Oli­via Mo­li­na, la mu­jer va­lien­te.

Na­tu­ral, be­lla y tre­men­da­men­te pa­sio­nal, la ac­triz Oli­via Mo­li­na es­ta­rá es­te ve­rano en el Fes­ti­val de Mé­ri­da con la obra Las Ama­zo­nas, un can­to a la re­bel­día, a la li­ber­tad y al fe­mi­nis­mo. Al­go de lo que ella tie­ne mu­cho que con­tar­nos.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ele­na Man­da­cen. Fotos: Al­fon­so Oh­nur. Es­ti­lis­mo: Loreto Quin­ta­ni­lla

Vi­ve la vi­da con li­ber­tad y va­len­tía. Y se le no­ta. Lle­ga a nues­tra se­sión de fotos con una son­ri­sa re­la­ja­da y fe­liz, be­bien­do su pro­pio té y des­ple­gan­do ama­bi­li­dad y sim­pa­tía con to­do el equi­po. Oli­via Mo­li­na aca­ba de ter­mi­nar el ro­da­je de la se­rie Amar es pa­ra siem­pre, en la que in­ter­pre­ta a Vicky Herrero, una fo­tó­gra­fa vo­ca­cio­nal, de men­te abier­ta, su­per­vi­vien­te en un mun­do de hom­bres y que apues­ta por sa­lir ade­lan­te con su tra­ba­jo. Una mu­jer de ar­mas to­mar. “Yo es­toy en­can­ta­da, pe­ro creo que es más por un eco so­cial, por al­go que es­tá pa­san­do. Hay ne­ce­si­dad de vi­si­bi­li­zar a es­tas mu­je­res, de te­ner re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos, de en­con­trar lo que es­tá pa­san­do en nues­tra so­cie­dad. En des­per­tar­se y te­ner ga­nas de sa­lir y ha­cer­se notar”, ex­pli­ca lle­na de en­tua­sias­mo. Pe­ro lo que vie­ne des­pués es to­da­vía me­jor, ya que Oli­via se me­te en la piel de la prin­ce­sa Pro­toe en la obra de tea­tro Las Ama­zo­nas y que es­ta­rá en el Fes­ti­val de Mé­ri­da del 8 al 12 de agos­to ba­jo la di­rec­ción de Ma­güi Mi­ra. “No pue­do es­tar más con­ten­ta, se tra­ta de un fes­ti­val con mu­cho pres­ti­gio por el que han pa­sa­do ac­to­res ma­ra­vi­llo­sos y es un lu­jo po­der es­tar ahí. Ob­via­men­te to­do es­tá a flor de piel y re­quie­re una pre­pa­ra­ción pre­via y más en una obra co­mo es­ta que es muy fí­si­ca, que re­quie­re un tra­ba­jo pre­vio pa­ra lue­go es­tar se­gu­ro de tu voz, de tu cuer­po, del tex­to, del análisis en pro­fun­di­dad de la mi­to­lo­gía grie­ga”, ex­pli­ca la ac­triz de 37 años. GLA­MOUR: Te iba a pre­gun­tar por tus va­ca­cio­nes, pe­ro me da la sen­sa­ción que es­te año no ten­drás... OLI­VIA: No, mis va­ca­cio­nes van a ser tra­ba­jar. Los en­sa­yos son has­ta las tres de la tar­de y lue­go pue­do dis­fru­tar de mi fa­mi­lia. Pe­ro tam­bién la vi­da es­tá difícil y hay que tra­ba­jar. Mis hi­jos son sú­per cons­cien­tes de ello y res­pe­tan mu­cho la ma­ne­ra en la que Ser­gio (Mur, su pa­re­ja) y yo lo ha­ce­mos, nues­tro gra­do de im­pli­ca­ción. El tiem­po que te­ne­mos con ellos es po­co, pe­ro lo apro­ve­cha­mos con una de­di­ca­ción ab­so­lu­ta. Pe­ro cuan­do se tra­ba­ja, se tra­ba­ja y ellos lo acep­tan y lo res­pe­tan mu­cho. Y me gus­ta mu­cho que ten­gan re­fe­ren­te de pa­dres tra­ba­ja­do­res y sen­sa­tos, pa­ra que no vi­van en una bur­bu­ja, que se den cuen­ta de lo que cues­ta ga­nar­lo. Me pa­re­ce im­por­tan­te dar sen­ti­do a las co­sas que tie­nen y ellos ven que es un es­fuer­zo gran­de. GLA­MOUR: ¿Te han vis­to tus hi­jos al­gu­na vez en tea­tro? OLI­VIA: Sí, jus­ta­men­te los lle­vé a la úl­ti­ma fun­ción de Tris­ta­na, en San­tan­der, con Ser­gio, y fue muy es­pe­cial. Por un la­do, es com­pli­ca­do por­que quie­ro que se sien­tan li­bres y sean ca­pa­ces de ver di­fe­ren­tes mundos, pe­ro a la vez es ver­dad que su ma­dre es ac­triz, su pa­dre es ac­tor, y tam­bién quie­ro que co­noz­can el mun­do del que vie­nen sus pa­dres. Re­cuer­do que los veía des­de el es­ce­na­rio y me da­ba mu­cha ter­nu­ra por­que los ci­clos van pa­san­do y, de re­pen­te, un día tus hi­jos van a ver­te y me emo­ciono por­que es lo mis­mo que me pa­sa­ba a mí con mi ma­dre. A pe­sar de que los pro­te­jo mu­cho y les en­se­ño li­bros de otras pro­fe­sio­nes, no voy a re­ne­gar de la mia y ca­da vez ad­mi­ro más a los ac­to­res. Me pa­re­ce gen­te muy va­lien­te y lu­cha­do­ra y quie­ro in­cul­car­les a mis hi­jos que es una pro­fe­sión du­ra y que de­trás de ca­da obra hay mu­cho tra­ba­jo. No es so­lo bo­ni­ta, el ta­len­to hay que tra­ba­jar­lo. GLA­MOUR: Ha­ble­mos de la obra Las Ama­zo­nas, que tra­ta un te­ma muy ac­tual co­mo es el fe­mi­nis­mo y la ne­ce­si­dad de las mu­je­res de ser ellas mis­mas. OLI­VIA: Es que es una cons­tan­te en es­te mo­men­to his­tó­ri­co que es­ta­mos vi­vien­do. Yo creo que has­ta que no se con­quis­te la igual­dad real, es­tos te­mas tie­nen que se­guir. GLA­MOUR: ¿Qué re­fle­xión te gus­ta­ría que se lle­va­sen las per­so­nas que vean es­ta obra? OLI­VIA: An­te to­do la re­fle­xión de que hay al­go que es­tá en

lu­cha, de que hay co­sas por con­quis­tar aún. Ya lo vi­mos el pa­sa­do 8 de mar­zo, hay al­go la­ten­te y son vo­ces jó­ve­nes, ma­yo­res, sin dis­tin­cio­nes. De pron­to hay una her­man­dad fe­me­ni­na muy apo­ya­da por hom­bres que son cons­cien­tes de lo que su­ce­de. Yo creo que hay una re­vo­lu­ción ins­tau­ra­da, un des­per­tar. GLA­MOUR: Pe­ro la so­cie­dad es­pa­ño­la ha cam­bia­do mu­cho. A me­jor. ¿Qué asun­tos nos que­dan por su­pe­rar? OLI­VIA: Creo que es im­por­tan­te acep­tar la di­ver­si­dad de mu­je­res y cuer­pos, de lu­char un po­co con el pe­so de la per­fec­ción, de la edad. Es un po­qui­to co­mo li­be­rar­se y pre­gun­tar­se por qué uno no tie­ne de­re­cho a sen­tir­se tal y co­mo es, y te­ner que en­trar en unos cá­no­nes con­cre­tos. So­lo nos pa­sa a las mu­je­res, por­que los hom­bres son más atrac­ti­vos con la edad. Yo siem­pre di­go que si tie­nes ca­nas, tá­pa­te­las pe­ro por­que tú quie­res, no por­que al­guien te obli­gue a ello. De­be­mos ha­cer­nos due­ñas de nues­tra di­ver­si­dad... GLA­MOUR: Y aquí la edu­ca­ción vuel­ve a ser fun­da­men­tal. OLI­VIA: Yo, por ejem­plo, a mi hi­ja Ve­ra y a mi hi­jo Eric no les prohi­bo ha­cer co­sas, pe­ro sí tra­to de que lo vean to­do des­de un pun­to de vista más crí­ti­co. A ve­ces, cuan­do ve­mos pe­lí­cu­las en fa­mi­lia, nos ha­ce­mos pre­gun­tas del ti­po ¿ por qué la prin­ce­sa ne­ce­si­ta que la sal­ven?, ¿ por qué ella no to­ma las rien­das? Yo tam­bién es­toy apren­dien­do a en­fren­tar­me a es­ta nue­va ma­ne­ra de ver la vi­da, ha­cién­do­me pre­gun­tas, no acep­tan­do so­lo lo que ya es­ta­ba es­ti­pu­la­do, creo que eso ya da