El ar­ma­rio del modernismo

En su cabeza hay más re­fe­ren­cias a la Bauhaus y el Gru­po Memp­his que fi­gu­ri­nes y flo­ri­tu­ras. El nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Fay, el aus­tria­co Art­hur Ar­bes­ser, nos des­ve­la có­mo la ar­qui­tec­tu­ra le ins­pi­ra más que nada en el mun­do.

Glamour (Spain) - - Con­tents - Rea­li­za­ción: Sara True­ba

Es aus­tria­co, se gra­duó en Lon­dres y des­de en­ton­ces vi­ve en Mi­lán. Art­hur Ar­bes­ser se ha he­cho ya un hue­co en la in­dus­tria de la mo­da con su pro­pia fir­ma, con la que des­fi­la den­tro del ca­len­da­rio ofi­cial des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das. Pe­ro a Art­hur le va el plu­ri­em­pleo y sal­tar de una ciu­dad a otra no es cor­ta­pi­sa a su crea­ti­vi­dad. Da cla­ses de Di­se­ño de Mo­da en la Uni­ver­si­dad de Ve­ne­cia y aca­ba de lan­zar su pri­me­ra co­lec­ción co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Fay, sus­ti­tu­yen­do al dúo Aqui­lano Ri­mon­di en es­ta ta­rea. Si tu­vié­ra­mos que de­fi­nir su es­ti­lo po­dría ha­blar­se de fres­co y fun­cio­nal. Por un la­do, su pro­pia fir­ma es una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca de sí mis­mo; por otro la­do, sus re­fe­ren­cias ha­bi­tua­les mi­ran a la ar­qui­tec­tu­ra y al di­se­ño de in­te­rio­res, mun­do que le fas­ci­na y del que sa­be más allá del gra­do de di­le­tan­te. Y so­bre ar­mo­nía y pro­por­ción ha­bla­mos con él du­ran­te su vi­si­ta a Ma­drid.

GLA­MOUR: Tu pri­me­ra co­lec­ción, Ready for De­par­tu­re, nos in­vi­ta a via­jar. ¿ A dón­de? ART­HUR: Hom­bres y mu­je­res ha­bi­tual­men­te lle­van Fay cuan­do via­jan por­que bus­can al­go fun­cio­nal, que abri­gue, eso no pue­de per­der­se. Es­ta­mos en cons­tan­te mo­vi­mien­to, pa­so mu­cho tiem­po de mi vi­da en los tre­nes, de una fá­bri­ca a otra, de una ciu­dad a otra y es al­go ya nor­ma­li­za­do en nues­tras vi­das. La idea es crear de­seo en la gen­te real con pie­zas fun­cio­na­les, pe­ro aña­dien­do al­go más. GLA­MOUR: Hay una ar­mo­nía en las pro­por­cio­nes, una fi­ja­ción es­pe­cial por las lí­neas y sa­be­mos que te ins­pi­ras mu­cho en la ar­qui­tec­tu­ra. ¿ Es tu asig­na­tu­ra pen­dien­te? ART­HUR: Por al­gu­na ra­zón, ten­go mu­chos ami­gos ar­qui­tec­tos. Di­se­ñan mue­bles, edi­fi­cios y me gus­ta mu­cho. Pa­ra que te ha­gas una idea, pa­ra mí, ir al Sa­lón del Mue­ble de Mi­lán es mi se­ma­na fa­vo­ri­ta del año por­que so­lo voy a res­pi­rar, no pien­so en tra­ba­jo. Lo cier­to es que la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño me ins­pi­ran mu­cho más que la mo­da. Yo no in­ter­pre­to lí­neas vin­ta­ge ni me fi­jo en na­da de eso, aun­que res­pe­to mu­cho a la gen­te que sí lo ha­ce. Me gus­ta em­pe­zar con un di­bu­jo, tra­ba­jar una pro­por­ción, ver­lo pri­me­ro co­mo al­go plano a lo que dar for­ma, co­mo cuan­do pa­sas de un plano a un edi­fi­cio. La par­te tri­di­men­sio­nal es muy im­por­tan­te por­que es lo que otor­ga vo­lu­men al plano, en ar­qui­tec­tu­ra y en mo­da por igual. Una ca­sa tie­ne que pa­re­cer ge­nial por fue­ra ¡y por den­tro! Me gus­ta lle­var esa idea al pa­tro­na­je. La esen­cia de la ar­qui­tec­tu­ra es re­du­cir, usar po­cas lí­neas, pe­ro con­se­guir un re­sul­ta­do per­fec­to, por eso apren­do tan­to del di­se­ño. GLA­MOUR: ¿Qué edi­fi­cio u ob­je­to de di­se­ño ha mar­ca­do tu gus­to? ART­HUR: El pa­be­llón de la Se­ce­sión vie­ne­sa (em­ble­ma del mo­der­nis­mo vie­nés). Aho­ra es un cen­tro de ex­po­si­cio­nes y me gus­ta por­que era mo­derno cuan­do se cons­tru­yó y tam­bién lo es aho­ra, pe­ro hay al­go ro­mán­ti­co y dul­ce tam­bién, tie­ne unos de­ta­lles bru­ta­les: te­chos de oro... GLA­MOUR: ¿Y qué mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co con­si­de­ras que es­tá más pre­sen­te en tu ima­gi­na­rio? ART­HUR: Ten­go muy pre­sen­te el mo­vi­mien­to Bauhaus, el Pop Art del Nue­va York de los se­ten­ta, el Gru­po Memp­his, pe­ro sin du­da, uno

