Ag­nes, el po­der de la dul­zu­ra

Re­co­no­ce que tie­ne que po­ner­se las pi­las con las re­des so­cia­les y pre­fie­re un aro­ma a un look. La top Ag­nes Aker­lund pro­cla­ma el girl po­wer de Za­dig&vol­tai­re.

Glamour (Spain) - - Con­tents - Tex­to: Andrea An­tón

El relevo de la mo­da se es­cri­be en cla­ve comfy. Ag­nes Aker­lund (Es­to­col­mo, Sue­cia, 2000) es la new fa­ce de ojos cris­ta­li­nos y ros­tro cán­di­do que es­tá dis­pues­ta a abrir­se hue­co en la in­dus­tria con su belleza re­la­ja­da, ese no-sé-qué nór­di­co y su ac­ti­tud de­sen­fa­da­da y con un punto roc­ke­ro.

Apren­diz de Instagram. “No me gus­ta ves­tir co­mo to­do el mun­do, siem­pre in­ten­to di­fe­ren­ciar­me. Me gustan las pren­das cool que pue­den dar ese to­que guay que trans­for­ma un out­fit, co­mo unos za­pa­tos de pla­ta­for­ma o unas za­pa­ti­llas de­por­ti­vas de Za­dig&vol­tai­re.” En su cuen­ta de Instagram (@ag­ne­s_a­ker­lund) pro­cla­ma una vi­da apa­ci­ble. No de­ma­sia­das fies­tas, ca­si au­sen­cia de postureo, los ami­gos de siem­pre, pai­sa­jes en cal­ma, al­gu­na ca­mi­se­ta con mensaje y mu­cha na­tu­ra­le­za. Ni si­quie­ra postea de­ma­sia­do –tie­ne ape­nas un cen­te­nar de pu­bli­ca­cio­nes–. “Te­ner una bue­na cuen­ta de Instagram te ofre­ce la po­si­bi­li­dad de con­se­guir tra­ba­jos ines­pe­ra­dos y de es­tar en con­tac­to con gen­te de la pro­fe­sión”, di­ce. “Yo de­be­ría cu­rrar­me un po­co más la mía”, con­fie­sa aho­ra que su nom­bre y su ca­ra han sa­li­do del ano­ni­ma­to. “Lo cier­to es que me ha cos­ta­do acos­tum­brar­me a su­bir co­sas a las re­des so­cia­les.”

‘ We can do it’. Pe­ro que es­te pun­ti­to de ti­mi­dez o su belleza apa­ren­te­men­te cán­di­da no nos en­ga­ñen: Ag­nes es­tá con­ta­gia­da del

es­pí­ri­tu girl po­wer y asu­me con or­gu­llo el rol de “ser la ima­gen de una fra­gan­cia que em­po­de­ra a las mu­je­res”. No se an­da con ro­deos. “El di­ne­ro que las mo­de­los fe­me­ni­nas apor­ta­mos a la in­dus­tria de la mo­da es más que el que apor­tan los mo­de­los mas­cu­li­nos, así que nues­tra ren­ta­bi­li­dad es in­cues­tio­na­ble”, di­ce. Cree que la unión ha­ce la fuer­za: “El apo­yo que re­ci­bes de otra mu­jer te da se­gu­ri­dad en to­do aque­llo pa­ra lo que la ne­ce­si­tas. Podemos ha­cer cualquier co­sa. Si cree­mos lo su­fi­cien­te en no­so­tras mis­mas y apo­ya­mos a las de­más mu­je­res se­re­mos ca­pa­ces de con­se­guir lo que nos pro­pon­ga­mos”, di­ce la top sue­ca, que con­fie­sa es­tar muy uni­da a las mu­je­res de su vi­da: su ma­dre, su her­ma­na y su no­via.

Ella es un­be­lie­va­ble. Su ac­ti­tud ce­ro pro­du­ci­da y su cla­ri­dad de ideas en­ca­jan con el neo­fe­mi­nis­mo más au­daz del uni­ver­so Za­dig&vol­tai­re, al que se su­ma co­mo em­ba­ja­do­ra del nue­vo per­fu­me Girls Can Do Anyt­hing. ¿ Sus gus­tos? El hip hop, el in­die y la mú­si­ca de los 80. “Me en­can­ta el te­ma Un­be­lie­va­ble, de EMF”, di­ce. En cuan­to a sus tips de belleza, la top es muy dis­ci­pli­na­da en el cui­da­do de su piel: “En mi día a día no sue­lo ir ma­qui­lla­da. En vez de apli­car­me base de ma­qui­lla­je uti­li­zo una cre­ma hi­dra­tan­te con co­lor que per­mi­te que mi piel res­pi­re. Re­cien­te­men­te he des­cu­bier­to la lí­nea de tra­ta­mien­to WA­SO, de Shi­sei­do, que me va ge­nial”. El tru­co pa­ra un efecto bue­na ca­ra: “El co­lo­re­te The Blush Or­gasm, de Nars, es in­creí­ble.” Y otro pa­ra de­jar hue­lla: “Uti­li­zo per­fu­me to­dos los días. Me im­por­ta más mi olor que mi as­pec­to”. ¿Y si tu­vie­ra que des­cri­bir­se en un so­lo has­tag?, le pre­gun­ta­mos: “#Op­ti­mis­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.