La pe­lí­cu­la de An­drés Ve­len­co­so

Glamour (Spain) - - Con­tents -

Aca­ba de ate­rri­zar de Londres, ciu­dad en la que vi­ve, pe­ro a An­drés Ve­len­co­so no se le no­ta ni el can­san­cio ni las ho­ras de ae­ro­puer­to. He­mos que­da­do con él en un cam­ping de lo más kitsch a las afue­ras de Madrid donde lle­ga sa­lu­dan­do a to­do el mun­do y sin per­der ni un mo­men­to la son­ri­sa. Su 1,90 de es­ta­tu­ra ha­ce que re­sal­te en­tre el res­to del equi­po que le es­pe­ra im­pa­cien­te. Ha­cer una se­sión de fotos con uno de nues­tros mo­de­los más in­ter­na­cio­na­les y ac­tor en al­za no es al­go que se con­si­ga to­dos los días. De he­cho, cua­drar su im­pa­ra­ble agen­da ha su­pues­to se­ma­nas y se­ma­nas de es­pe­ra, pe­ro al fi­nal ha va­li­do la pena. El mo­ti­vo de es­te en­cuen­tro es ha­blar­nos de su reciente in­cor­po­ra­ción a la se­rie Vel­vet Co­lec­ción (que aca­ba de es­tre­nar Mo­vis­tar Plus) y en la que An­drés da vi­da a Omar Ah­ma­dí, el em­ba­ja­dor de Irán, un hom­bre de os­cu­ras in­ten­cio­nes dis­pues­to a to­do por lle­var a ca­bo sus des­ho­nes­tos pla­nes. “Ima­gí­na­te lo que ha si­do pa­ra mí po­der tra­ba­jar en una de las series de más éxi­to del mo­men­to, con un equi­pa­zo tre­men­do y con com­pa­ñe­ros co­mo Ima­nol Arias o Mar­ta Ha­zas. Su re­per­cu­sión es ca­da vez ma­yor, de he­cho es­ta­ba el otro día co­mien­do con Mar­ta y unos aus­tra­lia­nos le pi­die­ron una fo­to, y yo pen­sa­ba, si su­pie­ran que yo soy el ma­lo (ri­sas). Es una se­rie muy ame­na, la gen­te se iden­ti­fi­ca con los per­so­na­jes, y es­tá muy bien he­cha.”

An­drés es­tá im­pa­cien­te por ha­blar­nos de Omar y de có­mo lo­gró lle­gar has­ta un per­so­na­je así. “Re­cuer­do que hi­ce una prue­ba ha­ce un año y me­dio pa­ra otro per­so­na­je de Vel­vet, pe­ro en ese mo­men­to me sa­lió la po­si­bi­li­dad de ha­cer Ed­ha, la pri­me­ra se­rie ar­gen­ti­na con Netflix, y es­tu­ve cua­tro me­ses allí con un di­rec­tor del ta­len­to de Daniel Bur­man y to­do ese elen­co, ¡fue una ex­pe­rien­cia bue­ní­si­ma! En­ton­ces cuan­do re­gre­sé a Es­pa­ña me sa­lió la po­si­bi­li­dad de ha­cer el per­so­na­je de Omar, que era to­do lo con­tra­rio que Teo, qui­zá por eso me gus­tó tan­to, por­que es un ma­lo ma­lí­si­mo al que co­mo ac­tor pue­des dar­le mu­cho jue­go”, ex­pli­ca An­drés mien­tras se to­ma una Co­ca Co­la, sen­ta­do en una si­lla, des­cal­zo y có­mo­do. GLA­MOUR: ¿Có­mo lle­ga Omar a las Ga­le­rías Vel­vet? AN­DRÉS: Por­que van a di­se­ñar el ves­ti­do de la co­ro­na­ción de la rei­na Fa­rah Di­ba pe­ro en el fon­do sus in­ten­cio­nes son otras, di­ga­mos que tie­ne una do­ble ca­ra. En esa épo­ca Irán era un país muy im­por­tan­te, con co­ne­xio­nes con Amé­ri­ca, muy po­ten­te. Vel­vet Co­lec­ción tie­ne tan­to nom­bre que Fa­rah Di­ba lle­ga has­ta aquí y yo soy la per­so­na que la con­ven­ce pa­ra ello por­que ten­go otro ti­po de pla­nes de­trás. Y es cuan­do co­noz­co a Mar­ta Ha­zas y lo que in­ten­to es ca­me­lár­me­la… (ri­sas).

