Gang­ta’s Pa­ra­di­se, ma­qui­lla­je de Peter Philips

El street style con­quis­ta el ma­qui­lla­je. Peter Philips, di­rec­tor de Crea­ción e Ima­gen del Ma­qui­lla­je Dior, crea en ex­clu­si­va pa­ra GLAMOUR nue­ve looks que te con­ver­ti­rán en la rei­na de la ca­lle.

Glamour (Spain) - - Con­tents - Tex­to: Ley­re Mo­reno. Fotos: Sol Sánchez. Es­ti­lis­mo: Lo­re­to Quin­ta­ni­lla. Ma­qui­lla­je: Peter Philips

Tes­sa lle­va eye­li­ner Diors­how On Sta­ge, to­nos Mat­te Whi­te y Mat­te Black. Diors­how Khôl, co­lor Black Khôl. Ba­rra de la­bios Rou­ge Dior, en 999 Mat­te. Co­lo­re­te Rou­ge Blush, co­lor Ha­sard Sa­tin.

Pa­ñue­lo de se­da, pen­dien­tes y pul­se­ras, to­do de Dior; y ca­pa, de Off-whi­te.

En los la­bios de Ana Ma­ria, Rou­ge Dior Ul­tra Rou­ge, tono Ul­tra Cult. Som­bra de ojos 5 Cou­leurs Dior En Dia­ble, co­lor De­vi­lish. En el ros­tro, Dior Backs­ta­ge Con­tour Pa­let­te, en 001. Abri­go bro­ca­do, de Dior; y cho­ker, de GCDS.

Nik­ki lle­va som­bras de ojos Diors­how Coo­ling Stick, en Bron­ze Wa­ve y Gold Splash. Ba­rra de la­bios Rou­ge Dior Ul­tra Rou­ge, tono Ul­tra Ten­der. Es­mal­te Dior Ver­nis, tono Nuit, to­do de Dior. Ga­fas, de Ale­xan­dra Rich pa­ra Lin­da Fa­rrow.

Ana Ma­ria lle­va som­bra de ojos Diors­how Mono, tono Smoky Dy­na­mi­te. Más­ca­ra de pes­ta­ñas Diors­how Ico­nic Over­curl, co­lor Over Black. La­bial Rou­ge Dior Li­quid, tono Red La­va. Es­mal­te Dior Ver­nis, co­lor Ju­non.

Ca­mi­se­ta y go­rra, to­do de Dior; abri­go de pe­lo, de GCDS; y ani­llo Lo­ve y pen­dien­tes, de CA&LOU.

