Ce­lu­li­tis, no co­rras tan­to

¿Sa­les co­rrien­do an­te la piel de na­ran­ja? Ve con cui­da­do: el run­ning po­dría em­peo­rar­la. La so­lu­ción es com­bi­nar­lo con otros ejer­ci­cios.

Glamour (Spain) - - Sumario - Tex­to: May­te Mar­tí­nez. Fo­to: Mar­kus Hent­to­nen

Pr­deond Yad­so­dent’otx’ ‘ Los shorts de su­da­ción au­men­tan la trans­pi­ra­ción, re­gu­lan la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral por eva­po­ra­ción del agua y re­fres­can la piel. Su uso en el run­ning no eli­mi­na la ce­lu­li­tis ni la gra­sa, pe­ro ayu­dan en la eva­cua­ción de to­xi­nas, di­fi­cul­tan­do que la gra­sa se en­du­rez­ca. No los lle­ves de­ma­sia­do tiem­po, pue­den pro­vo­car irri­ta­ción y ex­ce­si­va pér­di­da de vi­ta­mi­nas y sa­les mi­ne­ra­les.

afec­ta a más del 90 por cien­to de mu­je­res. La ce­lu­li­tis pro­vo­ca un cambio en la for­ma cor­po­ral, en la apariencia de la piel y en la mi­cro­cir­cu­la­ción. Se inicia cuan­do los adi­po­ci­tos –cé­lu­las que al­ma­ce­nan gra­sa pa­ra re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y amor­ti­guar po­si­bles trau­ma­tis­mos– au­men­tan de ta­ma­ño. Es­to im­pi­de que los lí­qui­dos (co­mo la san­gre, la lin­fa y el agua) dre­nen con flui­dez y que el oxí­geno cir­cu­le co­rrec­ta­men­te. La ce­lu­li­tis pue­de mejorar con el ejer­ci­cio, aun­que no siem­pre con el run­ning. Un al­to gra­do de im­pac­to pue­de en­du­re­cer y agra­var al­gu­nos ti­pos de ce­lu­li­tis, co­mo la ede­ma­to­sa, que es la que se aso­cia al mal fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma lin­fá­ti­co y cir­cu­la­to­rio. Si co­rres pa­ra aca­bar con la piel de na­ran­ja, in­fór­ma­te pa­ra no pro­vo­car el efec­to con­tra­rio.

Gra­sa por múscu­lo. Con­tra la piel de na­ran­ja, lo pri­me­ro que se nos ocu­rre es co­rrer. Se­gún el doc­tor Pe­láez Moreno, mé­di­co estético de Dor­sia, “por su com­po­nen­te ae­ró­bi­co, el run­ning fa­ci­li­ta la com­bus­tión de gra­sa y ayu­da a per­der pe­so. Los múscu­los de las pier­nas se to­ni­fi­can”. “El de­por­te es fun­da­men­tal pa­ra ate­nuar el as­pec­to de la ce­lu­li­tis, por­que me­jo­ra el sis­te­ma ve­no­so y el lin­fá­ti­co y sus­ti­tu­ye la ma­sa gra­sa por ma­sa mus­cu­lar”, con­fir­man en Clí­ni­ca Me­nor­ca. Aun­que “no hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca so­bre que em­peo­re la ce­lu­li­tis ni que la fa­vo­rez­ca”, aña­de la doc­to­ra Mar Mi­ra, de la clí­ni­ca Mi­ra + Cue­to.

Si no pue­des co­rrer, tro­ta. En ca­so de so­bre­pe­so, ce­lu­li­tis du­ra o ede­ma­to­sa, el run­ning pue­de ser muy agre­si­vo. Es me­jor tro­tar o ca­mi­nar de­pri­sa. “Re­co­men­da­ría em­pe­zar com­bi­nan­do ve­lo­ci­da­des y ha­cer to­dos los días ta­blas de ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cas: sen­ta­di­llas, su­bir es­ca­le­ras y cues­tas, ha­cer des­pla­za­mien­tos la­te­ra­les... Tra­ba­ja tam­bién la par­te ba­ja de la es­pal­da y la fa­ja ab­do­mi­nal, y así ac­ti­va­rás los múscu­los con­ti­guos de la ca­de­ra y los de la par­te an­te­rior de la pier­na. No tie­ne sen­ti­do co­rrer por en­ci­ma de tus po­si­bi­li­da­des. Si adap­tas el rit­mo, an­dan­do de­pri­sa en prin­ci­pio, ve­rás be­ne­fi­cios”, di­ce Ra­mi­ro Ma­ta­mo­ros, en­tre­na­dor del Club de Atletismo Clí­ni­ca Me­nor­ca y del gru­po Co­rre en Ro­sa de en­fer­mas de cán­cer de ma­ma.

Aten­ción al im­pac­to. “En el run­ning, el im­pac­to pro­du­ci­do en ca­da zancada vuel­ve multiplicado; por eso de­be evi­tar­se si te­ne­mos so­bre­pe­so. Es me­jor ha­cer ejer­ci­cios de fuer­za. O ca­mi­nar cua­tro mi­nu­tos y co­rrer uno”, re­co­mien­da Mar­ta Ro­sa­do, en­tre­na­do­ra per­so­nal. “Con­tra la ce­lu­li­tis, to­do de­por­te que fa­vo­rez­ca la cir­cu­la­ción es bueno siem­pre que se ha­ga de for­ma con­ti­nua­da y en su jus­ta me­di­da. Si el im­pac­to es de­ma­sia­do agre­si­vo po­de­mos da­ñar aún más el te­ji­do con­jun­ti­vo de la zo­na afec­ta­da, que ya es­tá de por sí las­ti­ma­do por los acú­mu­los de gra­sa. So­lo con­se­gui­rás em­peo­rar aún más el pro­ble­ma”, ad­vier­ten en Clí­ni­ca Me­nor­ca.

Me­jo­ra la cir­cu­la­ción. Co­rrer fa­vo­re­ce el re­torno ve­no­so, es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción y oxigena la san­gre, pe­ro hay que evi­tar que los pies gol­peen con de­ma­sia­da fuer­za en el sue­lo, pues “la pre­sión que se ori­gi­na en la pi­sa­da po­dría da­ñar las vál­vu­las de las ve­nas”, di­ce Mar­ta Ro­sa­do. El doc­tor Ma­ta­mo­ros re­co­mien­da “com­bi­nar la ca­rre­ra con otros ejer­ci­cios”. Por ejem­plo, “túm­ba­te bo­ca arri­ba, sube las pier­nas jun­tas y di­bu­ja círcu­los en el ai­re ha­cia un la­do y otro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.