Una de las co­sas que más lla­man la aten­ción del look que lle­va An­drés en la se­rie son unos mar­ca­dos ojos con eye li­ner, y el pe­lo pa­ra atrás, una ima­gen que dis­ta mu­cho de la que lle­va en su día a día, con el pe­lo des­pei­na­do y mu­cho más na­tu­ral. “En el de­par­ta­men­to crea­ti­vo de Bam­bú te­nían cla­ro que que­rían re­sal­tar una mi­ra­da os­cu­ra por lo que mar­ca­ron un po­qui­to el ojo, fo­men­tan­do el punto orien­tal y exó­ti­co. Y lue­go es­tán los tra­jes que lle­va, a me­di­da y en­cor­se­ta­dos, y que me han ayu­da­do a co­ger la pos­tu­ra pa­ra mi per­so­na­je. Hay es­ce­nas en las que es­toy más re­la­ja­do, pe­ro nor­mal­men­te es­toy co­mo es­ti­ra­do y de esa for­ma le da un ai­re co­mo de es­tar por en­ci­ma de to­do el mun­do”, ex­pli­ca con ese en­tu­sias­mo tí­pi­co de las per­so­nas que aman lo que ha­cen. GLA­MOUR: ¿Te pro­du­ce mor­bo in­ter­pre­tar a un per­so­na­je tan ma­lo, tan ma­ni­pu­la­dor, sin es­crú­pu­los? AN­DRÉS: ¡Es que los ma­lo­tes te dan más jue­go! A lo lar­go de es­tos úl­ti­mos años he te­ni­do mu­cha suer­te co­mo ac­tor ya que he in­ter­pre­ta­do per­so­na­jes muy dis­tin­tos, sin nada que ver. Ahí es­tá el Alejandro de la co­me­dia Se­ñor dame pa­cien­cia, un hom­bre ho­nes­to y bo­na­chón; lue­go el Teo de la se­rie Ed­ha, al­guien a quien la vi­da le ha da­do mu­chas bo­fe­ta­das, un su­per­vi­vien­te, que se bus­ca la vi­da; y aho­ra Omar, que lo ha te­ni­do to­do pe­ro abusa de su po­der. GLA­MOUR: ¿En quién te has ins­pi­ra­do pa­ra crear a Omar? AN­DRÉS: Es­tu­ve vien­do la se­rie de The Young Pope, donde Ju­de Law in­ter­pre­ta al Pa­pa y re­co­noz­co que me ins­pi­ré en su pos­tu­ra, en su al­ti­vez, en su son­ri­sa, en su mi­ra­da. Él no es que sea ma­lo, más bien es­tá per­tur­ba­do, y yo iba co­gien­do ma­ti­ces di­fe­ren­tes. De to­dos mo­dos, in­ter­pre­tar a al­guien ma­lo y no caer en los estereotipos es muy com­pli­ca­do. ¡Es­pe­ro ha­ber­lo con­se­gui­do!

GLA­MOUR: ¿ Eres de los que pi­de con­se­jos a sus com­pa­ñe­ros de ro­da­je, que se apun­ta trucos, co­sas? AN­DRÉS: Yo ten­go la suer­te de que en Vel­vet mu­chas de mis es­ce­nas son con Ima­nol Arias, so­lo fi­ján­do­te en él, es­cu­chán­do­le, ya ab­sor­bes y apren­des un mon­tón.

Ha­ce dos años du­ran­te una pro­duc­ción pa­ra es­ta re­vis­ta ha­bla­mos con Antonio Ru­bial, re­pre­sen­tan­te y amigo de An­drés Ve­len­co­so so­bre su fa­ce­ta co­mo ac­tor. “Siem­pre su­pe que An­drés ter­mi­na­ría ha­cien­do ci­ne, te­nía el ta­len­to, la per­so­na­li­dad y el mag­ne­tis­mo ne­ce­sa­rio pa­ra con­se­guir­lo.” Él, por su par­te, nos con­fe­sa­ba que era al­go que al­gu­na vez lle­gó a pen­sar pe­ro que ter­mi­nó de­can­tán­do­se por la mo­da. Sin em­bar­go, en 2011 al mo­de­lo ca­ta­lán le sa­lió la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar co­mo ac­tor en una pe­lí­cu­la, Fin, di­ri­gi­da por Jorge To­rre­gros­sa y donde com­par­tía pro­ta­go­nis­mo con Ma­ri­bel Verdú, Daniel Grao o Cla­ra La­go. Fue­ron mo­men­tos de ner­vios, de du­das, de sa­ber si real­men­te ese era el ca­mino adecuado, pe­ro que a ba­se de cons­tan­cia, tra­ba­jo y apo­yo (es­pe­cial­men­te por par­te de Ru­bial) hi­cie­ron que An­drés ya no vie­se la in­ter­pre­ta­ción co­mo un pre­ci­pi­cio ha­cia el abis­mo. GLA­MOUR: So­le­mos pen­sar que los mo­de­los, al es­tar acos­tum­bra­dos a po­sar de­lan­te de una cá­ma­ra, lo tie­nen más fá­cil cuan­do dan el sal­to a la in­ter­pre­ta­ción. ¿ Es­to es así? AN­DRÉS: Hom­bre, con res­pec­to a un chico que sa­le de la es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción qui­zá sí por­que yo lle­vo 20 años co­mo mo­de­lo, tra­ba­jan­do en sets, con cá­ma­ras, sa­bes mo­ver­te. Pe­ro es to­tal­men­te di­fe­ren­te el tra­ba­jo de mo­de­lo que el de ac­tor, yo siem­pre di­go que cuan­do tra­ba­jo de mo­de­lo son ver­sio­nes de An­drés Ve­len­co­so y cuan­do ac­túo soy un per­so­na­je. GLA­MOUR: ¿Qué es lo me­jor que te ha apor­ta­do la mo­da y lo me­jor que te ha apor­ta­do la in­ter­pre­ta­ción? AN­DRÉS: Ca­da una me ha da­do co­sas di­fe­ren­tes. Co­mo mo­de­lo ten­go la suer­te de que pue­do ele­gir qué pro­yec­tos ha­cer, ele­gir ha­cer lo que quie­ro. Co­mo ac­tor no me lle­gan tan­tos pro­yec­tos co­mo qui­sie­ra pe­ro es una ca­rre­ra a lar­go pla­zo. Es­pe­ro lle­gar tam­bién a cum­plir 20 años co­mo ac­tor (ri­sas).

