ES­TAS TRES MU­JE­RES SE EX­PRE­SAN A TR AVÉS DE SUS DI­SE­ÑOS

Glamour (Spain) - - Hot Topic -

adie sa­be có­mo fun­cio­na o de dón­de vie­ne. La ins­pi­ra­ción es uno de esos con­cep­tos inefa­bles que tie­ne co­mo con­se­cuen­cia la crea­ción, pe­ro que na­die sa­be real­men­te ex­pli­car. No es de ex­tra­ñar en­ton­ces que los grie­gos, esa ci­vi­li­za­ción tan da­da a in­ven­tar­se ar­que­ti­pos pa­ra las gran­des pre­gun­tas hu­ma­nas, le die­ran la res­pon­sa­bi­li­dad a las mu­sas: mu­je­res eté­reas ca­pa­ces de ins­pi­rar. Aún exis­ten, aún se les se­ña­la co­mo el ori­gen de las ideas... y aquí co­no­ce­mos a tres. En el ca­so de las di­se­ña­do­ras es­pa­ño­las Pe­pa Sa­la­zar, Ce­lia Val­ver­de y María Ro­sen­feldt, las mu­sas son tam­bién in­ter­lo­cu­to­ras, se­res cer­ca­nos y es­pí­ri­tus co­mu­nes.

Tan di­fe­ren­tes co­mo ta­len­to­sas, tan jó­ve­nes co­mo pro­me­te­do­ras, tan crea­ti­vas co­mo de­ci­di­das: ca­da una de ellas tie­ne a sus es­pal­das va­rias co­lec­cio­nes y mar­cas pro­pias. Y ca­da una tie­ne un pro­ce­so crea­ti­vo es­pe­cial y un al­ma ge­me­la que le ayu­da a ima­gi­nar.

“No soy una di­se­ña­do­ra te­má­ti­ca”, di­ce Sa­la­zar. “Sue­lo tra­ba­jar más con fra­ses o con con­cep­tos y a par­tir de eso desa­rro­lla­mos téc­ni­cas. La téc­ni­ca me da la ins­pi­ra­ción.” Sa­la­zar es­tá jun­to a Pe­pa Ro­sen­baum, con quien com­par­te no só­lo el nom­bre sino una idea de qué ti­po de mo­da quie­re ha­cer. “La co­noz­co des­de que lle­gué a Ma­drid. Es­tu­dia­mos jun­tas en el IED. Lle­va­mos jun­tas to­da la vi­da. Vie­ne a mi ca­sa, se prue­ba las pren­das. Me da mu­cho feed­back, te­ne­mos un gus­to pa­re­ci­do. Ella es muy co­que­ta y me in­tere­sa sa­ber có­mo se sien­te con lo que ha­go. Es mu­sa y ami­ga, eso es im­por­tan­te.”

Si en el ca­so de Sa­la­zar –que qui­so ser pi­ro­téc­ni­ca, di­plo­má­ti­ca y bai­la­ri­na– la re­la­ción con la ins­pi­ra­ción es tác­til y te­rre­nal, en el de María Ro­sen­feldt, de He­ri­da­de­ga­to, es in­tui­ti­va. “Nor­mal­men­te, mi pro­ce­so em­pie­za com­pran­do te­ji­do (siem­pre eco­ló­gi­co). Una vez que lo ten­go, co­mien­zo a ha­cer for­mas, pien­so en pa­tro­nes. In­ten­to bus­car co­lo­res y, a raíz de ahí, bus­co un mun­do: ro­pa, mú­si­ca... Una vez que em­pie­za a apa­re­cer la pri­me­ra pren­da, lle­gan las de­más. Si em­pie­zo di­bu­jan­do me cor­to mu­cho más. Di­bu­jo las pren­das cuan­do es­tán he­chas.” Su mu­sa, Lucía He­rre­ro, tra­ba­ja pa­ra la mar­ca. “Em­pe­zó tra­ba­jan­do con­mi­go, ayu­dán­do­me. La gen­te que te ins­pi­ra es la que es­tá siem­pre con­ti­go. Me fío de ella pa­ra to­do. ¿Le gus­ta es­to o no? ¿Ha­ce­mos es­to o lo otro? Es al­guien que for­ma par­te de mi pro­ce­so, en­tien­de la mar­ca y la de­fien­de. Va to­do de la mano.”

