Ca­ra­mel 70’s.

Las pie­zas cla­ve de la dé­ca­da –pa­ñue­los, pla­ta­for­mas y pan­ta­lo­nes an­chos– te­ñi­das en to­da la es­ca­la de ma­rro­nes, son el motor pa­ra crear los looks más per­fec­tos del oto­ño. Lizzy Jag­ger los de­fien­de co­mo na­die y nos da a co­no­cer su fa­ce­ta más re­vo­lu­cio­na­ri

Glamour (Spain) - - Con­tents - Fotos: Jac­que­li­ne Ha­rriet. Es­ti­lis­mo: Ma­pi Vidal

eli­za­beth Scar­lett Jag­ger, Lizzy pa­ra los ami­gos y su fa­mi­lia, ha en­con­tra­do su si­tio, o me­jor di­cho, su lu­cha. La hi­ja ma­yor de Mick y Jerry Hall, ac­triz, pro­duc­to­ra y mo­de­lo se ha eri­gi­do en una de las vo­ces más com­pro­me­ti­das, en Es­ta­dos Uni­dos, por la igual­dad de gé­ne­ro, con­cre­ta­men­te es una lu­cha­do­ra fé­rrea por la apro­ba­ción de ERA (sus si­glas en in­glés), la En­mien­da pa­ra la Igual­dad de De­re­chos. O lo que es lo mis­mo, una en­mien­da pro­pues­ta a la Cons­ti­tu­ción de los Es­ta­dos Uni­dos que prohi­bi­ría ex­pre­sa­men­te la dis­cri­mi­na­ción con­tra ni­ñas y mu­je­res por ra­zón de se­xo. La Cons­ti­tu­ción ame­ri­ca­na no ga­ran­ti­za la igual­dad de de­re­chos a las mu­je­res; sí, es sor­pren­den­te.

Des­per­tar en la igual­dad. Fue en 2015 en Was­hing­ton D.C. cuan­do acu­dió al pri­mer mi­tin de su ami­ga Na­ta­lie Whi­te. Allí se fa­mi­lia­ri­zó con el mo­vi­mien­to ERA, des­de ese mo­men­to no ha de­ja­do de apo­yar­lo. Una de sus múl­ti­ples co­la­bo­ra­cio­nes con la pla­ta­for­ma ha si­do el do­cu­men­tal Equal Means Equal (Igual sig­ni­fi­ca igual): “Es el úni­co do­cu­men­tal que ex­po­ne qué se de­be ha­cer pa­ra con­se­guir la igual­dad de de­re­chos en Es­ta­dos Uni­dos. Son mu­chas co­sas las que han de cam­biar, te­ne­mos que vol­ver­nos más cons­cien­tes de las con­ven­cio­nes cul­tu­ra­les que nos ro­dean, y del se­xis­mo al que nos en­fren­ta­mos ca­da día, por muy nor­ma­li­za­do que lo ten­ga­mos”, ex­pli­ca la ac­triz. “Es­ta­dos Uni­dos es uno de los sie­te paí­ses del mun­do que aún no re­co­no­ce la igual­dad de se­xos en su Cons­ti­tu­ción. No pue­den fir­mar un con­ve­nio con­tra la dis­cri­mi­na­ción ha­cia la mu­jer, co­mo el CE­DAW, de las Na­cio­nes Uni­das, si el go­bierno ame­ri­cano no tie­ne uno pro­pio”, nos con­tex­tua­li­za con vehe­men­cia la aho­ra ac­ti­vis­ta. An­tes, Lizzy ya dio mues­tras de su so­li­da­ri­dad de gé­ne­ro, sien­do tam­bién muy ac­ti­va en el apo­yo a Plan­ned Pa­rent­hood, la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que pro­vee ser­vi­cios de sa­lud re­pro­duc­ti­vos en Es­ta­dos Uni­dos. Y por su­pues­to, fue tam­bién uno de los cien­tos de ros­tros fa­mo­sos que par­ti­ci­pa­ron en la Wo­men’s March, de Nue­va York, y en la de Los Án­ge­les. La cau­sa fe­mi­nis­ta, aho­ra su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción, era des­co­no­ci­da pa­ra ella has­ta ha­ce unos años: “Lle­vo yen­do al Or­gu­llo y apo­yan­do a la co­mu­ni­dad LGTBQ du­ran­te 20 años, sin dar­me cuen­ta que las mu­je­res tam­bién ne­ce­si­ta­ban apo­yo”.

Un via­je que le abrió los ojos. Cuan­do le pre­gun­ta­mos a Lizzy en qué mo­men­to cree que se con­vir­tió en fe­mi­nis­ta, la mo­de­lo re­me­mo­ra su in­fan­cia. “Cuan­do éra­mos unos ni­ños, via­ja­mos por to­do el mun­do. Vi­si­ta­mos mu­chos lu­ga­res exó­ti­cos, don­de nos em­pa­pa­mos de cul­tu­ras en las que ado­ra­ban a dio­sas”, fue esa ima­gen de po­der fe­me­nino la que des­per­tó su con­cien­cia. Es­ta se­ría re­for­za­da du­ran­te su pe­rio­do es­co­lar en Gran Bre­ta­ña, a tra­vés de sus pro­fe­so­res quie­nes tam­bién la acer­ca­ron a la re­li­gión hin­dú y a sus di­vi­ni­da­des mu­je­res. Co­mo ejem­plo de es­ta in­mer­sión, la mo­de­lo re­cuer­da el im­pac­to que le pro­du­jo el li­bro The God­dess in Every Girl. Sin ol­vi­dar a las gran­des mu­je­res que siem­pre le han ro­dea­do, em­pe­zan­do por su ma­dre, quien le in­cul­có “ge­ne­ro­si­dad, amor y leal­tad”.

¿ Sus ico­nos? La rei­na Isa­bel I de In­gla­te­rra, la edi­to­ra de mo­da Dia­na Vree­land o la es­cri­to­ra y po­lí­ti­ca afro­ame­ri­ca­na Shir­ley Chis­holm.

“TE­NE­MOS QUE VOL­VER­NOS MÁS CONS­CIEN­TES DE LAS CON­VEN­CIO­NES CUL­TU­RA­LES QUE NOS RO­DEAN Y DEL SE­XIS­MO AL QUE NOS EN­FREN­TA­MOS CA­DA DÍA, POR MUY NOR­MA­LI­ZA­DO QUE ES­TÉ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.