La mi­sión secreta de Henry Ca­vill

Se de­jó bi­go­te pa­ra dar­le la ré­pli­ca a Tom Crui­se en la sex­ta en­tre­ga de Mi­sión Im­po­si­ble, que ve­re­mos es­te ve­rano. Edu­ca­do, afa­ble y fa­mi­liar, es­te bri­tá­ni­co de 35 años re­co­no­ce que le en­can­ta leer, via­jar por to­do el mun­do y pa­sear jun­to a su pe­rro.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ma­ría Es­té­vez.

Dis­cre­to pa­ra un fí­si­co tan cau­ti­va­dor, Henry Ca­vill vi­ve den­tro de una di­co­to­mía im­pro­ba­ble pro­ta­go­ni­zan­do es­pec­ta­cu­la­res pe­lí­cu­las de ac­ción al mis­mo tiem­po que es­con­de su vi­da pri­va­da en las ca­lles de Lon­dres, ciu­dad en la que vi­ve, jun­to a su pre­cio­so pe­rro Aki­ta. Lle­va años así, con­tan­do pe­que­ños de­ta­lles per­so­na­les en su pá­gi­na de Instagram (@henry­ca­vill) –que si yo fue­se tú no me per­día–, aun­que evi­tan­do dar pis­tas so­bre su es­ta­do sen­ti­men­tal, (de mo­men­to si­gue sol­te­ro tras su rup­tu­ra con Lucy Cork) o sus ru­ti­nas diarias. Es lo que tie­ne la fa­ma y ser uno de los ac­to­res más deseados del mun­do, que va­yas don­de va­yas siem­pre ha­brá al­guien dis­pues­to a con­tar­lo. Ca­vill es­tá de ac­tua­li­dad, es­te mes se pre­pa­ra pa­ra el es­treno de la sex­ta en­tre­ga de Mi­sión Im­po­si­ble: Fa­llout, jun­to al indomable Tom Crui­se. Ro­da­da en­tre Pa­rís, Lon­dres, In­dia, Nue­va Ze­lan­da y No­rue­ga y con J. J. Abrams en la pro­duc­ción, se­rá la pri­me­ra de la sa­ga que se es­tre­ne en 3D. Co­mo era de es­pe­rar, el ul­ti­mo Su­per­man de la gran pan­ta­lla se atre­ve a lu­char cuer­po a cuer­po con Crui­se en lo que pro­me­ten ser las es­ce­nas más tre­pi­dan­tes que ja­más se ha­yan vis­to en el ci­ne. Hay que re­cor­dar que el pro­pio Crui­se se rom­pió un to­bi­llo sal­tan­do, co­mo es ha­bi­tual en él sin do­bles, de un edi­fi­cio a otro y te­nien­do que parar unos me­ses el ro­da­je. Nues­tro en­cuen­tro con Henry Ca­vill tie­ne lu­gar en Las Ve­gas, don­de com­pro­ba­mos que, en per­so­na, no so­lo tie­ne un fí­si­co po­de­ro­so y cul­ti­va­do con ho­ras y ho­ras de gim­na­sio sino que es al­guien cer­cano, di­ver­ti­do y en oca­sio­nes un po­co tí­mi­do. Sa­be que su per­so­na­je de Au­gust Wal­ker, un agen­te de la CIA pre­pa­ra­do pa­ra ser un ar­ma le­tal con­tra