l ta­len­to es al­go que cre­ce y se pue­de desa­rro­llar; la am­bi­ción, en cam­bio, pue­de ser una car­ga. Si tu am­bi­ción es más gran­de que tu ta­len­to es co­mo si co­rrie­ras con­tra la pa­red. A ser crea­ti­vo no se apren­de en cin­co mi­nu­tos; es un pro­ce­so en el que se desa­rro­llan ha­bi­li­da­des.” El ta­len­to de Pe­ter Phi­lips, di­rec­tor de Crea­ción e Ima­gen del ma­qui­lla­je Dior, es in­cues­tio­na­ble. Ver­le tra­ba­jar es lo más pa­re­ci­do a ob­ser­var a un ar­tis­ta –aun­que él pre­fie­ra que le lla­men ar­te­sano– fren­te a un lien­zo, en es­te ca­so, de car­ne y hue­so. No bo­rra, no co­rri­ge, sus tra­zos son pre­ci­sos y se­gu­ros. Ca­paz de con­ver­tir el ri­tual del ma­qui­lla­je en una es­pe­cie de li­tur­gia, de abs­traer­se de la al­ga­ra­bía pro­pia de una se­sión de fo­tos y de con­cen­trar­se de tal for­ma en su obra que pa­re­ce dis­tan­te. Pe­ro so­lo son ne­ce­sa­rios unos mi­nu­tos de con­ver­sa­ción pa­ra des­cu­brir que la dis­tan­cia no es sino con­cen­tra­ción, pa­sión y res­pe­to ha­cia su pro­fe­sión de ma­qui­lla­dor. Na­ci­do en Am­be­res, cur­só di­se­ño grá­fi­co en la es­cue­la de ar­tes Saint-luc de Bru­se­las pa­ra des­pués es­tu­diar mo­da en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Am­be­res. “A me­nu­do la gen­te me lla­ma ar­tis­ta, pe­ro me con­si­de­ro más un ar­te­sano. Un ar­tis­ta es al­go más ele­va­do. Sin em­bar­go, creo que to­dos te­ne­mos un gen ar­tís­ti­co, y no me re­fie­ro so­lo a la pin­tu­ra o la es­cul­tu­ra, pue­des en­con­trar una sa­li­da crea­ti­va en la co­ci­na, en to­do lo que te apa­sio­ne. Amo el ar­te, la es­cul­tu­ra y la pin­tu­ra, en­con­tré la for­ma de ex­pre­sar esa pa­sión a tra­vés del ma­qui­lla­je y tu­ve la suer­te de po­der desa­rro­llar­la, por­que el apo­yo del en­torno es im­por­tan­te. To­do el mun­do tie­ne una fa­ce­ta de ar­tis­ta, es co­mo una se­mi­lla, so­lo tie­nes que en­con­trar el lu­gar ade­cua­do pa­ra plan­tar­la y cre­ce­rá.” Sue­na a cli­ché, pe­ro el pri­mer con­tac­to de Pe­ter Phi­lips con el mun­do del ma­qui­lla­je fue a tra­vés de su ma­dre: “No le gus­ta­ba ir re­car­ga­da, pe­ro no sa­lía de ca­sa sin su som­bra de ojos, su más­ca­ra de pes­ta­ñas o su ba­se de ma­qui­lla­je en in­vierno. Re­cuer­do el olor y el clic de la ba­rra de la­bios, el so­ni­do de su bol­so de mano cuan­do lo apo­ya­ba so­bre la bal­da de cris­tal del aseo”. Tam­bién las pe­lí­cu­las clá­si­cas de Holly­wood: “Fred As­tai­re y Gin­ger Ro­gers, Mar­le­ne Die­trich... Las te­le­vi­sa­ban los sá­ba­dos a las 16:00 h, si es­ta­ba ju­gan­do con mis ami­gos, lo de­ja­ba to­do pa­ra ir a ver­las. Lo que ves de ni­ño te ayu­da a edu­car tu ojo”.

Al­gu­nos de los tra­ba­jos de Phi­lips for­man par­te ya de la his­to­ria de la be­lle­za. Có­mo ol­vi­dar la se­sión de fo­tos de Willy Van­der­pe­rre en la que di­bu­jó un Mic­key Mou­se en la ca­ra de Rob­bie Snel­ders, el mo­de­lo de Raf Si­mons, en 1999. “Era una his­to­ria ma­ra­vi­llo­sa, pe­ro muy os­cu­ra y dra­má­ti­ca; y se me ocu­rrió es­ta idea, fue al­go im­pro­vi­sa­do. Tu­ve que pin­tar­lo muy rá­pi­do, en 15 mi­nu­tos, por­que era tar­de y se iba la luz.” O la fo­to que Ir­ving Penn le hi­zo a la mo­de­lo Li­sa Cant con un ves­ti­do blan­co se­mi­trans­pa­ren­te y una más­ca­ra de en­ca­je ne­gro, de nue­vo con la for­ma del cé­le­bre ra­tón de Dis­ney, he­cha a mano por el pro­pio Phi­lips. “Re­ci­bí una lla­ma­da di­cién­do­me que An­na Win­tour ne­ce­si­ta­ba una pá­gi­na más de be­lle­za con Mr. Penn. Siem­pre me ha gus­ta­do ha­cer más­ca­ras bor­da­das a mano y pen­sé que se­ría in­creí­ble com­bi­nar un icono pop co­mo la fi­gu­ra de Mic­key Mou­se con un en­ca­je an­ti­guo. En prin­ci­pio me di­je­ron que a Mr. Penn no le gus­ta­ría la idea, pe­ro pen­sé: ‘ Voy a en­se­ñár­se­lo y si no en­ca­ja, pues no pa­sa na­da’. Te­nía­mos un dead­li­ne cor­to, así que la se­sión de fo­tos tu­vo lu­gar un sá­ba­do. Era un día gris, pe­ro cuan­do Li­sa se pu­so de pie, las nu­bes se abrie­ron –li­te­ral­men­te– y una ma­ra­vi­llo­sa luz inun­dó el es­tu­dio. Mr. Penn lo vio y de­ci­dió ha­cer la fo­to ahí mis­mo. Fue un mo­men­to má­gi­co. Ten­go es­ta fo­to en ca­sa a ta­ma­ño real y su ca­li­dad es in­creí­ble, es co­mo si Li­sa es­tu­vie­ra allí.” ¿ Pa­ra cuán­do un ter­cer Mic­key Mou­se? “Con uno gran­de es su­fi­cien­te.”

