Star­man

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ali­cia Pa­rro. Fo­tos: Tho­mas Mat­til

Ad­mi­ra­do co­mo nues­tro pri­mer as­tro­nau­ta, el nue­vo mi­nis­tro de Cien­cia, In­no­va­ción y Uni­ver­si­da­des tie­ne el re­to de ha­cer de Es­pa­ña un país re­le­van­te en es­te cam­po. Pe­dro Du­que ha­bla para Gla­mour so­bre sus am­bi­cio­sos pro­yec­tos con ilu­sión y los pies en la tie­rra.

Por los pa­si­llos del nue­vo mi­nis­te­rio de Cien­cia, In­no­va­ción y Uni­ver­si­da­des se sien­te el en­tu­sias­mo. El equi­po exu­da ener­gía y op­ti­mis­mo. Aún fi­gu­ran en las puer­tas de los des­pa­chos los car­te­les de sus an­ti­guos in­qui­li­nos, los res­pon­sa­bles del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo. To­da es­ta at­mós­fe­ra pro­vie­ne de Pe­dro Du­que, el pri­mer as­tro­nau­ta es­pa­ñol y aho­ra nue­vo mi­nis­tro con una mi­sión, que no va­mos a lla­mar im­po­si­ble, pe­ro sí com­pli­ca­da: “Po­ner a Es­pa­ña en ór­bi­ta”, ha di­cho, y que la cien­cia sea un eje prin­ci­pal de su desa­rro­llo. Nos con­ce­de la primera en­tre­vis­ta a un me­dio fe­me­nino y le es­pe­ra­mos con una emo­ción que no ocul­ta­mos. Cuan­do apa­re­ce ve­mos que es más al­to de lo que se per­ci­be en las fo­tos, que lle­va con mu­cho es­ti­lo el tra­je y que ade­más se atre­ve a com­bi­nar­lo con unos za­pa­tos de­por­ti­vos, que tie­nen un to­que es­pa­cial. Im­po­ne, pe­ro son­ríe y sa­be es­cu­char. No me re­sis­to a pre­gun­tar­le por sus via­jes co­mo as­tro­nau­ta. GLA­MOUR: Has estado en el es­pa­cio en dos oca­sio­nes, ¿qué sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes son las más fuer­tes? PE­DRO DU­QUE: La in­gra­vi­dez an­te to­do, los múscu­los no es­tán ten­sos y vas flo­tan­do de un la­do a otro. To­do ello pro­du­ce una sen­sa­ción có­mo­da, pla­cen­te­ra, que da paz. El ais­la­mien­to y el si­len­cio o au­sen­cia de rui­do es muy im­pac­tan­te. GLA­MOUR: ¿Se pa­re­ce en al­go a ser nom­bra­do mi­nis­tro de Cien­cia, In­no­va­ción e Uni­ver­si­da­des? PE­DRO DU­QUE: ¡No tie­ne na­da que ver! GLA­MOUR: Di­ces que quie­res po­ner a Es­pa­ña en ór­bi­ta, ¿cuál es la es­tra­te­gia? PE­DRO DU­QUE: Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo es in­cre­men­tar los re­cur­sos des­ti­na­dos a la I+D+I. La cien­cia es una cues­tión de to­dos. Y nos he­mos pro­pues­to fa­ci­li­tar el tra­ba­jo de los in­ves­ti­ga­do­res re­du­cien­do las tra­bas ad­mi­nis­tra­ti­vas que obs­ta­cu­li­zan la im­por­tan­te la­bor que ha­cen y re­cu­pe­rar la pro­yec­ción internacional de nues­tro sis­te­ma de cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción. GLA­MOUR: Co­men­ta­bas hoy que te han pues­to co­lo­ra­do en Bru­se­las, por­que la in­ver­sión es­pa­ño­la en in­ves­ti­ga­ción es so­lo del 1,19 por cien­to del PIB, le­jos del 2,3 por cien­to re­co­men­da­do por la OCDE. ¿ Su­bire­mos? PE­DRO DU­QUE: Nues­tro ob­je­ti­vo, co­mo de­cía al prin­ci­pio, es al­can­zar un acuer­do de país que per­mi­ta una fi­nan­cia­ción es­ta­ble para la cien­cia, sin al­ti­ba­jos e in­de­pen­dien­te de los cam­bios po­lí­ti­cos. A me­dio pla­zo de­be­ría­mos si­tuar­nos en el 2 por cien­to y plan­tear el 3 por cien­to. GLA­MOUR: ¿Por qué los cien­tí­fi­cos no pa­ran el trá­fi­co si sa­len a la ca­lle?, co­mo di­jo Ma­riano Bar­ba­cid. PE­DRO DU­QUE: Qui­zás hay to­da­vía mu­cha gen­te que no per­ci­be la im­por­tan­cia de la in­ver­sión en I+D+I en su ca­li­dad de vi­da dia­ria y, sin em­bar­go, son ca­pa­ces de ver cla­ra­men­te có­mo les afec­ta la in- ver­sión en Sa­ni­dad o Edu­ca­ción. Es­to se con­tra­di­ce con las en­cues­tas al pre­gun­tar por las pro­fe­sio­nes más va­lo­ra­das, ya que los cien­tí­fi­cos son ge­ne­ral­men­te muy va­lo­ra­dos. Se­gún la en­cues­ta de Per­cep­ción So­cial de la Cien­cia que rea­li­za la Fundación Es­pa­ño­la para la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía (FECYT), el por­cen­ta­je de per­so­nas que se de­cla­ran in­tere­sa­das por la cien­cia ha pa­sa­do del 5 por cien­to en el 2004 al 16 por cien­to en 2017. Va­mos por el buen ca­mino. Para que la cien­cia co­bre pro­ta­go­nis­mo po­pu­lar hay que ha­bi­tuar a la sociedad a ha­blar de cien­cia. Son fun­da­men­ta­les los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la te­le­vi­sión, las re­des so­cia­les.