to­do lo que se le acer­que, mar­ca­rá un an­tes y un des­pués en su ca­rre­ra. “Ma­ta a to­do el mun­do en la ha­bi­ta­ción y no hay pre­gun­tas ni res­pues­tas. No hay tes­ti­gos y el tra­ba­jo es­tá he­cho”, ase­gu­ra Ca­vill. Pa­ra Mi­sión Im­po­si­ble: Fa­llout se de­jó bar­ba y bi­go­te (di­cen que pa­ra no ro­bar­le pla­nos a Crui­se, a quien no le gus­ta na­da re­ga­lar ad­mi­ra­do­res) y pre­fie­re no ha­blar de los ru­mo­res que le si­túan en el nue­vo 007 (es­ti­lo y fí­si­co des­de lue­go que no le fal­tan). Ca­be re­cor­dar que su ca­rre­ra co­men­zó cuan­do un director de cas­ting lo des­cu­brió pa­ra la obra de tea­tro El con­de de Mon­te­cris­to, y lo si­guien­te fue in­ter­pre­tar al ca­za­dor de la his­to­ria de Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja en la pe­lí­cu­la Red Ri­ding Hood. Lo que vino des­pués ya te lo he­mos con­ta­do y te to­ca a ti sa­bo­rear­lo. GLA­MOUR: ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra un ac­tor for­mar par­te de la fran­qui­cia de Mi­sión Im­po­si­ble? HENRY: Es in­creí­ble­men­te ex­ci­tan­te. Pa­ra mí sig­ni­fi­ca te­ner la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar mis pro­pias acro­ba­cias sin do­bles. Siem­pre he que­ri­do in­vo­lu­crar­me en una pe­lí­cu­la de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y Mi­sión Im­po­si­ble me ha per­mi­ti­do ha­cer­lo. GLA­MOUR: ¿ Sien­tes la pre­sión fí­si­ca de es­te per­so­na­je, tal vez más que en tus pe­lí­cu­las an­te­rio­res? HENRY: No hay una pre­sión fí­si­ca, de he­cho Su­per­man tam­bién era un pa­pel muy fí­si­co. Pe­ro la exi­gen­cia ha si­do dis­tin­ta. En es­te ca­so, he te­ni­do que pre­pa­rar mi cuer­po pa­ra el ri­gor fí­si­co, en lu­gar de pre­pa­rar­me pa­ra que mis múscu­los se vie­ran de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. GLA­MOUR: Cuan­do te to­ca tra­ba­jar con un ac­tor co­mo Tom Crui­se, ca­paz de arries­gar­se in­ter­pre­tan­do es­ce­nas increíbles, ¿sien­tes que tie­nes que es­tar a su al­tu­ra? HENRY: Pa­ra mí lo me­jor ha si­do la opor­tu­ni­dad de ro­dar es­ce­nas arries­ga­das sin te­ner nin­gún ti­po de pre­sión. Ha si­do muy en­tre­te­ni­do y ex­ci­tan­te tra­ba­jar con al­guien tan ex­pe­ri­men­ta­do co­mo ac­tor que es ca­paz de ro­dar sus pro­pias es­ce­nas de ac­ción.

