Cme­le­be­ra­rreac­cae­da­la m up­je­re” “l

Más allá de Ha­va­na. Ha­bla­mos con la can­tan­te Ca­mi­la Ca­be­llo, mu­sa de L’oréal Pa­ris, so­bre có­mo so­bre­vi­vir al éxi­to, la so­le­dad del ar­tis­ta o los pro­ble­mas de su ge­ne­ra­ción.

Glamour (Spain) - - Mira -

as olas del Pa­cí­fi­co se de­jan oír mien­tras el sol se po­ne en el ho­ri­zon­te. Las pal­me­ras bai­lan al son de la sal­sa cu­ba­na y el olor a plá­tano fri­to se fun­de con el de las em­pa­na­das. Los in­fluen­cers nor­te­ame­ri­ca­nos no de­jan de ha­cer­se fo­tos fren­te al ca­rri­to de los chu­rros, les re­sul­ta exó­ti­co en­con­trar­se con uno en la fies­ta de L’oréal Pa­ris de­di­ca­da a su nue­va em­ba­ja­do­ra, Ca­mi­la Ca­be­llo (La Ha­ba­na, 1997), trans­for­man­do la cos­ta de Ma­li­bú en Cu­ba. Tras una mi­ni­ac­tua­ción de la ar­tis­ta, tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con ella en ex­clu­si­va pa­ra GLA­MOUR de su re­cien­te tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co, de su lu­cha por la co­mu­ni­dad la­ti­na, su pró­xi­ma co­la­bo­ra­ción con Ale­jan­dro Sanz y, có­mo no, de be­lle­za. GLA­MOUR: Es­te año ha si­do in­creí­ble, ¿có­mo en­fren­tas el éxi­to? CA­MI­LA: Ha si­do sor­pren­den­te. Es­toy fe­liz. Ten­go la for­tu­na de ver­me ro­dea­da de un gran equi­po, de una fa­mi­lia que me pro­te­ge y de gen­te que me ama. Aho­ra es­toy de­di­ca­da a ex­plo­rar la vi­da. GLA­MOUR: ¿Te sen­tías más pro­te­gi­da can­tan­do en gru­po? CA­MI­LA: No. Ob­via­men­te, aho­ra da más mie­do por­que mis fa­llos son míos y no pue­do cul­par a na­die más, pe­ro al mis­mo tiem­po, que más da lo que di­gan los de­más. Si vi­ves tu vi­da in­ten­tan­do evi­tar el ries­go o los erro­res es que real­men­te no es­tás vi­vien­do. GLA­MOUR: ¿Te iden­ti­fi­cas con la ge­ne­ra­ción que re­pre­sen­tas? CA­MI­LA: Me iden­ti­fi­co de mu­chas ma­ne­ras, pe­ro no en to­das. De­fi­ni­ti­va­men­te, de­bo me­jo­rar mi re­la­ción con las re­des so­cia­les por­que no me gus­tan. GLA­MOUR: ¿Por qué no te gus­tan las re­des so­cia­les? CA­MI­LA: Por­que sien­to que ro­ban mis­te­rio a la vi­da. Cuan­do el pú­bli­co se acos­tum­bra a ver­te cons­tan­te­men­te en Ins­ta­gram, cuan­do sa­ben to­do lo que ha­ces en ca­da mo­men­to, pier­des in­ti­mi­dad. No quie­ro que el mis­te­rio en la re­la­ción con mi pú­bli­co se pier­da. Tra­to de no se­guir a los mú­si­cos que ad­mi­ro por­que no quie­ro ver lo que ha­cen, no quie­ro