El NUE­VO yo­ga

La ca­sa co­ru­ñe­sa Bran­que­ta re­gre­sa a la ar­te­sa­nía con al­ma y a los pro­ce­sos rea­li­za­dos con mi­mo y quie­tud. Un re­man­so de paz donde el ar­te se mol­dea.

Glamour (Spain) - - Top - Tex­to: Va­nes­sa San­tos

“Bran­que­ta es un di­mi­nu­to ja­rrón de por­ce­la­na, una to­rre im­po­si­ble de pla­tos des­or­de­na­dos o un in­men­so fru­te­ro cra­que­la­do con dos de­li­ca­dos hi­gos. Pe­ro tam­bién es un par de ser­vi­lle­tas con dos del­ga­das lí­neas azu­les, ese cua­dro en la pa­red o un jue­go de pa­li­llos chi­nos tan fi­nos que ca­si ni son.” En es­tos tér­mi­nos ex­pli­ca la fun­da­do­ra y directora crea­ti­va, Maia­len A.C., el con­cep­to de Bran­que­ta. Des­de su es­tu­dio en el ba­rrio co­ru­ñés de Mon­te Al­to, Maia­len da for­ma con sus pro­pias manos a di­fe­ren­tes ob­je­tos de ce­rá­mi­ca y de­co­ra­ción, en un pro­ce­so crea­ti­vo com­ple­ta­men­te ar­te­sa­nal. En un mo­men­to en el que par­te de la sociedad re­cla­ma un con­su­mo más sos­te­ni­ble y res­pon­sa­ble, la vuel­ta al ta­ller se con­vier­te en una es­pe­cie de terapia me­di­ci­nal y cu­ra­ti­va. “Bran­que­ta ha su­pues­to cam­biar lar­gas ho­ras de vue­lo, in­ter­mi­na­bles lis­tas de emails y una ofi­ci­na, por la quie­tud que mar­can los pro­ce­sos de la arcilla y la por­ce­la­na”, ex­pli­ca la ar­tis­ta do­nos­tia­rra. “Nos gustan las co­sas bo­ni­tas. Tam­bién te­ne­mos de eso”, con­clu­ye.

Maia­len mol­dea una a una to­das sus pie­zas de ce­rá­mi­ca, no exis­te nin­gu­na exac­ta­men­te igual a otra. En­tre sus crea­cio­nes, ja­rro­nes de ai­re rús­ti­co, fru­te­ros y has­ta unas pa­las de pla­ya en ma­de­ra tro­pi­cal. (bran­que­ta.com)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.