mu­cha li­ber­tad. GLA­MOUR: Tú has te­ni­do la suer­te de criar­te en un am­bien­te de li­ber­tad, de res­pe­to, y con un re­fe­ren­te tan im­por­tan­te co­mo es tu ma­dre. OLI­VIA: Ab­so­lu­ta­men­te. Pe­ro tam­po­co hay que re­ne­gar, por­que ha­ce­mos lo que po­de­mos y has­ta don­de po­de­mos. No te­ne­mos que olvidar de dón­de ve­ni­mos, pe­ro sí ha­cer­nos pre­gun­tas y per­mi­tir­nos cam­biar. Es cier­to que yo he crecido de una ma­ne­ra muy res­pe­tuo­sa y con mu­cho ac­ce­so a in­for­ma­ción, a via­jes, a ma­ne­ras de vi­vir di­fe­ren­tes. Tam­bién ten­go que ha­cer mi propia re­fle­xión so­bre có­mo me en­fren­to al mun­do y a la ma­ne­ra en la que veo las co­sas. Por ejem­plo, en mi mun­do, en la in­ter­pre­ta­ción, hay mu­cha de­sigual­dad tam­bién y so­lo una pe­lí­cu­la de ca­da tres es­tá pro­ta­go­ni­za­da por una mu­jer. Cuan­to más ma­yor te ha­ces, me­nos opor­tu­ni­da­des tie­nes de ha­cer per­so­na­jes in­tere­san­tes. Y eso es así y hay que de­cir­lo. GLA­MOUR: ¿Quié­nes se­rían pa­ra ti las ama­zo­nas del si­glo XXI? OLI­VIA: ¡ To­das las mu­je­res! Yo ad­mi­ro a las mu­je­res, me pa­re­ce que te­ne­mos una gran ca­pa­ci­dad de ha­cer co­sas y mu­cha em­pa­tía. Des­de mi abue­la, mi ma­dre, mi hi­ja, me pa­re­ce que so­mos ca­pa­ces de tan­to, he­mos pa­sa­do tan­tas con­quis­tas y he­mos su­fri­do tan­to que, pa­ra mi, ama­zo­nas so­mos to­das. GLA­MOUR: ¿ Es la re­bel­día al­go ín­trín­se­co en to­das las mu­je­res o no? OLI­VIA: No tie­ne por qué. Que una mu­jer no quie­ra ser re­bel­de es tam­bién lí­ci­to, ca­da una te­ne­mos nues­tro ca­mino. No po­de­mos obli­gar a na­die a que sea co­mo una quie­re, ca­da cual tie­ne su pro­ce­so de des­per­tar o igual es que no es su ca­mino, igual tie­ne otras prio­ri­da­des aho­ra mis­mo. La lu­cha en el día a día ya es su­fi­cien­te, la re­vo­lu­ción no tie­ne que ser igual pa­ra to­das. Hay mu­chos ti­pos de fe­mi­nis­mo tam­bién. GLA­MOUR: A ve­ces la pa­la­bra fe­mi­nis­mo no se usa en el con­tex­to ade­cua­do o se ter­gi­ver­sa. OLI­VIA: A lo me­jor es fal­ta de in­for­ma­ción, qui­zás la his­to­ria se ha en­car­ga­do de te­ñir es­ta pa­la­bra de al­go ne­ga­ti­vo. Yo creo que hay al­go de mie­do en equi­pa­rar y, qui­zás por eso, es­ta pa­la­bra es­tá te­ñi­da, pe­ro creo que hay que dar­le la blan­cu­ra que tie­ne. Es tan sim­ple co­mo bus­car en la RAE su de­fi­ni­ción. GLA­MOUR: ¿Crees que el tea­tro, el mun­do del ar­te en ge­ne­ral, es un buen al­ta­voz pa­ra que es­te ti­po de te­mas lle­guen a un pú­bli­co más ám­plio? OLI­VIA: Sí, yo he te­ni­do la suer­te de re­co­rrer Es­pa­ña con la obra Tris­ta­na, que es un re­tra­to fiel de la so­cie­dad del si­glo XIX, y de to­do lo que las mu­je­res te­nían por con­quis­tar, to­do lo que an­he­la­ban y to­do lo que su­frían. Y es in­creí­ble có­mo el pú­bli­co que iba a ver­nos, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, la re­ci­bían, con qué ga­nas, con qué emo­ción nos da­ban las gra­cias.

“ES IM­POR­TAN­TE ACEP­TAR LA DI­VER­SI­DAD DE MU­JE­RES Y DE CUER­POS, LU­CHAR CON­TRA LA PER­FEC­CIÓN”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.