La psi­co­lo­gía de las si­llas

Glamour (Spain) - - Portada -

Ana­li­za­mos uno de los ob­je­tos más ver­sá­ti­les y re­le­van­tes del mun­do del di­se­ño, la si­lla, jun­to a Anat­xu Za­bal­beas­coa y Er­wan Bou­rou­llec. Mu­cho más que un me­ro asien­to, nos ha­blan y nos de­fi­nen, así co­mo re­tra­tan a sus crea­do­res y al mun­do. Tex­to: Ge­ma Hos­pi­do

C on mo­ti­vo de la pri­me­ra edi­ción de Ma­drid De­sign Fes­ti­val, or­ga­ni­za­do por La Fá­bri­ca, la ca­pi­tal se lle­nó de pro­pues­tas re­la­cio­na­das con el di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra : 48 ex­po­si­cio­nes e ins­ta­la­cio­nes ur­ba­nas, 320 pro­fe­sio­na­les y 200 ac­ti­vi­da­des (con­fe­ren­cias, ta­lle­res, con­cier­tos o en­cuen­tros pro­fe­sio­na­les, en­tre otros). Con tan­to pa­ra ele­gir, de­ci­di­mos sen­tar­nos y pen­sar. Y sen­ta­dos es co­mo vol­vi­mos la mi­ra­da al ob­je­to cé­lu­la de cual­quier di­se­ña­dor, la si­lla. Ba­jo el pa­ra­guas de la pre­sen­ta­ción de Chairs, li­bro a car­go del es­tu­dio An­dreu World so­bre la his­to­ria de la si­lla de au­tor y es­cri­to por la pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra Anat­xu Za­bal­beas­coa, pu­di­mos em­bar­car­nos en es­te via­je cu­yo fin es acer­car­nos a es­te ob­je­to ca­si de cul­to, que no es ne­ce­sa­rio, en el sen­ti­do de que nos po­de­mos sen­tar en el sue­lo, y que ade­más nos ha­bla del mun­do, de los con­tex­tos so­cia­les, económicos y ar­tís­ti­cos por los que ha pa­sa­do la evo­lu­ción del ser hu­mano.

Son si­len­cio­sas, pe­ro gri­tan.

“Una bue­na si­lla es y de­ja ser. Se adap­ta co­mo un tra­je a me­di­da”, nos ex­pli­có la pe­rio­dis­ta en el Co­le­gio Ofi­cial de Ar­qui­tec­tos de Ma­drid (COAM). “So­bre una si­lla co­me­mos, lee­mos, con­ver­sa­mos, tra­ba­ja-

mos, es­tu­dia­mos, apren­de­mos, es­pe­ra­mos, di­bu­ja­mos… Si­llas hay mu­chas, pe­ro son po­cas las que me­re­cen pa­sar a la his­to­ria.” La tam­bién his­to­ria­do­ra del ar­te re­fle­xio­na:“la si­lla es el ob­je­to más di­se­ña­do de la era mo­der­na. Y, sin em­bar­go, es tam­bién el que más se si­gue di­se­ñan­do. Hay si­llas pa­ra to­dos los gus­tos. Ca­da año son mu­chos los di­se­ña­do­res, o em­pre­sa­rios, que pien­san que con otra si­lla con­se­gui­rán de­cir al­go nue­vo. Mu­chas ve­ces lo lo­gran. ¿Qué su­ce­de? ¿No sir ven los miles de ejem­pla­res que exis­ten? ¿Tan di­fí­cil es dar con la si­lla per­fec­ta? ¿Pue­de lle­gar a exis­tir ? ¿Has­ta dón­de se pue­den me­jo­rar los mo­de­los? La res­pues­ta a es­tas preguntas que­da más allá de las pro­pias si­llas, con­si­de­ra­das hoy mu­cho más que un me­ro asien­to. A la par, o in­clu­so por en­ci­ma de su fun­cio­na­li­dad, su eco­no­mía de me­dios, su cos­te, su pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, los ma­te­ria­les con los que se fa­bri­ca, su es­té­ti­ca y las co­ne­xio­nes psi­co­ló­gi­cas que es­ta­ble­ce con el usua­rio, la si­lla es un va­lor en sí mis­mo. De ahí que su his­to­ria re­su­ma, a su vez, la his­to­ria del di­se­ño”. El po­der de es­te ob­je­to co­ti­diano es re­la­ti­vo, “te pue­de sal­var una co­mi­da, pe­ro no un es­pa­cio”, nos re­cuer­da Anat­xu. Tam­po­co se li­bra en sus di­se­ños de las pa­ra­do­jas pro­pias de la épo­ca:

