ICO­NOS AU­DA­CES

LIS­BETH SA­LAN­DER FRED­DIE MERCURY PA­BLO HE­RAS-CA­SA­DO.

Glamour (Spain) - - Glamour Promo - BYE, BYE, YOUR MAJESTY

EL RE­GRE­SO DE CLAI­RE FOY; EL BIO­PIC DE RA­MI MA­LEK; O EL DI­REC­TOR DE LA MANO DE POR

Nues­tra en­tre­vis­ta con Clai­re Foy tie­ne lu­gar al día si­guien­te de con­se­guir el Emmy por su es­tu­pen­da in­ter­pre­ta­ción de la rei­na Isa­bel II en la se­rie The Crown. Que­da­mos con ella en los es­tu­dios de Sony, en Los Án­ge­les, don­de lle­ga fe­liz, sin oje­ras, a pe­sar de ha­ber dor­mi­do po­co. He­mos ve­ni­do a ha­blar de su pró­xi­mo per­so­na­je, Lis­beth Sa­lan­der, la pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la del di­rec­tor uru­gua­yo Fe­de Ál­va­rez, Mi­llen­nium: Lo que no te ma­ta te ha­ce más fuer­te, una adap­ta­ción de la no­ve­la del mis­mo nom­bre de Da­vid La­ger­crantz y que su­po­ne una con­ti­nua­ción li­te­ra­ria de la sa­ga Mi­llen­nium crea­da ori­gi­nal­men­te por Stieg Lars­son. En ella, la jo­ven hac­ker y el pe­rio­dis­ta Mi­kael Blomk­vist se en­cuen­tran atra­pa­dos en una red de es­pías, ci­ber­de­lin­cuen­tes y fun­cio­na­rios co­rrup­tos del go­bierno. Ce­ñi­da den­tro de un ves­ti­do ro­jo que acen­túa sus cur­vas y el co­lor de su piel, Foy son­ríe co­mo po­cas ve­ces, con­ten­ta de dis­fru­tar de un mo­men­to dul­ce en su ca­rre­ra. Atrás que­dan sus pro­ble­mas de sa­lud (tu­vo ar­tri­tis ju­ve­nil y un tu­mor en el fon­do del ojo), su lu­cha por pa­pe­les que no lle­ga­ban o la fal­ta de hos­pi­ta­li­dad de un Holly­wood po­co da­do a ser ge­ne­ro­so si no eres una es­tre­lla. GLA­MOUR: Un Emmy y dos gran­des pe­lí­cu­las en me­nos de un mes. ¿Có­mo

re­su­mes tu vi­da en es­tos mo­men­tos? CLAI­RE: Mi vi­da en los úl­ti­mos me­ses ha si­do muy ex­tra­ña, emo­cio­nan­te, sen­sa­cio­nal y es­toy muy, muy, muy con­ten­ta. GLA­MOUR: Ha­ble­mos de Lo que no te ma­ta te ha­ce más fuer­te. ¿Te lle­gó a preo­cu­par la in­ten­si­dad de un per­so­na­je co­mo Lis­beth Sa­lan­der? CLAI­RE: No, ja­más sen­tí el te­mor de ac­tuar con su in­ten­si­dad ni tan si­quie­ra de la ener­gía in­he­ren­te que des­pren­de. Ella es una lu­cha­do­ra que car­ga con mu­cha ra­bia y agre­si­vi­dad. No me mo­les­tó en ab­so­lu­to ese as­pec­to. Te sor­pren­de­ría sa­ber que yo tam­bién pue­do ser una per­so­na ra­bio­sa, en­tien­do per­fec­ta­men­te lo que es­ta­ba pe­lean­do den­tro de ella y con lo que pe­lea­ba fue­ra. Ese ele­men­to de su per­so­na­li­dad era lo que me­jor en­ten­día del per­so­na­je y lo que me lle­vó a arries­gar­me al má­xi­mo den­tro de su piel. Es­toy tan acos­tum­bra­da al diá­lo­go y a co­mu­ni­car emo­cio­nes que me cos­tó ex­pre­sar­me úni­ca­men­te con sus mo­vi­mien­tos. Es­te es un pa­pel de po­cas pa­la­bras, ha­bía que ro­dar las es­ce­nas, es­tar pre­sen­te, co­rrer ha­cia lo al­to de la co­li­na, em­pu­jar a al­guien, o per­der­se en mo­to por los ca­mi­nos. GLA­MOUR: pa­re­ces a ella en al­go? CLAI­RE: La ma­ne­ra en la que me en­fren­té al per­so­na­je de Lis­beth fue con to­tal li­ber­tad. Es­ta­mos ha­blan­do de una mu­jer que no quie­re ser eti­que­ta­da, que re­cha­za cual­quier adorno que la so­cie­dad o cual­quier per­so­na

