La nue­va voz del fe­mi­nis­mo: Chi­ma­man­da Ngo­zi Adi­chie.

Si hay un nom­bre pro­pio que de­fi­na la lucha por la igual­dad de gé­ne­ro, es sin du­da el de Chi­ma­man­da Adi­chie. Que­da­mos con ella en Nue­va York pa­ra ahon­dar en los prin­ci­pios que nos ha­rán li­bres.

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: Alejandra Mu­si. Fotos: Nuria Rius

QUIE­RO QUE MI HI­JA NO SO­LO ARRULLE MU­ÑE­CAS

asus 40 años ha lo­gra­do ser una de las vo­ces fe­mi­nis­tas más im­por­tan­tes de la ac­tua­li­dad. Vi­ve a ca­ba­llo en­tre su Ni­ge­ria na­tal y Es­ta­dos Uni­dos, y sus tres no­ve­las, Pur­ple Hi­bis­cus (2013), Half of a Ye­llow Sun (2006) y Ame­ri­ca­nah (2013), han re­ci­bi­do bue­nas crí­ti­cas en to­do el mun­do y en dia­rios co­mo The New York Ti­mes. Su li­bro más re­cien­te, Dear Ijea­we­le or a Fe­mi­nist Ma­ni­fes­to in Fif­teen Sug­ges­tions, fue pu­bli­ca­do en mar­zo de 2017. Un año an­tes, to­ca­ba la po­pu­la­ri­dad glo­bal gra­cias al pri­mer des­fi­le de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri pa­ra Dior, quien in­clu­yó su men­sa­je en par­te de sus pie­zas, y que Beyoncé ya ha­bía uti­li­za­do en una de sus can­cio­nes. GLA­MOUR se en­con­tró con la au­to­ra en pleno cen­tro de Man­hat­tan pa­ra des­cu­brir que ella mis­ma en­car­na su de­fi­ni­ción de be­lle­za, la cual des­cri­be co­mo “sen­tir­se a gus­to en tu pro­pia piel”. Y es­ta mu­jer de ébano es lo que trans­mi­te: se­gu­ri­dad. Po­see el atrac­ti­vo de las per­so­nas auténticas y ha­bla sin ta­pu­jos. Chi­ma­man­da es una fe­mi­nis­ta que ama la mo­da, que sa­be ca­mi­nar en tacones de vér­ti­go y no du­da en afir­mar que es­tá a fa­vor de que una mu­jer de­ci­da si quie­re te­ner un abor­to, pues cree en la elec­ción de la mu­jer so­bre su cuer­po. Es al­guien que “ama el amor”, pe­ro es­tá con­ven­ci­da de que una mu­jer no ne­ce­si­ta de na­die más que de ella mis­ma pa­ra ser una per­so­na com­ple­ta por­que “las mu­je­res pue­den ha­cer cual­quier co­sa que quie­ran”, al­go que apren­dió de su ma­dre, que lle­gó a ser la pri­me­ra mu­jer en­car­ga­da de las ad­mi­sio­nes en la his­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Ni­ge­ria. Cre­ció con una fi­gu­ra pa­ter­na só­li­da y amo­ro­sa, “mis pa­dres iban a la uni­ver­si­dad jun­tos, siem­pre com­par­tían la ho­ra del lunch, son bue­nos ami­gos. Tu­ve un buen mo­de­lo de có­mo de­be­ría ser una re­la­ción y de có­mo una mu­jer pue­de ser­lo to­do por­que mi ma­dre tra­ba­ja­ba, te­nía hi­jos y una bue­na pa­re­ja que la apo­ya­ba, con la que com­par­tía mu­chas co­sas”, por eso su vi­sión de la ma­ter­ni­dad no pue­de con­ce­bir­la sin la de la pa­ter­ni­dad: “Creo que hay mu­cha pre­sión so­bre la mu­jer y tam­bién te­ne­mos que ha­blar del pa­dre. Es im­por­tan­te es­pe­rar que los hom­bres cui­den a los hi­jos cuan­do es­tán pre­sen­tes”, nos ase­gu­ró es­ta ma­dre de una ni­ña de dos años y me­dio a quien evita com­prar­le mu­ñe­cas; “quie­ro que mi hi­ja se­pa ha­cer co­sas, no so­lo arru­llar una mu­ñe­ca. Y si cuan­do crez­ca quie­re una mu­ñe­ca, se la com­pra­ré, por­que no soy una ma­dre fe­mi­nis­ta lo­ca, pe­ro le ha­ré ver que no son al­go in­tere­san­te, por­que lo úni­co que pue­des ha­cer con ella es sos­te­ner­la en tus bra­zos, oír co­mo llo­ra y cam­biar­le los pa­ña­les, así que lo que le di­ré es: “¿Real­men­te quieres ha­cer es­to o pre­fie­res pi­lo­tar un he­li­cóp­te­ro y ser co­ol?”. “Quie­ro que mi hi­ja se­pa que pue­de ha­cer lo que desee, que no hay lí­mi­tes.” Y es­to nos lle­va a otras pre­gun­tas: GLA­MOUR: ¿Qué sig­ni­fi­ca ser mu­jer en la ac­tua­li­dad? CHI­MA­MAN­DA: De­pen­de mu­cho del lu­gar en el que es­tés. Creo que la his­to­ria de las mu­je­res ha si­do la de dar dos pa­sos ha­cia el fren­te y uno ha­cia atrás. De­fi­ni­ti­va­men­te, mu­chas co­sas han cam­bia­do, pe­ro to­da­vía hay mu­cho por ha­cer, por­que vi­vi­mos en un mun­do que no cree en dar­le a la mu­jer su com­ple­ta dig­ni­dad, y eso se ex­tra­po­la a mu­chas co­sas. Lo que es­tá pa­san­do con el abu­so se­xual no es nue­vo, sino que fi­nal­men­te se es­tá ha­blan­do de ello por­que ha si­do al­go que ha su­ce­di­do du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po. Los hom­bres creen que las mu­je­res exis­ten pa­ra su pro­pia con­ve­nien­cia y ne­ce­si­da­des, que no son tan se­res hu­ma­nos co­mo ellos. Creo que esa es