El mi­nis­tro es­tá com­pro­me­ti­do a dar ejem­plo. En la se­sión de fo­tos se in­tere­sa por la idea es­té­ti­ca y po­sa sin pro­ble­ma co­mo Tho­mas le su­gie­re. Para él es­to es fá­cil. Na­da que ver con li­cen­ciar­se con ma­trí­cu­la de ho­nor en In­ge­nie­ría Ae­ro­náu­ti­ca, ser se­lec­cio­na­do por la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea co­mo cos­mo­nau­ta, en­tre­nar­se en Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia, y sa­lir al es­pa­cio dos ve­ces, en el 98 a bor­do del Dis­co­very, y cin­co años más tar­de en la So­yuz. En el 95 re­ci­bió la Or­den de la Amis­tad Ru­sa de ma­nos de Bo­ris Yel­tsin, y en el 99 fue Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de Coope­ra­ción Internacional jun­to a sus com­pa­ñe­ros del Dis­co­very. GLA­MOUR: Cre­cis­te en un barrio po­pu­lar de Ma­drid y tu lla­ma­da a la cien­cia no en­con­tró nin­gún pro­ble­ma por ello.

“HAY QUE HA­BI­TUAR­SE A HA­BLAR DE CIEN­CIA, ASÍ SE HA­RÁ PO­PU­LAR”

¿Cuán­to pe­sa el en­torno? PE­DRO DU­QUE: Pue­de exis­tir sin du­da, una par­te vo­ca­cio­nal, pe­ro el en­torno pe­sa mu­chí­si­mo. Se ha de­tec­ta­do que el en­torno –es­pe­cial­men­te la fa­mi­lia– es mu­chas ve­ces el que des­pier­ta el in­te­rés por la cien­cia y ha­ce que ese in­te­rés se aca­be con­vir­tien­do en una pro­fe­sión. [Su ma­dre era maes­tra y su pa­dre con­tro­la­dor aé­reo]. El en­torno es, ade­más, im­por­tan­te para ani­mar muy es­pe­cial­men­te a las ni­ñas, o más bien, a que exis­ta un en­torno que no las des­ani­me. El pa­pel de las cien­tí­fi­cas que sir­van de mo­de­lo y pue­dan ins­pi­rar a nues­tras ni­ñas y jó­ve­nes es cru­cial. Por eso es im­por­tan­te dar vi­si­bi­li­dad a nues­tras cien­tí­fi­cas. GLA­MOUR: ¿ Pien­sa asu­mir al­gún com­pro­mi­so para la mu­jer en la cien­cia? PE­DRO DU­QUE: Las po­lí­ti­cas de igual­dad de gé­ne­ro de I+D+I son una prio­ri­dad cla­ve de nues­tro Mi­nis­te­rio. Nues­tro ob­je­ti­vo es lo­grar la pre­sen­cia equi­li­bra­da de hom­bres y mu­je­res en to­dos los ám­bi­tos y ni­ve­les del sis­te­ma es­pa­ñol de cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción. Tam­bién con­se­guir que la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro se in­cor­po­re ade­cua­da­men­te a la for­ma de ha­cer y di­fun­dir cien­cia. In­tro­du­ci­re­mos me­jo­ras para la igual­dad en las con­vo­ca­to­rias de ayu­das. Y pro­mo­ve­re­mos las vo­ca­cio­nes cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­cas en las ni­ñas y jó­ve­nes que con­ti­núan sien­do de­ma­sia­do es­ca­sas.