An­drés em­pe­zó es­tu­dian­do Tu­ris­mo en Bar­ce­lo­na pe­ro re­co­no­ce que fue­ron su her­ma­na y su ma­dre quie­nes le ani­ma­ron a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo. Co­men­za­ron los via­jes a Nueva York, Pa­rís, Mi­lán y las cam­pa­ñas con fir­mas in­ter­na­cio­na­les. Aun­que si hay un mo­men­to de­fi­ni­ti­vo en su ca­rre­ra fue en 2003 cuan­do le eli­gie­ron pa­ra tra­ba­jar jun­to a Jen­ni­fer Lo­pez en una cam­pa­ña mun­dial pa­ra Louis Vuit­ton, fo­to­gra­fia­dos por Mert and Mar­cus. Lo que vino des­pués fue­ron más cam­pa­ñas pa­ra fir­mas co­mo Jean Paul Gaul­tier o Cha­nel y un re­co­no­ci­mien­to mun­dial. “La suer­te se tie­ne, pe­ro tam­bién se bus­ca. To­do es­tá re­la­cio­na­do”, di­jo en su mo­men­to. GLA­MOUR: Aca­bas de cum­plir 40 años. ¿ Has su­fri­do la te­mi­da cri­sis o no? AN­DRÉS: No he no­ta­do nin­gún cam­bio, al re­vés, a ni­vel per­so­nal, psicológico y pro­fe­sio­nal to­do ha ido a me­jor, creo que los cam­bios son siem­pre bue­nos. Los 40 aho­ra son los nue­vos 30. GLA­MOUR: Tan­to via­je, tan­to tra­ba­jo, ¿qué co­sas te ayu­dan a des­co­nec­tar? AN­DRÉS: Cuan­do gra­bo es más com­pli­ca­do. Mien­tras es­ta­ba con Vel­vet y me sur­gía al­gu­na co­sa de mo­da mi tiempo de ocio se re­du­cía mu­cho. An­tes me iba a Pa­rís a ha­cer unas fotos y me que­da­ba allí dos días con ami­gos o clien­tes y aho­ra me ven­go a Madrid, a mi ca­sa. Me gus­ta ju­gar al golf, me da tranquilidad y equi­li­brio, aun­que aho­ra ten­go una le­sión en el hom­bro y no pue­do es­for­zar­me mu­cho. Tam­bién me gus­ta ir a ver a mi fa­mi­lia, a mi pa­dre, a mi pe­rri­to… GLA­MOUR: Echán­do­le un vis­ta­zo a tu Instagram ve­mos mu­chas fotos con tu pre­cio­so pe­rro, el cual tie­ne su pro­pia cuen­ta, @Herryt­he­dog. AN­DRÉS: Sí, es un amor, muy ca­ri­ño­so, se de­ja que­rer. Siem­pre ha­bía te­ni­do pe­rros pe­que­ñi­tos pe­ro con és­te, que es un Gol­den Re­trie­ver, me lle­na mu­cho, le echo de me­nos pe­ro en Tos­sa de Mar es­tá muy bien cui­da­do.

Eso sí, la se­ma­na que vie­ne se mar­cha­rá a tra­ba­jar a Nueva York, des­pués a Pa­rís y quién sa­be si vol­ve­re­mos a ver­le en la gran pan­ta­lla con al­gún que otro pro­yec­to in­tere­san­te. A él ga­nas no le fal­tan, des­de lue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.