la ra­zón que es­tá por de­ba­jo de to­do, y de ahí que las mu­je­res ga­nen me­nos que los hom­bres por ha­cer el mis­mo tra­ba­jo, en­tre mu­chas otras si­tua­cio­nes. GLA­MOUR: ¿Crees que mo­vi­mien­tos co­mo el #metoo real­men­te cam­bia­rán al­go? CHI­MA­MAN­DA: Sí. Ten­go mu­cha es­pe­ran­za, por­que la cla­ve es que, fi­nal­men­te, es­tá ha­bien­do con­se­cuen­cias por abu­so se­xual. An­tes, si una mu­jer ha­bla­ba de aco­so se­xual en el tra­ba­jo, la echa­ban por­que se vol­vía una per­so­na que no era bue­na pa­ra la com­pa­ñía. Aho­ra es el hom­bre el que es­tá sien­do cas­ti­ga­do, eso es nue­vo. Es un gran pa­so y al­go muy alen­ta­dor, y es­pe­ro que no sea so­lo una mo­da. El nú­me­ro de per­so­nas que han per­di­do sus pues­tos de tra­ba­jo a cau­sa del aco­so son tan­tas y tan po­de­ro­sas e im­por­tan­tes que es­to tie­ne que ser un gran cambio. Creo que las em­pre­sas aho­ra son más cons­cien­tes y es­tán más aler­ta acer­ca de es­te pro­ble­ma y de la ne­ce­si­dad de te­ner a más mu­je­res en po­si­cio­nes de po­der. Soy op­ti­mis­ta. Pe­ro al­go que si­gue sien­do un pro­ble­ma y que se ve re­fle­ja­do en el #metoo es que las mu­je­res tie­nen que ser pre­sen­ta­das co­mo bue­nas. Tie­nes que ser per­fec­ta pa­ra ser ob­je­to de sim­pa­tía. En las his­to­rias de abu­so se­xual a me­nu­do en­cuen­tro que lo que se di­ce es que “ella era tan inocen­te, no te­nía idea. Ate­rri­zó del cie­lo y fue aco­sa­da”. No creo que las mu­je­res ten­gan que ser per­fec­tas an­tes de dar­les la jus­ti­cia que me­re­cen o sim­pa­ti­zar con ellas. Me mo­les­ta que no hay más tex­tu­ra en la for­ma de ana­li­zar los he­chos. No me im­por­ta si ella es­ta­ba des­nu­da si di­ce no es no. GLA­MOUR: Há­bla­nos de la im­por­tan­cia de em­po­de­rar a las mu­je­res… CHI­MA­MAN­DA: Creo en el fe­mi­nis­mo co­mo en un lar­go pro­ce­so de des­apren­der las co­sas que nos han en­se­ña­do. En el mi­nu­to en el que na­ces, te mi­ran y di­cen “Es una mu­jer”, la so­cia­li­za­ción co­mien­za. Hay es­tu­dios que han de­mos­tra­do que las be­bés ni­ñas son tra­ta­das di­fe­ren­te a los be­bés ni­ños. Lo mis­mo ocu­rre en el te­rreno de jue­go, en la es­cue­la. Así es que em­pie­zas a apren­der quién eres en el mun­do des­de muy tem­pra­na edad. Y se in­vier­te mu­cho tiem­po y es­fuer­zo pa­ra cam­biar esa con­cep­ción. Po­de­mos ha­blar de có­mo las mu­je­res ne­ce­si­tan em­po­de­rar­se, pe­ro tam­bién ha­bría que ha­blar de có­mo son cria­das. Creo que las ni­ñas des­de muy pe­que­ñas apren­den a no ser ellas mis­mas, a apa­ren­tar, a con­te­ner­se, a no de­cir lo que real­men­te pien­san por­que tie­nen que ser agra­da­bles. Y si tie­nes un pun­to de vis­ta o una vo­lun­tad muy fuer­te, te di­rán que eres agre­si­va o una hi­ja de pu­ta. Es muy fá­cil con­ver­tir­te en una hi­ja de pu­ta si eres mu­jer en es­te mun­do. Si eres hom­bre, eres fuer­te. Pe­ro si eres mu­jer… Y las mu­je­res tie­nen que na­ve­gar cons­tan­te­men­te en ese con­flic­to de que­rer ser fuer­te, pe­ro no unas hi­jas de pu­ta, que­rer di­ver­tir­se, pe­ro que los de­más las quie­ran. Y es ago­ta­dor. Siem­pre que ha­blo con mu­je­res jó­ve­nes les di­go:“sean bon­da­do­sas con us­te­des mis­mas”. No tie­nen que ser per­fec­tas. Y cuan­do sien­tas que te es­tás re­pri­mien­do en al­gu­na si­tua­ción, pre­gún­ta­te: “¿Qué ten­go que per­der?”. Por­que no tie­nes que gus­tar­le a to­do el mun­do. Me preo­cu­pan las mu­je­res que creen que tie­nen que ser ver­sio­nes de sí mis­mas que no son ciertas. Me ha­ce pen­sar en to­do lo que se ha per­di­do en el mun­do, por­que las mu­je­res tie­nen po­ten­cial y ta­len­to