Pe­dro Du­que es­tá ca­sa­do con Con­sue­lo Fe­me­nía, di­plo­má­ti­ca a la que co­no­ció cuan­do en­tre­na­ba en La ciu­dad de las es­tre­llas de Mos­cú y ac­tual­men­te em­ba­ja­do­ra en Mal­ta. Tie­ne tres hi­jos, An­drés, Ire­ne y Marc. En su épo­ca de as­tro­nau­ta, ha lle­ga­do a ha­cer un via­je des­de Hous­ton has­ta Eu­ro­pa para ver­los so­lo un fin de se­ma­na. GLA­MOUR: Tus hi­jos no han se­gui­do s tu ca­mino, ¿có­mo les has edu­ca­do? PE­DRO DU­QUE: Me he es­for­za­do en pro­por­cio­nar­les to­do mi apo­yo para que ad­qui­rie­ran los co­no­ci­mien­tos, ap­ti­tu­des y he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rios que les per­mi­tie­ra ele­gir los que desea­ran es­tu­diar y la pro­fe­sión a la que de­di­car­se. [Su hi­jo Marc es­tu­dia bio­lo­gía ma­ri­na]. He in­ten­ta­do, siem­pre, trans­mi­tir­les la má­xi­ma ilu­sión y en­tu­sias­mo por apren­der y ayu­dán­do­les a des­per­tar sus ilu­sio­nes. To­do ello sin otor­gar­les un ex­ce­so de fa­ci­li­da­des y pro­tec­cio­nis­mo que pu­die­ra ser con­tra­pro­du­cen­te. GLA­MOUR: ¿Có­mo enamo­ra­mos a los jó­ve­nes de la cien­cia, del es­tu­dio? PE­DRO DU­QUE: Hay que mo­ti­var con el en­tu­sias­mo y no con la obli­ga­ción. Al­go así de­cía Or­te­ga y Gas­set y es­toy de acuer­do. De­be­mos cul­ti­var la cu­rio­si­dad por el co­no­ci­mien­to. Sa­ber y que­rer sa­ber es uno de los ma­yo­res pla­ce­res a los que pue­de as­pi­rar una per­so­na. De­be ha­cer­se de mu­chas ma­ne­ras y con di­fe­ren­tes en­fo­ques. A tra­vés de la edu­ca­ción for­mal, en el co­le­gio, trans­mi­tien­do qué es el mé­to­do cien­tí­fi­co y el es­pí­ri­tu crí­ti­co, y fa­ci­li­tan­do la ex­pe­ri­men­ta­ción que, para los más jó­ve­nes, pue­de ser fun­da­men­tal. Pe­ro tam­bién a tra­vés de ac­ti­vi­da­des de ocio: vi­si­tas a mu­seos, ac­ti­vi­da­des lú­di­cas co­mo fe­rias de cien­cia o tea­tro cien­tí­fi­co... Aho­ra hay un gran nú­me­ro de you­tu­bers de cien­cia con mi­les de se­gui­do­res. Es una bue­na se­ñal de que la cien­cia pue­de ser en­tre­te­ni­da y de que se ha he­cho un hue­co en­tre los más jó­ve­nes. GLA­MOUR: ¿ Qué you­tu­bers de cien­cia re­co­mien­das? PE­DRO DU­QUE: Es­tá ha­bien­do una irrup­ción enor­me de you­tu­bers jó­ve­nes que ha­blan de cien­cia. Mu­chos son cien­tí­fi­cos y ha­blan con gran ri­gor. Por ejem­plo, Jo­sé Luis Cres­po (Quan­tum Frac­tu­re), un fí­si­co que ha­bla de di­vul­ga­ción ge­ne­ral, pe­ro que tam­bién sa­le al pa­so de las po­lé­mi­cas y bu­los pseu­do cien­tí­fi­cos. Y tam­bién hay otros muy re­co­men­da­bles, co­mo el ma­te­má­ti­co Eduar­do Sáenz Ca­be­zón o la bió­lo­ga his­pa­no­bri­tá­ni­ca Inés Lau­ra Daw­son. GLA­MOUR: ¿ La di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca es la mis­ma en to­dos los co­le­gios? PE­DRO DU­QUE: La ofer­ta de di­vul­ga­ción de nues­tras uni­ver­si­da­des, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y mu­seos de cien­cia es­tá abier­ta a to­dos los co­le­gios. Aho­ra bien, hay co­le­gios en zo­nas más des­fa­vo­re­ci­das o ale­ja­das de gran­des ciu­da­des a los que les cues­ta dis­po­ner de me­dios para par­ti­ci­par. Para re­du­cir es­ta de­sigual­dad se han pues­to en mar­cha ini­cia­ti­vas co­mo Cien­cia en el Barrio del CSIC o el apo­yo a vi­si­tas al Mu­seo de Cien­cia y Tec­no­lo­gía. De­be­mos tra­ba­jar más por la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el ac­ce­so a la cien­cia. Que­re­mos apro­bar una nue­va ley de Uni­ver­si­da­des fir­me­men­te com­pro­me­ti­da con la edu­ca­ción pú­bli­ca, que im­pi­da que nin­gún ta­len­to se ma­lo­gre por fal­ta de re­cur­sos. GLA­MOUR: Leo que más del 40 por cien­to de los em­plea­dos del CSIC, son tem­po­ra­les. ¿Va a cam­biar? PE­DRO DU­QUE: La es­ta­bi­li­za­ción del per­so­nal de in­ves­ti­ga­ción es una de mis má­xi­mas prio­ri­da­des. Es un te­ma que es­ta­mos tra­ba­jan­do des­de el pri­mer día.

