Ti­mot­hée te en­se­ña a so­ñar

A sus 23 años, en­ca­be­za una ge­ne­ra­ción de ac­to­res que ha­cen de su ta­len­to y com­pro­mi­so so­cial su se­ña de iden­ti­dad. Qui­zá por eso, Holly­wood se ha ren­di­do a sus pies.

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: Ma­ría Es­té­vez

as­ta ha­ce un año era ca­si un des­co­no­ci­do. Un jo­ven de 1,82 cen­tí­me­tros de estatura y que ha­bía si­do no­vio de Lour­des León, la hi­ja de Ma­don­na. Sin em­bar­go, aho­ra, el nom­bre de Ti­mot­hée Cha­la­met es si­nó­ni­mo de éxi­to, ya que ha lo­gra­do con­ver­tir­se en el ac­tor del mo­men­to. La “cul­pa” la tie­ne ha­ber pro­ta­go­ni­za­do dos de las pe­lí­cu­las más va­lo­ra­das por la crí­ti­ca y el pú­bli­co es­te año, Call Me by Your Na­me y Lady Bird, y que le han lle­va­do a con­ver­tir­se en el sue­ño per­tur­ba­dor de mu­chas y mu­chos fans. Y así, es­con­di­do en la bio­gra­fía de es­te ac­tor de 23 años, en­con­tra­mos al­gu­nos de­ta­lles que no de­jan de sor­pren­der­nos,

co­mo por ejem­plo que era uno de los me­jo­res ami­gos de An­sel El­gort en el co­le­gio neo­yor­quino de La­guar­dia al que am­bos acu­die­ron, o que Se­le­na Go­mez se ha con­ver­ti­do en una de sus me­jo­res ami­gas des­de que ro­da­ron jun­tos su pró­xi­ma pe­lí­cu­la, A Rainy Day, di­ri­gi­da por Woody Allen. Ti­mot­hée Cha­la­met pro­vie­ne de una fa­mi­lia mul­ti­cul­tu­ral. Su pa­dre es fran­cés y su ma­dre es­ta­dou­ni­den­se, y ha­bla los idio­mas per­fec­ta­men­te, tal y co­mo de­mos­tró en la pe­lí­cu­la de Lu­ca Gua­dag­nino, por la que fue no­mi­na­do a me­jor ac­tor en los Os­car. Tam­bién ha tra­ba­ja­do en va­rias obras de tea­tro, con­si­guien­do el pre­mio Dra­ma Lea­gue Award por su pa­pel en la obra de Pa­trick Stan­ley El hi­jo pró­di­go, y le vi­mos en las dos pri­me­ras tem­po­ra­das de la se­rie Ho­me­land, don­de en­car­na­ba al com­pli­ca­do hi­jo del vi­ce­pre­si­den­te del go­bierno. Un cu­rrí­cu­lum que pro­me­te se­guir cre­cien­do. GLA­MOUR: Lu­ca Gua­dag­nino, Gre­ta Ger­wig, Woody Allen... La lis­ta de di­rec­to­res con los que has tra­ba­ja­do destila ca­li­dad. TI­MOT­HÉE: No soy un ac­tor que pla­nea ca­da pa­so que da, ten­go que leer los guio­nes que me ofre­cen y pe­lear in­clu­so por los pa­pe­les que me in­tere­san. Soy un ac­tor que es­tá em­pe­zan­do su ca­rre­ra, y mi de­seo, por su­pues­to, es con­ti­nuar co­la­bo­ran­do jun­to a gran­des rea­li­za­do­res y bue­nos ac­to­res. Tam­bién es cier­to que soy muy cons­cien­te de mi suer­te, es tre­men­do par­ti­ci­par en dos pe­lí­cu­las que se han co­la­do en los Os­car, pe­ro, so­bre to­do, tra­ba­jar con Gre­ta y Lu­ca han si­do ex­pe­rien­cias que me han ayu­da­do a trans­for­mar­me.

