Syl­via Ear­le, la gran da­ma del océano

A sus 82 años ha re­ci­bi­do el Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de la Con­cor­dia y nos con­ce­de una en­tre­vis­ta en ex­clu­si­va so­bre lo im­por­tan­te que es de­fen­der la con­ser­va­ción de los océa­nos.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Elena Man­da­cen

aman­te del mar, lu­cha­do­ra, aven­tu­re­ra, ins­pi­ra­do­ra, pio­ne­ra, di­vul­ga­do­ra, bri­llan­te, apa­sio­na­da… En re­su­men, to­do un ejem­plo de mu­jer a la que te­ner co­mo re­fe­ren­te. Syl­via Ear­le ha pa­sa­do más de 7.000 ho­ras ba­jo el agua, lo cual es, sin du­da, la me­jor pre­sen­ta­ción que po­de­mos ha­cer de una de las ocea­nó­gra­fas más im­por­tan­tes del mun­do. Ade­más, aca­ba de re­ci­bir el Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de la Con­cor­dia por su tra­ba­jo du­ran­te más de seis dé­ca­das a fa­vor de la con­ser­va­ción de los océa­nos, uno de los desafíos me­dioam­bien­ta­les de nues­tro tiem­po. Fru­to de es­te com­pro­mi­so

fue la crea­ción en 2009 de la ini­cia­ti­va Mission Blue, en co­la­bo­ra­ción con Biot­herm, cu­yo ob­je­ti­vo era crear una red mun­dial de áreas ma­ri­nas pro­te­gi­das –a las que ella lla­ma lu­ga­res de es­pe­ran­za– para la pro­tec­ción y res­tau­ra­ción del co­ra­zón azul en nues­tro pla­ne­ta. Los ini­cios de Syl­via Ear­le co­mo bió­lo­ga ma­ri­na no fue­ron sen­ci­llos, las mu­je­res no te­nían las mis­mas opor­tu­ni­da­des que los hom­bres en esa épo­ca. Sin em­bar­go, su te­na­ci­dad dio sus fru­tos y con­si­guió par­ti­ci­par en pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción im­por­tan­tes. En la dé­ca­da de los 50, Syl­via fue una de las pri­me­ras bu­cea­do­ras en uti­li­zar un equi­po au­tó­no­mo de res­pi­ra­ción sub­acuá­ti­ca. Su crea­dor, Jac­ques-yves Cous­teau, fue para ella una ins­pi­ra­ción que en­cen­dió su de­seo de pa­sar ca­da vez más tiem­po ba­jo el agua ex­plo­ran­do. En 1964 for­mó par­te de la Ex­pe­di­ción Internacional del Océano In­di­co con el ob­je­ti­vo de ob­ser­var y es­tar en con­tac­to con to­da esa vi­da de las pro­fun­di­da­des: pe­ces, ti­bu­ro­nes, al­gas ma­ri­nas, co­ra­les. Sin de­jar­se in­ti­mi­dar por una sociedad que es­pe­ra­ba que las mu­je­res se hi­cie­ran en­fer­me­ras o aza­fa­tas, nun­ca mé­di­cos o pi­lo­tos, lideró el pri­mer equi­po fe­me­nino de acua­nau­tas que tra­ba­jó en un la­bo­ra­to­rio sub­ma­rino en 1970 co­mo par­te del pro­yec­to Tek­ti­te. Si­tua­da a 15 me­tros de pro­fun­di­dad en la is­la de Saint John, la es­ta­ción cien­tí­fi­ca se cen­tra­ba en la in­ves­ti­ga­ción ma­ri­na. Las pa­la­bras que di­jo Ear­le so­bre ello me­re­cen pa­sar a la his­to­ria: “Los for­mu­la­rios de so­li­ci­tud para for­mar par­te del equi­po no se mo­les­ta­ban en acla­rar que no se po­dían apun­tar mu­je­res. Es­ta­ba cla­ro que era so­lo para hom­bres. Sin em­bar­go, el je­fe del pro­gra­ma era más prác­ti­co, di­jo bueno, si la mi­tad de los pe­ces son hem­bras, po­de­mos in­cluir a al­gu­na mu­jer”. Y no so­lo con­si­guió par­ti­ci­par en el pro­yec­to sino que, ade­más, lideró un equi­po de mu­je­res con las que con­vi­vió ba­jo el agua du­ran­te 15 días.