“ES MUY IM­POR­TAN­TE DAR VI­SI­BI­LI­DAD A LAS MU­JE­RES CIEN­TÍ­FI­CAS”

GLA­MOUR: Otro pro­ble­ma es el de los in­ves­ti­ga­do­res que han sa­li­do de Es­pa­ña. ¿Có­mo ha­cer que vuel­van? Si la for­ma­ción es nues­tra, tan ca­ra, y lue­go tra­ba­jan para Ale­ma­nia, Sue­cia o Sui­za... ¿ Es­ta­mos ti­ran­do el di­ne­ro? PE­DRO DU­QUE: Con­si­de­ro que la movilidad de los cien­tí­fi­cos es esen­cial y con­sus­tan­cial a la ca­rre­ra in­ves­ti­ga­do­ra. Sin em­bar­go, es­ta­mos tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te en for­ta­le­cer el sis­te­ma y po­der ofre­cer opor­tu­ni­da­des a las mu­chas cien­tí­fi­cas y cien­tí­fi­cos que se han te­ni­do que ir con­tra su vo­lun­tad. GLA­MOUR: Ha­blan­do de lo su­yo, ¿ qué es­pe­ra de la ca­rre­ra es­pa­cial? De ver­dad, ¿ po­de­mos in­fluir en las co­sas del cie­lo? PE­DRO DU­QUE: Ca­da vez se su­man más paí­ses a la ex­plo­ra­ción es­pa­cial. Re­cien­te­men­te Is­rael ha anun­cia­do que en 2019 lan­za­rá una na­ve no tri­pu­la­da a la Lu­na, lo que le con­ver­ti­ría en el cuar­to país en al­can­zar es­te hi­to, por de­trás de la Unión So­vié­ti­ca, Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Ac­tual­men­te hay cier­ta com­pe­ten­cia en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na; yo soy, no obs­tan­te, par­ti­da­rio de la co­la­bo­ra­ción, de la su­ma de es­fuer­zos. De la coope­ra­ción internacional y de plan­tear la ex­plo­ra­ción es­pa­cial con­jun­ta con fi­nes pa­cí­fi­cos. GLA­MOUR: En tus dos via­jes es­pa­cia­les, ¿qué pro­yec­tos rea­li­zás­teis? PE­DRO DU­QUE: En el pri­mer via­je lle­va­mos a ca­bo más de 80 ex­pe­ri­men­tos abar­can­do áreas que iban des­de la me­di­ci­na has­ta los ma­te­ria­les. In­ves­ti­ga­mos los efec­tos de la au­sen­cia de gra­ve­dad so­bre el or­ga­nis­mo; su in­fluen­cia so­bre el equi­li­brio, la per­cep­ción, el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, la den­si­dad ósea y mus­cu­lar, el me­ta­bo­lis­mo, el flu­jo san­guí­neo y el sue­ño. En el se­gun­do, du­ran­te la mi­sión Cer­van­tes, lle­va­mos a ca­bo un ex­ten­so pro­gra­ma ex­pe­ri­men­tal en cien­cias de la vi­da, cien­cias fí­si­cas y ob­ser­va­ción de la Tie­rra, edu­ca­ción y tec­no­lo­gía. Por ejem­plo, de ca­ra a ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre los me­ca­nis­mos que pro­vo­can el en­ve­je­ci­mien­to, es­tu­dia­mos có­mo la mi­cro­gra­ve­dad pro­vo­ca­ba una ma­yor ac­ti­vi­dad de las mos­cas del vi­na­gre. Tam­bién es­tu­dia­mos có­mo en au­sen­cia de gra­ve­dad se ex­pre­sa­ban los ge­nes de em­brio­nes de es­te ti­po de mos­cas.

