AMI­GOS PAR A SIEM­PRE

Se co­no­cie­ron en un bar­co ha­ce tres años y aun­que ella vi­ve en Londres y él en Barcelona, ha­cen lo po­si­ble por ver­se. Un nue­vo fil­me, Tie­rra fir­me, les vuel­ve a unir en la gran pan­ta­lla.

Glamour (Spain) - - Glam Magazine - Tex­to: Ele­na Man­da­cen. Fo­tos: Pol Re­ba­que. Rea­li­za­ción: Mí­riam Arru­ga

Exis­te un an­tes y un des­pués en la vi­da de Na­ta­lia Te­na y Da­vid Ver­da­guer. Fue en 2014 cuan­do el di­rec­tor ca­ta­lán Car­los Mar­qués-mar­cet les lla­mó pa­ra que pro­ta­go­ni­za­sen su ópe­ra pri­ma, una pre­cio­sa his­to­ria que ha­bla­ba de las re­la­cio­nes a dis­tan­cia, de lo que ocu­rre cuan­do tú vi­ves en Barcelona y tu pa­re­ja en Los Án­ge­les. Se lla­ma­ba 10.000 km y a par­te de ga­nar va­rios pre­mios pro­pi­ció el fle­cha­zo en­tre es­tos ac­to­res. Tres años des­pués lle­ga­ría su se­gun­do en­cuen­tro en Tie­rra fir­me, don­de les acom­pa­ña tam­bién una de las me­jo­res ami­gas de Na­ta­lia, Oo­na Cha­plin, y don­de de nue­vo Mar­qués-mar­cet re­tra­ta a una ge­ne­ra­ción a la de­ri­va que, tras bus­car sin éxi­to, ya pue­de echar raí­ces. Que­da­mos con Na­ta­lia y Da­vid una so­lea­da ma­ña­na en Barcelona pa­ra com­pro­bar que su com­pli­ci­dad va más allá que cuan­do el di­rec­tor di­ce ¡cor­ten! GLA­MOUR: Da­vid, lo pri­me­ro fe­li­ci­tar­te por tu no­mi­na­ción a los Go­ya co­mo me­jor ac­tor se­cun­da­rio en la pe­lí­cu­la Ve­rano 1993. ¿Te lo es­pe­ra­bas? DA­VID: Es­tar no­mi­na­do es in­creí­ble pe­ro no creo que ga­ne. En cam­bio cuan­do lo es­tu­ve co­mo ac­tor re­ve­la­ción en 2015 con 10.000 km jun­to a Da­ni Ro­vi­ra pen­sé que o él o yo ga­na­ría­mos (¡ga­nó él por Ocho ape­lli­dos vas­cos!) pe­ro es­te año no. GLA­MOUR: Es una pe­na que Tie­rra fir­me, tu otra pe­lí­cu­la, se ha­ya que­da­do sin no­mi­na­ción es­te año... DA­VID: Sí, creo que no he­mos te­ni­do la suer­te que se me­re­cía pe­ro eso no quie­re de­cir que no reivin­di­que­mos que la gen­te la vea. GLA­MOUR: ¿Có­mo y cuán­do os co­no­cis­teis Na­ta­lia y tú? DA­VID: Yo co­no­cí a Na­ta­lia por­que ella acep­tó el guión de la pe­lí­cu­la 10.000 km con una con­di­ción, que te­nía que co­no­cer al ac­tor con el que iba a pro­ta­go­ni­zar­la por si re­sul­ta­ba que no ha­bía fee­ling. Y eso fue lo que hi­ci­mos, Car­los Mar­qués-mar­cet, el di­rec­tor, y yo, via­ja­mos has­ta Londres, ya sa­bes que Na­ta­lia vi­ve allí en un bar­co, a co­no­cer­nos, co­mi­mos em­bu­ti­dos, be­bi­mos vino y nos hi­ci­mos ami­gos in­me­dia­ta­men­te por­que con Na­ta­lia to­do es muy fá­cil, nos re­la­cio­na­mos siem­pre a tra­vés del sen­ti­do del hu­mor, y aho­ra, des­pués de es­tas dos pe­lí­cu­las, so­mos co­mo her­ma­nos. GLA­MOUR: Lo cier­to es que des­pren­déis mu­cha quí­mi­ca pa­ra ha­ber tra­ba­ja­do só­lo en dos pe­lí­cu­las. DA­VID: No nos ve­mos mu­cho pe­ro cuan­do nos ve­mos es ca­si co­mo el pri­mer día, co­mo que no se ha per­di­do el con­tac­to. Es­toy muy con­ten­to de tra­ba­jar con Na­ta­lia, es una gran actriz y una mu­jer que es co­mo una ni­ña de nue­ve años atra­pa­da en un cuer­po de mu­jer. Tie­ne mu­cha cu­rio­si­dad e hi­per­ac­ti­vi­dad. A la ho­ra de tra­ba­jar tie­ne una enor­me dis­ci­pli­na, siem­pre lle­ga una ho­ra an­tes al ro­da­je, se con-

