S

Vein­tiún años des­pués de Dia­vo­lo, el ac­tor nos re­ci­be en su ca­sa pa­ra ce­le­brar el lan­za­mien­to de Po­wer of Se­duc­tion. Pe­ri­pe­cias a lo Ja­mes Bond y buen ro­llo con acen­to

Glamour (Spain) - - Siente -

u al­ter ego en Po­wer of Se­duc­tion, la nue­va fra­gan­cia con ape­lli­do Ban­de­ras, pro­cla­ma pa­sión por el ries­go y la adre­na­li­na. Pe­ro en la vi­da real, An­to­nio Ban­de­ras (Má­la­ga, 1960) ha le­van­ta­do el pie del ace­le­ra­dor. Ha de­ja­do de fu­mar. “Pa­ra in­ter­pre­tar a Pa­blo Pi­cas­so me da­ban unos ci­ga­rri­llos de pé­ta­los de ro­sa ho­rro­ro­sos”, ríe. Y ha cam­bia­do el des­ca­ro de Dia­vo­lo por una vi­da tran­qui­la a las afue­ras de Lon­dres jun­to a la “dis­cre­ta, muy dul­ce y sua­ve Ni­co­le, que no quie­re fo­cos”. Su vis ma­du­ra de se­duc­tor es arre­ba­ta­do­ra­men­te su­til. “El per­fu­me de­be ser al­go agra­da­ble de una per­so­na que no se se­pa exac­ta­men­te qué es... Los je­fes me van a ma­tar, por­que ellos que­rrían que la gen­te se be­bie­ra los fras­cos pa­ra ven­der más, pe­ro yo creo que hay que per­fu­mar­se con mu­cha su­ti­le­za.” ¿Y a qué hue­len las ciu­da­des de tu vi­da? “Nue­va York, a as­fal­to y a hot dog. Los Án­ge­les, a hier­ba re­cién cor­ta­da. Má­la­ga, a flor de azahar y al in­cien­so de la Se­ma­na San­ta. Y so­bre to­do a mar. Cuan­do vi­vía en Ma­drid, re­cuer­do ir a Má­la­ga y al ba­jar­me del avión res­pi­rar y pen­sar ‘Aquí es­toy’.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.