PA­SIÓN “LA DE TOM CRUI­SE ES CON­TA­GIO­SA, HAY PO­COS CO­MO ÉL”

GLA­MOUR: ¿Có­mo es Tom Crui­se en las dis­tan­cias cor­tas? HENRY: ¡Es fan­tás­ti­co!, un gran pro­fe­sio­nal, un ti­po en­can­ta­dor, ama­ble y muy ca­ris­má­ti­co. Su ha­bi­li­dad pa­ra ani­mar a una ha­bi­ta­ción lle­na de gen­te es in­creí­ble, ja­más de­cae su en­tu­sias­mo, es ca­paz de ter­mi­nar con cual­quier sen­ti­mien­to de can­san­cio y siem­pre es­tá pre­pa­ra­do pa­ra tra­ba­jar. Sor­pren­den­te, ¿ ver­dad? Es un hom­bre que pue­de leer el pen­sa­mien­to y las emo­cio­nes de los de­más al mis­mo tiem­po que pro­du­ce la pe­lí­cu­la y eso lo tra­du­ce en un en­tu­sias­mo co­lec­ti­vo. Su pa­sión por el pro­yec­to es con­ta­gio­sa. Me he da­do cuen­ta que el pú­bli­co tam­bién se con­ta­gia de sus emo­cio­nes por­que es ca­paz de do­tar a sus per­so­na­jes de la pa­sión que él sien­te. GLA­MOUR: ¿Qué po­de­mos es­pe­rar de es­ta nue­va en­tre­ga de Mi­sión Im­po­si­ble? HENRY: Ima­gi­na la úl­ti­ma pe­lí­cu­la que vis­te de es­ta sa­ga, so­lo que me­jor. Di­ga­mos que tie­ne un sen­ti­mien­to más pro­fun­do de pe­li­gro, el equi­po se atre­ve a más y via­ja por dis­tin­tos lu­ga­res. Es muy emo­cio­nan­te. GLA­MOUR: ¿ Eres cons­cien­te de tu po­der co­mo ser hu­mano des­pués de ro­dar­la? HENRY: Sí. Ten­go un año más y so­bre­vi­ví al ro­da­je, así que sí. GLA­MOUR: El bi­go­te que lle­vas en la pe­lí­cu­la se ha con­ver­ti­do en un me­me en las re­des so­cia­les, al­go que te has to­ma­do con mu­cho sen­ti­do del hu­mor. ¿ Has­ta qué pun­to es tan im­por­tan­te co­nec­tar con los fans a tra­vés de Instagram? HENRY: Creo que Instagram es una ma­ra­vi­llo­sa he­rra­mien­ta pa­ra co­nec­tar con per­so­nas que es­tán in­tere­sa­das en lo que su­ce­de en mi vi­da. Es co­mo una pe­que­ña ven­ta­na a mi vi­da pri­va­da que pue­do con­tro­lar exac­ta­men­te co­mo yo quie­ro. Yo abro o cie­rro la ven­ta­na a mi gus­to. Es una gran opor­tu­ni­dad por­que pue­do ha­blar so­bre te­mas que creo que son im­por­tan­tes.