¿Te

quie­re col­gar­le. Vi­ve úni­ca­men­te pa­ra sí mis­ma y bus­ca pla­cer cuan­do y don­de quie­re. A ella le da igual un hom­bre que una mu­jer y es in­ca­paz de juz­gar y por ello no se iden­ti­fi­ca con la gen­te de esa ma­ne­ra y no tra­ta a na­die ba­jo esa pers­pec­ti­va. Creo que ne­ce­si­ta­mos más gen­te co­mo ella, más gen­te de men­te abier­ta que acep­te a los de­más co­mo quie­ran ser. GLA­MOUR: ¿ Po­de­mos de­cir que Lis­beth se ha con­ver­ti­do en una he­roí­na de los ho­mo­se­xua­les? CLAI­RE: Tam­po­co que­ría con­ver­tir­la en un cli­ché. Ella tie­ne se­xo con mu­je­res, pe­ro eso no la iden­ti­fi­ca aun­que te di­ga al­go so­bre su ma­ne­ra de ser. Hay que mi­rar a la per­so­na y na­da más que a la per­so­na. En el guión ori­gi­nal ha­bía una es­ce­na de se­xo que cor­ta­mos por­que no te­nía nin­gún pro­pó­si­to. GLA­MOUR: Re­sul­ta muy sexy ver­te en mo­to. ¿ Apren­dis­te a con­du­cir­las? CLAI­RE: No, pe­ro uno de mis ami­gos me di­jo que le ha­bía sor­pren­di­do al ver­me en el trái­ler lo bien que mon­ta­ba en mo­to. Si pue­do en­ga­ñar a mis ami­gos, que me co­no­cen, es­toy se­gu­ra de que el pú­bli­co pue­de creer que sé con­du­cir una mo­to. Pe­ro, no, ¡dios mío!, ¡no ten­go ni idea de ma­ne­jar una mo­to tan gran­de! Ten­go que fe­li­ci­tar a mi do­ble por­que ha he­cho un tra­ba­jo ex­ce­len­te. Yo me hu­bie­ra caí­do con to­tal se­gu­ri­dad. GLA­MOUR: ¿Có­mo ha in­flui­do la irrup­ción del mo­vi­mien­to #Me Too en el ro­da­je de es­te fil­me? CLAI­RE: Fue muy in­tere­san­te por­que no­so­tros em­pe­za­mos a pre­pa­rar la pe­lí­cu­la al mis­mo tiem­po que sur­gió es­te mo­vi­mien­to y, por un ins­tan­te, me asus­tó que al­guien pen­sa­ra que lo es­tá­ba­mos ha­cien­do pa­ra su­bir­nos a ese tren. Y no, pa­ra na­da, esa no era la in­ten­ción. Sin em­bar­go, me pa­re­ce in­tere­san­te que Lis­beth es­tu­vie­ra siem­pre pre­sen­te. A mí me cau­ti­vó el per­so­na­je des­de que leí el li­bro y no por­que es­te­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.