Pa­ra Ce­lia Val­ver­de la ins­pi­ra­ción vie­ne siem­pre de la mis­ma fuen­te, mar­ca­da por los orí­ge­nes de su ma­dre afri­ca­na: la cul­tu­ra afroa­me­ri­ca­na de los se­sen­ta y se­ten­ta y el hip hop. Y es en la fa­mi­lia don­de tam­bién en­cuen­tra a su mu­sa. “Mi so­bri­na es co­mo una mi­ni yo. Tie­ne mu­cha per­so­na­li­dad y ener­gía. Tie­ne tres años pe­ro le da vi­da a to­da la fa­mi­lia. Qué me­jor mu­sa que ella, que es mi vi­da.” La pe­que­ña es la pri­me­ra se­gui­do­ra de Val­ver­de. “Se lo cuen­ta a to­do el mun­do (que soy di­se­ña­do­ra). Siem­pre ha­bla del te­ma y di­ce que me ayu­da a co­ser y que quie­re ir a com­prar te­las. Nun­ca se sa­be... a lo me­jor si­gue mis pa­sos.” No se­ría la pri­me­ra vez, su ma­dre es mo­dis­ta y, aun­que ini­cial­men­te Ce­lia qui­so ser ar­qui­tec­ta, su­cum­bió a la se­duc­ción de las te­las que siem­pre cu­brían el sue­lo de su ca­sa.

uan­do se cie­rra una se­sión de fo­tos y en­tre­vis­ta con un po­lí­ti­co, más si os­ten­ta un al­to car­go, la me­dia de lla­ma­das y emails es enor­me, y a lo lar­go del pro­ce­so hay mu­chas oca­sio­nes en las que es­cu­chas el eco de los gri­llos y tie­nes esa sen­sa­ción de es­tar ha­blan­do al va­cío. No fue así des­de el pri­mer mo­men­to con Isa­bel Gar­cía Te­je­ri­na, mi­nis­tra de Agri­cul­tu­ra, Pesca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te. Sor­pren­den­te­men­te, bas­ta­ron só­lo dos emails pa­ra po­ner to­da la ges­tión en mar­cha ; y, lo más in­creí­ble, fue la pro­pia po­lí­ti­ca quien ha­bló per­so­nal­men­te con el equi­po pa­ra co­no­cer los por­me­no­res del es­ti­lis­mo. Sí, des­de su te­lé­fono; y sí, pre­gun­tó an­tes por sms cuán­do era el me­jor mo­men­to pa­ra la con­ver­sa­ción.

Con unos an­te­ce­den­tes tan ha­la­güe­ños, la mo­nu­men­ta­li­dad del Pa­la­cio de Fo­men­to se con­vir­tió en una suer­te de aven­tu­ra, cu­yo ci­ce­ro­ne nos re­ci­bió en pan­ta­lo­nes va­que­ros y ca­mi­se­ta, por­que Isa­bel cuan­do ter­mi­na su jor­na­da la­bo­ral se vis­te co­mo tú y co­mo yo, ca­sual. GLA­MOUR: Des­de fue­ra, es­te Mi­nis­te­rio, qui­zá por la te­má­ti­ca, pa­re­ce un bas­tión mas­cu­lino y, en reali­dad, es to­do lo con­tra­rio. ISA­BEL: Afor­tu­na­da­men­te, ya no hay si­tios don­de las mu­je­res no pue­dan lle­gar ; otra co­sa es el por­cen­ta­je de mu­je­res que hay en esos si­tios, pe­ro efec­ti­va­men­te es­te Mi­nis­te­rio es un ejem­plo de ig ual­dad. Pri­me­ro, por­que tra­ta de dos te­mas que son muy im­por­tan­tes pa­ra to­da la so­cie­dad : la agri­cul­tu­ra y el me­dioam­bien­te. Seg un­do, por­que creo que las mu­je­res so­mos ne­ce­sa­rias en to­das par­tes, y en el me­dio ru­ral, es­pe­cial­men­te más. Uno de los pro­ble­mas gra­ves de és­te es cuan­do se pro­du­ce una mas­cu­li­ni­za­ción del mis­mo por el aban­dono de las mu­je­res, si se van las mu­je­res... GLA­MOUR: Se aca­ba la vi­da. ISA­BEL: Cla­ro : no po­de­mos per­mi­tir­nos el lu­jo de re­nun­ciar al ta­len­to de la mu­jer; y en el me­dio ru­ral, me­nos que en ning ún si­tio. No obs­tan­te, hay co­sas que nos pa­re­cen dis­tin­tas a lo que real­men­te son. Yo hi­ce pri­me­ro de In­dus­tria­les, por­que el pri­me­ro de las ing enie­rías era co­mún, pa­ra lueg o ter­mi­nar Agró­no­mos; allí éra­mos co­mo un diez o un quin­ce por cien­to de mu­je­res. Pues bien : en Agró­no­mos éra­mos ca­si el cin­cuen­ta por cien­to mu­je­res. O sea que, sor­pren­den­te­men­te, ha­bía mu­chas más mu­je­res es­tu­dian­do Ing enie­ría Agró­no­ma que In­ge­nie­ría In­dus­trial. GLA­MOUR: ¿Es­tás de acuer­do con las po­lí­ti­cas de cuo­tas? Tu Mi­nis­te­rio es un ejem­plo de pa­ri­dad, al cual se ac­ce­de por opo­si­ción, o lo que es lo mis­mo, por mé­ri­tos pro­pios y ob­je­ti­vos. ISA­BEL: Las cuo­tas siem­pre me re­cuer­dan a cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar que te­nía una je­fa –he te­ni­do unas cuan­tas y es­tu­pen­das je­fas...– cu­yo ma­ri­do, una per-