GLA­MOUR: Emo­cio­nal­men­te, ¿ qué es más difícil, una pe­lí­cu­la co­mo Mi­sión Im­po­si­ble o Su­per­man? HENRY: Am­bas son muy di­fí­ci­les en di­fe­ren­tes mo­men­tos del ro­da­je. GLA­MOUR: ¿ Es cier­to que te es­tás pre­pa­ran­do pa­ra in­ter­pre­tar de nue­vo a Su­per­man? HENRY: Sí, Su­per­man es un per­so­na­je muy im­por­tan­te en mi vi­da, me ha da­do mu­chas co­sas y por eso es­toy lis­to pa­ra mos­trar­le al mun­do lo que pue­do vol­ver a ha­cer. GLA­MOUR: Úl­ti­ma­men­te me sor­pren­de co­mo, so­cial­men­te, la gen­te y el pú­bli­co en ge­ne­ral que va al ci­ne, es­tá muy ob­se­sio­na­do con los su­per­hé­roes. ¿ Por qué crees que es? HENRY: Los su­per­hé­roes son un fiel y fan­tás­ti­co re­fle­jo de no­so­tros mis­mos. Tam­bién se con­vier­ten en la gran solución de los pro­ble­mas mun­dia­les, ellos nos pro­te­gen con­tra la os­cu­ri­dad y, es­té­ti­ca­men­te, se les ve ge­nial. ¿Có­mo no los va­mos a amar y es­tar ob­se­sio­na­dos con ellos? GLA­MOUR: ¿Y tú te iden­ti­fi­cas con la idea de ser sú­per? HENRY: ¡ Ja­ja­ja! Yo as­pi­ro a ser lo más ge­nial po­si­ble. GLA­MOUR: Mu­chos de los per­so­na­jes que has in­ter­pre­ta­do tie­nen un com­por­ta­mien­to fí­si­co muy es­pe­cí­fi­co. ¿Te gus­ta ais­lar las emo­cio­nes y uti­li­zar el fí­si­co co­mo una ar­ma­du­ra? HENRY: No, la ver­dad es que no me iden­ti­fi­co con esa idea. Mis emo­cio­nes son una par­te cla­ve de lo que ha­go, así que me gus­ta pen­sar que es­toy bas­tan­te en con­tac­to con ellas. GLA­MOUR: Tus pa­dres per­te­ne­cen al mun­do de las fi­nan­zas. ¿Có­mo es que ter­mi­nas­te en el mun­do del ar­te? HENRY: Bueno, mi ma­dre nun­ca es­tu­vo real­men­te en las fi­nan­zas. El tra­ba­jo que ha ocu­pa­do la ma­yor par­te de su tiem­po ha si­do con­ver­tir­se en la me­jor ma­dre y ama de ca­sa del mun­do. Ten­go mu­cho que agra­de­cer­le. Mis her­ma­nos y yo te­ne­mos, gra­cias a ella, una ve­na ar­tís­ti­ca. Creo que a mi ma­dre le de­bo la opor­tu­ni­dad de ha­ber po­di­do ha­cer ca­rre­ra en la in­ter­pre­ta­ción. GLA­MOUR: ¿ Ha­blas al­go de es­pa­ñol? HENRY: ¡Aún no! Lo in­ten­ta­ré. GLA­MOUR: ¿Có­mo te re­la­jas cuan­do no es­tás ac­tuan­do? HENRY: Leo li­bros, jue­go en mi or­de­na­dor, sal­go en mi mo­to. Me gus­ta via­jar y co­no­cer al­gu­nas de las par­tes más sal­va­jes del mun­do. GLA­MOUR: ¿Te gus­ta leer en­ton­ces? ¿Qué re­co­men­da­rías pa­ra es­te ve­rano a la nue­va ge­ne­ra­ción? ¿ Al­gún li­bro que te ha­ya lle­ga­do úl­ti­ma­men­te? HENRY: ¡Dis­fru­to mu­cho le­yen­do! En es­te mo­men­to es­toy con la sa­ga The Wit­cher de Andrzej Sap­kows­ki. Son fan­tás­ti­cos y es­toy muy en­gan­cha­do. GLA­MOUR: Una vez di­jis­te en una en­tre­vis­ta que apren­dis­te a leer emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos por­que cre­cis­te en una fa­mi­lia con cua­tro her­ma­nos, de los cua­les tres de ellos son mu­cho más ma­yo­res que tú. HENRY: Su­pon­go que sí. Creo que siem­pre he es­ta­do co­nec­ta­do con mis emo­cio­nes. La ver­dad, pa­ra mi ac­tuar es una te­ra­pia e in­ter­pre­tar ha si­do una gran vál­vu­la de es­ca­pe. GLA­MOUR: De to­dos los ac­to­res y di­rec­to­res con los que has tra­ba­ja­do, ¿quién di­rías que tu­vo un ma­yor im­pac­to en tu vi­da? HENRY: No pue­do res­pon­der fá­cil­men­te a esa pre­gun­ta. Mu­chos ac­to­res y di­rec­to­res en dis­tin­tos mo­men­tos y con­tex­tos de mi exis­ten­cia han in­flui­do en mi vi­da. Y to­dos en gran me­di­da. Me voy a cen­trar en los más re­cien­tes: el guio­nis­ta Ch­ris Mc­qua­rrie y, por su­pues­to, Tom Crui­se. GLA­MOUR: ¿Te he­mos vis­to se­guir el Mundial de fút­bol de Ru­sia. No sé si te­nías un equi­po fa­vo­ri­to o no... HENRY: ¿ Fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar? No, pe­ro he dis­fru­ta­do mu­cho vién­do­lo. GLA­MOUR: ¿Cuál fue el me­jor con­se­jo que re­ci­bis­te de tu ma­dre? HENRY: Haz lo que te ha­ga fe­liz. To­da­vía lo si­go. Me de­jo guiar por mi co­ra­zón y ha­go lo que me ha­ce fe­liz.

RE­DES “EN LAS SO­CIA­LES HA­BLO DE LO QUE QUIE­RO Y CUAN­DO QUIE­RO”

Au­gust Wal­ker (Ca­vill) y Et­han Hunt (Crui­se) ten­drán más de un cho­que en la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.