En los días en los que edi­ta­mos la en­tre­vis­ta, el mi­nis­tro ha via­ja­do a la Gua­ya­na Fran­ce­sa para asis­tir al lan­za­mien­to de cua­tro sa­té­li­tes Ga­li­leo, un sis­te­ma de na­ve­ga­ción tres ve­ces más pre­ci­so que GPS. Para él es una mues­tra del éxi­to de la co­la­bo­ra­ción eu­ro­pea en es­te te­rreno. Los pro­yec­tos que tie­nen que ver con el es­pa­cio si­guen sien­do su pa­sión. GLA­MOUR: Sa­be­mos que te gus­ta­ría vol­ver al es­pa­cio, pe­ro ¿ re­co­men­da­rías un via­je es­pa­cial? PE­DRO DU­QUE: Por su­pues­tí­si­mo. Es im­pre­sio­nan­te po­der ob­ser­var des­de allí la Tie­rra, el fir­ma­men­to, la luz blan­quí­si­ma y bri­llan­te del Sol, el in­ten­so co­lor ne­gro del es­pa­cio, ex­pe­ri­men­tar la in­gra­vi­dez. To­do ello sin desmerecer lo gra­ti­fi­can­te que es par­ti­ci­par en las in­ves­ti­ga­cio­nes que ahí se desa­rro­llan e ir co­no­cien­do to­dos los avan­ces que se van pro­du­cien­do. GLA­MOUR: El di­rec­tor del pro­yec­to Apo­lo de la NA­SA Eu­ge­ne F. Kranz, di­jo aque­llo de “Fai­lu­re is not a op­tion” (fa­llar no es una op­ción). ¿ Es una ac­ti­tud que de­be­ría­mos te­ner to­dos? PE­DRO DU­QUE: No fa­llar es des­de lue­go la fir­me ac­ti­tud con la que he lle­ga­do al fren­te del Mi­nis­te­rio y des­de el pri­mer mo­men­to es­toy trans­mi­tien­do es­to a to­do mi equi­po. GLA­MOUR: ¿Qué va­lor le das al tra­ba­jo en equi­po? PE­DRO DU­QUE: En una na­ve es­pa­cial y en otras cir­cuns­tan­cias en las cua­les es­tás tra­ba­jan­do en con­di­cio­nes ex­tre­mas lo más im­por­tan­te es el equi­po. Por­que para no­so­tros el equi­po es la vi­da. No es que sal­gan las co­sas ade­lan­te, no es que te qui­ten tra­ba­jo, es que te mue­ras o que no te mue­ras, por lo cual no­so­tros lo te­ne­mos enor­me­men­te in­terio­ri­za­do. GLA­MOUR: ¿Y en un mi­nis­te­rio? ¿O en una em­pre­sa? PE­DRO DU­QUE: Bueno, co­mo yo ven­go de esa área, para mí el equi­po es la vi­da, y en cual­quier or­ga­ni­za­ción lo es. Yo he apren­di­do a li­de­rar equi­pos con el ejem­plo, con la con­vic­ción; tam­bién en otros mo­men­tos hay que apren­der a re­sol­ver con­flic­tos en­tre gen­te del equi­po. Los gu­rús de es­tos te­mas ha­blan de di­fe­ren­tes ti­pos de li­de­raz­go. GLA­MOUR: ¿Có­mo te con­cen­tras para el tra­ba­jo que desa­rro­llas? No tie­ne na­da que ver con el es­pa­cio. PE­DRO DU­QUE: Pe­ro siem­pre se sa­can apren­di­za­jes de to­do lo que has he­cho an­te­rior­men­te en la vi­da. Yo tra­to de uti­li­zar lo que he apren­di­do de pre­ci­sión. El tra­ba­jo de as­tro­nau­ta no tie­ne