En 1980, Ear­le des­cen­dió a 381 me­tros, lo que su­pu­so la in­mer­sión a más pro­fun­di­dad rea­li­za­da sin ca­ble, cuan­do ca­mi­nó so­bre el le­cho ma­rino de Oahu (Ha­wái) en un tra­je pre­su­ri­za­do. Ade­más, tie­ne un ré­cord de in­mer­sión en so­li­ta­rio a 1.000 me­tros ( has­ta la fe­cha, úni­ca­men­te el di­rec­tor de ci­ne Ja­mes Ca­me­ron, otro aman­te de los océa­nos, ha des­cen­di­do más pro­fun­do que Syl­via). Un cu­rrícu­lo que le lle­vó a tra­ba­jar para el Gobierno de Es­ta­dos Uni­dos, sien­do la primera mu­jer en di­ri­gir la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal At­mos­fé­ri­ca y Ocea­no­grá­fi­ca (NOAA, en sus si­glas en in­glés). Jun­to a su ma­ri­do, Graham Haw­kes, ya fa­lle­ci­do, pu­so en mar­cha la com­pa­ñía Deep Ocean En­gi­nee­ring para desa­rro­llar y ope­rar con sis­te­mas ro­bó­ti­cos en la ex­plo­ra­ción sub­ma­ri­na. Fa­mo­sas son tam­bién sus char­las, don­de de­mues­tra un do­mi­nio ab­so­lu­to de la ora­to­ria y la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca. En 2009 es­tu­vo en el fa­mo­so TED de­jan­do im­pre­sio­na­dos a to­dos. “Si crees que el océano no es im­por­tan­te, ima­gi­na la Tie­rra sin agua. To­da­vía te­ne­mos es­ta idea, no­so­tros los hu­ma­nos, de que la Tie­rra, to­da ella, los océa­nos, los cie­los, son tan gran­des y tan fuer­tes que no im­por­ta lo que les ha­ga­mos. Es­to pu­do ser cier­to qui­zá ha­ce 10.000 años, y qui­zá in­clu­so ha­ce 1.000 años, pe­ro en los úl­ti­mos 100 años, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos 50 años, he­mos di­la­pi­da­do los re­cur­sos, el ai­re, el agua, la vi­da sal­va­je, to­do lo que ha­ce po­si­ble nues­tra vi­da.” Unos años más tar­de, en 2014, Net­flix pro­du­jo un do­cu­men­tal so­bre su vi­da, Mission Blue, en el que se com­par­ten datos re­ve­la­do­res so­bre la can­ti­dad de ac­ci­den­tes pe­tro­le­ros que al­te­ran la com­po­si­ción del mar, las zo­nas muer­tas que exis­ten, la de­vas­ta­ción y re­duc­ción de los co­ra­les, ade­más de otras es­pe­cies co­mo el atún, el aren­que y los ti­bu­ro­nes. Para que la co­noz­cas me­jor, he­mos ha­bla­do con es­ta da­ma de las pro­fun­di­da­des so­bre qué te­ne­mos que ha­cer en­tre to­dos para que nues­tro pla­ne­ta sea ca­da vez me­jor. GLA­MOUR: ¿Cuál fue tu primera reac­ción cuan­do te con­ce­die­ron el Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de la Con­cor­dia? SYL­VIA: Fue sor­pre­sa, de­lei­te, ma­ra­vi­lla y la sen­sa­ción de que de­bo de ha­cer