NA­DA MÁS NA­CER, YA TE TRA­TAN DI­FE­REN­TE

e ideas, pe­ro no las usan por­que el mun­do no se lo per­mi­te. Eso me en­tris­te­ce. GLA­MOUR: Es­to tam­bién se ve re­fle­ja­do en la se­xua­li­dad fe­me­ni­na… CHI­MA­MAN­DA: Sí, las mu­je­res por lo ge­ne­ral se aver­güen­zan de ser se­res se­xua­les. La so­cie­dad nos ha­ce creer que no so­mos due­ñas de nues­tros cuer­pos. Y creo que es­tá muy li­ga­do a la idea de lo que una mu­jer pue­de ha­cer si se que­da em­ba­ra­za­da; y ten­go la fuer­te creen­cia de que el abor­to de­be­ría ser decisión de la mu­jer. Es su cuer­po. Si los hom­bres pu­die­ran que­dar­se em­ba­ra­za­dos, el abor­to en el mun­do se­ría al­go tan fá­cil que in­clu­so po­drías con­se­guir el re­me­dio en una far­ma­cia. Vi­vi­mos en un mun­do en el que a las mu­je­res no se les per­mi­te ser se­xua­les. Tie­nes que ser sexy, pe­ro no de­mues­tres que el se­xo te in­tere­sa y no lo dis­fru­tes.

