RA­YAS EN PRO­POR­CIÓN

Es­ta pri­ma­ve­ra no ad­mi­te cur­vas. La ar­tis­ta Mer­ce­des Be­lli­do ilus­tra una de las ten­den­cias it de la tem­po­ra­da.

Glamour (Spain) - - Fashion Shower - Tex­to: Ama­lia G. Cá­te­dra. Rea­li­za­ción: Ma­pi Vidal

Sin du­da!”, con­tes­ta Mer­ce­des Be­lli­do a la cues­tión de si la mo­da es ar­te. “Es otro so­por­te ar­tís­ti­co más. In­ter­vie­ne no so­lo la crea­ción de las pren­das, sino el ca­rác­ter per­for­má­ti­co de los des­fi­les, ar­te so­no­ro y vi­sual. Hay que re­cor­dar que ha­ce 100 años la fo­to­gra­fía no era con­si­de­ra­da ar­te y aho­ra na­die lo po­ne en du­da, lo si­guien­te de­be­ría ser la mo­da y la gas­tro­no­mía.” Na­tu­ral de Za­ra­go­za (1991), Mer­ce­des se afe­rró al pin­cel y a la acua­re­la sien­do una ni­ña. A pe­sar de ha­ber desa­rro­lla­do con pal­pa­ble crea­ti­vi­dad y des­tre­za su fun­ción co­mo di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de la fir­ma Kling, des­de 2016 has­ta ha­ce año y me­dio, no se con­si­de­ra ada­lid de la mo­da. “Mi re­la­ción con la mo­da es a ni­vel usua­ria, jue­go con las par­tes que me in­tere­san, a ve­ces des­de el pu­ro des­co­no­ci­mien­to. De lo que me gus­ta ten­go al­go más de idea pe­ro no soy ex­per­ta.” A la ho­ra de ves­tir se in­cli­na más por lo fun­cio­nal y opta por pren­das que le pro­por­cio­nen con­fort. “Mi ar­ma­rio es un po­co mo­no­cro­mo. Sue­lo ves­tir de ne­gro, va­que­ros y chu­pa de cue­ro. Me

gus­ta ir có­mo­da y con­ser­var el pun­to roc­ke­ro. Vis­to ca­sual.” Sus pin­tu­ras son de tra­zo co­lo­ris­ta pe­ro no exen­tas de dra­ma­tis­mo. “Las pa­le­tas van va­rian­do por eta­pas” –nos cuen­ta– pe­ro siem­pre pro­cu­ro que los co­lo­res den la sen­sa­ción de fríos”. En cuan­to al pun­to dra­má­ti­co, sue­le par­tir de sus in­quie­tu­des. “Siem­pre me ha in­tere­sa­do ju­gar con los lí­mi­tes de lo que con­si­de­ra­mos bueno y ma­lo, lo vi­vo y lo muer­to, me pa­re­ce in­tere­san­te la ma­ne­ra en la que es­ta­ble­ce­mos los có­di­gos de las cosas y dón­de se en­cuen­tran sus fron­te­ras. In­ten­to dar­le una vuel­ta de tuer­ca y crear una ima­gen de ten­sión o de in­quie­tud. For­mal­men­te he en­con­tra­do la clave a tra­vés de va­ni­tas, que no de­ja de ser un bo­de­gón de vi­da y muer­te.” Con res­pec­to al mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, Mer­ce­des tie­ne un cla­ro pun­to de vis­ta. “El fe­mi­nis­mo no es interpretable, es una de­fi­ni­ción cla­ra. Un mo­vi­mien­to que re­cla­ma la igual­dad to­tal de mu­je­res y hom­bres, en to­dos los sen­ti­dos. Pa­re­ce al­go ob­vio pe­ro no lo es tan­to. Se tie­ne que con­ver­tir en un axioma.” Y si le pre­gun­ta­mos por su icono de estilo, Be­lli­do tam­po­co ti­tu­bea: “Es Pat­ti Smith”.

EL FE­MI­NIS­MO NO PUE­DE SER INTERPRETABLE, SE TIE­NE QUE CON­VER­TIR AXIOMA” EN UN

Trench, ca­mi­sa y fal­da, to­do de Mar­ni; bol­so, de Cha­nel; y za­pa­tos, de Vio­le­ta by Man­go.

Pen­dien­tes, de Saint Lau­rent (445 €); y ca­mi­sa, de Mar­kus Lup­fer (435 €).

Bol­so shop­per, de Ba­len­cia­ga (1.195 €); ves­ti­do ca­mi­se­ro, de Isa­bel Ma­rant (680 €); mu­le, de Nº 21 (225 €); y fal­da, de Bim­ba y Lo­la (c.p.v.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.