Ylia­na, mu­jer de im­pac­to

La di­se­ña­do­ra ve­ne­zo­la­na vi­si­ta Ma­drid y con ella re­pa­sa­mos su tra­yec­to­ria, ha­bla­mos de fe­mi­nis­mo y de la im­por­tan­cia de ser fiel a una mis­ma, siem­pre.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Pau­la Ro­bles. Es­ti­lis­mo: Al­ba Ro­ces. Fo­tos: Tho­mas Mat­til

ape­sar de ha­ber lan­za­do su mar­ca de bol­sos en 2013, la re­la­ción con la mo­da de Ylia­na Yé­pez (ve­ne­zo­la­na na­ci­da en Pa­rís), se re­mon­ta a su ado­les­cen­cia. Con in­quie­tu­des ar­tís­ti­cas des­de la in­fan­cia, a los die­ci­séis años em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo des­fi­lan­do, en­tre otros, para Mos­chino o Dior. Re­cién cum­pli­da la vein­te­na, Yé­pez to­mó la de­ci­sión de for­mar una primera em­pre­sa, tam­bién de­di­ca­da a los ac­ce­so­rios a la que se de­di­có du­ran­te 18 años. Tras aban­do­nar Ve­ne­zue­la y asen­tar­se en Nue­va York, ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ini­ciar su pro­yec­to más per­so­nal. “Mu­chas ve­ces me di­cen, ¿có­mo pu­dis­te crear una mar­ca tan exi­to­sa en tan po­co tiem­po? La reali­dad es que lle­vo 25 años de­di­ca­da al di­se­ño de ac­ce­so­rios.” GLA­MOUR: En nues­tro país tie­nes mu­chas amis­ta­des, ¿cuál es tu re­la­ción con Es­pa­ña? YLIA­NA: Des­de que salí de Ve­ne­zue­la soy co­mo huér­fa­na, por eso agra­dez­co tan­to que me aco­jan co­mo lo han he­cho aquí. Ade­más sois muy pa­re­ci­dos a no­so­tros, sien­to que de al­gu­na for­ma es co­mo vol­ver a ca­sa. Por otra par­te, que al­guien de la ta­lla de Eu­ge­nia Sil­va o Naty Abas­cal de­ci­dan lle­var uno de mis bol­sos,

te­nien­do cual­quier fir­ma a su dis­po­si­ción, es in­creí­ble. GLA­MOUR: ¿Qué opi­nas de las reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas que se han da­do úl­ti­ma­men­te en la mo­da? YLIA­NA: ¡Es­tás ha­blan­do con la per­so­na in­di­ca­da! Soy fe­mi­nis­ta des­de que na­cí. Siem­pre he cues­tio­na­do las nor­mas y he si­do una lu­cha­do­ra de ba­jo per­fil por nues­tros de­re­chos. De he­cho, en mi primera com­pa­ñía éra­mos to­das mu­je­res. Un gru­po com­pli­ca­do (ri­sas), pe­ro in­creí­ble. GLA­MOUR: Con tan­tos via­jes y el rit­mo fre­né­ti­co de la mo­da es­tos días, ¿có­mo sue­les cui­dar­te? YLIA­NA: A raíz de un pro­ble­ma que tu­ve en el hom­bro y de­ri­vó en una pa­rá­li­sis del bra­zo izquierdo du­ran­te nue­ve me­ses, me di cuen­ta de que al­go es­ta­ba ha­cien­do mal y me cam­bió el chip ¿Qué quie­ro ha­cer con mi vi­da? So­lo te­ne­mos una. Me re­plan­teé mi es­ti­lo de vi­da y la ali­men­ta­ción, aho­ra si­go la die­ta ma­cro­bió­ti­ca, es­toy cons­tan­te­men­te bus­can­do li­bros y con­fe­ren­cias so­bre el te­ma y tra­to de ayu­dar a la gen­te de mi al­re­de­dor con to­do lo que voy des­cu­brien­do. En el mo­men­to de em­pe­zar a tra­ba­jar en la si­guien­te co­lec­ción, lo tu­ve cla­ro, el te­ma se­ría la fi­lo­so­fía zen. Una prue­ba más del back­ground que hay de­trás de ca­da di­se­ño.

“LA ESEN­CIA DE MI FIR­MA ES­TÁ EN EL RIES­GO, LA AMAS O LA ODIAS, PE­RO NO TE DE­JA IN­DI­FE­REN­TE”

La di­se­ña­do­ra, co­no­ci­da tan­to por sus bol­sos co­mo por su es­ti­lo, vi­ve jun­to a su fa­mi­lia en la ciu­dad de Nue­va York des­de ha­ce diez años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.