per­der mi ad­mi­ra­ción por ellos con las ba­na­li­da­des de In­ter­net. Quie­ro que exis­ta cier­ta in­tri­ga en­tre su tra­ba­jo y mi for­ma de en­ten­der su mú­si­ca. No me gus­ta ese es­pa­cio que in­vi­ta a la com­pa­ra­ción in­ne­ce­sa­ria, ni crear ideas que no son ne­ce­sa­ria­men­te una reali­dad. Si ves mis re­des so­cia­les, des­cu­bri­rás que no apa­re­ce ni un 5% de quien soy co­mo per­so­na. Tam­po­co me gus­ta la idea de ir a un si­tio y pa­sar­me el tiem­po to­man­do fo­tos pa­ra col­gar­las en las re­des. No le en­cuen­tro sen­ti­do. In­ten­to pa­sar en Twit­ter o Ins­ta­gram el me­nor tiem­po po­si­ble. Aun­que en­tien­do que eso no es bueno pa­ra mí por­que las re­des so­cia­les for­man par­te de mi ca­rre­ra. GLA­MOUR: Ir con­tra las re­des no es muy mi­llen­nial... CA­MI­LA: Por su­pues­to que me iden­ti­fi­co con mi ge­ne­ra­ción por­que so­mos muy em­pá­ti­cos con los pro­ble­mas de la gen­te, aun­que no nos afec­ten di­rec­ta­men­te. Sien­to que mu­chos ado­les­cen­tes son cons­cien­tes de lo que ocu­rre a su al­re­de­dor, en­tien­den los pro­ble­mas que ven en las no­ti­cias. Me gus­ta cuan­do los jó­ve­nes ex­pre­san sus opi­nio­nes y al­zan su voz. GLA­MOUR: ¿Crees que es po­si­ble triun­far ais­lán­do­te del mun­do? CA­MI­LA: Sí. Es al­go que he es­ta­do de­ba­tien­do. Uno de es­tos días voy a to­mar la de­ci­sión de aban­do­nar las re­des so­cia­les por com­ple­to. Hay cier­ta pre­sión por ali­men­tar a la bes­tia y uno te­me que al es­tar au­sen­te de las re­des el pú­bli­co se ol­vi­de de ti, pe­ro tal vez no su­ce­da. Lo voy a pro­bar. GLA­MOUR: ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti que una gran com­pa­ñía co­mo L’oréal Pa­ris te in­vi­te a re­pre­sen­tar­les? CA­MI­LA: Es sen­sa­cio­nal. Sien­do ho­nes­ta, no me ob­se­sio­na el ma­qui­lla­je, lo cual es bueno. No me ma­qui­llé has­ta cum­plir 16 años. Creo que las jó­ve­nes que bus­can una ima­gen na­tu­ral o no muy exa­ge­ra­da se sen­ti­rán atraí­das por mi lí­nea de ma­qui­lla­je, que re­pre­sen­ta al­go en lo que creo, el ti­po de ma­qui­lla­je que lle­vo. L’oréal Pa­ris me ha en­se­ña­do có­mo abra­za el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer. Mu­chos eje­cu­ti­vos en la com­pa­ñía son mu­je­res po­de­ro­sas y me en­can­ta su le­ma “Por­que tú lo va­les”. Su po­der tie­ne un gran sig­ni­fi­ca­do a mu­chos ni­ve­les. GLA­MOUR: La co­lec­ción Ha­va­na (di­se­ña­da por ti) e In­fa­li­ble