cen­tra mu­cho y se trans­for­ma. Si la has vis­to en 10.000 km y en Tie­rra fir­me te das cuen­ta que no tie­ne na­da que ver la una con la otra, es otra per­so­na. GLA­MOUR: ¿Has­ta qué pun­to es im­por­tan­te te­ner com­pli­ci­dad con la per­so­na con la que vas a tra­ba­jar? DA­VID: Es muy im­por­tan­te te­ner­la pe­ro más aún sa­ber que si no la hay no pa­sa na­da por­que es un tra­ba­jo. Nues­tro tra­ba­jo se ba­sa en crear fa­mi­lias y des­truir­las, se crea un víncu­lo que es real, co­mo te con­ta­ba que pa­só con Na­ta­lia, pe­ro se aca­ba y tú te que­das con una per­so­na de ca­da fa­mi­lia, y la com­pli­ci­dad, si no exis­te, te la in­ven­tas por­que pa­ra eso so­mos ac­to­res. Si de re­pen­te di­ces, “no so­por­to a es­ta actriz…” pues no te que­da otra que enamo­rar­te de ella. GLA­MOUR: ¿Có­mo crees que ha en­ten­di­do la so­cie­dad un te­ma tan so­cial y de ac­tua­li­dad co­mo el que se tra­ta en Tie­rra Fir­me? DA­VID: En 10.000 km ha­bla­ba del amor a dis­tan­cia y en Tie­rra Fir­me da un pa­so más y ha­bla de una ge­ne­ra­ción que sa­be que tie­ne que ha­cer mu­chos tra­ba­jos pa­ra so­bre­vi­vir, pe­ro que, den­tro de esa ines­ta­bi­li­dad que es la vi­da, in­ten­ta en­con­trar un bar­co en el que aga­rrar­se. Tie­rra Fir­me tam­bién es una his­to­ria de gen­te que se quie­re mu­cho pe­ro es muy egoís­ta, so­mos la ge­ne­ra­ción que no aguan­ta­mos na­da. GLA­MOUR: Es inevi­ta­ble pre­gun­tar­te por Ve­rano 1993, que tie­ne otras ocho no­mi­na­cio­nes a los Go­ya y que por des­gra­cia no ha si­do ele­gi­da pa­ra re­pre­sen­tar a Es­pa­ña en los Os­car. DA­VID: ¡Da lo mis­mo! Ha te­ni­do un enor­me re­co­rri­do y pa­ra mi ha su­pues­to un an­tes y un des­pués en mi ca­rre­ra, que una co­sa tan lo­cal, tan pe­que­ña, ha­ya te­ni­do ese re­co­rri­do, que ga­na­se en Berlín, que la gen­te se enamo­re de ella ca­da vez que la ve es un re­ga­lo. Por­que hay pe­lí­cu­las que son muy bue­nas pe­ro no se ven to­do lo que se de­be­ría ver. Y fue bo­ni­to tra­ba­jar con ni­ños por­que co­mo ac­tor te obli­ga a ti­rar tu ego a la ba­su­ra, tie­nes que es­tar muy por las ni­ñas, re­pi­tes to­mas por ellas, im­pro­vi­sas, y eso es de una ge­ne­ro­si­dad tre­men­da.