“DIS­FRU­TO Y DESCONECTO CUAN­DO PARCTICO SUBMARINISMO”

tan­to que ver con el de aho­ra, pe­ro el de di­rec­tor de em­pre­sa sí. [Ha si­do di­rec­tor ge­ne­ral de Dei­mos Imaging, de­di­ca­da a sa­té­li­tes]. ¿Y có­mo me con­cen­tro me­jor? Co­mo soy as­tro­nau­ta me con­cen­tro me­jor si me lo ten­go to­do pre­pa­ra­do, y ade­más he pen­sa­do cuá­les son la po­si­bles con­tin­gen­cias que pue­den ocu­rrir y las pre­gun­tas que pue­den sur­gir. En fin, es así co­mo nos con­cen­tra­mos no­so­tros. GLA­MOUR: En­tre tus cua­li­da­des co­mo as­tro­nau­ta des­ta­ca que eres cal­cu­la­dor, con la men­te equi­li­bra­da, ca­pa­ci­dad de co­la­bo­ra­ción y rá­pi­do en la to­ma de de­ci­sio­nes, ¿cuál es la cua­li­dad que le fal­ta a la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la? PE­DRO DU­QUE: Ca­pa­ci­dad de diá­lo­go y de ge­ne­rar acuer­dos y con­sen­sos. En otro or­den de co­sas pien­so que las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de­be­rían es­tar ba­sa­das en co­no­ci­mien­tos o en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca. GLA­MOUR: ¿Qué con­si­de­ra­ción ha­ce de la ho­meo­pa­tía y otras te­ra­pias na­tu­ra­les? He vis­to que en twit­ter apo­ya­ba a la mi­nis­tra de Sa­ni­dad al con­si­de­rar­la pseu­do cien­cia. PE­DRO DU­QUE: Mi po­si­ción es la de la comunidad cien­tí­fi­ca: la ho­meo­pa­tía y otras pseu­do­te­ra­pias no tie­nen ba­se cien­tí­fi­ca y no tie­nen efec­to po­si­ti­vo so­bre la sa­lud. De­be­mos ser muy cla­ros a la ho­ra de de­fen­der la me­di­ci­na ba­sa­da en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca. Una de mis mi­sio­nes en el Mi­nis­te­rio es pro­mo­ver una sociedad don­de los ciu­da­da­nos to­men de­ci­sio­nes ba­sa­das en la cien­cia, tan­to de for­ma per­so­nal co­mo co­lec­ti­va, tam­bién en la po­lí­ti­ca. Por­que de es­ta for­ma es­toy se­gu­ro de que to­ma­re­mos me­jo­res de­ci­sio­nes. GLA­MOUR: Que­réis re­du­cir el nu­me­ro de tra­bas que tie­nen las em­pre­sas para be­ne­fi­ciar­se de las ayu­das a la in­no­va­ción. En­tien­do que para ha­cer eso ne­ce­si­tas con­sen­so, o vis­to bueno, por ejem­plo de Ha­cien­da. PE­DRO DU­QUE: Sí, por su­pues­to, te­ne­mos que con­ven­cer a to­do el mun­do de Ha­cien­da, pe­ro lo que di­go es que exis­te ya un con­sen­so en­tre la sociedad y las fuer­zas po­lí­ti­cas, se pue­de de­cir to­das, en que Es­pa­ña tie­ne que dar un gran avan­ce en el uso de re­cur­sos para in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo y tec­no­lo­gía, uni­ver­si­da­des, etc. Pe­ro sí, creo que ten­dré que ac­tuar co­mo aglu­ti­na­dor de ese con­sen­so y co­mo lí­der vi­sio­na­rio si quie­res dar­le esa eti­que­ta. GLA­MOUR: Ya sé que JFK es­tá en­tre tus po­lí­ti­cos más ad­mi­ra­dos. Pe­ro, ¿ po­drías dar­me un nom­bre ac­tual? PE­DRO DU­QUE: El