit­ta so­mos per­cep­ti­vos, au­da­ces y op­ti­mis­tas, pe­ro tam­bién tes­ta­ru­dos y vehe­men­tes. Nos gus­tan los desafíos, pe­ro so­mos im­pa­cien­tes. “Co­mer y vi­vir de for­ma sát­vi­ca ( pu­ra, es­ta­ble, amo­ro­sa) es la me­jor vía pa­ra re­la­jar las in­ten­sas emo­cio­nes aso­cia­das al Pit­ta”, me di­ce Pi­llai.

YO­GA PA­RA TA­CO­NES

La ins­truc­to­ra yo­gui me es­pe­ra a las 7.00 en un pa­be­llón al ai­re li­bre en la fal­da del monte Shi­llim. En el pa­seo de 25 mi­nu­tos des­de mi ha­bi­ta­ción-vi­lla veo pe­ri­qui­tos, he­le­chos gi­gan­tes, ma­ri­po­sas tro­pi­ca­les, ne­nú­fa­res y un ma­ca­co. “El yo­ga es un re­ga­lo de va­lor in­cal­cu­la­ble de nues­tros an­te­pa­sa­dos”, me ase­gu­ra. “Nos da el po­der de ar­mo­ni­zar cuer­po y men­te, pen­sa­mien­tos y ac­cio­nes.” En­ten­di­do. Pe­ro quie­ro que es­te ma­dru­gón me­rez­ca la pe­na, así que le pi­do que me en­se­ñe al­go con­cre­to: dos po­ses de yo­ga que pue­dan arre­glar­me un mal día. “Si des­pués de un día en ta­co­nes no­tas la es­pal­da ba­ja y los ge­me­los car­ga­dos, re­lá­ja­los con la po­se del be­bé fe­liz. Túm­ba­te bo­ca­rri­ba, aco­mo­da las lum­ba­res y fle­xio­na las ro­di­llas ha­cia las axi­las. Aga­rra los pies con las ma­nos y mé­ce­te sua­ve­men­te.” Cuan­do ten­gas mo­les­tias por la re­gla, “la po­se de la dio­sa acos­ta­da cal­ma la pel­vis y alivia el do­lor de ova­rios”, me con­fir­ma. “Túm­ba­te bo­ca­rri­ba, fle­xio­na las pier­nas, jun­ta las plan­tas de los pies y de­ja que las ro­di­llas cai­gan a los la­dos. Es­ti­ra los bra­zos a am­bos la­dos del tron­co y haz cin­co res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das ha­cia el vien­tre.”

EL AU­TÉN­TI­CO

En­sa­la­da de be­rros, pe­ra y que­so de cabra, un té ma­sa­la chai y un ta­zón de arroz bas­ma­ti con le­che de al­men­dras y ca­ne­la al des­per­tar. En es­te desa­yuno tan po­co mains­tream acor­de a la die­ta Pit­ta des­cu­bro que “eso” que to­mo en Ma­drid en la fran­qui­cia de ca­fés que hay a la vuel­ta de mi ofi­ci­na no es en reali­dad un chai tea lat­te. El ge­nuino es una mez­cla pi­can­te de té ne­gro car­da­mo­mo, ca­ne­la, jen­gi­bre, cla­vo, pi­mien­ta, ca­ye­na, anís es­tre­lla­do y nuez mos­ca­da. “El Ayur­ve­da usa es­tas es­pe­cias des­de ha­ce mi­le­nios por su po­der an­ti­in­fla­ma­to­rio, an­ti­mi­cro­biano y digestivo”, me ex­pli­ca Pi­llai. Le aña­do una nu­be de le­che de arroz. Me he he­cho adic­ta.

He crea­do el ma­qui­lla­je que sue­ño que usen las ado­les­cen­tes, mu­je­res de to­das las eda­des, de to­das las ta­llas, de to­dos los to­nos de piel, de to­das las re­li­gio­nes, de to­das las cul­tu­ras...” Pa­ra Rihan­na más es más, por eso lan­za la co­lec­ción de ma­qui­lla­je Fenty Beauty, un chu­te de pop y li­ber­tad pa­ra la piel. La can­tan­te, pro­duc­to­ra y di­se­ña­do­ra ha crea­do una lí­nea con 91 re­fe­ren­cias: un bri­llo de

EN LA PIEL la­bios y 90 pro­duc­tos pa­ra el ros­tro. Ba­ses, co­lo­re­tes e ilu­mi­na­do­res en stick que se

DE RIHAN­NA adap­tan a to­dos los to­nos de piel. Son per­fec­tos pa­ra lle­var en el bol­so gra­cias a su en­va­se iman­ta­do que ha­ce que bro­chas y sticks en­ca­jen co­mo un te­tris. Com­bí­na­los pa­ra con­se­guir la Fenty Fa­ce de Ri­ri: so­bre una ba­se soft ma­te, apli­ca luz (que no bri­llo) me­dian­te po­ten­tes ilu­mi­na­do­res que Rihan­na lla­ma ki­ller agents. Pa­ra aca­bar, jue­ga con el co­lor.

El vi­deo­clip fue ro­da­do en un so­bre­co­ge­dor pai­sa­je en Su­dá­fri­ca, cer­ca de Ciu­dad del Ca­bo.

Ha­ley Ben­nett ha pro­ta­go­ni­za­do ta­qui­lla­zos co­mo Los sie­te mag­ní­fi­cos y La chi­ca del tren.

En el vi­deo­clip, Ha­ley da vi­da a los va­lo­res de Ch­loé: li­ber­tad, na­tu­ra­li­dad, sen­sua­li­dad, in­de­pen­den­cia y un pun­to de des­ca­ro.

Mu­jer con sa­ri en Sah­ya­dri. Ma­sa­je shi­rod­ha­ra. Me­nú pit­ta lac­to-vegetariano: bir­ya­ni (pas­tel de pa­ta­ta pi­can­te con to­ma­te y ca­cahue­tes), pa­neer sa­lan (que­so fres­co con sal­sa de curry), chut­ney de men­ta, arroz bas­ma­ti, pan de pi­ta y dhal (sopa de lentejas)

Ilu­mi­na­dor Ki­lla­watt (33 €). Co­lo­re­tes e ilu­mi­na­do­res en stick (23,90 €). Bro­cha (31 €). To­do de Fenty Beauty by Rihan­na (ex­clu­si­va en Sep­ho­ra).

Za­pa­ti­llas de la co­lec­ción cáp­su­la Le Coq Spor­tif x La Pe­ti­te Ro­be Noi­re (95 €). En tien­das pro­pias, Sue­ños Ne­gros (Barcelona) y El Pa­ra­cai­dis­ta (Ma­drid). Per­fu­me Black Per­fec­to by La Pe­ti­te Ro­be Noi­re (127,10 €, 100 ml).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.