TE­LE­VI­SIÓN. La die­ta de Ju­lian­na

Ju­lian­na Margulies pa­sa de abo­ga­da a di­rec­to­ra de una re­vis­ta de mo­da en su nue­va se­rie, la co­me­dia de hu­mor ne­gro Dietland.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ele­na Man­da­cen

Du­ran­te sie­te años pro­ta­go­ni­zó una de las me­jo­res series de la te­le­vi­sión. Ha­bla­mos de The Good Wi­fe y de su per­so­na­je, Ali­cia Flo­rrick, una abo­ga­da de Chicago que tie­ne que ha­cer fren­te no so­lo a sus com­pli­ca­dos ca­sos, sino tam­bién a un ma­ri­do in­fiel y co­rrup­to. Ju­lian­na Margulies ga­nó dos pre­mios Emmy y un Glo­bo de Oro co­mo ac­triz prin­ci­pal y, cuan­do ter­mi­nó, se to­mó un tiem­po de des­can­so has­ta de­ci­dir qué se­ría lo si­guien­te.

To­das no so­mos per­fec­tas.

Y lo si­guien­te se lla­ma Dietland, una his­to­ria ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Sa­rai Wal­ker y que ha­bla de fe­mi­nis­mo ra­di­cal, de la pre­sión por ser per­fec­ta y de la se- xua­li­za­ción cons­tan­te de la mu­jer. ¿ Al­guien se es­pe­ra­ba me­nos de Ju­lian­na Margulies?

Dietland, que en Es­pa­ña emi­te Ama­zon, nos ha­bla de Plum Kettle, ( Joy Nash), una mu­jer trau­ma­ti­za­da por su so­bre­pe­so y que tra­ba­ja co­mo es­cri­to­ra fan­tas­ma pa­ra la re­vis­ta de mo­da que di­ri­ge la to­do­po­de­ro­sa Kitty Mont­go­mery (Margulies). Y lo ha­ce mien­tras lu­cha con­tra la ima­gen que tie­ne de sí mis­ma y se em­bar­ca en un com­pli­ca­do ca­mino ha­cia la au­to­acep­ta­ción. Pe­ro la tra­ma no se que­da ahí, ya que en mi­tad de to­do es­to, un gru­po de te­rro­ris­tas fe­mi­nis­tas co­mien­za a ata­car a hom­bres acu­sa­dos de agre­sión se­xual y a mag­na­tes de la industria del porno. Es en­ton­ces cuan­do Kitty, por mie­do a que le ocu­rra al­go a ella tam­bién, se con­vier­te en una es­pe­cie de agen­te do­ble que ten­drá que lu­char pa­ra sal­var su vi­da. En Dietland no nos ol­vi­da­mos tam­po­co de los hom­bres, que los hay, co­mo Adam Ship­pey, in­ter­pre­tan­do a un de­tec­ti­ve de la po­li­cía de Nue­va York; Ri­car­do Dá­vi­la co­mo Ela­dio, el ayu­dan­te de Kitty; o Tra­mell Till­man co­mo Ste­ven, el me­jor ami­go de Plum.

Una ac­triz com­pro­me­ti­da.

Ade­más de cam­biar de look y de pe­lu­ca (sí, Ju­lian­na lle­va­ba pe­lu­ca cuan­do in­ter­pre­ta­ba a Ali­cia Flo­rrick al mó­di­co pre­cio de 10.000 dó­la­res por tem­po­ra­da) en Dietland la ve­mos con una es­té­ti­ca mu­cho más atre­vi­da. Con el pe­lo rojo, ves­ti­dos ajus­ta­dos con print ani­mal y pla­ta­for­mas al­tí­si­mas, lo cier­to es que es­ta ac­triz de 52 años ha sa­bi­do rein­ver­tar­se y dar­le un vuel­co a su ca­rre­ra. Tam­po­co se ol­vi­da del ci­ne, ya que tie­ne pen­dien­te el es­treno de un re­ma­ke de la pe­lí­cu­la In­to­ca­ble, di­ri­gi­do por Neil Bur­ger, y don­de com­par­ti­rá pro­ta­go­nis­mo con Br­yan Crans­ton, Ke­vin Hart, Ni­co­le Kid­man y Aja Nao­mi King. En su vi­da per­so­nal, Ju­lian­na Margulies es una fé­rrea ac­ti­vis­ta por el con­trol de ar­mas y una re­co­no­ci­da fe­mi­nis­ta a fa­vor del mo­vi­mien­to #Metoo. De he­cho, no ha te­ni­do mie­do a la ho­ra de de­nun­ciar pú­bli­ca­men­te que su­frió aco­so por par­te de Har­vey Weinstein y Ste­ven Sea­gal y de ani­mar a to­das las mu­je­res del mun­do a no que­dar­se nun­ca ca­lla­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.