tra de las co­sas que con­vier­ten a Ti­mot­hée Cha­la­met en es­pe­cial es su com­pro­mi­so con la reali­dad. Tras las úl­ti­mas de­nun­cias de aco­so con­tra Woody Allen, el ac­tor, que aca­ba de ro­dar con él, no se man­tu­vo al mar­gen y de­ci­dió do­nar to­do su sa­la­rio a tres aso­cia­cio­nes de asis­ten­cia a víc­ti­mas de aco­so se­xual: Ti­me is Up, el cen­tro LGTB de Nue­va York y RAINN (Red Na­cio­nal de Vio­la­ción, Abu­so e In­ces­to). Y lo hi­zo a tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram (@ tcha­la­met), que cuen­ta con más de un mi­llón y me­dio de se­gui­do­res y don­de fue muy cla­ro y con­ci­so: “En va­rias en­tre­vis­tas re­cien­tes me han pre­gun­ta­do por mi decisión de tra­ba­jar en una pe­lí­cu­la de Woody Allen el pa­sa­do ve­rano... Lo que pue­do de­cir es que no quie­ro sa­car be­ne­fi­cios de mi tra­ba­jo en el fil­me, y con ese fin, do­na­ré mi sa­la­rio ín­te­gro”. Por su par­te, una de las per­so­nas que me­jor le co­no­ce, la rea­li­za­do­ra y ac­triz Gre­ta Ger­wig, dio du­ran­te la pro­mo­ción de Lady Bird una des­crip­ción exac­ta de có­mo es Cha­la­met: “Un jo­ven Ch­ris­tian Ba­le cru­za­do con un jo­ven Da­niel Day-le­wis con una piz­ca de un jo­ven Leo­nar­do Dica­prio y des­pués cria­do ha­blan­do fran­cés en Man­hat­tan y con un coe­fi­cien­te in­te­lec­tual al­to y un amor por el hip hop”. GLA­MOUR: ¿ Es di­fí­cil esa tran­si­ción en­tre pa­pe­les in­fan­ti­les y otros adul­tos? TI­MOT­HÉE: Lle­vo mu­chos años tra­ba­jan­do y es­toy pre­pa­ra­do pa­ra to­do. Ade­más, en La­guar­dia High School, don­de si­go for­mán­do­me, to­dos so­mos muy cons­cien­tes de que la reali­dad de un ac­tor es la de no tra­ba­jar. GLA­MOUR: Tu ma­dre fue bai­la­ri­na en Broad­way y tu pa­dre tra­ba­ja pa­ra UNI­CEF. ¿ Has­ta qué pun­to han si­do de­ci­si­vos en tu ca­rre­ra? TI­MOT­HÉE: Ellos han si­do siem­pre mi gran apo­yo, mi ma­dre me ha acom­pa­ña­do a cien­tos de au­di­cio­nes, me han ani­ma­do a apren­der idio­mas, a to­car el piano, a mejorar. Lle­vé a mi ma­dre a los Os­car por­que ella se me­re­cía tan­to co­mo yo la no­mi­na­ción. GLA­MOUR: Aca­bas de ter­mi­nar el ro­da­je de Beau­ti­ful Boy, don­de in­ter­pre­tas al hi­jo de Ste­ve Ca­rell, un jo­ven adic­to a la me­tan­fe­ta­mi­na. Des­pués de Call Me by Your Na­me o Lady Bird da la sen­sa­ción de que que­rías in­ter­pre­tar un per­so­na­je más fuer­te. TI­MOT­HÉE: Me gus­tan los pa­pe­les fuer­tes. Ro­dar esas pe­lí­cu­las, una de­trás de otra, con

HA DO­NA­DO SU SA­LA­RIO EN LA PE­LÍ­CU­LA DE ALLEN A VÍC­TI­MAS DE ACO­SO SE­XUAL

his­to­rias tan con­tras­ta­das, tan dis­tin­tas, me ayu­da a en­ten­der el pro­ce­so de ro­da­je. Lo más im­por­tan­te es dar tex­tu­ra y co­lor al tono de la narración, for­mar el per­so­na­je an­tes de em­pe­zar a fil­mar. Yo no soy un ac­tor que tra­ba­je por ins­tin­to, ne­ce­si­to pre­pa­rar­me. GLA­MOUR: ¿ Pre­fie­res ele­gir pro­yec­tos in­de­pen­dien­tes, co­mo Lady Bird, fren­te a otros más co­mer­cia­les? TI­MOT­HÉE: Ha­go lo que me ofre­cen, lo que me gus­ta. Me sien­to muy bien in­ter­pre­tan­do bue­nos pro­yec­tos y no me im­por­ta si son pa­ra te­le­vi­sión, tea­tro o ci­ne. Sim­ple­men­te me de­jo lle­var por una bue­na narración y un gran di­rec­tor. Tu­ve la suer­te de em­pe­zar mi ca­rre­ra con Interstellar, de Ch­ris­top­her No­lan, y con Men, Wo­men and Chil­dren, de Ja­son Reit­man, que fue­ron gran­des pe­lí­cu­las. Pa­ra mí, la cla­ve es­tá en po­ner­se a las ór­de­nes de rea­li­za­do­res que con­vier­ten esa opor­tu­ni­dad en una fan­tás­ti­ca ex­pe­rien­cia. Me sien­to muy agra­de­ci­do por el mo­men­to en el que es­toy, pe­ro me voy a to­mar unas se­ma­nas de va­ca­cio­nes. Han si­do unos me­ses de mu­cha pro­mo­ción, de un lu­gar a otro, de fiestas, de com­pro­mi­sos... ¡ Me lo me­rez­co! GLA­MOUR: ¿ Có­mo lo lle­vas? ¿ Crees que es­tás so­me­ti­do a mu­cha pre­sión? TI­MOT­HÉE: Me he acos­tum­bra­do a es­te rit­mo, aun­que de­bo confesar que si­go echan­do de me­nos esa sen­sa­ción de per­te­ne­cer a un per­so­na­je co­mo me ocu­rrió con Call Me by Your Na­me. Nor­mal­men­te si­go el con­se­jo de mi agen­te y re­cuer­do lo que di­jo una vez Joaquin Phoe­nix: “No se tra­ta de po­ner­se mu­chos som­bre­ros, sino de al­can­zar un de­ter­mi­na­do sen­ti­mien­to”. Esa ha si­do, has­ta aho­ra, mi ex­pe­rien­cia co­mo ac­tor. GLA­MOUR: ¿ Hay al­go que te dé mie­do? TI­MOT­HÉE: No, ten­go la suer­te de ha­ber ido a una es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción des­de los 13 años. Me han en­se­ña­do a mos­trar la me­jor ver­sión de mí mis­mo, eso es lo me­jor de la in­ter­pre­ta­ción, cuan­do eres ho­nes­to y te abres a la po­si­bi­li­dad de ser vul­ne­ra­ble. A mí no me da nin­gún mie­do mos­trar mi sen­si­bi­li­dad. A mi edad es mu­cho más fá­cil mos­trar­me co­mo una per­so­na des­ver­gon­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.