ANI­MA­LES CREA­TI­VOS

Cual­quier mu­jer que tras­pa­se la puer­ta de su ta­ller se­rá su me­jor clien­ta. Tras su éxi­to te­le­vi­si­vo, Lo­ren­zo Ca­pri­le si­gue vis­tien­do con mo­des­tia los sue­ños de la mu­jer real.

Glamour (Spain) - - _Top_ - Es­ti­lis­mo: Lei­re Pe­ña. Tex­to: Sa­ra True­ba

El mun­do ca­nino se con­vier­te en ins­pi­ra­ción, es­pe­jo y he­rra­mien­ta pa­ra la crí­ti­ca so­cial de la mano de dos gi­gan­tes del mun­do del ci­ne y de la in­ter­pre­ta­ción: Wes An­der­son e Isabella Ros­se­lli­ni. El pri­me­ro re­gre­sa tras cua­tro años de si­len­cio en la gran pan­ta­lla, y lo ha­ce a lo gran­de con La is­la de los pe­rros, un fil­me de ani­ma­ción que se es­tre­na con pre­mio de­ba­jo del bra­zo (o de la pa­ta), el Oso de Pla­ta a la Me­jor Di­rec­ción de la pa­sa­da Ber­li­na­le. Pa­ra con­tar es­ta de­li­cio­sa y reivin­di­ca­ti­va pe­lí­cu­la ha co­la­bo­ra­do con sus me­jo­res ami­gos del clan Cop­po­la: Ja­son Sch­war­tz­man y Ro­man Cop­po­la. La se­gun­da, Isabella Ros­se­lli­ni, re­tor­na a las ta­blas del tea­tro con el es­pec­tácu­lo Link Link Circus, que se es­tre­nó mun­dial­men­te en el tea­tro Aka­dè­mia de Bar­ce­lo­na, des­de don­de ha co­men­za­do su gi­ra in­ter­na­cio­nal. El show al­ter­na mo­nó­lo­gos, cor­tos y per­for­man­ces jun­to a Pan (un pe­rro) y mues­tra la si­mi­li­tud en­tre el com­por­ta­mien­to ani­mal y hu­mano.

Tie­ne una hu­mil­dad cons­trui­da a ba­se de ho­ras de tra­ba­jo, y es esa au­sen­cia de pre­ten­cio­si­dad la que le im­pi­de ha­blar de sí mis­mo. Sin em­bar­go, in­sis­te en reivin­di­car la pro­fe­sión de mo­dis­ta co­mo de­fi­ni­ción de su tra­ba­jo. “Me pa­re­ce pre­sun­tuo­so, en to­do ca­so de­ben ha­cer­lo los que me co­no­cen, no yo”, es­pe­ta Lo­ren­zo Ca­pri­le. La pre­gun­ta al equi­po del ta­ller no se ha­ce es­pe­rar; la res­pues­ta, es cla­ra y di­rec­ta: “Es exi­gen­te, per­fec­cio­nis­ta, de­ta­llis­ta, im­pul­si­vo, muy pro­fe­sio­nal, ge­ne­ro­so, un po­co ob­se­si­vo con el or­den…”. Y él aña­de: “Lla­mo a las co­sas por su nom­bre, y creo que doy ima­gen de gru­ñón, más de lo que pue­do ser en reali­dad”. No es tan fie­ro el león co­mo lo pin­tan... Ha­ce po­cos me­ses era ga­lar­do­na­do con la Me­da­lla de Oro al Mé­ri­to en las Be­llas Ar­tes y po­co