Así­que vi­ne: a ocu­par­me de sec­to­res muy im­por­tan­tes en Es­pa­ña, que son el sec­tor agroa­li­men­ta­rio y el sec­tor pes­que­ro, y de la ca­li­dad de nues­tro me­dioam­bien­te. Afor­tu­na­da­men­te, a mí ese tra­ba­jo no me de­ja ni tiem­po ni ener­gía pa­ra preo­cu­par­me de mu­cho más. GLA­MOUR: ¿Có­mo es Isa­bel cuan­do no es mi­nis­tra? ISA­BEL: Pues nor­mal, tre­men­da­men­te nor­mal… o eso quie­ro pen­sar yo, que soy muy nor­mal. De­bo con­fe­sar una co­sa : nun­ca ten­go con­cien­cia de ser mi­nis­tra. A ve­ces lo pien­so y di­go : “Me voy a ir de aquí sin te­ner la con­cien­cia de quién soy”. Ten­go la con­cien­cia de te­ner un tra­ba­jo don­de ve­ni­mos a su­frir un po­co: no pue­des es­ca­ti­mar mi­nu­tos, por­que no te es­tás ju­gan­do lo tu­yo, te es­tás ju­gan­do lo de los de­más. Pa­ra mí, el po­der es res­pon­sa­bi­li­dad. El Mi­nis­te­rio me pe­sa so­bre los hom­bros y, co­mo soy una per­so­na res­pon­sa­ble, creo que se­ría ig ual de res­pon­sa­ble aquí co­mo lo he si­do en otros pues­tos; lo úni­co es que és­te tie­ne una car­ga de tra­ba­jo in­fi­ni­ta, de tra­tar de lle­gar a mu­chos si­tios, por­que tie­nes mu­chas pe­ti­cio­nes y nun­ca lle­gas a to­do. Fue­ra de es­to, soy ig ual de nor­mal en mi tra­ba­jo que en mi día a día. Cuan­do lle­go a mi ca­sa o cuan­do es­toy de fin de se­ma­na, co­jo la mo­to pa­ra ir de es­ca­pa­ra­tes y de ver­dad que me ol­vi­do com­ple­ta­men­te de que soy mi­nis­tra . A mí me pa­re­ce que es muy bueno po­der de­cir : “Qué bien, soy yo”; si pen­sa­ra que no l o es­toy sien­do, ese día me ten­dría que mar­char de aquí. Si es­tu­vie­ra de­jan­do de ser Isa­bel, me ten­dría que ir de aquí; por­que es­to es una co­sa pa­sa­je­ra y voy a con­vi­vir con­mi­go el r es­to de mi vi­da . GLA­MOUR: Co­mo mu­jer y co­mo mi­nis­tra, ¿has no­ta­do ma­chis­mo por par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción? ISA­BEL: Yo me he vis­to co­mo si tu­vie­se se­ten­ta y cin­co años, y me en­can­tó ( ri­sas), f ue en un me­dio cu­yo te­ma era en­ve­je­ce­rá. Pro­cu­ro vi­vir­lo con hu­mor, no te pue­des en­fa­dar por esas co­sas. Tam­bién te di­go que es­toy más pen­dien­te de la pren­sa que tie­ne que ver con la ac­ti­vi­dad del Mi­nis­te­rio, y de lo que di­ce mi sec­tor, que de lo que se di­ce de mí. Sé que mis her­ma­nos lo sig uen y a ve­ces me co­men­tan co­sas, a ve­ces, in­ten­cio­na­da­men­te, se aho­rran co­men­tár­me­lo. Soy

La mi­nis­tra en el bal­cón del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pesca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te. Isa­bel vis­te con su pro­pia ro­pa.

La mi­nis­tra jun­to a su Ves­pa, con su pro­pio es­ti­lis­mo.

Isa­bel en la pla­ya de Rodas, en las is­las Cíes. En la 36 edi­ción de la Ca­rre­ra del Agua con Che­ma Mar­tí­nez, Da­biz Mu­ñoz y el po­lí­ti­co Salvador Vic­to­ria.

Isa­bel Gar­cía Te­je­ri­na com­pran­do en La Flor de San An­tón, con su pro­pia ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.