La cu­na de la ins­pi­ra­ción. Im­po­si­ble no aden­trar­se en el uni­ver­so del di­se­ña­dor co­mo ac­tor pa­ra in­da­gar so­bre el pro­ce­so crea­ti­vo de la si­lla. La ex­po­si­ción El ori­gi­nal es de Vi­tra, den­tro del mar­co del fes­ti­val, dio bue­na cuen­ta de los in­nu­me­ra­bles di­se­ños que, im­per­tur­ba­bles al pa­so del tiem­po, se han eri­gi­do co­mo clá­si­cos. Er­wan Bou­rou­llec, quien no vino acom­pa­ña­do de Ro­nan, pre­mia­do en es­ta edi­ción por su re­le­van­te ca­rre­ra, nos acla­ró puntos im­por­tan­tes: “El pro­ce­so crea­ti­vo es real­men­te lar­go, to­ma­mos una idea y es­ta­mos tra­ba­jan­do con ella ca­si cer­ca de dos años, si des­pués de ese tiem­po se man­tie­ne, es que efec­ti­va­men­te es una bue­na idea”, nos con­fie­sa. Lo más te­dio­so de to­do ello: “Po­ner­le nom­bre a un di­se­ño siem­pre es ho­rri­ble, in­ten­ta­mos pos­po­ner­lo lo má­xi­mo po­si­ble; por ejem­plo, la si­lla Be­lle­vi­lle, es cier­to que es el ba­rrio don­de te­ne­mos el es­tu­dio, pe­ro so­bre to­do se eli­gió por­que tie­ne mu­si­ca­li­dad y mo­vi­mien­to, co­mo el di­se­ño”, re­me­mo­ra. Otras ve­ces se ha bus­ca­do a las mu­sas en la na­tu­ra­le­za, fuen­te re­cu­rren­te pa­ra Bou­rou­llec, y que ha da­do pie­zas co­mo la Ve­ge­tal, crea­da pa­ra su uso in­te­rior o ex­te­rior. De ins­pi­ra­ción ba­sa­da en los jar­di­nes del si­glo XX, cu­yos jó­ve­nes ár­bo­les cre­cían ca­si con for­ma de mue­bles. Rea­li­zar­la su­pu­so cua­tro años de in­ve­ti­ga­ción y crea­ción. “Co­mo un par de bo­tas de cue­ro, que­re­mos que las si­llas cam­bien de for­ma or­gá­ni­ca con el pa­so del tiem­po”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor. “De­bi­do a que una si­lla es­tá di­se­ña­da pa­ra sos­te­ner un cuer­po hu­mano, ne­ce­si­ta ser adap­ta­da for­mal­men­te pa­ra ello. Y pre­fe­ri­mos una si­lla que se ase­me­je a un cuer­po o un ani­mal, a una si­lla que se pa­rez­ca a una má­qui­na”, ex­pli­ca so­bre la ge­nia­li­dad de sus lí­neas.

Tu ele­gan­cia y sa­ber es­tar enamo­ra a los que tie­nes al­re­de­dor, pe­ro no in­ten­tes ¡con­tro­lar­lo to­do! La clá­si­ca Loung Chair (Vi­tra) es tu si­lla per­fec­ta. Tie­nes una gran de­ter­mi­na­ción emo­cio­nal, eres rá­pi­do en so­lu­cio­nar si­tua­cio­nes com­pli­ca­das y tie­nes gra

A VE­CES PRO­VO­CA­DOR FUER­TE E IN­DE­PEN­DIEN­TE MEZ­CLA DE DE­BI­LI­DAD Y FOR­TA­LE­ZA

Si tie­nes pre­di­lec­ción por las si­llas de di­se­ños chic y mo­der­nos, co­mo la Tip Ton (Vi­tra), tu po­der es el au­to­con­trol.

SE­GU­RO Y ELE­GAN­TE

Di­ná­mi­co y con una mez­cla per­fec­ta en­tre res­pon­sa­bi­li­dad y di­ver­sión, muy acor­de con la si­lla Ve­ge­tal (Vi­tra).

Y de con­fian­za, con cier­tas pin­ce­la­das de lo­cu­ra. Un re­man­so de paz, co­mo la Slow Chair (Vi­tra).

“La Bauhaus in­ten­ta­ba con­se­guir di­se­ños in­dus­tria­les, par­tien­do de un tra­ba­jo ar­te­sa­nal. Y aho­ra se in­ten­ta que lo in­dus­trial pa­rez­ca ar­te­sa­nal”, ra­zo­na la pe­rio­dis­ta con cier­to hu­mor. TR ANSPARENTE Y HO­NES­TO CÁ­LI­DO

Y a la vez tí­mi­do, eres un con­jun­to ma­ra­vi­llo­so de pa­ra­do­jas, All Plas­tic Chair (Vi­tra) es tu asien­to. Co­mo el Grand Re­pos (Vi­tra). Eres una per­so­na que guar­da sus sen­ti­mien­tos por­que no quie­res sen­tir­te vul­ne­ra­ble, pe­ro a tu al­re­de­dor creas con­fian­za. Y

CREA­TI­VO Y CER­CANO

GE­NE­RO­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.