SIN LOS OCÉA­NOS NO SO­MOS NA­DA

to­do lo po­si­ble para es­tar a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas que su­po­ne es­te pre­mio. GLA­MOUR: Syl­via, ¿ por qué de­ci­dis­te ser bió­lo­ga ma­ri­na? SYL­VIA: Me enamo­ré de la na­tu­ra­le­za cuan­do era una ni­ña y pron­to des­cu­brí que el océano es el ho­gar de fas­ci­nan­tes cria­tu­ras que me pa­re­cie­ron irre­sis­ti­bles. No ele­gí cons­cien­te­men­te cen­trar­me en el océano co­mo cien­tí­fi­ca, sim­ple­men­te me pa­re­cía lo más ló­gi­co. GLA­MOUR: ¿Qué es lo más in­tere­san­te que has apren­di­do en to­dos es­tos años? SYL­VIA: Que ca­da nue­vo des­cu­bri­mien­to con­du­ce a más mis­te­rio. Se ha apren­di­do más en las úl­ti­mas dé­ca­das que en to­da la his­to­ria so­bre la na­tu­ra­le­za en el mun­do y nues­tro lu­gar en el uni­ver­so. Pe­ro lo más emo­cio­nan­te son las pre­gun­tas que an­tes no sa­bía­mos ni que po­día­mos ha­cer. Lo más ur­gen­te aho­ra, tal vez, es que de­be­mos ha­cer las pa­ces con los sis­te­mas na­tu­ra­les que han trans­for­ma­do a la Tie­rra en un lu­gar hos­pi­ta­la­rio, en un uni­ver­so de es­tre­llas, lu­nas y pla­ne­tas her­mo­sos pe­ro te­rri­ble­men­te hos­ti­les. Aho­ra sa­be­mos más cla­ra­men­te que nun­ca que de­be­mos cui­dar el ai­re, la tie­rra, el agua y to­dos los se­res vi­vos co­mo si nues­tras vi­das de­pen­die­ran de ello, por­que es así. GLA­MOUR: ¿ Cuál es el me­jor lu­gar que has vi­si­ta­do? SYL­VIA: No ten­go fa­vo­ri­tos pe­ro re­co­noz­co que la pro­fun­di­dad del mar tie­ne un en­can­to es­pe­cial. Nun­ca se sa­be lo que te en­con­tra­rás allí, lo que sí sa­bes es que ve­rás co­sas que nun­ca vis­te an­tes y que siem­pre se­rán bue­nas. GLA­MOUR: ¿ Por qué el océano es tan im­por­tan­te y por qué te­ne­mos que cui­dar­lo? SYL­VIA: El agua es esen­cial para la vi­da y el océano con­tie­ne un 97 por cien­to del agua de la Tie­rra y apro­xi­ma­da­men­te el 97 por cien­to de la bios­fe­ra. Un océano vi­vo ges­tio­na la quí­mi­ca pla­ne­ta­ria, con­tro­la la tem­pe­ra­tu­ra, el cli­ma y la tem­pe­ra­tu­ra, ge­ne­ra la ma­yor par­te del oxí­geno en la at­mós­fe­ra y ha­ce que es­te pla­ne­ta sea ap­to para la vi­da tal y co­mo la co­no­ce­mos. Ni azul ni ver­de. Sin océano, no so­mos na­da. GLA­MOUR: ¿Có­mo pue­den la nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ayu­dar a ello? SYL­VIA: Hu­bo un mo­men­to en el que el océano era de­ma­sia­do vas­to, de­ma­sia­do re­sis­ten­te para los hu­ma­nos co­mo para cau­sar da­ño, e in­clu­so si lo hi­cié­ra­mos, la im­por­tan­cia del océano para to­dos, en to­das par­tes, no era lo su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­da. Los ni­ños de hoy, y los que ven­gan, son los be­ne­fi­cia­rios de lo que se ha apren­di­do so­bre por qué el océano im­por­ta y qué hay que ha­cer para re­ver­tir el de­cli­ve. Sa­ber es la cla­ve y ha­cien­do uso del co­no­ci­mien­to exis­te la es­pe­ran­za de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se sien­tan mo­ti­va­das a res­pe­tar el océano vi­vo y mues­tren mu­cho cui­da­do so­bre lo que se sa­ca, se co­lo­ca o

