VIG­GO MOR­TEN­SEN

¿Sa­bías que han pa­sa­do 30 años des­de que se vis­tió de amish?

GQ (Spain) - - Sumario - • POR NOEL CE­BA­LLOS

• IN­FAN­CIA 'CHÉ' Aun­que na­ció en Nue­va York (20 de oc­tu­bre de 1958), el tra­ba­jo de su pa­dre lo con­vir­tió en un nó­ma­da des­de muy tier­na edad. Es­tu­dió en Bue­nos Ai­res has­ta los 11 años, así que esa es la ra­zón de que el cas­te­llano de Ala­tris­te tu­vie­ra cier­to de­je ar­gen­tino.

• JU­VEN­TUD MO­CHI­LE­RA Sin­tió la lla­ma­da de su vo­ca­ción mien­tras re­co­rría Eu­ro­pa acep­tan­do cual­quier tra­ba­jo. ¿Ven­der flo­res en Co­pen­ha­gue? Sí, Vig­go ha he­cho eso. Tam­bién pa­só un tiem­po en Es­pa­ña, pe­ro vol­vió a EE UU pa­ra es­tu­diar ar­te dra­má­ti­co. Po­co des­pués ya ha­bía da­do su sal­to al ci­ne.

• 1985: DO­BLE COM­BO De­bu­tar en el ci­ne con Pe­ter Weir de­be­ría ser mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra dar sal­tos de ale­gría, pe­ro Mor­ten­sen ha­bía ro­da­do con Woody Allen un po­co an­tes de Úni­co tes­ti­go. Por des­gra­cia, su pe­que­ño pa­pel en La rosa púr­pu­ra del Cairo aca­bó en la sa­la de mon­ta­je. No im­por­ta­ba: su Mo­ses Ho­chleit­ner fue tan im­pre­sio­nan­te que mu­chos cre­ye­ron que se tra­ta­ba de un ver­da­de­ro amish .

• EL TE­NIEN­TE VIG­GO Ha­cia me­dia­dos de los 90, el ac­tor se ha­bía em­pe­za­do a es­pe­cia­li­zar en pa­pe­les se­cun­da­rios (o ter­cia­rios) que aca­ba­ban ro­bán­do­le par­te de la glo­ria a las es­tre­llas ca­be­za de car­tel. Qui­zás el

WI­LLIAM LACALMONTIE

me­jor ejem­plo sea La te­nien­te O'neil, un vehícu­lo pa­ra De­mi Moo­re que aca­bó sien­do el pa­sa­por­te de Mor­ten­sen a pas­tos más ver­des.

• SU ETA­PA 'HITCH­COC­KIA­NA' Apa­re­cer en el re­ma­ke de no uno, sino dos clá­si­cos de Al­fred Hitch­cock, tie­ne que ser una sen­sa­ción ex­tra­ña. Así fue su 1998: pri­me­ro, su men­tón se en­fren­tó al de Mi­chael Dou­glas en Cri­men per­fec­to, so­lo pa­ra me­dir­se un po­co des­pués con el re­cuer­do del de John Ga­vin en Psy­cho, ese ex­pe­ri­men­to pos­mo­derno de Gus Van Sant.

• LA PO­DE­RO­SA LLA­MA­DA DE LA TIE­RRA ME­DIA

Vig­go em­pe­za­ba a te­mer que se es­tu­vie­ra en­ca­si­llan­do en pa­pe­les ro­mán­ti­cos cuan­do, de la na­da, re­ci­bió una car­ta ma­nus­cri­ta des­de Nue­va Ze­lan­da. Bueno, no es­ta­mos se­gu­ros de que Pe­ter Jack­son es­cri­ba car­tas, pe­ro le pe­ga. Lo im­por­tan­te era que Stuart Town­send ha­bía si­do des­pe­di­do de El se­ñor de los ani­llos un día an­tes de em­pe­zar a ro­dar: el nue­vo Ara­gorn te­nía que po­ner­se las pi­las de in­me­dia­to.

• LA PRO­FE­SIO­NA­LI­DAD DEL REY La tri­lo­gía fue in­creí­ble­men­te exi­gen­te con su pro­ta­go­nis­ta hu­mano: por ejem­plo, se rom­pió un dien­te en una es­ce­na de ba­ta­lla, pe­ro pi­dió que se lo vol­vie­ran a co­lo­car pa­ra po­der ter­mi­nar­la. En una oca­sión, Jack­son se es­tu­vo re­fi­rien­do a él como Ara­gorn du­ran­te más de me­dia ho­ra. Es­ta­ba tan me­ti­do en el pa­pel que no se dio cuen­ta.

• EL HOM­BRE QUE AMA­BA A LOS CABALLOS

La ca­ma­ra­de­ría que se for­jó en­tre to­dos los que tra­ba­ja­ron en el ro­da­je tol­kie­niano fue le­gen­da­ria, pe­ro Mor­ten­sen hi­zo tam­bién ami­gos de cua­tro pa­tas. Al vol­ver a ca­sa, de­ci­dió que­dar­se con los caballos que mon­tó du­ran­te la pro­duc­ción, co­sa que tam­bién hi­zo en Océa­nos de fue­go.

• AC­TI­VI­DA­DES PA­RA­LE­LAS Mor­ten­sen fun­dó la edi­to­rial Per­ce­val Press con par­te de sus ho­no­ra­rios por El se­ñor de los ani­llos. Su ob­je­ti­vo es ayu­dar a ar­tis­tas que no en­cuen­tran dis­tri­bu­ción por los ca­na­les ma­yo­ri­ta­rios, pe­ro tam­bién le sir­ve pa­ra desa­rro­llar su pro­pia pro­duc­ción poé­ti­ca, fo­to­grá­fi­ca y pic­tó­ri­ca.

• HIS­TO­RIAS DE VIO­LEN­CIA Mor­ten­sen se de­fi­ne como pa­ci­fis­ta, pe­ro su es­ti­mu­lan­te co­la­bo­ra­ción crea­ti­va con el ci­neas­ta David Cro­nen­berg le ha lle­va­do a ex­plo­rar rin­co­nes os­cu­ros del al­ma hu­ma­na: Una his­to­ria de vio­len­cia y Pro­me­sas del Es­te se preo­cu­pa­ron de la car­ne, mien­tras que Un mé­to­do pe­li­gro­so ex­plo­ró los pe­li­gros de la men­te.

Es­te 2015 se cum­plen 30 años del es­treno de Úni­co­tes­ti­go,la gran car­ta de pre­sen­ta­ción del hom­bre-que-fue-ara­gorn. Re­pa­sa­mos bre­ve­men­te los gran­des

hi­tos de una ca­rre­ra de tres dé­ca­das re­ple­ta de por­te y po­de­río.

Ho­la, soy Vig­go Mor­ten­sen, y pue­des mi­rar­me mu­cho ra­to se­gui­do, que no voy a cam­biar es­ta ex­pre­sión tan ma­ja que me ha que­da­do al po­sar.

MI LA­DO BUENO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.