So­le­dad An­te­la­da In­ge­nie­ra

Glamour (Spain) - - Estilo -

Es­ta in­ge­nie­ra ma­la­gue­ña, pe­ro na­ci­da en Bue­nos Ai­res, pue­de de­cir con or­gu­llo que es la primera y úni­ca mu­jer del Law­ren­ce Berkeley Na­tio­nal La­bo­ra­tory (el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción del gobierno es­ta­dou­ni­den­se). “Es du­ro ser la úni­ca, no te voy a en­ga­ñar y es­pe­ro que las que ven­gan de­trás mía no lo ten­gan tan di­fí­cil”, con­fie­sa So­le­dad que em­pe­zó su ca­rre­ra en Má­la­ga tra­ba­jan­do co­mo pro­gra­ma­do­ra has­ta que se mu­dó en 2010 a San Fran­cis­co. In­ge­nie­ra “Allí vi que en el City Co­lle­ge de la ciu­dad ha­bía un pro­gra­ma de dos años en ci­ber­se­gu­ri­dad. Te­nía que mu­dar­me de­fi­ni­ti­va­men­te y es­tu­diar eso.” Co­mo ex­per­ta en ci­ber­se­gu­ri­dad, su mi­sión es cla­ra: man­te­ner a ra­ya a los hac­kers que quie­ren co­me­ter de­li­tos a tra­vés de la tec­no­lo­gía. Al­go que pue­de re­sul­tar ex­tra­ño en una mu­jer, pe­ro que no tu­vo en cuen­ta en sus co­mien­zos. Otro de los lo­gros de es­ta in­ge­nie­ra fue crear en 2014 la or­ga­ni­za­ción Girls Can Hack (Las mu­je­res pue­den hac­kear) cu­yo ob­je­ti­vo es dar­le vi­si­bi­li­dad a la pro­fe­sión de una for­ma atrac­ti­va para no­so­tras. “Pri­me­ro, des­mi­ti­fi­car­la, qui­tar­le la eti­que­ta de ex­clu­si­vi­dad mas­cu­li­na y mos­trar mo­de­los a se­guir de mu­je­res que nos de­di­ca­mos a es­to para que es­pe­cial­men­te las mu­je­res jó­ve­nes vean que ellas tam­bién pue­den. Es una pro­fe­sión muy in­tere­san­te y atrac­ti­va y las mu­je­res se la es­tán per­dien­do. Co­mo di­go yo, la ci­ber­se­gu­ri­dad es la gran opor­tu­ni­dad, sur­gió por­que me di cuen­ta de lo com­pli­ca­do que ha­bía si­do para mí ser mu­jer en es­ta pro­fe­sión. Mi­ré al­re­de­dor y no vi a na­die más que yo. De­ci­dí que si no ha­cía al­go na­die más lo iba a ha­cer. Y creé GCH.” A la pre­gun­ta de cuál es, des­de su pun­to de vis­ta, el pro­ble­ma que im­pi­de que las mu­je­res ac­ce­dan a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en las em­pre­sas, An­te­la­da lo tie­ne cla­ro: “Cam­biar la cultura des­de arri­ba ha­cia aba­jo. Des­de don­de se tie­ne más po­der, sea gobierno o con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y or­ga­nis­mos. No com­prar la men­ti­ra de la me­ri­to­cra­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.