Les Cho­co­lats se di­ri­ge a la jo­ven la­ti­na, ¿Te iden­ti­fi­cas? CA­MI­LA: Cla­ro. Es al­go na­tu­ral ha­blar de mi cul­tu­ra y con­tar­le al mun­do de dón­de ven­go. No pien­so ca­llar­me cuan­do veo in­jus­ti­cias a mi al­re­de­dor, es­pe­cial­men­te con lo que es­tá ocu­rrien­do. El tra­to a los in­mi­gran­tes es ho­rri­ble, po­día ha­ber si­do yo la que es­tu­vie­ra de­te­ni­da en la fron­te­ra, se­pa­ra­da de sus pa­dres. GLA­MOUR: Via­jas siem­pre con tu ma­dre y con tu her­ma­na, ¿ Es im­por­tan­te el apo­yo fa­mi­liar en tu ca­rre­ra? CA­MI­LA: No sé qué ha­ría sin mi fa­mi­lia. Mi ma­dre siem­pre via­ja con­mi­go. Mi her­ma­na tam­bién, cuan­do no es­tá en el co­le­gio. Y mi pa­dre tam­bién vie­ne cuan­do no tra­ba­ja. Son tan im­por­tan­tes pa­ra mí que mi al­ma mo­ri­ría de ham­bre sin ellos. Mu­cha gen­te me pre­gun­ta có­mo, a mis 21 años, si­go via­jan­do con ellos. Pe­ro a mí no me im­por­ta, voy a lle­var­les con­mi­go has­ta que ten­ga 30 por­que son mis me­jo­res ami­gos. GLA­MOUR: Mu­chas ar­tis­tas co­mo De­mi Lo­va­to su­fren de so­le­dad. ¿ La fa­mi­lia es una bue­na for­ma de com­ba­tir­la? CA­MI­LA: En es­ta pro­fe­sión es muy fá­cil sen­tir­se so­lo. Si no tu­vie­ra a mi fa­mi­lia con­mi­go, se­ría desas­tro­so. La so­le­dad me ace­cha in­clu­so cuan­do ellos es­tán a mi la­do. No sé por qué, pe­ro es muy di­fí­cil man­te­ner las amis­ta­des, las re­la­cio­nes, la com­pli­ci­dad, cuan­do no es­tás en con­tac­to con tu gen­te. De­fi­ni­ti­va­men­te, me en­cuen­tro ais­la­da. GLA­MOUR: ¿Al­gu­na vez has pen­sa­do en in­ter­pre­tar? CA­MI­LA: Quie­ro ac­tuar, pe­ro es­toy cen­tra­da en la mú­si­ca. El ci­ne lle­ga­rá cuan­do me pro­pon­gan un pro­yec­to in­tere­san­te. GLA­MOUR: ¿Dón­de vi­ves? CA­MI­LA: En Mia­mi, pa­ra es­tar cer­ca de mis raí­ces. Allí ves gen­te la­ti­na en to­dos la­dos. Me en­can­ta ir a mi ca­sa y que mi abue­la ha­ga ca­fé cu­bano y con­ver­sar con mi abue­lo. Ellos no ha­blan in­glés y me obli­gan a co­nec­tar con mi es­pa­ñol. GLA­MOUR: ¿Quién es tu can­tan­te es­pa­ñol fa­vo­ri­to? CA­MI­LA: Ale­jan­dro Sanz. He es­cri­to una can­ción con él en Mia­mi y aho­ra es­tá tra­ba­jan­do en ella pa­ra su nue­vo ál­bum. GLA­MOUR: ¿ Pue­des ha­blar­nos de ese pro­yec­to? CA­MI­LA: No. Es un ho­nor tra­ba­jar con Ale­jan­dro por­que en mi fa­mi­lia le ado­ran. Por eso le hi­ce una can­ción cuan­do ga­nó Per­son of The Year en Mia­mi, es mi tri­bu­to. Siem­pre aca­bo ha­blan­do de Ale­jan­dro en to­das mis en­tre­vis­tas por­que le ad­mi­ro mu­chí­si­mo. Fue él quien me lla­mó y me in­vi­tó a to­mar una pae­lla en su ca­sa y a gra­bar una can­ción pa­ra su pró­xi­mo ál­bum. La pae­lla to­da­vía me la de­be, la can­ción ya la he­mos gra­ba­do. GLA­MOUR: He oí­do que te quie­res mu­dar a vi­vir a Bar­ce­lo­na CA­MI­LA: No sé si a Bar­ce­lo­na o a Ma­drid, es­toy ob­se­sio­na­da con Es­pa­ña. Me en­can­ta la co­mi­da, la cul­tu­ra, los bai­lao­res, el fla­men­co, ten­go que ir y apren­der a bai­lar­lo. GLA­MOUR: ¿Te has can­sa­do de can­tar Ha­va­na? CA­MI­LA: No. Afor­tu­na­da­men­te, to­da­vía me gus­ta.

LES GUS ” TA­RÁ ES­TA LÍ­NEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.