Sue­na Pien­sa en mí de Luz Ca­sal y al has­ta en­ton­ces im­per­té­rri­to Phi­lips se le es­ca­pa un le­ve ta­ra­reo. “Ado­ro el si­len­cio, pe­ro du­ran­te un tiem­po es­cu­ché la ban­da so­no­ra de Ta­co­nes Le­ja­nos de Pe­dro Al­mo­dó­var sin pa­rar, una y otra vez.” En sus ra­tos li­bres, Phi­lips pa­sa de crear a ob­ser­var la be­lle­za: “Me gus­ta pa­sear y ver mun­do. Ver có­mo las per­so­nas ca­mi­nan por los ae­ro­puer­tos, có­mo se ma­qui­llan, có­mo van ves­ti­das...”. Y dis­fru­tar de las co­sas sen­ci­llas. Leer un li­bro, vi­si­tar un mu­seo (sus fa­vo­ri­tos en Pa­rís: Mu­sée de la Chas­se et de la Na­tu­re y Fon­da­tion Louis Vuit­ton), ver una ex­po­si­ción co­mo la de Mar­tin Mar­gie­la o se­guir una de sus cuen­tas de ins­ta­gram fa­vo­ri­tas: a.tia­ra.a.day (“me en­can­tan las jo­yas”). Le pe­di­mos un con­se­jo de be­lle­za: “Man­tén una re­la­ción po­si­ti­va con el ma­qui­lla­je. Me­jo­ra o re­sal­ta lo be­llo, las par­tes que te gus­tan de ti, en lu­gar de co­rre­gir lo que te mo­les­ta”. GLA­MOUR: ¿Cuál es el epí­to­me de la be­lle­za pa­ra el rey del ma­qui­lla­je? PE­TER: Una flor real, una ro­sa o una or­quí­dea, que si­gue sien­do her­mo­sa aun­que na­die la mi­re. Hay quien ve una flor y va di­rec­ta­men­te a oler­la, otros la to­can y otros so­lo la ob­ser­van. Así es la be­lle­za: abs­trac­ta.

Más­ca­ra de pes­ta­ñas Diors­how Pump’n Vo­lu­me (35 €). Som­bra de ojos 5 Cou­leurs En Dia­ble (62 €). Co­lo­re­te Dior Rou­ge Blush (47 €). Ba­ses Dior Backs­ta­ge Fa­ce & Body Foun­da­tion (40 €/un). Eye­li­ners Diors­how On Sta­ge Li­ner (35 €/un). La­ca de uñas Dior Ver­nis (27 €). Ba­rra de la­bios Rou­ge Dior Ul­tra Rou­ge (37 €). To­do, de Dior.

Los ojos de Nik­ki se han ma­qui­lla­do con Diors­how On Sta­ge Li­ner, to­nos Mat­te Whi­te, Mat­te Black y Mat­te Pink. En los la­bios, Rou­ge Dior Ul­tra Rou­ge, co­lo­res Ul­tra Light y Ul­tra Star. Es­mal­te Dior Ver­nis, en Star.

* To­tal look, de Dior. To­do el ma­qui­lla­je es de Dior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.