STREET STY­LE

Pit­ti Uo­mo, mo­da en las ca­lles pa­ra ins­pi­rar­te.

GQ (Spain) - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍA: DIE­GO LA­FUEN­TE

EL PRÓ­XI­MO 13 DE ENERO, COMO TO­DOS LOS AÑOS, FLORENCIA ACO­GE UNA NUE­VA EDI­CIÓN DE PIT­TI UO­MO, UNA DE LAS FE­RIAS

DE RO­PA MAS­CU­LI­NA MÁS IM­POR­TAN­TE DE LA TEM­PO­RA­DA Y UNA OPOR­TU­NI­DAD ÚNI­CA PA­RA VER EL VER­DA­DE­RO ES­TI­LO QUE SE RES­PI­RA EN SUS CA­LLES. GQ TE TRAE

MO­DA REAL PA­RA INS­PI­RAR­TE.

Que sea­mos cua­tro ga­tos es más una ven­ta­ja que una des­ven­ta­ja. La ca­ma­da de mi­ni­nos se mul­ti­pli­ca por tem­po­ra­das; pe­ro si nos com­pa­ra­mos con la in­dus­tria de la mo­da fe­me­ni­na, la nues­tra es más fá­cil de ma­ne­jar por su ta­ma­ño, no muy grue­sa, y siem­pre sa­tis­fa­ce a los que apues­tan por ella. Hay quien ase­gu­ra que los hom­bres so­mos per­fec­tos en la eje­cu­ción pe­ro gé­li­dos en el sen­ti­mien­to. Qué sa­brán. Si lo di­cen es por­que nos mue­ven los bue­nos te­ji­dos y el gus­to por el de­ta­lle, na­da de pa­ya­sa­das ni fue­gos de ar­ti­fi­cio en el Grand Pa­lais (lo que no im­pi­de que al­gu­nos, re­gla en mano, pre­su­man de atri­bu­tos de vez en cuan­do). Por eso nos en­can­ta con­fra­ter­ni­zar con nues­tros igua­les, esos que ca­da seis me­ses se reúnen en los jar­di­nes del re­cin­to fe­rial de For­tez­za di Bas­so, en Florencia, don­de se ce­le­bra la fe­ria Pit­ti Uo­mo.

En tér­mi­nos ab­so­lu­tos, la fran­qui­cia mas­cu­li­na del gi­gan­te fe­rial Pit­ti Im­ma­gi­ne es la ci­ta más im­por­tan­te de cuan­tas ofre­ce nues­tra in­dus­tria (y mi­ra que las fas­hion weeks lo po­nen di­fí­cil). Como ca­da tem­po­ra­da, el pró­xi­mo 13 de enero, la ca­pi­tal tos­ca­na aco­ge­rá a más de 1.000 fir­mas de ro­pa pa­ra hom­bre y a 30.000 com­pra­do­res po­ten­cia­les. En es­ta edi­ción, la nú­me­ro 87, el ba­ta­llón es­pa­ñol lo com­po­nen 17 fir­mas, en­tre las que des­ta­can Bow-tie, Man 1924 o Flo­ren­tino. Ade­más, la ja­po­ne­sa Ise­tan ten­drá un lu­gar des­ta­ca­do en la fe­ria y la agen­cia de ta­len­tos La­gen­te ele­gi­rá una mar­ca pa­ra re­pre­sen­tar­la du­ran­te un año. Des­de sep­tiem­bre de 1972, cuan­do se ce­le­bró por pri­me­ra vez, Pit­ti Uo­mo ha per­mi­ti­do abrir las se­se­ras de mi­llo­nes de hom­bres (y lle­nar las car­te­ras de otros tan­tos). A di­fe­ren­cia de las pa­sa­re­las de Mi­lán o París, los pe­rio­dis­tas y los con­su­mi­do­res no tie­nen mu­cho que ha­cer en Florencia. Su pú­bli­co se com­po­ne de pro­fe­sio­na­les y em­pre­sa­rios. Pe­ro el in­te­rés, en nues­tro ca­so, ra­di­ca en ob­ser­var­los y ver có­mo des­fi­lan por la ca­lle.

Pa­ra mues­tra, las ins­tan­tá­neas que cap­tó el año pa­sa­do nues­tro me­jor fran­co­ti­ra­dor, Die­go La­fuen­te. Si que­re­mos sa­ber có­mo ves­ti­re­mos en un fu­tu­ro cer­cano de­be­mos fi­jar­nos en es­tos fu­la­nos –y vi­sio­na­rios– que nu­tren las per­chas de las tien­das que tan­to nos en­tre­tie­nen: Eric Jen­nings, di­rec­tor de mo­da de Saks Fifth Ave­nue, o Toby Ba­te­man, je­fe de com­pras de Mrporter.com, son al­gu­nos de los ha­bi­tua­les de Pit­ti Uo­mo. Por no ha­blar de Nick Woos­ter, li­ga­do a Bar­neys o Berg­dorf Good­man. En­tre to­dos con­for­man lo que ya se co­no­ce como el look Pit­ti, es de­cir, tra­jes a me­di­da con si­lue­tas en­ta­lla­das, ob­se­sión por los com­ple­men­tos y al­gu­na mo­der­nez re­si­dual. Por cier­to, la ma­yo­ría de es­tos sol­da­dos fu­ma. Y mu­cho. Y bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.