al­te­ra la na­tu­ra­le­za del co­ra­zón azul del pla­ne­ta. GLA­MOUR: ¿Cuál es la par­te que más te gus­ta del océano? SYL­VIA: El pró­xi­mo lu­gar siem­pre es el me­jor por­que ha­brá co­sas nue­vas por des­cu­brir. O cual­quier lu­gar, por­que ha­ce 50 años, el océano es­ta­ba mu­cho me­jor de lo que es­tá aho­ra. GLA­MOUR: ¿Qué sig­ni­fi­ca ser fe­mi­nis­ta para ti? SYL­VIA: Es un signo alen­ta­dor de que po­dría­mos es­tar avan­zan­do ha­cia la im­ple­men­ta­ción de la sa­bi­du­ría an­ti­gua, esa que di­ce que de­be­mos tra­tar a los de­más co­mo nos gus­ta­ría que nos tra­ta­sen a no­so­tros mis­mos. GLA­MOUR: ¿Có­mo han cam­bia­do las co­sas des­de la char­la que dis­te en el TED en 2009 y que tan­to éxi­to lo­gró? SYL­VIA: Hay bue­nas y ma­las no­ti­cias. La sa­lud pla­ne­ta­ria con­ti­nua dis­mi­nu­yen­do, pe­ro se es­tán to­man­do me­di­das que pue­den re­ver­tir la alar­man­te ten­den­cia. En 2009, me­nos del uno por cien­to es­ta­ba pro­te­gi­do. Hoy, al­re­de­dor del tres por cien­to tie­ne pro­tec­ción to­tal y cer­ca del sie­te por cien­to se ad­mi­nis­tra con al­gu­nos li­mi­tes para la pes­ca. Na­cio­nes Uni­das se ha fi­ja­do co­mo ob­je­ti­vo el diez por cien­to para 2020. Mu­chos exi­gen al me­nos un trein­ta por cien­to para 2030. Otros di­cen que de­be­mos pro­te­ger com­ple­ta­men­te la mi­tad de la tie­rra y la mi­tad del océano para te­ner al­gu­na es­pe­ran­za de res­tau­rar y es­ta­bi­li­zar el pla­ne­ta den­tro de los lí­mi­tes ha­bi­ta­bles. Las po­lí­ti­cas glo­ba­les y las elec­cio­nes in­di­vi­dua­les, que g obi er­nan lo que se sa­ca del océano y lo que en­tra, es­tán yen­do en la dirección co­rrec­ta a me­di­da que cre­ce la con­cien­cia acer­ca de las con­se­cuen­cias de nues­tras ac­cio­nes. GLA­MOUR: An­te una si­tua­ción así, ¿ po­de­mos ser op­ti­mis­tas? SYL­VIA: Nun­ca po­dre­mos te­ner el mun­do que te­nía­mos an­tes, pe­ro po­de­mos me­jo­rar las co­sas si con­ti­nua­mos co­mo has­ta aho­ra. Hay mu­chas ra­zo­nes para ser op­ti­mis­tas, es­pe­cial­men­te cuan­do se ob­ser­va la for­ma en la que los ni­ños to­man la ini­cia­ti­va para ayu­dar a lim­piar el océano y cui­dar de la vi­da silvestre, la tie­rra y el mar. GLA­MOUR: ¿ Qué sig­ni­fi­ca para ti y tu tra­ba­jo te­ner a Biot­herm co­mo part­ner? SYL­VIA: Du­ran­te años Biot­herm ha si­do un fir­me de­fen­sor de Mission Blue y nues­tro ob­je­ti­vo es au­men­tar el apo­yo pú­bli­co para las áreas ma­ri­nas pro­te­gi­das en to­do el mun­do. Su­pe­rar los desafíos a los que nos en­fren­ta el océano re­que­ri­rá el es­fuer­zo de los ciu­da­da­nos, go­bier­nos, ni­ños, pro­fe­so­res, cien­tí­fi­cos, ar­tis­tas y sin du­da las em­pre­sas que ven el va­lor de con­ser­var la na­tu­ra­le­za para un fu­tu­ro bri­llan­te. ¡Hay es­pe­ran­za!

LAS NUE­VAS GE­NE­RA­CIO­NES ES­TÁN MÁS COM­PRO­ME­TI­DAS

UN COM­PRO­MI­SO GLO­BAL Arri­ba, la ocea­nó­gra­fa Syl­via Ear­le jun­to a la mo­de­lo El­sa Hosk, em­ba­ja­do­ra de Biot­herm.

Aqua­sour­ce Au­ra Con­cen­tra­te Sérum (58 €). Pro­tec­tor so­lar con fór­mu­la 96% bio­de­gra­da­ble Wa­ter­lo­ver Sun Milk (35 €). Am­bos, de Biot­herm.

Syl­via pue­de pre­su­mir de ha­ber pa­sa­do más de 7.000 ho­ras su­mer­gi­da en el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.