de los es­ti­los que más me lla­ma la aten­ción, por to­do su con­cep­to, es el Wie­ner Werks­tät­te. Fue un gru­po de ar­tis­tas que ha­cían mue­bles, ob­je­tos y edi­fi­cios ha­ce 120 años. Se uni­fi­ca­ron co­mo gru­po con la idea de crear una es­té­ti­ca 360º, en la que su fi­lo­so­fía po­día im­preg­nar to­dos los es­pa­cios de tu vi­da, des­de la cons­truc­ción has­ta el so­fá, un va­so o un te­ji­do. Ko­lo­man Mo­ser fue uno de sus fun­da­do­res y to­da­vía hoy me si­gue fas­ci­nan­do su mo­do fun­cio­nal de ig­no­rar el or­na­men­to. En reali­dad, to­dos ellos son di­fe­ren­tes en­tre sí, pe­ro no tan­to. GLA­MOUR: En ar­qui­tec­tu­ra to­do gi­ra en torno al equi­li­brio. ¿Có­mo tras­la­das a Fay ese ba­lan­ce en­tre la ten­den­cia y lo co­mer­cial, en­tre el de­seo y lo prác­ti­co? ART­HUR: Cuan­do mi­ras un edi­fi­cio o un abri­go to­do de­be ser pro­por­ción en­tre la ca­li­dad, la cons­truc­ción, la sen­sa­ción de no­ble­za que da un co­lor... A tra­vés de to­do es­to con­si­gues una idea de in­no­va­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po de­be ser fa­mi­liar. Esa cha­que­ta que te re­cuer­da a la de tu pa­dre, pe­ro me­jo­ra­da; ese abri­go clá­si­co, pe­ro rea­li­za­do en un te­ji­do nue­vo que lo ha­ce mo­derno... Eso es Fay. GLA­MOUR: Ha­bi­tual­men­te uti­li­zas es­tam­pa­dos en tu pro­pia fir­ma, pe­ro no hay en es­ta co­lec­ción pa­ra Fay...

ART­HUR: Pa­ra la pri­me­ra co­lec­ción que­ría mos­trar res­pe­to a la mar­ca. Que­ría ha­cer bri­llar a Fay. Al ser in­vierno, tam­po­co pe­día tan­to es­tam­pa­do. El gan­cho, el de­ta­lle... Eso es lo que quie­ro trans­mi­tir aho­ra. GLA­MOUR: Ha­ces dos co­lec­cio­nes, pa­ra hom­bre y mu­jer, aun­que se res­pi­ra una uni­dad. ¿Qué sig­ni­fi­ca el gé­ne­ro en la mo­da hoy?

ART­HUR: Fay es una mar­ca clá­si­ca, de­be te­ner una lí­nea pa­ra ca­da uno. Pe­ro ves al­go co­mún por­que hay ele­men­tos de unión. Ha­go el mis­mo mood­board pa­ra las dos co­lec­cio­nes, eso per­mi­te que am­bos mun­dos res­pi­ren la mis­ma ar­mo­nía, com­par­tan co­lo­res, men­sa­je..., aun­que se ma­te­ria­li­ce en dos co­lec­cio­nes di­fe­ren­cia­das.

"La ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño me ins­pi­ran mu­cho más que la mo­da"

Ready for De­par­tu­re es la pri­me­ra co­lec­ción de Art­hur Ar­bes­ser pa­ra Fay, fiel a los pi­la­res de la mar­ca, pe­ro con do­sis de in­no­va­ción y re­fe­ren­tes de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño. A la iz­quier­da, las ofi­ci­nas de Fay en la re­gión ita­lia­na de Mar­che; a la de­re­cha, una mo­de­lo du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la co­lec­ción en Mi­lán.

"Via­jar es al­go muy con­tem­po­rá­neo y, co­mo tal, ne­ce­si­tas un ves­tua­rio que te acom­pa­ñe, ar­mó­ni­co, equi­li­bra­do y fun­cio­nal, no ro­mán­ti­co. Eso es Fay."

A la iz­da.: pa­be­llón de la Se­ce­sión vie­ne­sa; si­lla Was­sily, de Mar­cel Breuer; y ca­ja, de Ko­lo­man Mo­ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.