ex­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Ba­rack Oba­ma ha si­do tam­bién un ejem­plo en cuan­to a la de­ci­di­da apues­ta por la cien­cia y el va­lor que otor­ga­ba a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, con­si­de­rán­do­la esen­cial para nues­tra pros­pe­ri­dad, se­gu­ri­dad, me­dio am­bien­te y ca­li­dad de vi­da. Tam­bién por su im­pul­so a la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca de la que soy un fir­me de­fen­sor. GLA­MOUR: ¿Cam­bian las creen­cias re­li­gio­sas en el es­pa­cio? PE­DRO DU­QUE: Yo no he vis­to que na­die cam­bie sus ideas re­li­gio­sas por ir al es­pa­cio de tra­ba­jo, tu vas allí, es­tás tra­ba­jan­do, no te cam­bia na­da, no lo ve­mos en ab­so­lu­to co­mo al­go mís­ti­co que te ten­ga que dar más ideas re­li­gio­sas que las que tu­vie­ras an­tes. To­dos so­mos igua­les que éra­mos an­tes. GLA­MOUR: ¿ En qué área de la cien­cia te gus­ta­ría te­ner un gran éxi­to? PE­DRO DU­QUE: Hay mu­chí­si­mas co­sas, pe­ro bueno, me sen­ti­ría sa­tis­fe­cho si de­já­ra­mos un sis­te­ma que a par­tir de en­ton­ces ya no se re­du­je­ra más. De­jar un sis­te­ma más gran­de del que hay aho­ra en em­pre­sas, en uni­ver­si­da­des, en in­no­va­ción, con bue­nas nor­mas y re­gu­la­cio­nes para que va­yan ha­cia el fu­tu­ro y que to­do el mun­do al ve­nir las pró­xi­mas elec­cio­nes, no se cues­tio­ne que es­to se­gu­ro que va a con­ti­nuar ga­ne quien ga­ne. Eso se­ría lo más im­por­tan­te. Que una vez que yo me va­ya, ver que lo que he­mos he­cho se man­tie­ne. GLA­MOUR: Y al­go más con­cre­to, por ejem­plo, un avan­ce en el CERN... PE­DRO DU­QUE: Eso es­tá muy le­jos. Pe­ro sí, con la fu­sión nu­clear se re­sol­ve­ría el pro­ble­ma ener­gé­ti­co y de con­ta­mi­na­ción en la Tie­rra. GLA­MOUR: ¿Có­mo des­co­nec­tas? ¿Te gus­ta leer? ¿Te cui­das? PE­DRO DU­QUE: Me gus­tan los re­la­tos de Cor­tá­zar y la no­ve­la de cien­cia fic­ción. Tam­bién los ja­po­ne­ses Mu­ra­ka­mi y Ken­za­bu­ro. In­ten­to cui­dar­me ha­cien­do de­por­te y con una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Soy una gran afi­cio­na­do al submarinismo, que prac­ti­co siem­pre que pue­do, tam­bién dis­fru­to de la natación y la bi­ci­cle­ta. GLA­MOUR: Nos cons­ta que do­mi­nas el es­pa­cio, pe­ro ¿quién o qué te ayu­da a te­ner los pies en la tie­rra? PE­DRO DU­QUE: Mi fa­mi­lia y mis ami­gos. GLA­MOUR: ¿Qué con­se­jo da­rías a un ni­ño o ni­ña que sue­ña con ser as­tro­nau­ta? PE­DRO DU­QUE: Yo le di­ría que se es­fuer­ce y es­tu­die. Pe­ro tam­bién que sue­ñe. Yo so­ña­ba con ser pi­lo­to y, gra­cias al es­fuer­zo y a que Es­pa­ña apos­tó por la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea, pu­de lle­gar a ser as­tro­nau­ta.

“NO HE VIS­TO QUE NA­DIE CAM­BIE SUS CREEN­CIAS RE­LI­GIO­SAS EN EL ES­PA­CIO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.