Jo­yas con co­ra­zón ÁFRI­CA PRE­CIO­SA

LU­XEN­TER

Glamour (Spain) - - Glamour Promo -

Es pro­ba­ble que Me­mo­rias de Áfri­ca te re­cuer­de a la his­to­ria de amor en­tre la Ba­ro­ne­sa Bli­xen y el ca­za­dor bri­tá­ni­co Denys Finch. Pa­ra Car­men Li­za­rri­tu­rri, es ca­si tan real co­mo su pro­pia his­to­ria de amor. Amor a Jo­sé An­to­nio Mo­reno, com­pa­ñe­ro de su vi­da, em­pre­sa­rio de safaris en Áfri­ca y co­fun­da­dor de Lu­xen­ter. Y amor a la esen­cia de un con­ti­nen­te en el que la pa­re­ja vi­vió años muy fe­li­ces, y des­de don­de co­men­za­ron a im­por­tar y crear pie­zas de jo­ye­ría de oro, ru­bíes, bri­llan­tes... Así na­ció Lu­xen­ter. Hoy, con su hi­jo Iván al fren­te y un con­cep­to de jo­ye­ría re­no­va­do, crea más de 1.000 di­se­ños nue­vos al año con más de 800 pun­tos de ven­ta en Es­pa­ña y 400 fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Y que ha sa­bi­do pre­ser­var su esen­cia, en co­lec­cio­nes ac­tua­les co­mo Áfri­ca o Bao­bab, con los va­lo­res que ca­rac­te­ri­zan a la mar­ca: so­li­da­ri­dad, unión y na­tu­ra­le­za.

AQUÍ NA­CIÓ

En 1976, Car­men di­se­ñó sus pri­me­ras jo­yas, ger­men de es­ta exi­to­sa mar­ca. So­bre es­tas lí­neas, los bo­ce­tos que re­sul­ta­ron de la pri­me­ra crea­ción: un co­llar ins­pi­ra­do en la ten­den­cia de los 80, los cuer­nos de ele­fan­te.

Lu­xen­ter rin­de ho­me­na­je a sus orí­ge­nes con su co­lec­ción ins­pi­ra­da en los va­lo­res de la so­cie­dad afri­ca­na. BAO­BAB

El na­ci­mien­to de la co­rrien­te punk fue ca­paz de crear una se­rie de tó­tems es­té­ti­cos que la pa­sa­re­la re­cu­pe­ra ca­da cier­to tiem­po y re­in­ter­pre­ta con un cri­te­rio más o me­nos rí­gi­do. El tar­tán, los imperdibles y las ta­chue­las, el es­tam­pa­do ani­mal, el om­ni­pre­sen­te co­lor ne­gro, las chu­pas de cue­ro, las bo­tas ti­po Dr. Mar­tens... no exis­te ten­den­cia ni ob­je­to del ima­gi­na­rio punk que los di­se­ña­do­res no ha­yan pa­sa­do por el fil­tro de la pa­sa­re­la una y mil ve­ces, has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en ob­je­to de ex­po­si­ción y edi­ción de li­bros. Y eso a pe­sar de que los ada­li­des de es­te gé­ne­ro mu­si­cal con­ver­ti­do en sub­cul­tu­ra siem­pre han pro­cla­ma­do su des­dén por el sis­te­ma es­ta­ble­ci­do –en lo po­lí­ti­co, éti­co y es­té­ti­co– y una ac­ti­tud de desafío ab­so­lu­to ha­cia los có­di­gos de la so­cie­dad im­pe­ran­te. Ellos, que pro­cla­ma­ban la an­ti­mo­da, han si­do ca­pa­ces de crear un ima­gi­na­rio que per­pe­túa su le­ga­do, al me­nos en lo que a es­té­ti­ca se re­fie­re. Y es que, ca­da cier­to tiem­po, el mun­do se pre­pa­ra pa­ra un nue­vo re­na­cer punk.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.