chi­ma­man­da en una oca­sión ha­bló de un te­ma del cual se ha in­ves­ti­ga­do muy po­co, y es acer­ca de las ex­pe­rien­cias de los tran­se­xua­les. La es­cri­to­ra co­men­tó que, aun­que los res­pe­ta, no cree que la ex­pe­rien­cia de una mu­jer he­te­ro­se­xual sea la mis­ma que la de un trans­gé­ne­ro. Al res­pec­to nos con­tó: “Sí, hu­bo mu­cho rui­do cuan­do di­je eso. Pe­ro mi pun­to es que de­be­mos re­co­no­cer que las per­so­nas te­ne­mos di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias y, cuan­do eres una mu­jer en el mun­do, des­de el mi­nu­to en el que na­ces, la so­cia­li­za­ción a la que has es­ta­do ex­pues­ta es di­fe­ren­te. Y res­pe­to lo que la per­so­na pue­da sen­tir, pe­ro lo que el mun­do es­tá vien­do no es lo que es­tás sin­tien­do, es­tá vien­do tu cuer­po. Y mu­cho del gé­ne­ro tie­ne que ver con nues­tros cuer­pos. Si en­tras en una tien­da, mi­ran tu cuer­po. Si ca­mi­nas por la ca­lle y es tar­de y de no­che y un hom­bre es­tá bus­can­do vio­lar a al­guien, bus­ca­rá el cuer- po de una mu­jer; y cuan­do se es­tá crian­do a una ni­ña pe­que­ña, su edu­ca­ción se da en torno a los hom­bres, por­que te di­cen que no pue­des es­tar sola de no­che en la ca­lle por­que es pe­li­gro­so y un hom­bre te pue­de vio­lar, sé cui­da­do­sa en có­mo vis­tes, no be­bas… La agen­da es­tá con­di­cio­na­da por eso. Mi pun­to es que la gen­te trans es al­go vá­li­do y he leído mu­cho acer­ca de có­mo las per­so­nas tran­se­xua­les son par­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, pe­ro lo que me mo­les­ta es que los ame­ri­ca­nos li­be­ra­les no se per­mi­tan ha­blar de di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias e in­sis­tan en de­cir que to­do es lo mis­mo. Y yo di­go que no, no po­de­mos ser des­ho­nes­tos por que­rer ser in­clu­yen­tes. Es po­si­ble ser in­clu­yen­tes y ho­nes­tos y ha­blar de dis­tin­tas ex­pe­rien­cias.” GLA­MOUR: ¿ El es­ce­na­rio per­fec­to de Chi­ma­man­da pa­ra las mu­je­res del fu­tu­ro? CHI­MA­MAN­DA: Un mun­do en el que las mu­je­res sean to­do y cual­quier co­sa. En el que no asu­mas au­to­má­ti­ca­men­te que el ser mu­jer sig­ni­fi­ca al­go. Hoy me ha pa­sa­do que el chó­fer que nos iba a re­co­ger no lle­ga­ba, y le di­je a mi ami­ga: “¿Dón­de es­ta­rá él?”. Y re­sul­ta que el con­duc­tor era una mu­jer, pe­ro es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que la ma­yo­ría de los chó­fe­res sean hom­bres. Me gus­ta­ría un mun­do en el que no se asu­ma de in­me­dia­to que quien ven­ga a por mí ten­ga que ser un hom­bre.

A LAS MU­JE­RES NO SE LES PER­MI­TE SER SE­XUA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.