des­pués se es­tre­na­ba co­mo juez de Maes­tros de la Cos­tu­ra, lo que le ha da­do a co­no­cer al gran pú­bli­co co­mo al­guien di­rec­to, es­pon­tá­neo y ex­per­to en in­ter­pre­tar a la mu­jer que vis­te. Esa mis­ma fres­cu­ra y cla­ri­dad, a ve­ces cho­can­te, se ha­ce pre­sen­te du­ran­te la en­tre­vis­ta con­ce­di­da a GLA­MOUR. Di­cen los ti­tu­la­res que vis­te a la ni­ña pi­ja, y él, sin ir en con­tra de es­ta afir­ma­ción, ma­ti­za: “En reali­dad, to­dos los que ha­ce­mos in­vi­ta­da y no­via ves­ti­mos a las ni­ñas pi­jas, no me mo­les­ta pa­ra na­da, mi tra­ba­jo es po­der ves­tir a quien tras­pa­se esa puer­ta y eso es lo que ha­go. Soy mo­dis­ta, y lo vi­vo con to­da la ilu­sión”. GLA­MOUR: Ha­ce tiem­po de­jas­te a un la­do la am­bi­ción y la va­ni­dad, op­tan­do por la con­fec­ción a me­di­da. ¿ Son esos los va­lo­res que han he­cho que 25 años des­pués si­gas ahí? LO­REN­ZO: Yo me he man­te­ni­do por ser fiel a unos prin­ci­pios y por per­ma­ne­cer pe­que­ño. Mi­ra que ha ha­bi­do bom­ba­zos me­diá­ti­cos y mo­men­tos dul­ces... Pe­ro no hay que creér­se­lo de­ma­sia­do. GLA­MOUR: ¿Qué te­ne­mos en Es­pa­ña que nos ha­ce es­pe­cia­les? LO­REN­ZO: ¿ En la in­dus­tria de la mo­da? El gru­po In­di­tex ha cam­bia­do las re­glas del jue­go pa­ra siem­pre. Des­de fi­na­les de los 90 el mun­do de la mo­da no sé si es me­jor o peor, pe­ro es otra co­sa... La mo­da de au­tor en Es­pa­ña es una par­te irri­so­ria de la in­dus­tria. Por mu­cho apo­yo ins­ti­tu­cio­nal, cru­zas los Pi­ri­neos y na­die sa­be quié­nes so­mos... GLA­MOUR: Es­tu­dias­te Li­te­ra­tu­ra en Flo­ren­cia. ¿Qué te gus­ta­ba de la mo­da des­de el pun­to de vis­ta ro­mán­ti­co pa­ra con­ver­tir­te en mo­dis­ta? LO­REN­ZO: Los 80 fue­ron glo­rio­sos, ca­da mar­ca te­nía su se­llo y ese en­can­to hi­zo que me enamo­ra­ra de la pro­fe­sión. Aho­ra to­dos ha­cen lo mis­mo, se ha di­lui­do la per­so­na­li­dad de las fir­mas. GLA­MOUR: Has ves­ti­do y vis­tes a la al­ta so­cie­dad es­pa­ño­la, su­pon­go que eso mar­ca un an­tes y un des­pués en tu ca­rre­ra... ¿ Al­gu­na mu­jer te ha mar­ca­do es­pe­cial­men­te? LO­REN­ZO: No, la clien­ta que en­tre es­ta tar­de por esa puer­ta a en­car­gar­nos al­go pue­de ser la me­jor, tra­ba­jo con to­das con el mis­mo en­tu­sias­mo. GLA­MOUR: ¿Qué ras­gos de tu per­so­na­li­dad co­mo mo­dis­ta crees que bus­can las clien­tas que vie­nen a ver­te? LO­REN­ZO: Ha­ce 25 años qui­zá me iden­ti­fi­ca­ba más con un cor­sé, pe­ro aho­ra no sé si hay ras­gos de es­ti­lo con­cre­tos. Es la clien­ta la que sa­be có­mo cons­tru­yo las si­lue­tas y có­mo con­fec­ciono un ves­ti­do. Por ejem­plo, la no­via que bus­ca al­go tra­di­cio­nal, muy ar­ma­do y cons­trui­do, si­gue vi­nien­do a mí. Qui­zá no es lo que a mí más me emo­cio­ne ha­cer, pe­ro soy de los po­cos que lo ha­ce bien. GLA­MOUR: En­ton­ces, en tu tra­ba­jo, ¿no se pue­de ha­blar de ins­pi­ra­cio­nes? LO­REN­ZO: No, hay un gran tra­ba­jo de psicólogo pa­ra po­der in­ter­pre­tar a ca­da clien­ta, pe­ro no es co­mo en pret-à-por­ter, no hay una pro­pues­ta de tem­po­ra­da. GLA­MOUR: Tam­bién eres co­no­ci­do co­mo fi­gu­ri­nis­ta ¿Tu tra­ba­jo con clien­tas te ata a la reali­dad y el tra­ba­jo en tea­tro te per­mi­te so­ñar? LO­REN­ZO: Sí y no... No mi­ti­fi­que­mos. De­pen­de de la clien­ta, del pro­yec­to... Aca­bo de ves­tir a una no­via en Ga­li­cia que me ha he­cho so­ñar mu­chí­si­mo. Cuan­do se po­nen en tus ma­nos y te dan li­ber­tad, te ha­cen so­ñar... Por otro la­do, a ve­ces te lle­ga un pro­yec­to de tea­tro con un di­rec­tor que tie­ne las ideas cla­rí­si­mas y no pue­des in­cor­po­rar na­da nue­vo... Ni es tan abu­rri­da una co­sa ni la otra. Sue­ño siem­pre que pue­do, ha­ga lo que ha­ga. GLA­MOUR: ¿Qué opinas so­bre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de di­se­ña­do­res? LO­REN­ZO: No es­toy in­for­ma­do, la ver­dad... Pue­do ha­blar­te de Ale­jan­dro Pa­lo­mo, que es el que co­noz­co bien. Me sien­to iden­ti­fi­ca­do con él por la in­cons­cien­cia que tie­nes con 25 años, por­que tie­nes fuer­za pa­ra to­do, 5.000 ideas en la ca­be­za. Esa ener­gía de la ju­ven­tud es envidiable. Es­pe­ro de co­ra­zón, por­que es una per­so­na es­tu­pen­da y ma­ra­vi­llo­sa, que lo se­pa ca­na­li­zar bien, por­que es­ta in­dus­tria de la mo­da es du­ra y mez­qui­na, y en Es­pa­ña, si quieres ha­cer­te gran­de, ne­ce­si­tas un múscu­lo fi­nan­cie­ro, con to­do lo que ello con­lle­va, y ser in­ter­na­cio­nal.

“SOY DE LOS PO­COS QUE HA­CE BIEN EL VES­TI­DO DE NO­VIA TRA­DI­CIO­NAL”

IGUA­LES La ac­triz di­ri­ge en el tea­tro a Pan, un pe­rri­to que in­ter­pre­ta a cin­co per­so­na­jes en Link Link Circus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.