Na­ta­lia Te­na ha­bla de­pri­sa y tie­ne una mi­ra­da que trans­mi­te la pa­sión que le po­ne a to­do lo que ha­ce. Es­ta actriz tie­ne al­ma es­pa­ño­la y vi­da lon­di­nen­se y nos de­ja sin alien­to en ca­da uno de sus tra­ba­jos y en es­pe­cial ca­da vez que la ve­mos con su al­ter ego, Da­vid Ver­da­guer, del que só­lo pue­de de­cir cosas bo­ni­tas. GLA­MOUR: ¿Có­mo de­fi­ni­rías pro­fe­sio­nal y per­so­nal­men­te a Da­vid? NA­TA­LIA: Re­cuer­do la pri­me­ra vez que le vi y có­mo nos enamo­ra­mos in­me­dia­ta­men­te, me di­je, con es­te tío pue­do ha­cer lo que sea, ¡es ma­ra­vi­llo­so! Da­vid tie­ne al­go im­por­tan­te, y más cuan­do eres ac­tor ,y es que jue­ga mu­cho, sa­be im­pro­vi­sar, creo que es la per­so­na que más me ha­ce reír en el mun­do y eso es muy im­por­tan­te cuan­do rue­das es­ce­nas un po­co du­ras, y siem­pre te da mu­cha con­fian­za en ti mis­mo, es muy ge­ne­ro­so. ¡Es el me­jor! GLA­MOUR: ¿Qué re­cuer­das de vues­tra pri­me­ra pe­lí­cu­la jun­tos? NA­TA­LIA: En es­pe­cial una de las pri­me­ras se­cuen­cias, un plano fi­jo de ca­si 20 mi­nu­tos, y don­de Da­vid y yo no lo­grá­ba­mos que sa­lie­se... así que nos fui­mos a ha­blar con una mu­jer que tra­ba­ja­ba en pro­duc­ción y que es­ta­ba muy em­ba­ra­za­da, y nos de­jó que le to­cá­se­mos la ba­rri­ga y ha­bla­mos con ella de có­mo es el se­xo cuan­do es­tas bus­can­do un hi­jo. Nos con­tó su ex­pe­rien­cia, con esa cal­ma y nos mi­ra­mos el uno el otro, nos co­gi­mos de las ma­nos y lo hi­ci­mos, y de re­pen­te sa­lió per­fec­to, to­do el equi­po de la pe­lí­cu­la se pu­so a gri­tar, pa­re­cía el ul­ti­mo plano de la pe­lí­cu­la y no, era el pri­me­ro, Car­los sal­tó en­ci­ma de la ca­ma y la rom­pió, y esa no­che fue ge­nial, sa­li­mos des­pués a ver fla­men­co y a co­mer co­mi­da in­creí­ble. GLA­MOUR: ¿Ayu­da la com­pli­ci­dad a la ho­ra de gra­bar una pe­lí­cu­la? NA­TA­LIA: Es muy im­por­tan­te, si no la tie­nes pue­des ha­cer es­ce­nas de amor, es­ce­nas gra­cio­sas, tris­tes, pe­ro es más di­fí­cil, tie­nes que es­for­zar­te mu­cho más co­mo ac­tor, tie­nes que bus­car ese fee­ling, esa co­ne­xión. Por eso pa­ra mí, tan­to Da­vid co­mo Car­los, son mi equi­po A, me en­can­ta­ría tra­ba­jar con ellos siem­pre. GLA­MOUR: Tú has tra­ba­ja­do en una se­rie co­mo Jue­go de Tro­nos, ¿qué su­po­ne pa­sar de ro­dar sú­per pro­duc­cio­nes a me­ter­te de lleno en una pe­lí­cu­la más pe­que­ña e in­de­pen­dien­te? NA­TA­LIA: Es­to me lo pre­gun­tan mu­cho, la gen­te se cree que yo em­pe­cé con Harry Pot­ter o Jue­go de Tro­nos y no, em­pe­cé con tea­tro, ha­cien­do pe­lí­cu­las pe­que­ñas, voy in­ter­ca­lan­do pro­yec­tos gran­des y pe­que­ños. Si la gen­te que tra­ba­ja con­ti­go es pro­fe­sio­nal es lo mis­mo, la di­fe­ren­cia es que tie­nes más pre­su­pues­to y más tiem­po pa­ra ha­cer las cosas. GLA­MOUR: Otra de tus pa­sio­nes es la mú­si­ca. NA­TA­LIA: Es­toy desean­do re­to­mar mi gi­ra de con­cier­tos. Aca­bo de ter­mi­nar de ro­dar en Los Án­ge­les la se­rie In­te­li­gen­cia co­lec­ti­va y me to­ma­ré unos me­ses de des­can­so, pe­ro en abril sal­ta­ré de nue­vo al es­ce­na­rio. Aun­que es com­pli­ca­do in­ten­to com­pa­ti­bi­li­zar­lo con mi fa­ce­ta de actriz.

MI DE­SEO ES RE­TO­MAR MI GI­RA DE CON­CIER­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.